Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODAS PARTES ARTE, LITERATURA, SPORTS É INFORMACIONES SECCIÓN LITERARIA EL SONAMBULO CUENTO, POR ROBERTO BRACCO II puando á las cuatro de la mañana llegó Fabio Ferruccio, una especie de corriente eléctrica desveló á Arísti es, el cual le saludó efusivamente. ¡Oh, oh, querido Ferruccio! ¿Ha actuado usted de calavera hasta estas horas? Mas como el otro no respondía, y con el rostro sombrío, los ojos inyectados en sangre, el sombrero hacia atrás, esperaba que el camarero le llevase los cigarros que había pedido, Salvacoderi se dirigió hacia él 5 y tocándole en un brazo dijo: ¿Qué es eso, tiene usted mal humor? ¿No me cuenta usted nada? ¿I, e han tratado mal? jSi siguiera usted mis consejos! ¡Un jovencito de veinticuatro años, guapo, de buena familia y gran talento, perdiéndose en las casas de juego, es u n verdadero crimen! Fabio Ferruccio encendió un cigarrillo y se dispuso á salir, volviéndole la espalda y murmurando entre dientes: ¡Vete al diablo, andrajoso! -fCso sí que es una insolencia- -vociferó el sonámbulo, volviéndose enfurecido hacia los parroquianos soñolientos é indiferentes, -siguió al joven, que salía por la puerta del y café. Ferrnccio, viéndole al lado, Tiizo un gesto de impaciencia. -No vengas detrás esta noche, porque no puedo darte conversación. ¡Pero es que yo no tolero insolencias! -insistía el hombrecillo, caminando al lado suyo y envolviéndose en su gran taima, que casi le llegaba á los talones, usted me ha llamado andrajoso; esos son vocablos indignos de personas como usted. Cuando se le ve por el día en paseo, gracioso y sonriente, admirado por las mujeres, envidiado por los hombres, no se le creería capaz de palabrotas tan plebeyas. ¿Andrajoso yol ¿Con qué derecho me llama usted asi? Soy un caballero como usted, y se me ha de respetar. Usted se permite irecaentemente bromas de muy mal género. ¿Cree usted que no lo he comprendido? Aquel nombre que me asaltó ea el camino de Monteolivete era un ladrón fingido, que usted había pagado; me robó siete sueldos; si hubiera sido uu ladrón verdadero, habría hecho un buen negocio. Iva otra noche, aquellas mujerzuelas que me rodearon como unas salvajes, sujetándome y riéndose á carcajadas, estaban también pagadas por usted. Pero ¿á qué viene esto? ¡Con mujerzuelas taa repagnantes no he tenido nunca nada de común! ¡Un Grecia me he tratado con las damas de la corte... ¿sabe usted? IVT jmadre era italiana, mi padre griego. Una autoridad de primer orden, lo garantizo yo; y si cuando murió mis hermanos no me hubiesen despojado de mi patrimonio, estaría mejor que usted. Por lo demás, aunque pobre, no pido nada á nadie. Desde Malta me envía mi hermana, que está casada con un maltes, lo que necesito para vivir. No me hace íalta ni casa; para comer voy á las fondas, y en cuanto á dormir... jamás tengo sueño. ¿I du- da usted? Es la verdad, nunca tengo sueño; muchos se ríen, pero deben ser tontos; si no lo fuesen, pensarían de otro modo, ¿no es cierto? Fabio Ferruccio caminaba en silencio, excitado por la petulancia de Aristides, que con la inconsciente necesidad de seguir urdiendo mil patrañas agotaba todos los ar- llares. quien pidió la confirmación del fallo dictado por el juez de Segovia. Tres hipótesis- -dijo el abogado- -cabe establecer en este asunto: una, la del caso fortuito, inevitable y superior á toda previsión, y ésta ha sido destruida por los ingenieros que á propuesta de ambas partes litigantes informaron en el pleito; otra hipótesis es la de la imprudencia del abonado, alegada por la Compañía y refutada por las declaraciones de los testigos que acudieron al lugar del suceso á raíz del incendio, y, por último, queda la que sirvió de base al juez para dictar la sentencia de que se apela, es decir, la. negligencia y descuido de la Compañía eléctrica, la cual tenía las instaL VINO MALO I a noche del 8 de Di- laciones en condiciones pésimas, tan pésiciembre último había mas, que la noche en que ocurrió el fuego libado Ángel Fernández más de lo que acos- en el domicilio del Sr. Arribas se incendia tumbraba á beber, y como tenía mal vino ó ron otras casas de la población por las misle dieron en la taberna del de pegar á los mas causas. El Sr. Pallares alegó después otras razoguardias, salió á la calle y por un quítame allá ese chuzo arremetió con el sereno Fer- nes de orden legal y terminó solicitando la nando Rodríguez y le disparó dos tiros que, confirmación de la sentencia del Juzgado afortunadamente, no le produjeron daño al- de Segovia. I a