Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES i5 DE JUNIO DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 6. Más tarde recuerdo haber leído que actuó en la Audiendia de Madrid, informando coma abogado. Y hace seis ú ocho años, hallándome encargado de la direceión de EINoLciero Sevillano, vi aparecer á Miguel Guillen en la hermosa ciudad andaluza, y pocos meses lyiARSNA Contra lo que se anunció, no después su nombre era de los obligados enT se firmó ayer en Marina la es- tre los que sonaban constantemente como critura de contrato con la Sociedad Españo- oradores de mítines revolucionarios y velala de Construcción Naval. das republicanas. Para llenar esta formalidad, el intendente Empedernido bohemio, no se preocupaba del ministerio, Sr. Saralegui, estuvo toda de vestir, de dormir, ni aun de comer. Esto la mañana ultimando los detalles de la do- último lo tenía resuelto siendo comensal cumentación que previamente han de ser de los banquetes casi diarios á que en los resueltos. pueblos andaluces concurría como propa El general Ferránsüz manifestó á los pe- gandista de los ideales democráticos. riodistas que ninguna novedad podía coNo había sido nunca otra cosa que promunicarles. pagandista, hasta que hace unas cuantas seA la una de la tarde llegó al ministerio el manas, el pasado 2 de Mayo, los republicanotario Sr. Menéndez Parra, que ha de dar nos de Sevilla le otorgaron su representafe del contrato que se concierte. ción para que formase parte del Concejo. I,o s técnicos estuvieron examinando deY ayer, según el telegrama que precede, tenidamente lo que acerca de este género dejó de existir en Sevilla, sin haber llegado áe contratos determina nuestra legislación, á posesionarse del cargo de munícipe. ya en lo que respecta al interés, ya en lo ¡Pobre Miguel Guillen! oncerniente á responsabilidades. En el Ejército, apenas liego á cabo, le li Muchos planos d: e las obras proyectadas cenciaron. que estaban sin firmar fueron firmados ayer Luchador infatigable de la política, apeantes del mediodía. nas alcanzó un puesto de alguna significación, ha fallecido. Indudablemente nació sólo para propaEL CABO GUILLEN gandista. SEVILLA, 1 4 ¡Y cuantos serán los que él haya elevado I l a fallecido el conocido propagandista ó contribuido á que mearen con sus escritos 1 republicano D. Miguel Guillen, concejal y eon sus discursos! S. P. R. electo de esta ciudad. El Ayuntamiento le costeará la sepultura y el entierro. p o b r e Miguel Guillen! Ya hace años, muchos años, que en el URTO Y LESIONES El día 17 de Sepcafé de las Columnas, hoy de Puerto Rico, H tiembre último formábamos una tertulia que se llamó I, a intentó apoderarse de un saco de judías en Pelma varios jóvenes estudiantes, aprendi- la plaza de la Cebada un sujeto llamado ces de periodistas, aspirantes á dramatur- Juan Domenech; pero advirtió sus propósigos y principiantes de hombres políticos tos el dueño del puesto, Juan Caamaño, y, I uis París, Antonio Palomero, Francisco como era natural, no sólo se opuso á su reaRuiz de Gordejuela, Joaquín Dicenta, Ri- lización, sino que reprendió duramente á cardo Yesares, Manolo Ortiz de Pinedo, En- DomenecL rique y Norberto Trompeta, Ricardo FuenEste, comprendiendo que le tenía cuenta, te, Eduardo Ruiz Morales, Alvaro Calzado echó la cosa á broma, afirmando que no le y el que suscribe estas líneas, entre otros gustaban las alubias ni con jamón, y que si cuantos más, concurríamos asiduamente y había tomado el saco era para averiguar el á determinadas horas del día y de la noche peso y dar á la vez un susto al verdulero. al turno de Paco. Hallándose en esta discusión llegó al Allí se hablaba de todo, se comentaba puesto otro abastecedor, llamado José Gratodo y se escribía mucho, siempre en tonos nada, quien, al enterarse de lo sucedido, no enérgicos, con propósitos radicalmente sal- sólo afeó la conducta de Domenech, sino vadores y con tendencias esencialmente que la emprendió á golpes con él, después progresivas. de insultarle cuanto le vino en gana. De allí salieron periódicos semanales, Domenech, injuriado y abofeteado, retiróconmemoración de hombres ilustres, libros se por el foro para evitar nuevas complicade viva controversia ó de afirmación de ciones, pero al poco rato, arrepentido quizá nuevas doctrinas, manifestaciones de patrió- de su prudencia ó dominado por la indigtica exaltación, como la ruidosísima de pro- nación, regresó á la plaza de la Cebada, lletesta cuando la ocupación de I, as Carolinas gó al puesto de Caamaño, donde todavía copor los alemanes mentaba la cuestión José Granada, y agreY entre todos se distinguía por sus gesti- diendo á éste por la espalda le infirió una culaciones exageradas, sus ademanes vio- herida en la cabeza y otra en el pecho, palentos y sus destemplados gritos el cabito