Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A b C. JUEVES i. DE JULIO DE 1909. EDICIÓN 1 También marcharon á Madrid los presidentes de las Cámaras en el automóvil del 1 nio se ha despedido apretando en su úl- Sr. D. Gustavo Baüer, y es muy probable 3 timo día lo que no apretó en todo el mes. que tanto el Sr. Dato como el Sí. Azcárraga Le faltó poco al termómetro para acusarnos vuelvan muy pronto á pasar aquí un día ó dos. los 40. El Rey marcho en automóvil a las siete En cambio, se portó con los devotos de la lotería. Les dejó el primero y el segundo y media con el- general conde del Serrallo premio para alivio de calores, y- la mar de p ra tomar el expreso que le había de conpremios chicos á modo de cebo para que si- ducir a Biarritz, donde pasará varios días, como ya anuncié. Con el Monarca marchó gan picando. El Ayuntamiento intentó celebrar sesión, también el marqués de Viana, que desde pero faltó número. Los que faltaron quisie- San Sebastián volverá aquí con el 50 cabaron evitarse el trance duro de la despedida. llos, mientras D. Alfonso seguirá á Francia con el conde del Serrallo. Los ministeriales dieron ejempío... de deserción. El alcalde se lo estimó muchísimo. A despedir á S. M. bajaron al patio de coEn los Tribunales omenzó á verse la cau- ches del Palacio todos los elementos palatisa seguida por robo de alhajas á la triste- nos que aquí se encuentran, cuyos nombres mente célebre Juaneea. Hubo mucho públi- no cito por no incurrir en involuntarias co; pero sufrió una decepción, porque la omisiones. La Reina sigue muy bien, y lo mismo la Juaneca, como Cachupín, se qwedó en cas Se vio también en la Audiencia la apela- infantita Beatriz. Probablemente la augusta dama se leción de una sentencia que acordó seguir adelante la ejecución de un embargo contra vantará á fines de esta semana un empleado caído en las garras de la jisuMañana se espera aquí al embajador de ra; porque todavía hay usureros en Madrid, Inglaterra y á su esposa, lady Bunsen, y en como si no hubiera presidios para ellos en los primeros días de Julio se cree llegarán á España. este Keal Sitio varias distinguidas familias, De política, nada; se encargó interinamen- que con su presencia harán animar l a vida te de la Presidencia del Consejo de minis- de La ranja. Y así sea, aunque yo no lo vea. tros el Sr. Rodríguez San Pedro, y ¡á dormir los caballeros! ALFONSO R. SANTAMARÍA. De sucesos, no hubo ninguno digno de. especial mención: las raterías y las golfeLA GUILLOTINA rías de costumbre, exacerbadas por el calor. Por la noche, cotillón en el Retiro chorno en todas partes. MADRIGAL DÍA CRÓNICA TELEFÓNICA TRES BANDIDOS EJECUTADOS ÍARÍS, I J LA CORTE EN LA GRANJA S N ILDEFONS 3 O -jAlá es Dios y Mahoma su enviado. -murmuró Buchta- -resignado al parecer. Después dice que puesto que se les concede lo que pidan, desea aislarse un momento. Se le saca del recinto con dos guardias, pero de pronto se vuelve y exclama: ¿Para qué? ¡No he de poder hacer nada; El verdugo entra en seguida para proceder á despojarles de ropa, dejar libre el cuello y atarles las manos á la espalda. Los reos entre tanto entonan versículos del Corán. A las cinco y diez comenzaron las ejecuciones. Cheikh cayó sobre la báscula sin gran resistencia. Mohamed Sliman opuso alguna. Nur Buchta se presentó erguido, con los ojos inyectados de sangre y resoplando como una fiera. Cuando vio á los caídes gritó: -Me habéis vendido, traidores, y habéis traicionado á Alá y á Mahoma. Ellos os lo tengan en cuenta, que yo muero como buen musulmán. Al ver los cuerpos de sus compañeros ya decapitados dio un rugido y se resistió ferozmente á ser atado á la báscula. Los ayudantes del verdugo, después de una lucha tremenda; pudieron más que él. Una vez sujetado, la cuchilla le segó la garganta Se tardó en dar sepultura á los cadáyeres porque no había en los alrededores quienes se prestasen á cavar las fosas. Cuando esto se logró y los cuerpos esta ban ya bajo la tierra se presentó un musulmán aneiano que empezó á gritar desaforadamente y á pedir venganza á Alá porque se había, enterrado á los muertos sin aíuor tajarles con trajes nuevos, como ordena elt rito de la religión árabe. I mporta, ante todo, hacer constar de una manera categórica y rotunda que don Antonio Maura no estuvo ayer aquí, á pesar de que algún estimado colega madrileño hapublicado hasta la relación de los decretos que sometió á la firma del Rey. No; el presidente del Consejo no vino á La Granja, ó al menos no le vieron en Palacio ni en lá Casa de Canónigos, ni de su visita se enteró el gobernador civil de Segovia, el simpático