Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODAS PARTES ARTE, LITERATURA, SPORTS É INFORMACIONES SECCIÓN LITERARIA LA PATRONA CUENTO, POR X X I I I Y ÚI TIMO T espertó de una mortal pesadilla, y pare ció adivinar inmediatamente la aventura. Pero empezó por mostrarse cortés con Lefiot. -Buenas noches, caballero; siéntese usted, hágame el favor. Luego la pregunta ansiosa, indispensa ble, maternal: ¿Has comido, por lo menos, papá? En seguida, un beso filial y otro por Tontón, á quien había tenido que acostar, triste, porque no pudo recitar la felicitación aprendida para su papá. Dubourg se había sentado y manifestaba con balances de ebrio el gusto de estar de regreso en su hogar. Frente á él estaba Lefiot, que daba con desenvoltura algunas explicaciones. -Imagínese usted, señorita, que la pequeña irregularidad de esta noche es debida á una tradición administrativa, á la que nadie puede sustraerse. Por otra parte, no ha habido exeesos. Hablaba abundantemente, sin saber bien por qué, pues, á decir verdad, no había para qué hacer con aquella niña el gasto de elocuencia que hubiera sido necesario para la mujer de un eamarada. Sin embargo, sentía cierta emoción; los gentiles preparativos quedaban sin objeto; la conmovedora alegría, destruida, había cedido su lugar á la espectativa solitaria, desesperante. Y mientras discurría con su larga práctica de tomar el pelo reconstituía detalles conocidos evidentes: el regalo comprado con las economías personales realizadas céntimo por céntimo, el regalo que se va á inspeccionar varias semanas antes en el escaparate de la tienda. Y examinaba á la patrona, todavía en la edad de las muñecas, de los juguetes, que, por un rasgo de carácter bastante raro, prefería las pipas á los trapos... La niña, delgada, con una peque la trenza rubia atada en redondo, de rostro flacucho y vestido pobre, sonreía sin rencor, como completamente convencida de la tradición administrativa y de la ausencia de excesos. -Sin duda alguna, señor; hay ciertas cosas que tienen que hacerse... y, como usted dice, no veo en ello nada extraordinario. Lefiot estaba satisfecho de su facundia persuasiva. Pero el caso es que, escuchando, aprobando, sin moverse casi, la patrona se entregaba á un manejo discreto, hábil hasta resuliar disimulado en parte- -se veía que obraba para sí misma fuera de la conversación; -arreglaba á su padre estirándole la ropa, le daba una taza de café frío, le ponía un pañuelo en la mano, le acomodaba la corbata, le quitaba el cartel y el ramillete. No se le escapaba la menor prueba de los mismos excesos que negaba con indulgencia. Lefiot sintióse acometido por un sentimiento análogo á la timidez. Veía un pensamiento simple, fácil, que se ponía de acuerdo con el suyo. -Sin duda, señor, tiene usted mucha razón... Pero al lado existía otro pensamiento inesperado que juzgaba las cosas con su superioridad. Era la perspicacia del hogar, que en toda familia procura el bienestar, la seguridad, la regularidad; el pensamiento diligente que cuida, repara y vigila. Era la afirmación, el llamamiento de la cordura y de la temperancia, á que en un momento dado tienen que obedecer hasta los más fuertes y los más favorecidos. Los ademanes discretos, vivos, reparadores, expresaban la protección severa y afectuosa sin la que nadie puede vivir. i, a patroncita bajó hasta el pie de la escalera para alumbrar á Lefiot; seria, tranquila, modesta, pensaba en todo sin ostentación alguna. -Disculpe usted, pero se le está saliendo el forro del bolsillo, y puede perder la cartera; cuidado, que aquí hay un escalón; en la esquina de la derecha podrá alcanzar el ómnibus, porque todavía no son las doce y media. Cuando se cerró la puerta, el gran Lefiot, empleado superior, doctor en leyes, ex campeón aficionado al polo, quedóse un momento en la acera, mirando la casa, con una sonrisa conmovida algo triste; sentía que real mente él misaio no era más que otro chi quillo. do. Una erupción del Vesubio y un cuadro de la Virgen. En suma, lo que en Valencia ha realizado la casa C. T. Brock C. del Palacio de Cristal, de Londres, es algo tan soberbio y nuevo, que por algo es llamada esa casa para los grandes festejos del extranjero. El único representante en España y Sur de Francia para todos los negocios de la casa es el Sr. J. W. G. Coombs, Valencia, calle continuación Félix Pizueta, 6, bajo. DESCALZO Y VILLAZA FABRICA DE TORCIÓOS DE ALGODÓN VALENCIA DE SPORTS TIRO NACIONAL En el campo