Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES t 8 DE JUNIO DE tgog. EDJClON PAG. 6, iaás desarrollo á la Granja referida, pues recientemente se han recibido de Alemania numerosos pedidos de mieles, y esto impone gastos que sin el apoyo del ministerio no podrán verificarse. Alonso Martínez, y juegos de té, de ptata, de D. Clemente y D. Juan Ortueta Los empleados de la casa del coaete a Romanones en Madrid, Marsella, Cartagena y Linares han regalado á la señorita de Figueroa un magnífico servicio de yermaí En la lista de regalos, que sería muy larga, figuran los nombres de buena parte de la sociedad de Madrid, con lo cual se demuestran las simpatías que gozan las familias de los contrayentes. El trousseau de boda de la lutura duquesa de Pastrana es verdaderamente magnífico. Algunos trabajos han sido hechos en la Ittclusa. Los bordados de ias distintas prendas, que llevan las armas de la casa de Pastrana, san una maravilla. Ha fallecido en Santoña, víctima de rápida enfermedad, el joven doctor en Farmacia D. Joaquín Steva é Ilisástigui, sobrino de nuestro estimado amigo D. Virgilio de Ili sástigui, á quien, como á su distinguida familia, enviamos nuestro más sentido pésame. PASATIEMPOS BUEN CONSUELO DE SOCIEDAD Por el ministerio de racia y Justicia se han dictado las siguientes disposiciones: Confirmando en el ducado de Huete á D. A íonso de Bustos y Ruiz de Arana, hijo de Iwa marqueses de Corvera. Otorgando Real carta de sucesión ea el marquesado de la Ensenada á favor de don. Tomas de Terraza y Azpeilta, por fallecimiento de su tío D. Juan Bautista de Terr as. ídem en el de marqués de la Aliseda á f ¿vor de D. Fernando de Orellana y de Orellana, por fallecimiento de D. Mariano de Rojas y Orellana. En el de maiqués de Oviedo á favor del duque de Valencia, por f alleeímiento de don José María Lezo y Vasasp. En el de marqués de Távara y Algecilla, con grandeva, á favor de la marquesa de Guadalest, por fallecimiento de su padre. En el condado de Pallares á favor de don Ramón Vázquez de Parga y de la Riva, por fallecimiento de su padre. En el de conde de Galarza á favor de don Julio tolarza y Pérez Castañeda, por fallecimiento de su padre. En el de marqués de Berlanga á favor de la eondesa de Fuensalida, por fallecimiento de su padre, el anterior duque de Frías. La boda de la hija de los condes de Romanones y del duque de Pastrana, que ya hemos anunciado, se verificará esta mañana, á las once y media, en la capilla del Asilo del Sagrado Corazón, siendo padrinos de los novios la marquesa de Cervera y el conde de Romanones. Como testigos actuarán: por parte de la novia, sus tíos los duques de las Torres y de Tovar, el conde de Almodóvar y el marqués de Alonso Martínez, y por el novio, los duques de Sessa y Baena, el marqués de V lada y D. Iván de Bustos. Para asistir á la boda han venido de París los marqueses de Velada y el duque de Baeua. Después de la ceremonia los novios saldrán en automóvil para Cripta na, á una finca de los marqueses de Cervera, donde pasarán los primeros días de su luna de miel. La canastilla de boda de la señorita de Romanones es verdaderamente magnífica. ¡Lástima que no hayan decidido los condes de Romanones exponer el trousseau- y los muchos y valiosos regalos que ha recibido la encantadora novia, así como su prometido! El novio, además del traje de boda, de raso Hberty, con encajes de Bruselas, que es magnífico, y de otros varios trajes y joyas, ha regalado á la novia una colecsión de treinta y cinco abanicos antiguos, que á su vez recibió de una persona de su familia, fle tan buen gusto como la marquesa de Salinas. Entre las joyas regaladas por el duque de Pastrana á su prometida figuran una magnífica diadema de brillantes, con tres grue sas perlas aperaltadas; una sortija con una gran perla, rodeada de esmalte; un broche que forma una estrella de brillantes, con uua perla, y unos gemelos para blusa, de esmalte y brillantes. También ha puesto e! duque de Pastrana en la canastilla de su novia buena cantidad de objetos de arte antiguos, de tanto mérito como valor, entre ellos preciosas telas bordadas, casacas del siglo xvín, gualdrapas bordadas en oro, y otros semejantes, de los que tanto paitido saben sacar las señora; para el decorado de una casa. Cruzaban un río en una raala. lancha varias personas, en medio de un tsrrible Hgiporal, y