Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 24 DE JUNIO DE J 909. EDICIÓN 1. PAG. 6. dalgo; Lá Vega, D. Agustín Fernández Boan; Ribadavia, D. Celso López Rivas. Pamplona, D. Juan Pedro Arraiza y Baliztina; Tudela, D. Ángel Frauca; Bstella, D. Silvio Ruiz de Aldea; Aoiz, D. Rafael Amicis; Tafalla, D. Juan Arbona Domínguez; Murcia, D. Emilio Díaz Vicente; Cartagena, D. Juan Antonio Sánchez Anas; La Unión, D. Jacinto Conesa García; Totana, D. Damián Contrio; Mazarrón, D. Alfonso Zamora Gómez; Lorca, D. Francisco Méndez; Muía, D. Pedro Párraga Martínez; Yecla, D. Luis Ibáñez; Caravaca, D. Miguel Gutiérrez Ruiz; Cieza, D. Siníoriano M. arín Martínez; Alora, D. Cristóbal Díaz García; Archídona, D. José Luis Sánchez Pastrana; Colmenar, D. Sebastián Molina Martos; Campillos, D. Salvador Hinojosa Carvajal. Marbella, D. Salvador Moreno Jaime; Gaucín, D. Salvador Martín Jiménez; Estepona, D. Simón Fernández Escarcena; Málaga, D. Eduardo R. España y García; Torrox, D. José Ariza Urbano; Nerja, D. Sebast áa Ruiz Villasclaras; Vélez Málaga, D. Francisco Gómez Bellido; Getafe, don Juan Gómez de Francisco; Chinchón, don Manuel Asensio; Torrelaguua, D. Alberto López; Colmenar Viejo, D. Alfonso Mansilla López; Alcalá de Henares, D. Antonio García del Rincón; Mondoñedo, D. Francisco Díaz Portas. Huércal Overa, D. Pedro Mena Useros; Véiez Rubio, D. Francisco Fernández López; Cebreros, D, Antonio Pérez Lastras; Arenas de San Pedro, D. Luis Caravias Pérez; Alcántara, D. Emilio Rodríguez Arias; Montánchez, D. Juan García Aguilar Tablada; Palma del Río, D. José Muñoz Morales; Huete, D. Mariano Covisa; San Clemente, Manuel Torrecilla; Belmonte, D. Antonio Pérez; Tarancón, D. Ignacio Castel; Motilla, D. Casimiro Lucas Martínez; Cuenca, D. Eduardo Moreno Ortega; Priego, don Enrique Garde y Velarde; Orjiva, D. Diego Téllez González; Huesear, D. Joaquín Fernández Iriarte; Ugijar, D. Juan Valverde Enciso; Albuñol, D. José María Vargas Escuder; Santafé, D. José Agrela Carvajal. Granada, D. José Gómez Tortosa; Montefrío, D. José Alba Alba; Loja, D, Antonio Espejo Orciz; Motril, D. Gaspar Estévez Rávena; Albania, D. Francisco de P. Espejo Notma; Baza, D. José Junes; Sacedón, don Mariano Ruiz Zorrilla; Pastrana, D. Juan Manuel Revuelta; Atienza, D. Juan. Asenjo Landeras; Sigüenza, D. Pablo Gutiérrez; Cifuentes, D. Manuel Matamata Esparbos; Brihuega, D. Alberto Belmonte; Tolosa, don Guillermo Laborde; San Sebastián, D. Jorge Sastrústegui Barrio; Vergara, D. Luis Unceta Murua; Oñate, D. Santos Echevarría Balanzátegui; Eibar, D. Hilario Suinaga y Suinaga; Huelva. D. Alfonso Le Bourg y Horment. Mogner, D. José Joaquín Rasco Fernández; Ayamonte, D. Emilio Martín Bogan, ño; Valverde del Camino, D. José Coucioso Pernil; Riotinto, D. Cayetano Gil Ramírez; Nerva, D. Tomás Vázquez González; Alosno, D. Antonio Jiménez Limón; Calañas, don Jerónimo Soltero Romero; Zalamea la Real, D. José Manuel Sancha y Pichardo; Boltaña, D. Sebastián Blanch Galindo; Huesca, D. Gregorio Castejón y Ainosa; Jaca, don Mariano Pérez Samitier; Fraga, D. Ramón Alabart Gort; Villacarrillo, D. Tomás Serrano Sanmartín; Orcera, D José de la Parra y López; Alcalá la Real, D. Antonio Guardia Castellano; Audújar, D. Gabriel Ortiz Cosgallo; Jaén, D. Manuel Suca Escalona; Mancha Real, D. Antonio Poves López; Cazorla, D Isicio Ruiz; Ubeda, D. José Díaz Catena. Mondi