Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 28 DE JUNIO DE J 9 O 9 EDICIÓN i PAG. 5. por n, la campana y la gente se vez pasan como un relámpago por delante agolpa á los guichets del parí mutuel... de nosotros... ¡Por fin! ¡Han llegado! Hay quien ha esperado al último momento; Pero ¿quién ha ganado? Primero hay hay quien no se lia decidido hasta este ins- cierta confusión, pero ya vemos un grupo tante, en que los caballos alineados esperan que felicita á un caballero ruidosamente... la señal para arrancar. El jugador siempre Es el propietario. Y en seguida aparecen e s supersticioso, y veo á un señor que no se los cuadros indicadores... SI triunfador es fía de los pronósticos, ni de los vaticinios, ni Verdun. El segundo ha llegado Rebell, de del renombre de las cuadras, ni de la celebri- Cheremeteff; el tercero, Uniondad de a. nj ockey, Dice que esto es una sim- Las apuestas se pagan á 110 francos por ple cuestión de azar, y ha cortado unos cuan- unidad. tas papelitos, los ña numerado y los agita Durante los dos primeros tercios de la cadentro de su sombrero... Después saca á tien- rrera creyóse que ganaba el inglés Rebelle, das uno, ve el número y corre al guickei... ¡Va de Cheremeteff; pero al final, haciendo un á jugarse su buen billete de 500 francos por gran esfuerzo, se adelantó Verdun, montado el caballo que tiene aquel número! por el jockey Barat. En cambio, una dama elegantísima, que El triunfo ha sido una sorpresa, y la saha elegido el favorito, anda medio loca bus- tisfacción enorme, porque el caballo es francando entre la multitud... Por fin ve brillar cés, el jockey, francés, y el propietario, franá lo lejos el casco de un bombero, y allá se cés... ¡todo francés! dirige apresurada... Muy ñna, muy cortés, El presidente Fallieres, que asiste á la muy insinuante, le entrega mil francos para fiesta, llama á Rothschild y le felicita efusique yaya corriendo á emplearlos íntegros vamente. en tickets, porque para la parisiense un bomY como lo demás no tiene interés, en este bero es un amuleto más preciado que un momento comienza el desfile, dorada exhitrébol de cuatro hojas, y por eso el día últi- bición de fantásticas riquezas, de eleganmo del año, al dar las doce de la noche, las cias indescriptibles, espectáculo encantador mujeres en París se comea á besos á los é inenarrable. bomberos. ¡Eso dicen que da buena suerte! 1 Segundo toque... Nos acercamos á la ba- Y ahora, para rematar la fiesta, la Moda- ¡siempre la Moda! -ordena que todo rrera en medio de gritos y sufriendo pisotones y codazos... Allí están ya preparados los este mundo elegante venga á exhibirse en que van á disputarse el premio, el Gran Pre- el Jardín de París, para regocijo de nuestro mio... Los propietarios de los caballos diri- compatriota el Padre Oller, que sube los gen largas y elocuentes miradas á los joc- precios esta noche y cobra diez francos por tkeys... ¿Quién ganará? ¿Cuál de ellos será el la localidad más barata. Aquí vuelven á exhibirse las toilettes que triunfador? Y no lo puedo remediar. Pienso lo mismo que al comenzar un partido de pe- más llamaron la atención esta tarde, aquí lota: ¡Estos gachés tienen, á lo mejor, he- queda ya consagrado el triunfo de la elecho ya el tongo! -No; indudablemente el se- gancia; lo que aquí lucen estas trescientas ñor de los números y el sombrero que elige ó cuatrocientas damas es lo que mañana al azar el caballo al que ha de jugar... ¡sabe mismo estará en todos los escaparates de modas de París; dentro de quince días, en loque se hace! Viena, en Roma, en Londres, en PetersburVDispuestos é impacientes, esperan la se- go, las elegantes vestirán con arreglo á estos ñal para partir diez caballos franceses y tres modelos. ingleses, El premio ya se sabe en qué con ¡Qué quieren ustedes! La Moda siempre sjste: en 300.000 francos. fue así... que sea un acierto ó una equivoSXos nobles brutos, apenas oyen la campa- cación, lo mismo da, con tal de que las muba, salen volando. Oyese un rumor sordo, jeres que la imponen tengan autoridad... ¡é inmediatamente hácese un silencio se- Porque la emperatriz Eugenia se presentó pulcral, Flotando al viento, pasan raudas un día en las Tullerías vistiendo una toilette las blusas rojas, azules, malva, negra y rosa, que tenía ciento tres volantes- ¡ni uno más y escuchamos el golpear precipitado de los ni tino menos! -en el mundo entero no se Cascos al galopar... Cuando la cabalgata se llevaron más que trajes de volantes. acerca á las tribunas donde se halla el pueAhora habrá que imitar estos trajes de blo soberano, la multitud ruge, animando á fotilard impuestos por las parisienses este ca. da. jockey, llamando por sus nombres á los año, y tendréis que adornaros los sombrecaballos. Oversigth, Negofol, de Vanderbüt; ros con las delicadas plumas del keron blanc Union, de Ednion; Blanc y Verdun, de Roths- que la moda ordena. Y no creáis que os senchild, Ifa i iam the Fourth y Palens, éstos in- tará mal... Los trajes son elegantes, ligeros, gleses, de lord