Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 3o DE JUNIO DE 1909. EDICIÓN t. PAG. DE NUESTRO CORRESPONSAL 4 A B C EN LISBOA Bl culto de los grandes hombres no es cosa de que se abuse entre nosotros, porque no está en los hábitos y costumbres portuguesas rebasar la línea de estos homenajes. El sentimiento de la admiración es facultad del espíritu consciente y deparado; más diré: es ana especie de juicio y la capacidad de juzgar requiere condiciones de independencia y de equilibrio mental que no son, á mi entender, peculiares de la raza lusitana, todavía incipiente en lo que respecta á ideas de progreso y civilización. No se ha cultivado en Portugal el espíritu público, excitándole á rendir pleitesía á loa grandes hombres y á coamemorar los altos y famosos hechos. Cuando por raro caso se contempla en la plaza pública la estatua de un varón ilustre, con Indiferencia ye el pueblo esa apoteosis, porque oa la sintió ai la juzgó en su espirito como necesaria y útil. Además, las consagraciones hechas como resultado de elevados criterios por una miñona ecléctica no llegan ordinariamente á sugerir nada a l a multitud ignar? de manera que el bronce que perpetúa ia figura del guerrero, el mármol que personifica al artista ó al sabio, ni siquiera tiene el privilegio- de ganar para sí el espirita de popular, porque éste sólo admira cuando teme y sólo respeta aquella que está en los dominios de lo ultrahumano. Ahora se han hecho dos consagraciones: una, la del rey D. Carlos, de luctuosa memoria; la otra, de un- militar insigne, cuyo nombre está ligado estrechamente á casi todas las campañas de la libertad, el marqués de Sá da Bandeara. En sesión solemne de la Academia Real de Ciencias hizo el elogio del Monarca asesinado un hombre üostre, Jeí académico Alberto Girará, qae hizo destacar la figura de D. Carlos del ambiente científico. En tal concepto su repu tación pasó las fronteras, y así hubo de preéentárnoslo, desceñido del manto real, afanado en su gabinete de trabajo, ya iave igando y catalogando las múltiples y variadas especies de la fauna nu rítiaia qae enriquece su colección, ya, paieta en mano, reflejando en los lienzos aspectos bellos ó interesantes de la Naturaleza ó episodios rústicos, en que su pincel se complacía. Por lo que toca á Sá da Bandeira, guerrero y político notable, el panegírico que de él ha hecho an distinguido profesor, miembro jte la Sociedad de Geografía, está Mena de notas preciosas que andan esparcidas por la historia de la famosa guerra peninsular. Sus campañas por la libertad y sus éxitos en la administración pública sintetizan y exaltan la vida de este hombre, que pasa á la posteridad con la noble aureola de haber abolido la esclavitud, F L VIAJE DEL REY Para fines déla pró xíma semana se halla acordado el viaje de nuestro Soberjtno Oporto. El programa sancionado es el siguiente: Sábado 3. -Llegada á la estación de Campanas, comida en Palacio, y por la noche, sesión solemne, organizada por la Sociedad protectora de los animales, en uno de los salones de la Asociación comercial de Oporto. Domingo 4. -Salida del Monarca para Amarante, donde asistirá á las fiestas conmemorativas de la guerra de la Independencia, regresando por la noche á Oporto. Lunes 5. -Colocación de la primera piedra del monumento qae ha de perpetuaría memoria de tal epopeya, gran parada mili tar, y por la noche, en el Palacio de Cristal, las fiestas proyectadas. Martes 6. -Visitas varías. El día 7 regresará el Rey á Lisboa. (CONSAGRACIONES POSTUMAS 7 Asciende á muu española en Lisboa, Losmillares 1 chos colonia gallegos N CENTRO ESPAÑOL CRÓNICA T t L E F O N l C A constituyen su núcleo principal; pero éstos ya están asociados legalmente. Ahora se trata de fundar un Centro español, que, según declaración previa de sus iniciadores, sera ajepo á toda parcialidad política y tendrá por único fin estrechar los lazos de connaciottalidad que los une y difundir entre ellos la cultura. Sas estatutos se ajustarán á las leyes del reino. Pramétense los fundadores ver muy concurrida la reunión preparatoria déla inauguración del Cetttro. jpL PRQBLEMA DE LA Las calles de la capital rebosan MENDICIDAD de mendigos. El espectáculo es triste y vergonzoso. Esta plaga fórmanla en su mayoría muchos desarrapados, que con lastimera cantinela acosan y persignen al transeúnte. Ahora, como muchas veces antes, la Prensa clama contra este espectácalo y molestia, y pide á las autoridades medidas qae corten de raíz el mal; y ahora, como siempre, se han declarado impotentes nuestros gobernantes. Para remediarlo el gobernador ha confesado no disponer de medios eficaces. Mas lo que en las esferas oEciales parecía imposible trata de resolverlo ía iniciativa particular. í o coa otro fin se eonstitnye en Lisboa un 1 Liga Patriótica, que fundará en ios al rededores de la ciudad escuelas prácticas, en las cuales laz niños aprendan, además de las primeras letras, nociones generales de agricultura, de forma que adquieran hábito de trabajo y disciplina de costumbres, y se adiestren las niñas, no solamente en