Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODAS PARTES ARTE, LITERATURA, SPORTS É INFORMACIONES SECCIÓN L 1 TERARÍA LA PATRONA CUENTO, POR X X I, as más hábiles tentativas habían fracasado una tras otra, cuando ese demonio de I efiot propuso el plan de la fiesta... (Concluirá. I n la oficina, cuando Dubourg hablaba de su patrona todo el mundo reventaba de risa, tal era el aire de obediencia, de compunción y de respeto que tomaba su ancha cara afeitada. ¡Qué delgado tendría que hilar en su casa el gordo aquel! Entre ellos le llamaban el chiquillo Claro está que más de uno de sus colegas no era, ni mucho menos, el amo de su casa, como, por ejemplo, Vanard, obligado á encender el fuego porque la cocinera gastaba mucha leña y la patrona no quería echarse á perder las manos; Bijoti, condenado por economía á tomar rapé en vez de fumar. Pero fuera de aquella zona despótica, ninguno de ellos conservaba aquel acento religioso, ninguno se ajustaba á regla tan inflexible. No cabía duda de que la patrona había convencido á Dubourg de que el dedo meñique poseía el doa de la ubicuidad. ¡Ah, lo tenían bien sujeto, y había que portarse bien! L, a. patrona no toleraba ni excesos nt caprichos. A veces, almorzando en la oficina, dec a entre suspiro y suspiro: -He traído demasiada carne, pero prefiero hacer un esfuerzo antes que dejarla; la patrona lo sabría, y ella está más al cabo que yo de lo que debo comer. A la salida de la oficina los cantaradas lo invitaban á tomar el aperitivo para darse el gusto de oir respuesta espantada. u- -Gracias. imposible. la patrona me espera á la hora justa. Fuera del servicio administrativo propiamente dicho, no realizaba manifiestamente acto ninguno sin orden ó autorización de su gobierno femenino. Por- ejemplo, en rtingu na lista de suscripción para corona fúnebre ó palmas académicas se inscribía su nombre el mismo día; era preciso esperar al siguiente, en el que, por otra parte, daba generosamente el máximum. Pero al fin y al cabo, su cuota había tenido que ser fijada por ia patrona Dubourg no era conversador, no se sabía nada preciso acerca de él, y las hipótesis no se establecían bien, porque había ent a tarde en la administración á consecuencia de poco fructuosas tentativas industriales. En dos años, los más insinuantes sólo habían obtenido de él algunas alusiones de su ruina y á varias desgracias de familia. Y lo que menos tenían eran datas sóbrela teirible patrona; de modo que debían limitarse á vagas bromas. -Debe tenei barba y estar continuamente con un garrote en la mano... Aunque titular de un modesto empleo, Dubourg se presentaba siempre correctamente, y hasta con cierta elegancia, que denotaba un resto de fortuna y aumentaba la consideración debida á su mansedumbre de cuarentón. Por otra parte, su infatigable deferencia lo había hecho simpático á todos los camaradas; pero, con todo, era demasiado chiquillo Y en parte, por lo mismo que se le esti maba mucho, tramábase permanentemente haeerle caer en falta, retardándolo, respecto de su terrible patrona. Querían libertarlo de una sumisión ridicula, y estaban convencidos de que bastaría -acudir el yugo una vez por todas. TRIBUNALES D ESJSTENC 1 A E n la Sección primera de la Audiencia compareció ayer Pedro Morales Corpa, quien la mañana del 28 de Septiembre último marchaba por la plaza del Carmen con tan vacilante paso, que hubo de tropezar con dos ó tres personas, derribándolas al suelo. Un guardia municipal quiso averiguar lo que determinaba la inseguridad de Pedro, y al efecto se acercó- á él para detenerlo; pero en aquel momento Morales la emprendió á bofetadas con el agente. Este, al verse maltratado, reclamó el auxilio de algunos compañeros, y entre todos detuvieron al irascible sujeto, conduciéndole á la Comisaría, y más tarde al Juzgado de guardia. Procesado al fin por este delito, ayer compareció, como decimos, en la Sección primera, donde el fiscal, aue en un principio acusaba, sosteniendo la existencia de un atentado, modificó en el sentido de estimar que el hecho constituye sólo una resistencia, por la cwal debe imponerse á Pedro un mes y un día de arresto mayor. Que es la pena que solicitaba en sus conclusiones desde un principio el letrado señor Giraldos Francos. I I N ROBO Joaquín Alcalde, dependiente 1- 1 d e au taller de marmolista, era muchacho frío y juicios que se había captaí ii hbí do las simpatías de los jefes en cuantas casas obtuvo trabajo. Pero un día cruzó un mal pensamiento por su