Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M A R T E S 29 D E J U N I O D E 1909, EDICIÓN i. PAG. 1 rez, D. Julio Martín Vivas, D. Antonio Galera Paniagua, D. Fernando Pareja Aycuens, D. José Velázquez Querrá, D. Adalberto de Heirá Maura, D. Ángel Chacón San 1,1o rente, D, Ricardo Asensi Rodríguez, D. Ricardo Chacóa Pineda, D. Ricardo Casas Traba, D. Eladio Amigo López, D. Mariano Cabezas Caries, D. Saturnino González Badía. Don T? é s Fernández Ortega, D. César Aparicio Martínez, D. Ángel García Martínez, D. José Cánovas Casanova, D. Arsenio Ríos Sangüeso, D. Ángel Díaz Ramírez, don Salvador Morales Rodríguez, D. José Moreno García, D. Ángel García Ltoréns, don José Ensenat Soler, D. José Fe Lloréns, don Armando Alvarez Alvarez. D. Ricardo Alonso Vega, D, Justo Jiménez Ortouoga, don Eduardo Cereceda Gutiérrez, D. Miguel Jareño Fernández. Don Enrique Soríano Cardona, D. 3? nrique Chacón Pineda, D. José López de Roda Zulueta, D. Jorge Fuster Valiente, D. Emilio Mechano Escofet, D. Miguel Dobón Lázaro, D. Francisco Vidal Jordana, D. Pedro González Amor, D. José Bertomeu Visguert, D. Joaquín García Nieto, D. Antonio Iboleón Aldeguer, D. Enrique Gómez García, D. Pedro Barrilla del Moral, D. Valero Pérez Ondátegui, D. Enrique Moreno Romero, D. Antolín González Echeyert. Don Ramón Núñez Tejeiro, D. Aurelio Gueso Rubio, D. Claudio González Esteban, D. Jacinto Cavestany García, D. Carlos de Ayala Pons, D. Santiago Cuadrado Diez y D. Manuel Giner Calderón. Han sido aprobados sin plaza: Don Ramón García Moreiro, D. Luis Valera Vázquez, D. Manuel Orbe Morales, don Vicente de Barreras Cusidas, D. José Núñez del Pino Arce, D. Federico Lubián Gorbea, D. José Rubio Vidal, D. Joaquín Solohaga Sala, D. Alberto Serrano Montaner, D. Sebastián Lamoneda de Frías, D. Ramón Peñarredonda, D. José Martínez de Aragón, D. Luis Alcázar Otaola, D. Luis Díaz González, D. Rafael López Delgado, D. Luis Velasco Carranza. D. José Calderón Rinaldíni, D. Luis Valcázar Crespo, D. Joaquín Pere 3 a Teixidó, D. Manuel Gómez García. Don Martín Fernández, D. Jeuaro Pérez Pabes, D. Mariano Jiménez Conesa, D. Otón Francés Parrilla, D. Benigno González Pérez, D. Ramón Méndez Parada, D. Lorenzo Moreno Tauste, D. Antonio Galilea Pascual, D- Alfonso Veriso Tardín, D. Luis Senra Calvo, D. Augusto Pérez Senamaría, D. Julio Esteban Infante, D. Martín Lesis, D. Ramón Suárez, D. Carlos López Cortijo, don Miguel Crespo, D. Ricardo Navascués, don Enrique Correa Cañedo, D. Antonio Escudero, D. Manuel Trujtñano Iglesia- D. Fernando Pérez Caballero, D. Mariano Bueno Ferrer, D. Lorenzo Corras Cazorla, D. José Muñoz Valcárcel, D. Roberto Desangran González, D. Francisco Jiménez Canales, D. José Rodríguez Vecino. Don Joaquín Cortés Aguilar, D. Juan Rueda P. de la Raya, D. Fernando Macorra Carratalá. D. Francisco Guijosa Leguía, don Juad Aisa Villarroya, D. Miguel Iglesias Azpiroz, D. Esteban Domingo Pina, don Antonio Molina Sánchez, D. José Cabezas Fernández de Castro, D. José Zomeno, don Antonio González Alhambra, D. Fernando Cueto Herrero, D. Justo de Pedro Mozete, D. Ángel Onrubia Anguiano, D. José Alvarez RÍOS, D. Miguel Jurado Góngora, don Félix Muzquez Blanc, D. Fermín Anoiac Gómez, D. Francisco Claros Martín, don Luis Morlensín Núñez. 0 blas para conocer detalles, empezó á tírciilar el rumor de que en ei teatro Soriano establecido en el barrio del Paralelo, acababa de estallar otra bomba. El rumor era cierto. Aunque á la hora en que telefoneo no he podido recoger todavía detalles precisos, sé que á las doce déla noche ha hecho explosión un petardo en aquel teatro. No debió, sin embargo, tener la fuerza del otro, puesto que, según me dicen, -á pesar de que estaba el local lleno de público, sólo algunos espectadores inmediatos al lugar de la explosión recibieron contusiones, y éstas, por fortuna, de escasa importancia. El pánico, claro está que, como sucede siempre en estos casos, fue enorme. La gente, sobrecogida por la detonación, se arroy? hacia las puertas, presa de ese espanto de lo desconocido, más terrible que todos los temores de lo real. Hubo estrujones y apretones; algunas señoras se desmayaron y otras salieron con los vestidos hechos trizas. Sin embargo, la serenidad de los más logró imponerse, convencer á los que huían de la desaparición del peligro, y la representación continuó sin más incidentes desagradables que lamentar Como en el Teatro Principal, en elsde Soriano se personaron los jefes de Policía, (jiie recorrieron el local y recogieron trozos del petardo. Y lo mismo que en el teatro Principal no se sospecha m remotamente quién ó quiénes puedan ser los autores de este nuevo atentado, que si no ha. causado por fortuna víctimas, viene á romper la tranquilidad que de algún tiempo había logrado recobrar Barcelona. La explosión