Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES u Í E JUNIO DE 1909. EDICIÓN PAG. 7. ky, Case ivotsele, cada tjno ae cuyos núme- Ha fallecido en Guadalajara la distinguiros es- un juguete, un bibelot, lleno de en- da señorita Angela Parellada, hija del escricantadora srracia v de brillante origina- tor militar y querido amigo nuestro D. Palidad. blo, á quien con este motivo enviamos la exLos precios son módicos; 66 pesetas los presión de nuestro más sincero pésame. palcos, 8,2 q las butacas y 1,10 la entrada general. SECCIÓN LITERARIA El programa completo del Concierto es el siguiente: Primera parte: i, La condenación de Faus- LA ESMERALDA, AZUL to, marcha húngara, Berlioz; 2 Mujer y CUENTO, POR LUiG MOTTA reina, serenata, Chapí; 3.0, OleHo, fantasía, VI- Verdi, y 4. El ocaso de los dioses, marcha fúnebre, Wagner. F? N EL ANTRO Arienti se deslizó por Segunda parte: 1.0 El Diluvio, preludio, Jí a s r o c a s n a c i a j a tétriSaint Saens; 2 Casse Noisetle, suite, Tschai- ca obscuridad del antro; pronto encontró un kowsky, con estos números: A, Marche; B, pequeño sendero cubierto de mórbida arena Datise de la Fe e Dragee, ejecutada por el pro- y cerca del cual corría un hilo sutil de agua fesor D. Luis Nogueras en la Celesta ce- con murmullo apagado. dida por la casa Dotésio; C, Danse russe treLa luz agonizaba, perdiéndose en esfumapák; D, Danse árabe; E, Danse chinoise: F, Dan- duras tenuísimas y cubriendo de curiosas se des mirlitons. penumbras la garganta cuyo seno desapaEtíenne MarceÜ, vals, Saint- Sáeus, y Entra- recía por completo. Pronto se vio obligado á enarcar el ágil da de los dioses en el Walhalla, Wagner. ellos, produciendo efectos extraños de som- bra y de luz, que se desvanecían á lo lejos, como absorbidos por las tinieblas. Arienti se detuvo á mirar un instante como indeciso, y luego, bruscamente, se adelantó resuelto, como si hubiera querido sacudir tétricos pensamientos. Dio algunos pasos, se introdujo en medio de las rocas, girando de aquí para allá, buscando. sin duda la pared que debía limitar aquel antro, ó en la que debía tal vez abrirse una grieta nueva y más profunda. El blanco esplendor de la lámpara lo guiaba en aquella exploración infortunada. Pero de improviso se detuvo nuevamente, combatido por una duda atroz. Le pareció haber entrevisto en la sombra, poco distante del lugar en que se hallaba, u n extraño fulgor como una pequeña llama oscilante. (Continuara. dorso y así avanzó, audaz semeiante al Sigfredo de la leyenda teutona. Ooco después de las nueve de la mañana Pero á medida que avanzaba morían en comenzaron á llegar ayer al Depósito su corazón todos los ímpetus ardientes y judicial numerosos toreros y amigos que Admirable ha resultado la misa coral can- los proyectos audaces. querían acompañar hasta el cementerio de tadaayerjuevesea. San Francisco el Grande. Parecía que con la obscuridad se fundía su Vallecas al cadáver del infortunado AlfaSe ejecutó la misa de Gounod llamada alma, evaporándose las rosadas promesas rerito. Santa Cecilia, por unas 300 voces, acompa- que interiormente, tácitamente, se había heEste estaba depositado en modesto féreñadas de numerosa orquesta y los dos mag- cho. Ahora no estaba ya sereno, y en s u co- tro, sobre el cual había tres eoronas: una de níficos órganos del templo. Conmovían pro- razón surgía una leve. impresión de temor, la esposa é hijos del muerto, otra de los herfundamente el espíritu las voces frescas y sugerida por el misterio á su alma, vuelta manos y otra, de flores naturales, del novijuveniles de las distinguidas señoritas que hacia sueños extraños de cosas ultrate- llero Frutitos. forman el coro interpretando las divinas rrenas. Uno de los primeros en llegar al Depósito melodías del célebre maestro; y si á esto En aquel momento casi se arrepentía de fue D. Francisco Romero, empresario- de Caunimos la contemplación de las obras con su audacia, y la curiosidad que lo había rabanchel, al que acompañaba, cuando lleque el arte cristiano ha embellecido el tem- impulsado á aquella aventura le parecía gamos, el aficionado D. Fernando Soríano. plo, se podrá formar una idea de la emoción amarga... Se sentía niño, y el temor se agiDiestros había muchos; entre ellos estareligiosa y artística que se sentía, llegando gantaba siempre en su alma y le oprimía, ban los matadores de toros Gordito y Seá su apogeo en el ofertorio, en que la or- apretándole la garganta como un cerco de gurita; los de novillos Rondeño, Algeteño, questa ejecutó el Largo de Hayan esta hierro, y cuando el ala velluda de un mur- Carbonero, Limiñana (Tomás) Leoncil inspirada página srusica! y al ser reservado ciélago le rouó el rostro, se sobresaltó y Gastoncillo, Minerito, Malla, Tacerito, C el Santísimo Sacramento, por el canónigo pudo apenas reprimir un grito de terror. vadonga, Burgalés, Morenito de Vitoria