mente, y, aprovechando la circunstancia de estar solo en el taller, fracturó la cerradura de un arca y sustrajo 95 pesetas en metálico. Al poco rato llegó el maestro, advirtió lo ocurrido y se quedó como un- a estatua de las que estaba tallando. ¿Cómo suponer que Joaquín, aquel mozo de intachable conducta, había llegado nada menos que á cometer un robo? Así era, sin embargo, y por ello fue procesado Alcalde, quien ayer compareció en la Sección tercera ante el Jurado. El fiscal sostuvo que Joaquín era autor de un delito de robo; pero el abogado de la defensa, Sr. Mena, negó la participación que atribuían á su patrocinado en el delito, pidiendo á los jueces populares que emitieran un veredicto de inculpabilidad. El Jurado, convencido por el joven letrado, hízolo así, y la Sala dictó seatencia absolutoria. UN LO CIVIL Ayer discutieron en la Sala segunda de lo civil, que preside el ilustre magistrado D. Primitivo González del Alba, los letrados señores Redonet y Tercero (D. Manuel) acerca de un auto en el cual se negaba el alzamiento de un embargo primitivo. El Sr. Tercero abogó por la revocación del auto, fundándose, entre otras razones, en que el documento que como justificante de la deuda acompañaba á su demanda el acreedor era legítimo, pero indebidamente adquirido, y en que el caso 2. del art. 1.400 de la ley de Enjuiciamiento civi que ale gaba eu su auto el abogado, no era árnicable al asunto, porque su representado tenía domicilio conocido, si bien en capital distinta de la en que se entabló el pleito. El letrado Sr. Redonet opúsose á la apelación, pidiéndoles; un brillantísimo infor la confirmación del auto apelado, CORRUPCIÓN En la Sección cuarta re unióse ayer el Jurado para juzgar á una mujer á quieu se acusaba del delito de corrupción de menores. Afortunadamente para la procesada, desfilaron ante los jueces populares varios testigos cuyas manifestaciones indujeron al fiscal á retirar la acusación. Representaba á Antonia González, qu así se llamaba la mujer aludida, el letrado Sr. Pastor ECOS MILITARES publica uua Real orden por la que se dispone se envíen por la Pirotecnia Militai de Sevilla á los parques de las Comandancias de Artillería de Ceuta y Melilla juegos de aparatos para carea de cartuchpría maüsser. También se dispone la remisión de 6.5 0 kilogramos de pólvora de un milímetro 5 los parques regionales de Artillería de Madrid y Barcelona. p a r a hoy, viernes, está anunciada en el Consejo Supremo de Guerra y Marina la vista de la causa formada por el levantamiento carlista de Calella Es ponente en ella el consejero, genera) de división, Sr. Fernández deTerán. p l regimiento de Pontoneíos, de guarní ción en Zaragoza, tendrá en lo sucesivo una nueva compañía de depósito Ayer se presentó al capitáu general y al gobernador militar el coronel secretario del ministro de la Guerra, í) Domingo Arráiz de Conderena. introducir para y como prenda de abrigo, á más del capote de campaña, la mantaser se piensa PareceArmaqueCaballería, el de p Diario Oficial del Ministerio de la Guerra casa denominada I,o nja del Almidón, á que se refiere la aota oficiosa dada por la Alcaldía, y que publican varios periódicos, no sa halla en el ministerio de la Gobernación, como inexactamente se ha supuesto. En dicho ministerio, y por la Dirección general de Administración, se ha tramitado con la mayor rapidez, y habiendo reclamado la Junta de Urbanización y Obras que se uniera al expediente un certificado de la Administración de Hacienda con los datos que pararla tasación exige el art. 32 de la ley de Expropiación, ó sean las relaciones dadas por los propietarios al efecto de la contribución territorial y certificaciones de la riqueza imponible graduada á cada finca, y del Registro de la Propiedad, documentos todos que debió unir al expediente el Gobierno civil, se reclamaron á éste en Real orden de 9 de Enero último, y no habiéndolos remitido, se les reiteró por el ministerio de la Gobernación en Real orden fecha 3 del mes actual, resultando de todo ello que el ministerio no ha demorado un solo momento la tramitación c el expediente, como erróneamente se ha supuesto, y que los datos reclamados, como puede observarse, tienen precisamente por objeto aquilatar las tasaciones contradictorias y conocer los indubitados que consten en la Hacienda, y que se refieren á la contribución que satis faga la finca objeto de la expropiación. NOTAS MUNICIPALES 1 E 1 ministerio rectifica. expropiación de la El expediente de