Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 14 DE JUNIO DE 1909. EDICIÓN PAGV 6. L, a Sociedad Geográfica (I eón, 21) celebrará mañana martes, á las nueve y media de la noche, una reunión para oir la conferencia que dará el Sr. D. Francisco A. Risquer, ministro de Venezuela, sobre este país, del cual se presentarán vistas fotográficas por medio del aparato de proyecciones. L, a sesión será pública. onferetlcia. enfermería, á tiempo que saiían los cabestros para evitar que continuaran las cogidas, que de otro modo hubieran sido numerosas, y el público, más tranquilo coa esta medida. volvió á ocupar sus asientos. CORRIDAS DE TOROS EN MADRID 1 a undécitna de abono. Hubo de todo en la corrida verificada ayer tarde en la plaza de Madrid; de todo... menos toros, porque ni los de D. Gregorio Campos que anunciaba el cartel, ni los de Cortés y Aleas que substituyeron á los inutilizados, hicieron otra cosa que dar carreras por el redondel huyendo hasta de su sombra. Por lo demás, como dicen algunos oradores en agraz, presenciamos una bronca formidable, fuegos artificiales, dos cogidas, aunque no graves, por fcrtuna, y las faenas malas y buenas que relatamos á continuación. Pero antes de entrar en materia, diremos porque es de rigor, que la entrada era buena á la sombra y regular ai sol, y que se hallaban encargados de estoquear los toros de Campos los diestros madrileños Pastor y Regaterín y el cordobés Manuel Rodríguez (Manolete) Ala hora en punto hizo el usía la señalt y salió á la arena el primero, Araboso de apodo, cárdeno, bra gao, meano y escurrido de carnes. Pastor le paró los pies con unas verónicas vulgarcitas, y el bicho arremetió con la gente de á caballo, saliendo suelto dos veces, volviendo otras dos la cara y demostrando, en fin, poca ó ninguna voluntad. Tomó, sin embargo, cinco varas, despenando un arre, y pasó á la jurisdicción de Morenito y Pepín de Valencia, quienes se hicieron aplaudir, especialmente el primero. Vicente Pastor encontróse con un toro jue no tenía dificultad alguna, no obstante o cual lo toreó con poca tranquilidad, y al entrar á matar hízolo desde lejos, para dejar una estocada caída. (Palmas y pitos. C egundo. Grafito, negro zaino y con tipo de becerro. El público, que, como ayer tuvo ocasión de apreciar el empresario, está dispuesto á hilar delgado en esto de la edad y tipo de las reses, comenzó á protestar apenas vio al bicho en el ruedo; pero, como para colmo de males, Grafito se declaró manso á las primeras de cambio, huyendo de los piqueros, asustándose délos capotes y haciendo otra porción de cosas feas, el griterío arre- ióy llegando á ser ensordecedor. Él presidente, queriendo sin dada cumplir el reglamento, resistíase á obedecer á ios que á gritos pedían que echaran el toro al corral, y batiéndose en la última trinchera sacó el pañuelo roto. ¡Como si nol I,o s protestantes arrojaban á los toreros almohadillas, naranjas y pedazos de pan y cuanto encontraban á mano, subiendo de punto la indignación al ver que Bonifa había clavado medio par y que su compañero se disponía también á cumplir su obligación. I,o s más exaltados lanzáronse ai redondel, y algunos aprovecharon la ocasión para lucir sus habilidades acercándose al toro, siendo uno de los temerarios volteado y corneado, y otro arrollado sin más consecuencias que el susto consiguiente. I,o s monos sabios lleváronse al primero á Cegundo bis. Substituyendo á Grafito, y cuando aun continuaban las protestas y las frases gor- Cexto. Tortolillo, ae Aleas, y, como los andas que los indignados dirigían á la Em- Priores, buey. Chiquitín y Patatermo pasan ia neg a para presa y al presidente, D. Francisco Fuertes, salió á la plaza un toro negro lomba rdo, colgar cuatro pares, pero al fin ¡o consilistón, y con tales hechuras de buey, que á guen, y ei soorino de su tío oye palmas. Manolete toma los trastos de matar y, nadie sorprendió que se le togueara. Bonifa y Mellaito encargáronse de tan después de una iaena valiente, entra con desagradable misión, colgando cuatro pa- los terrenos cambiados para dejar una estocada delantera y atravesada. res y medio, de las que no estallaron dos. El bicho vase alas tablas, y Manoiete le Y salió Antonio Boto á entendérselas con el pajarraco; pero como éste huía de su som- descaballa. bra y estaba para hacer un favor á cualpartes facultativos. quiera, Regaterín le dio dos ó tres pases En la enfermería na mgresaao Pedro como pudo, y entrando muy bien á matar atí ¿8 una estocada en lo alto, muy supenm- Navarrete (a) Cantaritos, con una herida iná lo que el bichito merecía. (Muchas palmas ciso punzante, de dos centímetros de extensión, que interesa la