ledo, D. Francisco Díaz j? ortas; Lugo, D Constantino Velarde y Pía; Sania, D. Ángel Fernández López; Becerrea, don Jesús Pardo Fernández; Villaloa, D. Andrés Basanta OÍ ano; Chantada, D. Julio Guerra; Monforte, D. Evaristo Rodríguez; Pantón, D. Antonio Caballeda Méndez; Ribadeo, D. José Cobián Prado; Quiroga, D. Eugenio Rodríguez Marcos; Calahorra, D. Manuel Lores y Bergua; Arnedo, D. Melquíades Herreros; Alfaro, D. Facundo Rosell; Cervera, D. Eulogio La Cruz; N ajera, D. Buenaventura Alonso; Haro, D. Tonbio Ceballos; Santo Domingo de la Calzada, D. José Hidalgo; Murías de Paredes, D. Perfecto Ocampo y Díaz; La Bañeza, D. Robustiano Poílán Rodríguez; Sahagún, D. Francisco Cidon Morrondo; Astorga, D. Paulino Alonso Lorenzana; Valencia de Donjuán, D. Isaac García de Quirós; Riaño, D. Agapito García Díaz; Ponférrada, D. Ricardo Ballinas y Quiñones; León, D. Juan Francisco Pérez de Balbuena. en su paleta aprisionó tan sus fulgores. Traspasé los umbrales de aquel cancel de cristal que da acceso á la morada del artista, y Sorolla me salió al encuentro, tendiéndome su mano y mostrándose propicio á contestar á mis requerimientos de repórter. De su semblante rebosaba la satisfacción ingenua y decía su gesto mucho más que pudieran decir sus labios. La afabilidad llana de su trato y la expresión de sa fisonomía pronto nos ganan de uaa vez la voluntad en la más comunicativa de las simpatías, v charlamos. Q e charla de intimidad interesante, mas que encasillamiento de interviú, fue el diálogo que trabamos. Pero yo apenas hago mas que apuntar extremos ó motivos de A yer quedaron firmados por el Rey los conversación. El maestro reiate, á mi ins decretos nombrando alcalde de Xvladrid tancia, sus impresiones del viaje, sus anheal conde de Peñalver, y de Barcelona al se- los, sus proyectos, conforme se le vienen de ñor Coll y Pujol, catedrático de la Facultad la memoria ó de toda su alma á los labios. de Derecho de aquella Universidad, que ya iEste mi viaje- -dice- -ha durado seis meen dos ocasiones desempeñó la Alcaldía de ses. De su objeto, de su resultado, de sus esa capital. derivaciones, ¿qué di tallar, si todo ello lo conocen ustedes por ros periódicos? No sabría en estos momentos concretar nada que no sea el testimonio de mi honda satisfacAyer tarde llegó á Madrid la Reina doña ción. En América me he dejado media vida; María Cristina, acompañada de la duquesa pero yo trabajo mucho, más de lo que reclade la Conquista y del marqués de Aguilar ma nuestro mercado artístico, y el exceso de producción tenía que buscar su más adecuade Campoo. Regresará S. M. á La Granja el día del da salida. Mister Huttington se anticipó á mis deseos y ¡os encauzó; le conocí en Lonbautizo de la Infanta. dres el año pasado, y al invitarme á llevar En representación de la archiduquesa mis cuadros á Nueva York, se me ofreció á Isabel de Austria, que por estar delicada de instalarlos generosamente ea los salones de salud no ha podido acompañar á su esposo, su Museo Hispánico, que es ana maravilla. actuara de madrina la infanta doña María Huelga decir que acepté en el acto. Por el ambiente que allí encontré, por las consideTeresa. raciones y muestras de afecto que recibí El Club de Regatas de San Sebastián, al desde luego, me creía en mi país, salvo el dar cuenta al Rey de la botadura de su ba- idioma. Durante las cuatro semanas que landro Hñpania, ha