sando, naturalmente, el brazo que esgrimía Guillen, un muchacho delgado, que pero- la navaja por encima del hombro de la vícraba en tonos declamatorios y llevándose tima constantemente la mano á los quevedos Esta sanó veinticuatro días después del porque era muy corto de vista delito que hemos relatado; pero Juan DoL. e llamábamos el cabito Guillen por- menech, habida cuenta de las circunstanque en un período de la época á que me re- cias en que se realizó el hecho de autos, fiero Miguel Guillen figuró en las filas del fue acusado de un hurto en grado de tentaEjército como soldado y ostentaba en las tiva, y de un asesinato frustrado, y bajo tal bocamangas de su guerrera los galones de acusación compareció ayer mañana en la cabo Sección segunda de la Audiencia Pasaron algunos años; los que formamos I a prueba practicada en el juicio hizo, latertuliade kaPelma seguimos distintos sin embargo, modificar sus conclusiones al rombos, según nuestras aficiones y las cir- fiscal, que lo era el Sr. García Sierra, y en cunstancias nos permitieron ganarnos hon- definitiva sostuvo que existía un hurto en rada y laboriosamente la vida y cuando grado de tentativa y un delito de lesiones volví á leer el nombre de Miguel Guillen en con las circunstancias agravantes de alevola Prensa fue como orador en los mítines sía y reincidencia prog- asistas. I a defensa, á cargo del Sr. Campos, cali una comisión de la Cámara de Comercio para darle las gracias por haber autorizado á los comerciantes á ejercer por medio de agentes suyos una fiscalización en las operaciones de las Aduanas. También visitó al Sr. González Besada TRIBUNALES ficó también de lesiones, y optó por el Tribunal de Derecho. Determinación que nos impide conaeer todavía la sentencia, aunque la modificación del fiscal quitó ai asutito toda la importancia que en un principio tenía. R ETIRADA DE ACUSACIÓN En la Sec ción prímera comparecieron aver mañana José Villegas, zapatero de oficio, y el dueño de una prendería establecida en la calle del Mesó de Paredes. A estos dos sujetos los consideraba el fiscal encubridores de un delito de robo; pero al terminar la prueba retiró la acusación para ambos. N SÁTIRO El Juzgado declaró culpable al anciano de sesenta y cinco años Ciríaco Bermejo, quien compareció en la Sección tercera ante el Jurado á responder de un delito de abusos deshonestos. P L E I T O I N T E R E S A N T E Para mañana á la una de la tarde y ante la Sala primera del Supremo esta señalada la vista del pleito que sigue D. Buenaventura Maurici contra la heredera y albaceas de doña Benita Maurici, viuda del acaudalado banquero D. Manuel Caviggioli, sobre nulidad de testamento. I,o s recurrentes piden la casación de las sentencias inferiores por haberse infringido las leyes que en el recurso se señalan. Sostendrá éste el elocuente abogado y senador del Reino D. Antonio L. ópez Muñoz, defendiendo á los albaceas y heredera el ilustre jurisconsulto y ex presidente del Congreso D. José Canalejas. Dado el talento y elocuencia de atnbe s oradores, hay motivo para creer que el debate será tan interesante como notable. UN PASANTE. U Ayer tarde, á las cinco, se ha celebrado en casa del general Ríos, jefe del Estado Mayor Central, la boda de su encantadora hija Carita con el simpático diplomático D. Ángel García L. oygorri. El oratorio de la casa estaba preciosamente adornado con profusión de flores blancas, formando una artística gruta, en cuyo fondo se destacaba un crucifijo antiquísimo de gran mérito; la escalera y todos los salones de la casa estaban muy adornados también con plantas y flores. I a novia estaba bellísima, vistiendo elegantísimo traje blanco con encajes y prendidos de azahar. Dio la bendición á los contrayentes el señor obispo de Sión, que pronunció ana plática muy elocuente. Fueron padrinos la madre del novio y el padre de la desposada, y testigos de ésta el ministro de la Guerra, general I uque, conde del Serrallo y Sres. Sáenz de Santa María y Ríos, y por parte del novio, el duque de Vistahermosa, conde de Santa Coloma, monsieur Rendón, ministro del Ecuador, y los Sres. I,o ygorri y Reguera A la ceremonia asistió numerosa y distin guida concurrencia, entre la que recordamos á la duquesa de Vistahermosa, marquesas de Salas, Oquendo, Argelita, Mesa de Asta, Albacerrada, Torres de la Presa, Jallenille; condesas de Campo Frío, Oliva, Crongiraldeli, viuda de los Billares, viuda Gomar, vizcondesa de Roda, señoras y señoritas de Azcárraga, I, uque, Montes- Sierra, Espelíus, L. óygorn, Primo de Riveara, Sánchez de Toca, Sáenz Santa María, Treviñe, Olavide, Encina, Tavira, Montenegro, Cortés, Notza, Garay, Arnao y otras más que sentimos no recordar. También asistieron el presidente del Senado, general, Azcárraga; los generales Montes Sierra, Cano y I oy- DE SOCIEDAD