las- faenas- doniésticas, sino en aquellas labores industriales que sean compatibles con sus fuerzas y condición. Ojalá los resultados respondan á la nobleza del intento, porque ya es hora de que aqar, como en todos tos paeblos cultos, acabe la industria de la limosna y el espectáculo de nuestra incuria. AFFOSSO GAYO LA C O R T E EN LA GRANJA SAN ILDSF 0 NS 3, NUESTROS GRABADOS l asilo en Barcelona. En la barriada barcelonesa de San Martín de Provengáis se verificó el domingo último la inauguración de las obras del asilo nocturno que el Ayuntamiento acordó recientemente instalar en dicho punto S, l solar en que ha de realizarse la edificación tiene 24 metros de: fachada por 46 de fondo. Allí se había levantado nna tribuna, donde se situaron ías autoridades é invitados junto á la mesa presidencial. Bt concejal Sr. Gali dirigió la palabra á los presentes, enalteciendo la erección de un asilo municipal en aquella barriada y explicando las circunstancias que motivaron el acuerdo del Municipio. El Sr. Bastardas, á su vez, enumeró las ventajas del asilo y encomió ías iniciativas de las concejales de ia barriada en favor de ésta. Seguidamente los presentes firmaron un acta que de la ceremonia se levantó, la cual, colocada con periódicos del día y algunas monedas en un tubo de cristal, faé encerrada en un bloque de piedra de Mantjíaich con el escudo de Barcelona en uno de los lados y la fecha. La piedra fue colocada en el fondo de una zanja abierta al efecto, echando paletadas de cal en el hoyo el alcalde y demás invitadas, con lo cual se dio el acto por terminado. pVe los otros dos asuntos á que se refieren Ios- restantes grabados del presente número dimos ayer amplia información. a presencia del archiduque Federico no ha cambiado ni un solo momento la vida tranquila qae se hace en este Real Sitio. Su Alteza Imperial visitó esta mañana con ¡a Reina doña María Cristina la Colegiata, que, como es sabido, se halla adosada á Palacio. Alíí rieron ia capilla, cuya 1 cúpaía pintó Bajen, cañado de Goya, y los frescos notabíes de cila; el altar mayor faé trazado por Teodoro Árdsmáas, el arquitecto qae ianstniyó el palacio. Vieron eí sarcófago donde están enterrados los restos de D. Felipe V j sa esposa la reina Isabel. El sarcófago es an monumento de mármol rojo adornado con moldaras de bronce. Después examinaron las sagradas reliquias, entre las cuales hay uaa tiara de San Clemente y la cabeza de San Valentín, que se exhibe á la veneración de los fieles en ciertos días. El archiduque se fijó también en la preciosa custodia de plata, que pesa veintisiete libras y está adornada con diamantes, esmeraldas y topacios, calculándose sa valor en 30.000 daros. Es Ist que se exhibió el día de la procesión déla octava del Corpus, y debo consignar que en épocas de revueltas esta joya se trasladaba á la Real capilla de Madrid, donde se eastoáiaba personalméate. Por fin, los regias visitantes admiraron la cruz procesional, que es de plata filigranada, ana verdadera joya del arte gótico, procedente dleTtemplo de Santa Columba, de Segovía. Después de esta visita á la Colegiata, la Reina y su. hermano fueron en carruaje üraáo por cuatro ¡nulas á dar una vuelta por los alredores, y á su regreso se les reunió el Rey, que había estado jagando al polo en la Pradera del Hospital. Todavía antes de almorzar dieron ia Rema y el archiduque un pequeño paseo por los jardines, llegando hasta el Gurttgú. Por la tarde, las Reales personas volvieron á pasear, y ía parte más numerosa de la colonia marchó á Segwia á presenciar la corrida de toros. Allí estuve, y de ella no doy cuenta detallada porque supongo que lo habrá hecho nuestro corresponsal permanente; pero sí diré que el pueblo soberano quedó muy complacido de las faenas de Gallito y de Gaona, de los pares de banderillas qne puso el Blanquito y de las varas del veterano Agujetas. Los toros de Villagodio fueron nobíes, bravos y bien presentados. Es seguro qae hace aradlos años no se veía en Segovía una corrida como la de hoy. Sin embargo, algunos aficionados al hale echaban de menos ías cogidas, que eran de tradición en ia corada qne se celebraba el día de San Pedro. Recuerdo que en la que en tal día se celebró hace un año, las cogidas fueron tantas y se presentaron tantos toreros heridos en la enfermería, que el médico áe guardia redactó durante la lidia del segando toro el siguiente parte, que copio textualmente; En esta enfermería se han presentado ocho toreros heridos. Faltan tres por herir. Y vamos á otra cosa. A las siete marchó á Vüíalba, para tomar allí el expreso con dirección á ia frontera, el archiduque Federico, á quien acompañaron hasta tos altos del puerto el Rey y la Reina Síaría Cristina, que Eegarott á Palacio sin novedad á ías oclio y cuarto. La Reina doña Victoria münúa mejorando rapidísimamente en su convalecencia, y su estado es tan satisfactorio, que el Rey empezará mañana á realizar una serie de viajes que hace algún tiempo tiene proyectados. Marchará I Alfonso mañana á San Sebastián, acompañado del general conJ del iiminmrríiiinriHriirir