Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODAS PARTES ARTE, LITERATURA, SPORTS É INFORMACIONES SECCIÓN LITERARIA EL JUDIO POR ALVARO LÓPEZ NUÑB 7 tia -do e feroz Antonio supo que su atna áá había huido, y nada menos que para profesar en una Orden religiosa y lanzarse á los horrores de la guerra, se enfureció en tales términos y acometióle tan grande paroxismo, que las personas que le rodeaban temieron que perdiese la razón y la vida. Blasfemaba como un demonio, mesábase los incultos cabellos y la revuelta barba, revolcábase por el suelo, amenazaba con desgracias inmensas y espantables, acometía á cuantos se le ponían de frente y hacia tales aspavientos y daba tan fieros, alaridos, que mas parecía hiena enjaulada que hombre racional. Mandó emisarios por todas tas carreteras y por todos los caminos con orden de detener y apresar á la Beatilla; ofreció premios á los que la hallasen, y- él mismo subió en un caballo y velozmente recorrió toda la comarca Encarceló al párroco por creerle preparador de aquella fuga y por lo que el suceso tenía de religioso, redobló el impío alcalde sus persecuciones á iglesias y cenventos, coa ánimo, según decía, de que ao quedasen ni un fraile ni wna monja vivos en todo el término municipal. Y lo peor es qse aquiL desventurado era muy capaz de caei en tales desafueros. Para empezar, dispuso Kti asalto al pacífico convento de monjas Desaalzas, que, como queda dicho, sa hallaba en las cercanías da 3 a población, cien pasos apastado da la muralla. Reunió el Judío sus nombres en serrato lugar y les ordenó q e á hora de la media noche fuesen armados al convento, en donde él los esperaría. Los bandidos celebraron la idea y se retiraron, gozándose anticipadamente con los despojos que aguardaban. Llegó la hora del crepúsculo. Antonio, llevando un revólver en el bolsillo, penetró sigilosamente en la iglesia conventnai. fiia ésta grande y obscura, de apanencia real y magnífica, debida á la munificencia de don Pedro de Castilla, que la había erigido en desagravio de horrendas crueldades. Bncijna de la puerta principal estaba el coro, sostenido por una bovedilla no muy alta, que proyectaba negrísima sombra al pie de la nave mayor. Allí había en un rincón trastos viejos y un confesonario, donde se ocultó Antonio, por parecerie aquél el sitio más á propósito para esperar cinco horas mortales. Reinaba en la iglesia un silencio piotundo y solemne, sólo interrumpido por el chisporroteo de una débil lámpara que temblaba delante del altar mayor y por el sordo ritmo del péndulo que movía el reloj de la torrecilla conventual. Antonio se agazapó en el confesonario y esperó. A poco entró un hombre, se acercó á la lamparilla, echó aceite en ella y, haciendo una genuflexión, volvió á salir á la calle, cerrando detrás de sí la enorme puerta, que sonó con retumbante y bronco estruendo. Y ved aquí á un sacrilego alcalde preso en la iglesia de un conveoto de monjas dominicas. Hallábase elJudio sentado en el sillón de vaqueta del confesonario, polvoriento é inservible, y desde allí veía todo el sagrado re- cinto, distinguiendo poco á poco sus menudencias á nieaida que sus ojos se acomodaban á la casi completa obscuridad. Una hora permaneció contemplando la nr imagen principa del retablo, que era una Virgen del Rosario, patrona del pueblo, en donde gozaba de grande popularidad y devoción. Las excepcionales circunstancias que le rodeaban suscitaron en la mente de Antonio García pensamientos honrados, pacíficos y decentes al acordarse de su Teresa, tan buena y religiosa y tan amiga de aquellas pobres mujeres que él iba á atrepellar injustamente sin haber recibido ningún daño de ellas. Desasosegado por aquellos pensamientos, el Judío se revolvía en su confesonario, cuyas tablas crujían como si fueran á hacerse astillas. La lámpara chisporroteaba y el enorme péndulo seguía midiendo los segundos con ritmo grave y sonoro. De pronto la maquinaria del reloj soltó sus ruedas, produciendo un espantoso redoble; dieron las nueve. Sonó después una campanilla monjil, triste y aguda, como gemido de jovenzuela tísica, y, dóciles á aquellas llamadas, las piadosas reclusas fueron entraudo en el coro. Siguió luego un profundo silencio, y después un suave susurrar de rezos femeninos, semejante al murmullo que produce el viento al besar las hojas de los árboles. Antonio se quedó admirado, porque su ignorancia de impío habíale hecho creer que las monjas sólo