de Tiro de la Moncloa se celebrará en breve el segundo Concurso preparatorio, organizado por la representación de Madrid del Tiro Nacional; Concurso que servirá para perfeccionar en estas prácticas á cuantos deseen tomar parte en el Concurso provincial, que se verificará en el próximo otoño. En dicho Concurso preparatorio se establecerán tiradas para el fusil nacional reglamentario, y otras para armas especiales, armas cortas y armas de caza. EXPOSICIÓN REGIONAL VALENCIANA 1 i na preciosa instalación presenta esta co nocida fábrica en la sala núm. 9 del piso principal del Palacio de la Industria. Construidas con algodón producto de la casa, se exhiben en esa instalación dos preciosas barracas estilo del país y una hermosa vitrina con el escudo de Valencia. Esta casa, que tiene por título Las Barracas y se halla establecida en la calle de Llop, números 8, 10 y 12, en Valencia, cuenta hoy un envidiable prestigio. Tienen establecida los Sres. Descalzo y Villaza la venía de los famosos algodones en colores sólidos y negros indestructibles, propios para la fabricación de géneros de punto y para las más delicadas labores. Además de los algodones, vende esta acreditada casa, por mayor y menor, puntillería, bordados- hules de las mejores fábricas del país y extranjero. En la visita regia y sn la de los Infantes llamó la atención de las augustas personas. DE SOCIEDAD Hoy, festividad de San Luis, celebran sus días las señoras de (Sarcia Molinas y Fernández de Henestrosa. Los marqueses de Pidal y de Bérritz, los Sres. Armiñán, González Suescun, Bermejo, Gil Delgado, Figueroa, Diez de Ulzurrun, Torres Rivas, Retortillo y León y Jarava. El 24 San Juan, las marquesas del Salar, Villamantilla de Perales y viuda de Riscal Condesas de Guaqui y Peramáns. Señoras de Bermejo, Marañón y viuda de Delgado. Señoritas de Prado y Lisboa, Goveneche y Ortega y León. Príncipe Pío de Saboya. Daques de los Castillejos, Santoña, Tarancón, Tetuán y T Serclaes Tilly. Marqueses de Figueroa, Pacheco, Urquijo, Rivera, San Miguel de Bejucal, Castellones, Canales de Chozas, Sotomayor, Villapanés, Almeiras, Casa Treviño, Concordia, Embid, Torralba, Herrera, Lupia, Montefuerte, Pinares, Real Tesoro, Santa María, Santa Lucía, Santo Domingo, Vivot, Adillona, Benicarlóy Corts Condes de Muguiro, Villamonte, Albyz, Morphy, Pinofiel, Floridablanca, Belascoain, Miguel, Casa- Henestrosa, Colchado, Grove, Diana, Gra, Gramedo, Casa- Puente, Torrepando, Lumbrales, Torre- Vélez y Gro. Vizconde de Barrantes, Revilla, La Laguna y Prado Hermoso. Barones de Hortega, Torre Cárdela, Arevzaga y Arenas. Señores La Cierva, Vázquez de Mella, Pérez Caballero, Alvarado, Soldevílla, Cano, Polanco, Herrera, Muñoz Vargas (hijo) Suelves y Goyeneche, Topete, Béthencourt, Donoso Cortés, Castillo y Zapatero, Ruiz de Obregón, López Chicheri, Casivella, Ji ménez Ramírez, Sol y Ortega, Macías de Real, Quesada, Spottorno, Hurtado de Ámé zaga, Poveda, Fernández La Torre, Péreí í j no de los festejos que más poderosamen te han llamado la atención en la Ex posición son los castillos de fuegos artificiales quemados en la gran pista. La casa C. T. Brock C. del Palacio de Cristal de Londres, ha demostrado en Valencia que los fuegos artificiales son un espectáculo maravilloso cuando se dispone de los elementos de que dispone esa casa. Esa importante casa fabrica toda clase d ¿fuegos artificiales, acuáticos, globos dirigibles, lanzacables de salvavidas, cohetes de señal para buques, y para demostrar lo excelente de su fabricación, diremos que es la única que tiene contratados estos servicios con el Almirantazgo británico. Su grandiosa fabrica en Sutton- Surrey (Londres) con más de 6 DO operarios, ha quemado fuegos artificiales en todo el mundo, habiendo dado sesiones por valor que ha oscilado desde 30.000 hasta 300.000 pesetas en Alemania, Austria, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Francia, España, África del Sur, Marruecos, Rusia, India, Australia, Nueva Zelandia, Ceylán, etc. etc. habiendo obtenido el primer premio en el concurso libre internacional en el Palacio de Cristal. Prueba de lo que hacen la hemos tenido en Valencia en. varias sesiones, y citaremos como especial la colección quemada la noche del 23 de Mayo en la sesión real. Se simuló, entre otras (tosas, un combate naval entre cuatro acorazados, aplaudidísimo por Su Majestad, Un tapiz de flores en que se vio el retrato de S. M. coa un gran pareci- LOS FUEGOS DE LA EXPOSICIÓN