piel v aponeurosis, y á Regaterín. otra contusa, de un centímetro, ambas si T ercero. Torbellino, de Campos, cárdeno, tuadas en la cara interna, tercio inferior del bragao y un poco más grande que los muslo derecho. -Doctor Bravo. anteriores. Aceptó cinco puyazos saliendo siempre r urante la lidia del segundo toro ha ia g- resaáo en esta enfermería el espectasuelto, y dejó un penco en el redondel. Chiquilín y Pataterillo Chico hicieron lo- dor José Monge y González, con una herida posible por que nos aburriéramos, colocando contusa de un centímetro de extensión en el lado izquierdo de la región occipital y litres pares palo á palo. Y Manolete, previo un brindis á la presi- gera conmoción cerebral. -Doctor Bravo- dencia, que no llegó á oirse porque las voces de los que aun seguían protestando lo EN VISTA ALEGRE impidieron, dio algunos pases embarullados y entró á matar, recetando una estocada uatro cogidas. que asomaba por el brazuelo izquierdo. tos- toros lidiados ayer tarde en esta Más pases, y entrando bien da otra estomansos cada de travesía. Después intenta el desca- plaza han sido lidia. y con escasas cotrla bello, y Torbellino se acuesta. (Ni palmas ni diciones para tres fueron fogueados, salvánDe los seis, pitos. dose los otros del tuesten gracias á la bene uarto, de la ganadería de Cortés, Rosqui- volencia del presidente. El sexto con llero de apodo, castaño claro y de boni- tremendas, toro, un pajarracode la aos veías tenía todas las ley para ta lámina. Vicente Pastor le da algunos, lances de sembrar el pánico entre la gente eoletuda. Únicamente Mauro sapo acudir con mucha escaso lucimiento, y á continuación arreme- oportunidad á los sitios de peligro. te el bicho con los del castoreño, tomando Este matador se deshizo de sus enemigos con más poder que codicia cinco varas por con bastante habilidad y no poco conociotras tantas caídas, y dos caballos para el miento. Agarró dos buenas estocadas enarrastre. trando á ley, después de adornarse con la En este tercio hay que apuntar un quite muleta todo lo que se puede un torero adoradornado deRegaterín, que el público aplau- nar con ganado mansurrón, cobarde y asedió unánimemente. sino. En banderillas sólo hubo digno de menMinerito anduvo torpón toda la tarde, ción un par de Aranguito, porque el de Pe- aunque con buen deseo; el sexio bicho lo pín no agradó nadie. alcanzó en los primeros pases, dándole una Vicente Pastor hace á distancia una fae- pateadura que lo dejó molido. na sosa, y echándose fuera da un pinchazo Este toro fue apuntillado entre barreras, en hueso. con algunas protestas üe parte del púrblico, Nuevos pases, y frente al tres entra á ma- razón por la que liauro se vio relevado de tar, ahora bien y con ganas, para hundir el un gran compromiso. estoque en lo alto hasta las cintas. García Malla, eu el tercero, único toro Después coge una banderilla, saca con que mató, estuvo valiente y agarró media ella la espada y termina de ua lucido des- delantera que fue suficiente, después de treí cabello. pinchazos, entrando siempre corto y poi Ovación á Vicente, que en esta segunda derecho. También fue empitonado por este toro, parte de su trabajo estuvo realmente suresultando con un puntazo en la ingle, de perior. poca profundidad, Terminada la lidia del Quinto. yTorrecilla, castaño chorreao, gran- drillas postularon á favortercer toro, lasé cuade con dos perchas formidables. de la viuda hiio Tomó cinco puyazos con voluntad, uno del infortunado Alfarerito. muy bueno de Pajero; proporcionó dos cosEl público respondió al acto piadoso Hetaladas y mató un jaco. vado á cabo por los compañeros del diestro Mellaíto y Salao cumplen, con fatigas, en fallecido. el segundo tercio, y Regaterín torea de muA la salida del quinto toro se arrojó al leta con valentía y tranquilidad, y cuando anillo un espontáneo, saliendo por los aires cuadra Torrealta entra sin importarle nn al intentar simular el cambio con un par de pito la altura de esta torre, y da un pin- abanicos. chazo bien señalado. Agujetas Chico, muy valiente, acudió al Regatería muletea de nuevo cort arte é quite, saliendo también cogido y con una inteligencia, y otra vez entra co n cien arro- herida de cinco centímetros en la región bas dfe coraje, para atizar una estocada axilar derecha. corta que echó á rodar al toro. De la gente de á pie, Magritas, en primer Ovación á Recatería quien, viendo á sus término, que es un excelente rehiletero y pies á Torrealta, piensa que otras torres mas altas vinieron también abajo- y que Iyas torres que desprecio al aire fueron, á su gran, pesadambre se rindieron. Bromas á un lado, este toro quinto fue el mejor muerto ae la tarde. C