reiterado á S. M. su duró esta Exposición desfilaron ante mis agradecimiento por el apoyo prestado al obras tnás de 160.000 personas. La Prensa desarrollo de la construcción de yates de norteamericana les dedicó atención esperegatas. cial, y sobre mi labor expuesta diéronse conEn La Granja se ha recibido un despacho ferencias varias en las Escuelas en que se de Santa Cruz de Tenerife dando las gra- rinde culto al arte. Después de Nueva York di a conocer cias al Rey por su interés en conocer las desgracias y daños causados por el último mis obras en Buff alo y Boston, y de mi permanencia en los Estados Unidos no tengo terremoto. sino gratísimos recuerdos. Desde el presiSu Majestad el Rey ha contestado á la dente Taft, cuyo retrato he hecho, hasta los felicitación del presidente del Senado con artistas y la Prensa, en todas partes n o t é motivo del nacimiento de la nueva Infanta aparte lo que en el orden personal forzosacon el siguiente telegrama: mente había de halagarme- -un mejor co General Azcárraga, presidente Senado: nocimiento y estimación de España, de Han sido en extremo gratas para mí sus nuestros hombres, aun del idioma casteilacalurosas felicitaciones y las que en repre- llano, que allí no se concibe ignore nadie sentación de ese Alto Cuerpo de su digna que posea mediana cultura, y á esto hemos presidencia me envía. Reciba por ello la llegado allá porque los norteamericanos esexpresión de mi profundo reconocimiento y tudian y ven de cerca y ea todo su alcance del de la Reina, y crea que apreciamos en nuestro esfuerzo, y no están contagiados ni cuanto valen sus sentimientos de leal adhe para lo propio ni para lo ajeno del pesisión. A mi vez hago fervientes votos por su mismo, que es mal crónico arraigado entre felicidad y la de los señores senadores, com- los españoles, pero cuya extirpación aquí placiéndome en reiterarle mi afecto y sim- es fácil y necesaria. patía. -ALFONSO. Esta corriente de interés y stmpatia que para todo lo nuestro he podido notar en tierra americana no pue de ni debe pasar inadvertida para los gobernantes, para los artistas, para los comerciantes y productores, contribuyendo á reforzar la expansión de p n el sudexpreso de Francia regreso ayer nuestra vida y partiendo de estos cauces y á Madrid, de su viaje triunfal á la Amé- surcos que la suerte nos deparó abrir ó enrica del Norte, el egregio Sorolla, consagra- sanchar. Dada nuestra posición geogratica y a l a do maestro de nuestra pintura contemporánea. vist. a de todo se movimiento de turistas No había hecho más que llegar ¿e la es- que afluyen á Italia y á otras naciones eutación á su hotel de la calle de Miguel Án- ropeas pasando por Inglaterra, ¿cómo no se gel, cuando fuimos á visitarle, á darle nues- ve la necesidad de establecer comunicación tro parabién por sus éxitos y á escuchar directa entre Nueva York y Yígo ú otro cuanto de su viaje nos quisiera decir. puerto del Noroeste, con servicio de vapoEn su jardín, que matizaban las flores, la res bien acondicionados y con un margen luz ra espléndida. Caía el sol de plano, de hoteles qae atraigan y retengan en Viez como si al romper los cortinones- de las nu- de espantar? ¿Por qué no se ha de enbes y bruñir las hojas de los árboles y las cauzar y hacer aquí productivo el turismo, paredes, quisiese rendir homenaje á quien cuando aun con las dificuliades presentes