rezaban cuando tenían gente delante. Volvió otra vez á sus cavilaciones y sintió aumentarse su inquittud. El rezo duró una hora, y acabado que tué, las monjas abandonaron el coro y silencio irnente retiráronse á sus cel as. (Se continuará. te, en un pleito que siguen la Soc iedad de Construcciones Hidráulicas y la de Pompas Fúnebres acerca del nombramiento de arbitros y amigables componedores. UN PASANTE. LA MORTALIDAD EN MADRID Cegún la estadística municipal, en el mes de Junio último se registraron en Madrid 1.281 defunciones, de ellas 129 de tifus exantemático, 20 de fiebre tifoidea, 84 de viruela, 16 de sarampión, 2 de escarlatina, 10 de coqueluche, 5 de difteria, 17 de gripe y 97 de meningitis. Otras cansas de defunción, 266 Ha habido en Junio de 1909 253 defunciones más que en igual mes del año anterior. La mortalidad en la infancia ha sido de 238 defunciones en niños menores de un año, y de 244 en menores de cuatro años. En la estadística aparece el distrito de la Inclusa con la cifra máxima de mortalidad (260) y el del Centro con la mínima (64) La población de Madrid, según esa estadística, es de 573.676 habitantes. Con relación al mes de Mayo, han. aamentado las defunciones por viruela, enfermedades del aparato respiratorio, diarrea y enteritis. LOS TOROS Oontiene el número que mañana se pou drá á la venta de esta importante revist. a ilustrada los originales siguientes: Efemérides, artículos de ios reputados críticaricatura de Fresno é información nutrida de las corridas de toros y novilladas últimamente celebradas en Madrid, Lisboa, Barcelona, Sevilla, Valencia, Granada, Segovia, Burgos y las becerradas de Madrid, Barcelona y Zaragoza. En la portada publica un magnífico retrato de los toreros mejicanos Carlos Lombardini y Pedro López, que el próximo domingo harán su presentación al público madrileño. Es el número á que nos referimos un in teresantísimo álbum que conservarán con interés los coleccionistas y verán con gusto hasta las personas menos aficionadas á la fiesta taurina. La manera de prolougar m Vida es conseftdf UNA BUENA DIGESTIÓN poniendo el organismo en condiciones de resistencia para evitar y curar las enfermedades crónicas. La integridad cos Don Modesto y Dulzuras, una ingeniosa TRIBUNALES ClN ÍNTERES El día en las Salesas dio ayer poco de sí. En la Sección primera de la Audiencia continuó la vista de la causa instruida contra los individuos que se pusieron de acuerdo para cobrar dos pensiones concedidas por el ministerio de la Guerra, y, como el día anterior, los procesados siguieron negando toda intervención en los hechos que se les imputan. p n la Sección segunda celebráronse dos juicios: uno por hurto de lingotes de hierro, que terminó con la retirada de la acusación que el fiscal sostenía para el procesado, y otro, de estafa, que por las trazas acabará en pleito. Trátase, en efecto, ae un rabricante de pan, denunciado por un dependiente del almacén de harinas que lo surtía por haber dejado de abonar una partida. El fiscal califica el hecho de estafa, y pide para el acusado cuatro meses y un día de arresto; pero el letrado defensor, Sr. Herrero D. Ramón) entiende que no aparece el delito por ninguna parte. Si todo el que deja de pagar una cuenta- -decía el abogado- -hubiera de ser denunciado por estafa, no tendrían que hacer otra cosa los Tribunales que castigar deudores. Además, en el presente caso, el fabricante de pan había abonado infinidad de facturas al almacenista, y, por consecuencia, se trata de un cliente conocido, á quien no se debió denunciar, ni menos se puede castigar por un retraso en el pagodeunacuenta. L, a vista quedó para sentencia. p o r último, en la Sala primera de lo civil informaron los Sres. Lezcano y García Prieto, apelante y apelado, respectivamen- ESTOMACAL se consigne tomando el ELIXIR SAIZ de CARLOS Stomatix) medicamento conocido y recetado noy por los médicos más notables de las cinco partes del mundo, porque con su uso desaparecen la Dispepsia, la inapetencia, $1 dolor, las acedías, los oómitos el enflaquecimiento producido en la mayoría de los casos por las malas digestiones que dificultan, la asimilación y nutrición, siendo útilísimo para curar as DIARREAS agudas r crónicas, lo mismo del niño, desde su más tierna edad y en la época del destete, que del adulto, pues es siempre inofensivo. Bí T iU ¡u prncif i! iferiEieiuU rafe y o, SO, Iitfi S remite por corno toHtta qultn lo pida.