una de ellas preguntó al bar 1 qu ro un poco astfnnda: -N o habrá pt- ligr de que nos partía ¿T mos n un día nomo e i- ¡Quia, no señor! i tó el barquero convsntódo. -La semana pasada vol có una barca que llevaba doce, y al día siguiente los sacamos á todos del río, sin faltar uno siquiera. ACERTIJO, POR PRONOMBRE La solución, mañana. Solución á la charada- acróstica: CA- SA- NO- VA La novia ha regalado á su prometido hermosas perlas para la pechera y magníficos gemelos de perlas y brillantes. Los condes de Romanones han regalado á su hija un magnífico collar de perlas- dos pendientes, también de perlas, y una preciosa sortija de zafiros y brillantes, y á su futuro hijo, una maleta necessaire, con completo servicio de plata. Los hermanos de la novia, Luis, Alvaro, Carlos, Pepe, Eduardo y Agustín, regálanla una preeiosa maleta- estuche, con un eompleto juego de vermeü. Entre las muchas y lindas joyas que jla señorita de Romanones ha recibido figuran las siguientes: Un pendeatíí e brillantes, perlas y zafiros, de los duques de Tovar; otro pendentif, con iguales piedras, de los condes de Almodóvar; un alfiler de rubíes, brillantes y perlas, de los señores de Jové; un juego de tocador de plata de los duques de las Torres; ún collar de perlas, de D. Joaquín Paya; un alfiler de rubíes y brillantes, del duque de Medmaceli; un alfiler de rubíes, de los duques de Lécera; un alfiler de zafiros y brillantes, de la señorita Casilda Santo Mauro; un alfiler en forma de trefle, de los marqueses de Cortina; una pulsera de zafiros cabuchón, de la condesa de Castílleja de Guzmán; una greca de perlas y brillantes, de D. Enrique Sanz; un antiguo alfiler de esmalte con cajita de música, de D. Carlos Manzano. Entre otros macaos regalos, figuran también abanicos antiguos, del marqués de Laurencín y de D. Antonio Pacheco; bandeja de plata, del general Azcárraga; juego de té, de Sévres, de los condes de Sagasta; macetero de plata, de los marqueses de Santa María de Silvela; centro de plata, del marqués de Alonso Martínez; cortacigarros en forma de garza, precioso, del marqués de Castromonte; macetero, de D. Lorenzo I os periódicos de Galicia dan cuenta de un suceso misterioso ocurrido en Pontevedra, que ha producido gran sensación por la salidad de las personas que en él han intervenido. Una distinguida fainiíia que vive en las afueras de Vigo se disponía á salir ert dos automóviles con dirección á la estación para tomar el tren que había de conducirla á Madrid. Una hora antes de la partida, el chaitffeit? se presentó con uno de los carruajes fren te á la casa. A poco, el vehíeulo partió precipitadamente y á velocidad increíble desapareció por la carretera. La distinguida familia dueña cfel automóvil fue presa de la mayor emoción cuando tuvo noticia de la desaparición del coche, pues mediaba la circunstancia áe qtte cuando ocurrió la insólita partida ya estaba dentro del mismo una de las señoritas de la casa. Se trató de seguir al automóvil con el otro vehículo; pero éste estaba inutilizaáo, creyéndose que intencionadamente. Como la señorita en cuestión estaba en vísperas de contraer matrimonio con una elevada personalidad, la imaginación áel pueblo ha creado la indispensable novela, llegando á hablar de un mecánico libertador y de un femenil arrojo Se cree que el automóvil se ittternó ea Portugal, por más que hay quiea supone que el coche, con su preciosa carga, no tardará en detenerse frente al hogar de parientes de la señorita amonestada. UNA FUGA NOVELESCA LA BAT 5 DAJVTÍÍNICIP L p l segundo concierto de abono llenó aao che el Real. Fue una continuada o- vación para la banda. Entre las obras repetidas figuró la marclia fúnebre de El ocaso de los dioses, Éntrelas más brillantemente interpretadas, la obertura de Oberon. Fuera de programa, y para corresponder á los aplausos dei público, tocó la banda la jota de Las nueve de la noche. Ningún músico ganó á Caballero escribiendo jotas. Sfinguaa jota, quizá, á la que acompaña á esta copla: Hay ea el mundo una España, y en España un Aragón, y en Aragón unas mozas retrecheras como el sol. p, ue sil vio al malogrado maestro para trazar ese rasgo baturro- de tanto carácter y da tanta brillantez El auditorio aplaudió como un solo saaño. El domingo, tercero y último concierto. i ¡llliliiliilii: u n nnnramimimn IIIMIMIIIJ n m i I B- inHiiniini i