y, Sr. Senso, rector del Seminario Conciliar, Pero se repuso pronto. Pensó en Sabina, algunos otros que no recordamos éste, además de las 300 ve c ¿s, tomó parte en y la idea de tenerla delante, bella y tranTambién había algunos picadores y banla función y ocupaba ei coro alto, y con quila, y de sentirse cobarde ante sus ojos, derilleros, entre los que estaban Simón tales elementos resultó el Pange linjrua bastó para rechazar todo temor. Entonces Leal, Plata, Zurito Chico, Castülito, Masende una imponderable grandiosidad. descendió. ga, Espinosa, Jardinero y muchos cuyos Ya no se volverá á cantar esta misa hasta Descendió lentamente, con cauto paso, nombres aun no han podido romper el anóel próximo Octubre, que proseguirán las cuyo ruido extinguía la arena, y avanzó, nimo. distinguidas coristas, á cuyo frente figura siempre sonriendo á imagen de ella, de la A las diez y veinte minutos fue sacado el la señorita Francisca Gutiérrez Ossa, en su que ahora, en aquella soledad, sufría más cadáver en hombros de cuatro carpinteros aitística labor. el encanto, y la eyocaba, murmurando su de la plaza de Carabanchel, y llevando de. Esta fue la primera iglesia que puso en dulcísimo nombre y hablando casi como un trás una carroza con dos caballos, lo llevapráctica la idea de que cantase el pueblo en niño á su primer amor. ron así hasta el puente de Vallecas, sitio en los actos solemnes de nuestra religión, y Rió entonces, y su risa juvenil se perdió que se despidió el duelo. se debe á la iniciativa del elocuente orador sin eco en las profundidades. Los carpinteros de la plaza de Vista Alesagrado Sr. Calpena, que demostró siempre Bien pronto no pudo oroseguir; las tinie- gre cederán todos ellos su sueldo de la prigrau entusiasmo por eilo, como por todo lo blas se habían hecho irás densas. mera corrida que se verifique en la plaza que sea hermoso, y así se podía esperar de Lamentó entonces no llevar consigo una citada en beneficio de la viuda del desgraquien tan hondo siente y hace sentir con su antorcha, pero luego pensó que podía em- ciado Alfarerito. mágica palabra. plear la pequeña lámpara eléctrica de no ¡Descanse en paz el infortunado muTambién rnerece grandes alabanzas el pequeña fuerza que traía habitualmente chacho! excelente músico maestro Mateos, á cuya consigo. acertada y segura dirección están encomenLa sacó de la bolsa de su pantalón y opriÉPdados estos coros, que proporcionan mo- mió el botoncillo. La luz se esparció blanca, DISPEPSIA mentos en que el alma, desprendiéndose de y las rocas que le rodeaban se- iluminaron las cosas terrenas, vuela á regiones infi- de un vago esplendor. y enfermedades del estómago é intestinos se curan en poco tiempo el 98 por 100 de los nitas. Las aguas no corrían ya cérea de él, enenfermos á quienes su médico receta para las cauzadas en otra profundidad de la garganafecciones de las vías digestivas el En la iglesia parroquial de Vallecas se ha que aquella caverna verificado el enlace de la señorita doña Ro- ta, de laun ramal inexplorado. debía sin sario Nicolás Díaz con D. Emilio Raboso. duda serArienti prosiguiera adelante, llegó Como Apadrinaron á los contrayentes los padres á un lugar donde alardel novio, el diputado provincial D. Juan de prontoformando un antrola caverna setamagaba, natural de (Stomal x) Dios Raboso y doña Irene Casado. el mejor y más seguro medicamento, como lo ño considerable; allí, en u n a caótica confudemuestran 15 años de éxitos constantes en el Deseamos á los nuevos esposos todo gé- sión, que sólo puede ofrecer un lugar remomundo entero, para combatir las digestiones nero de felicidades. tamente sacudido por convulsiones plutóperezosas, suciedad de la lengua, pérdida de apetito, acedías, dolores y ardor ae estómago, vóPor el cónsul general de Grecia y de los nicas, se entreveían gruesos riscos negrísimitos, vértigo estomacal, cólicos, tlatulencías, Países Bajos en Madrid, D. Jorge Soto, ha mos, algunos pulimentados, otros escabrodiarreas en el adulto y en elnüio, incluso en la época del destete. sido pedida á doña Carolina L. viuda de sos y dispuestos en la forma más curiosa, CURA estas afecciones porque qtáta ei dolor Candela, la mano de su bellísima hija Nie- tanto que algunos de ellos tenían la apay molestias de la digestión, auxilia el poder ves, para D. Jorge Soto Shaw, hijo de aquél. riencia de cuerpos exánimes amontonados, digestivo, abre el apetito, tonifica y el enferme se nutre y digiere sin dificultad. Entre los prometidos se han cruzado va- y de espaldas crispadas y de miembros conDe venta en las principales farmacias vulsos, surgiendo del terreno arenoso. liosos regalos. La boda se celebrará en el del mundo y S e r r a n o 3 0 M A D R I D La luz de la lamparilla se reflejaba sobre prox, Noviembre. Se remite por correo folleto S quien lo pida ENTIIERRCT DEL ALFARERITO ELIXIR SAiZ BE CARLOS