vista se celebró en la Sala primera de guno, aunque por haberle roto la presrila del pantalón le proporcionaron el gran lo civil, que preside el Sr. Bellido. susto. DANQUETE DE ABOGADOS Como ya Conducido Rodríguez á la Casa de Socou hemos dirro tomó un arrtiespasinódic y ya más cho, el banquete con que los abogados del tranquilo, pudo declarar en la Comisaría Colegio de Madrid obsequian á los Sres. Ritodo lo sucedido con el belicoso y agresivo vas (D. N. Raventós, Gamazo y Alvarez beodo. Atranz se celebrará mañana, á la una de la IJste fue procesado, y ayer compareció tarde, en el restaurará I a Huerta. I as adhesiones son numerosísimas. ante la Sección segunda de io criminal á responder de un delito de atentado, por el UN PASANTE. cual pidió ei representante de la ley que se le impusiera dos años, cuatro meses y un día de prisión correccional. J- a quedado resuelto favorablemente para lia. defensa sostuvo que el hecho consti el Sr. Salillas el expediente que se le tuía un delito de resistencia á la autoridad. formó por la Dirección de Penales con mode haber asistido ai banquete que se NDEMNIZAC 1O N Don Celedonio Arri- tivoen honor del Sr. Catena. dio bas, vecino de SegoPOR DAÑOS Se dispone se le reintegre en su via, despertóse una percibiendo los haberes devengados cargo, desde noche sobresaltado porque acababa de oir la lecha de la suspensión. que alguien demandaba ansiosamente auParece que el Sr. Salillas no acepta el volxilios, dando tanbíén voces de ¡fuego! ver á la dirección de la Cárcel Modelo, Deseando levantarse para salir á la calle y averiguar lo que sucejdía, intentó haeer girar el botón de la llave de la luz; pero un tremendo chispazo le impidió realizar tal A divertirse tocan. propósito, y lo derribó al suelo privado de En la próxima sesión del Ayuntasentido y con una mano destrozada. miento se presentará un dictamen propoPoco después el Sr. Arribas demandó á la niendo la concesión de un crédito para fesCompañía de Electricidad para que le abo- tejos nocturnos populares, singularmente serenatas verbenas y fuegos artificiales, dunase una indemnización de 10.000 pues que aquél no sólo había sufrido dolo- rante los meses de Julio y Agosto. rosas curas y hecho gastos de consideración, unta de Reformas Sociales. sino que le quedaba una incapacidad parfin la Casa de la Villa se reunió ayer la cial que habría de perjudicarle extraordina- Junta local de Reformas Sociales. Despachó riamente en 3 a práctica de su oficio de zavarios asuatos de trámite y resolvió varias patero. incidencias pendientes entre patronos y Bl Juzgado, estimando suficientes las raobreros á consecuencia de la huelga Rivazones que Arribas expuso, y ana vez que la deneyra. prueba pericial y testifical vino á demostrar que los daños eran sólo imputables á omisión de obras. la Sociedad Eléctrica Segoviana, condenó á También ayer se lennió, bajo la presidencia del alcalde, la Comisión municipal ésta al pago de los 2.000 duros que el repede obras. Trató de las canalizaciones de la tido Arribas reclamaba. Contra esta, sentencia interpaso apelación Empresa Santillana. la Compañía, pues, á su juicio, el verdadero responsable, poT imprudencia, de lo ocurriPídase en ultramarinos este do era el abonado, quien al cogerse á la acreditado CHOCOLATE. bombilla de la luz en un momento de imCompañía Nacional. Manuel Jortiaa 3. previsión había roto el cristal y llegado al l o s garganta, pastillas Caideiro, 1,50 pesetas. flexible con algunas de las heridas que se AOüMinñí 1 Japoneses. Últimos modelos. produjera en la mano. ñDñlUUUJ M. de Biego. Pía. del Sol, 13. A este y otros argumentos de escasa fuerza, pues estaban desvirtuados, como decimos, por los informes de los jjeritos y las Advierte al público que la liquidación de la calle manifestaciones de algunos testigos de madel Carmen, 10, sólo est Tá, abierta hasta el próxi yor excepción, contestó al ilustre letrado jno día 30, con precios asombrosos. Carmen, 10. Sr. Canalejas el apelado Sr. Menéndez PaAntes Sucesores de Barcenas. Se traspasa el local. gumentos con que solía estimular á sus atormentadores. ¿Pero por qué tiene usted tan mal humor esta noche? ¿Se siente usted enfermo, tiene algún disgusto? Sea franco conmigo. En Grecia he sido confidente de hombres que han subido muy alto; hable usted. Arístides Salvacoredi no es un desconocido. Confíemelo usted todo. ¡Vete! -respondió por último Ferruccio sin ira ni rudeza. -Después permaneció silencioso. (Co 7i tiniMrá) TRIBUNALES E EL DOCTOR SALILLAS 1 NOTAS MUNICIPALES J AGUSTINOS Ramón de la Torre