Micheltran y lord Carnovon, vaporosos; los colores, lindísimos, ya sean ¿respectivamente; RcbeUe, de Cheremeteff, rosa, ya rayón de lis. Y en cuanto á las pítientre otros. mas... v, ¡Hopi ¡Hop! Uop. ¿Yo he querido dar un vistazo por el Jarr Y el pelotón pasa veloz, se esconde detrás dín de París antes de depositar estas cuarde un macizo de altas ramas, vuelve á apa- tillas en el telégrafo... He contemplado rárecer después; un jockey pierde la gorra, el pidamente este conjunto de elegancias, y que va primero vuelve la cabeza para ver así como creía que el renardbleu es un bicho qué distancia le separa de los demás, el úl- que fue creado indudablemente para que timo fustiga rabioso al caballo... las mujeres se abriguen y emb ellezcan con Hopl iHopUHopl- su piel, del mismo modo pienso que la NaEn primer término, un grupo de argenti- turaleza ha conservado la vida á la garza nos grita alegremente porque su caballo real para que sus plumas sirvan de adorno lleva la delantera... ¡Animo! -vocean. -á vuestros sombreros. ¡Duro ahí! ¡Un poco más! ¡Bravo, viejcA ¡Bra- Y cuando atontada de dolor, con la cabevo! -Siguiendo atentamente los incidentes za pelada y chorreando sangre agonices al de la carrera, subido en una silla, y sin sol- lado de tus hijitos, consuélate, pobre garza tar los gemelos, está el conde de Casa- real, pensando que mueres por una mujer Eguía con el potentado mejicano D. Ignacio bonita. ¿Es que conocen ustedes una muerte de La Torre, el marqués de Casa- Laiglesia, más agradable? el conde de Romanones, el de Pradere, el y a p e! Cuando dejo mi pluma, y no de garmarqués de la Scala y otros. Ya se aproximan... La carrera va reñida y za real, me entero áe que los realistas el público chilla, chilla siempre, diciendo están silbando á Fallieres en el Bosque, y piropos á los jockey unos, insultándolos que los republicanos apalean á los camelots du ROÍ. otros... Es un número interesan y fuera de pro- llop Hop JIop Vuelve a oírse mas cerca el galopar des- grama. Corro á informarme. JOSÉ JUAN CADENAS. enfrenado... Ya vienen, Se acercan... Otra MADRID AL DÍA p u é ayer el primer día de verano, no de un verano caluroso y madrileño, pero sí del que esperábamos haber sentido hace lo menos un mes. La animación fue grande en todas partes. Por la mañana, carrera ciclista de cien kilómetros, hecha en un santiamén. Por la tarde, recepción solemne en la Academia de Ciencias; chiquillería inmensa, como para hacer las delieias de Heredes, en la Exposición de la Infancia; globo en la Castellana; banda municipal en Lavapiés, cuyo vecindario se puso con ello más alegre que unas castañuelas... En la plaza de toros, corrida sosa, sin Jmk ni atractivos mayores; la de Tetuán tampoco resultó gran cosa; pero hubo dos cogidas, y esto ya es algo para los que van á verlas, ¡que los hay! La tragedia anidó en Carabanchel, cuya plaza estaba de bote en bote al olor del espectáculo sangriento del áoruingo anterior. Y no se equivocaron los buscadores de emociones fuertes: cuatro cogidas, gran escándalo, írrupeión de los bárbaros, la autoridad por los suelos, y esa Real orden que se viene anunciando, no contra las corridas, sino contra las salvajadas, ¡sin parecer! Total, seis cogidas en Madrid y la de Minuto en Barcelona, siete; hemos mejorado algo en una semana. No faltará quienes digan que eso es retroceder. El mando oficial desfiló hacia La Granja, donde se verificó el bautizo regio y corrieron las faentes. De política, nada. Cesó la lluvia de alcaldes. Por la noche, debut de los conciertos de orquesta y primer cotillón en el Retiro. Hubo gente; indicio de que habrá más, sobre todo si la tirana Moda dice que sí. Y á última hora, para que no faltase la nota de ostumbre, el matón de siempre que hiere heroico á una hembra... Esos valientes no van nunca á matar toros de Carrero en Carabanchel. INFORMACIÓN POLÍTICA LQS CARLISTAS r e la crisis del partido carlista se habló poco ayer. Esta noche publicará El Correo Español según dijo ayer en Zaragoza el Sr. Feliú unas declaraciones del jefe delegado del partido. EL MINISTRO DE MARINA C l ministro de Marina regresó en la ma ñaua de ayer á Madrid en el expreso de Andalucía, después que marcharon á 1,3 Granja sus compañeros. Toda la mañana la pasó en el ministerio despachando algunos asuntos. LOS LIBÉRALE; 8- 3 oy, á las cuatro de la tarde, se reunirán en el Círctalo Liberal, convocados por el Sr. Moret, los concejales del partido que formarán parte del nuevo Ayuntamiento. REGRESO DEL GOBIERNO A las siete llegaron á Madrid los minis tros después de asistir en La Granja ai bautizo de la infanta Beatriz. Confirmaron la noticia de que el presi dente había puesto á la firma del Rey varios decretos de los ministerios de Guerra Fomento é Instrucción. Al preguntar anoche al ministro de la Gobernación acerca del rumor de que había sido firmado el nombramiento del Sr. Tormo para el cargo de subsecretario de este departamento, la rectificó terminantemente diciendo: -Por lo visto, la han tomado con este