Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 4 DE JULIO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 4. ees contestaba con sonrisas agresivas ó con desplantes irrespetuosos. Cuando se levantó sa defensor para hablar, Paviet le interrumpió diciéndole: ¡Siga usted sentado y no hable! ¿Por qué? -Porque no quiero defensores. Me basto yo para defenderme. Y esto dicho, echó mano á un bolsillo del pantalón, y sacando vta objeto lo lanzó violentamente contra el teniente coronel Passaul. i or fortuna no hizo blanco. Era una hoja de tijera clavada en un pedazo de madera á modo de formón. El acusado es muy diestro en el manejo de estas armas y sabe arrojarlas con tal precisión que las clava frecuentemente ea loa troncos de los árboles ó en la silueta deán bulto cuando lo intenta. El piquete de guardia se apoderó del criminal y te hizo salir del salón. Seguidamente se constituyó el consejo de guerra para juzgar ea forma sumarísima á Paviet. Una hora más tarde se dictaba sentencia. 131 dos reces acusado ha sido condenado á muerta por atentado contra el presidente de un consejo de guerra en pleno ejercicio de sus funciones. ción. A las moscas coasagra Luciano ano de sus famosos Diálogos. Dice Luciano en este diálogo que el alma déla mosca es inmortal claro está que sobre tal aserción del escritor helénico habría mucho que hahablar. Se cierne con gracia la mosca- -dice luego Luciano- -en la región del aire á que puede ascender. Y aquí ya las objeciones- -en cuanto á la gracia ds la mosca- -no podían ser de tanto bulto. En los tiempos modernos, un gran pensador, Jhon Ruskin, ha dedicado también en su estudio La reina del aire anas páginas á las moscas. Para Ruskin no existe en el mundo un ser en quien mejor se pueda simbolizar la libertad que la mosca. Yo no creo- -escribe- -que en ninguna parte sino en la mosca vulgar de nuestras casas, se pineda encontrar mejor el tipo de la criáfe ra perfectamente libre. Todos los insectos tienen su mansión y sus ocupaciones; la oraga tiene sos hojas; la abeja? so, panal; el cetonio, sus flores; la arana, sa tela; el anobio, la madera que va royendo; la hormiga, sa hormiguero. La mosca ao tiene nada ni se ocupa en nada. Es un ser completamente libre y caprichoso. No reconoce tampoco jerarquías ni se preocupa de los lugares por donde marcha y vuela, No guarda mi ramientos para nadie- -escribe Ruskin; -no se inquieta de saber sí es un rey la persona qate persigue ó es vm Jábriego, y ea icáüa gasa de su rápida rnarcSa mecánica, en cada pausa de su audaz investigación, hay la única é idéntica expresión; deperfecto ¿gotismo, de total independencia y confianza en sí, así como la convicción Be que el tusado ha sido oreado para las moscas. Ruskin termina diciendo que cuando se la oxea con insistencia Jde alguna parte, la mosca, hostjfizada, revuela con un bordopara que los gremios que se hacen los sordos en lo de responder suscribiéndose contesten antes del 10 de Jaho. Sí, sí, ¡como n 11 no venga á curarles el doctor Mooreí Por la Casa ds la Villa, pocas c sas. El al calde, enfermo, por fortuna levemente. Sin embargo, no se atribuye el origen de la dolencia á los nuevos ediles. En los Tribunales no hubo nota saliente. En las Comisarias, tampoco. El tiempo, hermoso. Por la noche, agradable temperatur. y eotillón en el Retiro. LOS AEROPLANOS D E FRANCIA A INGLA TÉRRA VOLANDO. OU. US, J LAS MOSCAS p n verano difícilmente habrá algo de más actualidad que las moscas. ¿Nos hemos parado alguna vez á pensar en lo que representan las moscas? ¿Hemos meditado en lo que es la vida de estos seres minúsculos y la hemos comparado con la nuestra? En la creación no existe nada despreciable, insignificante; de todo se puede deducir una lección provechosa; lo más pequeño puede enseñarnos algo. Las moscas van y vienen por el aire de nuestras habitaciones, se posan en los objetos que nos son familiares; pasean sobre nuestra frente y nuestras manos. Las vemos nosotros con indiferencia ó coa hostilidad, y no reparamos en que las moscas pueden, ser para nosotros, los humanos, un ejemplo de imitar en muchas cosas. Ante todo, las moscas han dado mucho que pensar y que investigar á los sabios. Una mosca se pone sobre un vidrio pulido y camina ligeramente de espaldas por la brillante superficie; es decir, que una mosca marchaboca arriba por el vidrio sin caerse. ¿Cómo puede realizarse este milagro? ¿Cómo se arregla la mosca para andar de este modo, tan contrario á todas las leyes naturales? He aquí un problema en que meditar durante largo tiempo. Los naturalistas, los entomologistas, no resolvieron este problema sino después de muchas y pacientes observaciones; precedió á la solación exacta la emisión de distintas hipótesis. Se supuso, entre otras cosas que las moscas segregaban por el extremo de sus p atas un líquido viscoso son el que se adherían á las superficies brillantes al andar. La idea fue desechada tras de