en el teatro tíoriano oeurnx en el momento en que se hallaba en el escenario bailando la bella Macarena. Los espectadores, al oír la detonación, se pusieron en pie, é ignorando de lo que- se trataba trataron de ganar las salidas; pero los empresarios y los acomodadores, colocados en las puertas, les tranquilizaron, asegurando que se trataba de una- explosión de gas sin importancia Las bailarinas, quelabian saltado del escenario, volvieron á subir y la representación continuó. Hasta pasado un gran rato ao supo ia gente que se trataba de un petardo. Este estalló en la puerta de madera que comunica la escalera con la galería del anfiteatro segundo, en la cual abrió un boquete. Los trozos d hierro recogidos pesan an kilo. QUSPENS ÓÑH DE LA VISTA DEL PROCESO POR PARRI- CIDIO. LA CORUÑAj 5 8 Al abrirse hoy en la Audiencia el juicio oral del sensacional proceso por parricidio, asesinato é incesto, la Sala y galerías del edificio estaban rebosantes de público. Cuando se procedía al sorteo de jurados, la mayoría de los cuales son coruñeses, por no haber comparecido muchos del partido deNoya, se recibió un certificado facultativo notificando la enfermedad del acusador privado, D. Daniel Suárez, que se verá obligado á guardar cama varios días. La noticia produjo gran sensación. El defensor solicitó que se nombrase nuevo acusador. Corre el rumor de que se trata de celebrar la vista en Santiago, por ser población más inmediata al lugar donde se desarrolló el suceso. Probablemente no accederá á ello el Tribunal. DOS BOMBAS EN BARCELONA taba todavía en la sala y ascendía como una nube hacia el techo. En los sitios que anteriomente dejo aeslas ocho y media de la noche, terminada la sesión de cinematógrafo en el. criptos encontráronse pedazos de hierro coteatro Principal, y cuando, afortunadamen- lado procedentes de un aparato, según se te, el público había ya desalojado por com- ha podido comprobar después, de forma tupleto el local, hizo explosión un aparato in- bular, de 12 centímetros de grueso por 15 fernal colocado debajo de las butacas del de largo, tapado con una madera sujeta por alambres. segundo piso. Supónese que el aparato era de los llaLa explosión arrancóle cuajo la gradería en una extensión de más de un metro; seis mados de inversión, análogo á casi todos butacas quedaron hechas astillas. Los cas- los que han estallado desde hace cinco años. Nadie pudo facilitar dato alguno. Los cos se incrustaron: unos, en el antepecho del anfiteatro, causando enormes destrozos; empleados no vieron nada ni sospecharon otros, en el salón y en el techo del edificio. nada; porque se da el easo extraño de que La detonación fue espantosa. Los vecinos precisamente en la parte del anfiteatro en ae la plaza del Teatro y los transeúntes que donde ocurrió la explosión no hubo público en aquel momento cruza. ban por ella creye- durante la sesión cinematográfica. En el teatro Principal se personaron el ron al pronto que se trataba de una explosión de gas, y se dirigieron al teatro dis- jefe de Policía y el comandante del Cuerpo puestos á prestar todos los auxilios que fue- de Seguridad. En el momento en que comunico estas sen necesarios. Allí los dependientes y acomodadores del noticias ha ido el Juzgado. Hoy hace precisamente un año que testateatro que ultimaban los preparativos para la siguiente sección de las diez de la noche lió el explosivo eu el urinario déla Rambla de las Flores, cuando iba á pasar la cales explicaron lo ocurrido. Inmediatamente se dio cuenta por teléfo- balgata. JVIA TES, 2 fl. no á las autoridades y se encendieron todas uando más intensa era la emoción prolas luces para reconocer el local. Un humo blanquecino, muy espeso y con ducída por el atentado del teatro Prin pronunciado olor á almendras amargasjtlgj cipal yel publicóse aglomeraba en las Ram UNES, 2 8 A NOTAS TEATRALES yARZUELA. LOS FANíCaramiba! 4 Los fantasmas? TASMAfa COMcUIA fojéryo i b s e EN UN ACTO ni a no? ¿Viérgol maeterliniano? ¡Bah! nos dijimos á poco, repuestos ya de nuestro natural temor. Viérgol, que es un escritor ameno, ingenioso, de probada fortuna en el teatro, habrá escrito una de esas encantadoras frivolidades que tan noblemente contribuyen al recreo y solaz de nuestro espíritu; una graciosa pieza, quizá un vodevil; pero luego una terribie anda conturbó nuestro ánimo; ¿no es acaso Viérmas algo por el estilo? Sí, sí; bien podía ser eso. Hay que tener en cuenta que nri amigo Viérgol, como los virtuosos dei violín, toca sobre una cuerda sola. Y, efectivamente, Los fantasmas es una comedia más á beneficio de la clase médica, siempre generosa, redentora, en lucha constante con el pantojismo, y dio- o de la clase médica porque hasta an ra gol el autor de Huido de campanas, Las bribouas y Caza de aunas? ¿No sería Los fantas- fo