Sr. Gómez Inguanzo, con quien pasé ayer la tarde en los toros; ni siquiera han visto al presidente los que frecuentan la ribera de Balsaín, punto, como es sabido, al que no falta D. Antonio cuando se halla en La Granja. Sentado esto, mi misiónde informador se reduce hoy á bien poca cosa, porque aunque faltan veinte días de jornada, parece que j a estamos en las postrimerías de la misma; tal es la desanimación que aquí reina. Y de ese estado de aburrimiento no vendrá á sacarnos algún acontecimiento inesperado como algunos calculaban: la llegada de la embajada marroquí, que, si bien en un principio se creyó que vendría á La Granja, es ya cosa definida desde hace unos días que sea recibida en Madrid. Da la coincidencip, que me ha hecho notar un concienzudo cronista de este Real Sitio, de que precisamente el mismo día que hubiera llegado aquí dicha embajada, el 5 de Julio, hará ciento veintiún años (pues fue el 1788) que Carlos III recibió una embajada de la Sublime Puerta que trajo para el Monarca magníficos regalos, los cuales se exhibieron al público durante varios días. Los enviados extraordinarios fueron recibidos en aquel entonces con inusitada ostentación. Pero volvamos á nuestros días. En el de hoy marchó á Madrid la Reina doña María Cristina á las tres y media de la tarde con el marqués de la Torrecilla y con la duquesa de la Conquista. I J an sido guillotinados en Bossuet los tres bandidos árabes que asaltaron al inspector Dubai y á su subordinado Barbier para robarles un centenar de francos que llevaban consigo. La guillotina se levantaba en la plaza del pueblo, delante de la iglesia. Los reos habían sido conducidos el día antes desde Bel Abbes y encerrados en la prisión. Los tres estaban esposados. Uno de ellos, Mohamed ben Sliman, estaba tísico en último grado. A las cuatro de la mañana, el procurador de la República, escoltado por soldados legionarios, se presentó en la cárcel, y con la solemnidad propia del ca o les dijo: Cheikh dul Cheikh, y tú, Mohamed ben Sliman, y tú, Nur Bijchta, escuchadme: Ayer, cuando os dije en Bel Abbes que os conducía á Bossuet para practicar algunas diligencias, mentí. Lo hice por humanidad y por ocultaros hasta el último momento vuestra ejecución. El presidente de la República no ha podido concederos el indulto. Matasteis á dos ciudadanos franceses. Debéis morir esta mañana para expiar vuestro crimen. Nur Buchta interrumpió al intérprete cuando éste dijo: Matasteis á dos ciudadanos franceses y exclamó: Eso se ha dicho! ¿Deseáis algo? -agregó el procurador, -os complaceré en lo que pueda. ¿Queréis café, cigarrillos? ¿Tenéis que transmitir algúru encargo á vuestra familia? ¡Guárdate el café y los cigarros! -contesto Nur Buchta; -lo que yo quiero es. deíenderme y confundiros. El magistrado le dijo que no era el momento de los alegatos ni de las disculpas. Entonces el bandido, mirando al cielo, exclamó: ¡Que Dios os maldiga á todos! Yo no he matado. Soy víctima de las calumnias de mis enemigos. Un mufti se acercó á los reos y con voz religiosa les dijo: -Todos tenemos que morir. Yo os exhorto á que muráis como buenos musulmanes. INFORMACIÓN POLÍTICA r VO DE MARRUECOS R l jefe del Gobierno visitó al Sr. Moret el mismo día que salió úe Madrid para darle cuenta de los últimos acuerdos adop tados por el Consejo de ministros respecto de los asuntos de Marruecos Ayer fue muy comentada esta conferencia de ambos personajes, á la que se quería conceder gran importancia; pero amigos de los Sres. Maura y Moret decían que no tiene nada. de sorprendente el hecho que se comentaba, toda vez que tratándose de un asunto de tanta trascendencia como el de que se trata, es natural y conveniente que los jefes de ambos partidos turnantes en el Poder marchen de acuerdo La embajadamarroquí- retrasará unos días su llegada á Madrid para que pueda visitar algunos puntos de Andalucía, especialmente Granada, que despierta gran curiosidad é interés en nuestros futuros huéspedes moros El día en que llegue aquí la embajada estarán en Madrid el presidente del Consejo y el ministro de Estado EL SR. MORET pvespués de las siete de la tarde recibió el Sr. Moret á los Comités del partido liberal, á los cuales dio las últimas instrucciones para la campaña de reorganización del partido que han de realizar durante este verano. Es posible que el Sr. Moret aplace hasta mañana su salida de Madrid con dirección á Suiza EL PRESIDENTE INTERINO pvorante la ausencia del Sr. Maura ejerce las funciones de presidente interino el Sr. Rodríguez San Pedro, como ministro más antiguo. lamín riuinu, mar m jiuyumnnmiironTm irnurroini