Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELEFONO BURGOS. LA PROCESIÓN DEL CORP 1 LLOS PRESIDENCIA t E LA PROCESIÓN C 1 V 1 CO- MIL 1 TAR. EL CAPITÁN GENERAL LLEVANDO EL HISTÓRICO PENDÓN Fot. Vadilio DE LAS NAVAS DE TOLOS dar un grito... Aquellos malvados forcejearon para arrancarle el bolsillo de oro que llevaba en la mano, las gruesas perlas que lucía en las orejas, los enormes brillantes que pendientes de un hilo de platino adorHace pocas no L SUCESO DEL DÍA naban su exuberante escote... Forcejearon... ches encontrábaForcejearon... Pero de improviso las luces mos en un bar á la moda á Jane d Argent, de otro automóvil divisáronse á lo lejos: el una espiritual muchacha que tiene tempochauffeur gritó pidiendo auxilio, los bandiradas de artista y temporadas de cortesana, dos se asustaron y á todo correr abandonasegún caen las pesas. La acompañaba un ron su presa, internándose en el bosque... señor desconocido, y alguien á mi lado murmuró: Esa pobre Jane debe andar mal de A la pobrecita Jane hubo que trasladarte dinero. á una farmacia para que la calmaran lo. 1 noche, á última hora de la madrugada, nervios, y después la llevaron á la Comisa Y, sin embargo, aquella noche Jane d Argent llevaba una toilette de 3.000 francos, vimos entrar en un restaurant á ía he- ría, donde relató lo sucedido... ¿Consecuenun sombrero de 1.500, y sobre su escote roína del suceso del día. Jane d Argent es- cias? ¡Oh, nada más que el susto! Un sust se agitaban deslumbradores dos gruesos bri- taba fatigada... Había recorrido media do- grandísimo, enorme, fenomenal! Pero ncllantes como avellanas. ¿En qué se funda- cena de teatros, exhibiéndose llamativa y había perdido ni una sola alhaja, ni una rían las malas lenguas para decir que Jane vistosa para atraer las miradas del público. perla, ni un brillante, y en el bolsillo de oro Después hizo la nocturna tournee de los ca- los francos estaban intactos... estaba mal de dinero? I ¿a Policía organizó una batida en el La cosa es muy sencilla... Estas simpáti- barets yrestaurants de noche, porque, como cas madamas eligen siempre con tacto ex- es natural, quería aprovechar la reclame gra- bosque, los agentes ciclistas corrieron en todas direcciones... ¡Nada! I JS ladrones se quisito las personas con las cuales se pre- tuita eon que la Prensa la favoreciera. Estaba cansada, muy cansada, pero nos habían hundido en las profundidades de la sentan en público, buscando preferentemente el hombre chic, aunque no tenga dinero, repitió como un loro la relación del acci- tiería... pero que da postín y tronío Jane d Ar- dente... Iba á Enghien, era de noche, y de gent lleva una temporada sin hombre chic, pronto tres hombres detuvieron el automó- J ernos escuchado á Jane su interesante acompañándose de ilustres desconocidos, y; vil que la conducía. Uno de ellos sujetó al relato sonrientes y un poco incrédu esto quiere decir que no tiene dónde elegir chauffeur, y, en tanto, los otros dos abrían los... ¿Cómo? ¿Es que ofrecen tanta resisteny que se ve precisada á cargar con lo que se las portezuelas y se arrojaban sobre la infe- cia dos brillantes pendiendo de un hiló de liz, que, muerta de espanto, no se atrevía á platino y una bolsa de oro en manos de una oresenta. DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C EN PARÍS Además existe otro ligero indicio que hace sospechar que, en efecto, la pobrecita Jane, á pesar de sus toilettes y sus brillantes, anda apuradilla de francos. Todos los días, en cuanto pesca un billete de mil, se mete en su auto y vuela á Enghien, donde le hace polvo sobre la mesa del baccava. Y ha sido en el curso de una de estas carreras en pos de la fortuna loca donde Jane d Argent ha estado á punto de sufrir el grave accidente de que ayer nos habló Ia Prensa parisina.