unas exactas observaciones. Después de mucho investigar, se dio con la solución del problema: las moscas, en los extremos de sus atas, tienen un reducidísimo espaGio vacío, el cual aplican al cristal ó á otra superficie lisa, y haciéndose el vacío en él, se agarran fuerte é instantáneamente á la superficie del objeto y pueden caminar con facilidad por ella. Nada mas sencillo y nada más difícil Hoy, en muchas tiendas, en los cristales de los escaparates, se hace lo que las moscas hacen: el lector habrá visto unos pequeños aparatos de goma adheridos al vidrio y en ios que se cuelgan corbatas, cintas y pañuelos. Las moscas tienen su significación en la literatura. El satírico griego Luciano, que dedicó su atencióa á los cortesanos, hizo también á las moscas objeto de su dilec- Todo está dispuesto para la prueba andar que? a á hacer Mr. Habert Lathaoz cou su aeroplano atravesando ea un vuelo con su monoplano los 35 kilómetros del Canal de la Mancha que separan á Sangatte de Dou- vres. Lathanz y el constructor de su aviador hacen los preparativos para la expedición aérea. El tiempo, que hasta aquí ha sido nublado y llovioso, ha mejorado, apareciendo hoy despejado el horizonte. Lathanz aprovechará también tin viento que sea favorable para la marcha del aparato. Se Había pensado en que un contratorpedero siguiera al aeroplano Aníoütetíe para prestarle auxilio en caso necesario, pero se ha desistido porque un barco de esas condiciones no puede andar más de 45 kilómetros por hora y el aeroplano oorre á razón de 60 á 62, y si encuentra viento favorable sis velocidad seguramente llegará á 80. En general se cree que, de no ocurrir accidente alguno, Lathanz hará la travesía ea ta el gran estético inglés. La conclusión que se impone á las pre- meaos de media hora. sentes líneas es que las moscas son unos Para vigilar la marcha y prestarle auxilio seres libres y republicano. s (son las palabras si lo necesitase se han matriculado volunde Rusktn) Nos hallamos en verano; revue- tariamente 40 barcos automóviles, los cualan las moscas por el aire. En Madrid la ju- les se situaran en todo el trayecto á menos ventud republicana está celebrando nume- de un kilómetro uno de otro, de modo que rosos y bulliciosos meetings. ¿Quieren los jó- en cualquier caso Lathanz podría ser auxiYenes republicanos lanzar uu grito revolu- liado cionario, subversivo, y que, sin embargo, no Se espera él acontecimiento con una anpueda ser reprimido ni prohibido por la au- siedad grandísima, porque un éxito feliz setoridad? Pues griten, con toda la fuerza de ría paxa Francia la proclamación de su sos s pulmones: ¡Vivan las moscas! beranía ea el dominio del aire. AZORIN ny de mañana terminó la tragedia des arrollada en los sótanos del Monte de Piedad. Hubo veeinos que pasaron la noche en vela; y es que aquí somos insaciables para las emociones fuertes. Se acabó todo. Víctima y asesino murieron. No quedarían más que los comentarios, si acaso, de no haber surgido ayer otro tema para la pública murmuración. De la tragedia se saltó al vocíevií: el empleado de un establecimiento de crédito que se fuga con 40.000 duros y con una señora, guapa ella y divorciada ella. La eterna leyenda del picaro Cupido cerrando ios ojos y abriendo las cajas. ¡Lindos se van á poner los cargos de confianza ea los Bancos! Lo menos que j a n á exigir sus Con- sejos de administración es la clausura con votos de pobreza y de castidad. Se arregló lo de los panaderos, previa ttna reunión y la oportuna intervención de Vadillo, que se pinta solo para desfacer entuertos de patronos y obreros, y que todavía ejerce esas funciones por benevolencia de Alanis. La gente se alegrará de que los panaderos vuelvan á trabajar. Y si encima elaboran mejor pan, la alegría será mayor. Se publicó una circular del Sindicato de Iniciativas de la atracción de forasteros MADRID AL DÍA 1 ABOLSA DE MADRID Después de la -liquidación de fin de mes, la Bolsa madrileña ha reaccionado en alza. No ha recuperado el mercado todo el terreno perdido durante la anterior semana; pero ha variado por completo la tendencia La liquidación fue difícil. La doble del Interior costó en general 30 céntimos, y á última hora, 50. Una áoble de 50 céntimos representa 6,92 por 100, mientras nuestro primer signo de crédito sólo produce 3,60 á ios cambios actuales. Al final de la semana vatía el aspecto del mercado, hasta el punto de ao existir más qwe 10 céntimos de diferencia entre el Interior al contado y á fin de mes. El cambio de orientación de la Bolsa se debe á que muchos especuladores flojos se han liquidado ó han. aligerado sus posiciones, á que la cuestión de Marruecos se encuentra en un compás de espera y á qae se han cortado muchos cupones, cuyo importe ha venido á colo arse en valores cotizado 0 en la Bolsa, El jueves cortaron capones el interior, el Amortizable nuevo, el Central de Méjico y las Azucareras preferentes REVISTA FINANCIERA