Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES n D E J U N I O D E 9o c EDICIÓN i. PAG. 5. se interpuso la magnánima clemencia de INFORMACIÓN D. Alfonso XIII, que con un rasgo muy suyo perdonó, no queriendo que sufriese POLÍTICA pena de muerte un desgraciado cuando se LO DEL DÍA hallaba henchido de gozo su corazón de padre. Pues bien, mañana mismo, viernes, en- 1 a festividad del día restó ave -interés á tra en capilla un reo en Pamplona. ¿No ha- los asuntos de la política. En los centros donde los políticos se rebría un medio para concederle la gracia de la vida cuando se halla tan próxima la de únen hubo escasísima animación un augusto Infante? p l Sr. Moret, que el miércoles experimenALFONSO R. SANTA MARÍA tó un ligero retroceso en su enfermedad, se hallaba ayer repuesto por. completo, al extremo de haber paseado varias horas por las afueras de Madrid. Probablemente saldrá hoy TU 1 o resultó el día del Corpus tal corno nos No se propone hacer despuéspata Granada. viajes políti le imaginamos y le deseamos. Desde cos, como se había dicho, niños nos hacemos á la idea de la Navidad con nieve y del Corpus con sol. Poco faltó K l conde de Romanes regresó ayer ae ayer para que tuviésemos un Corpus cotno uadalajara. una Navidad: cielo gris, vientecillo también A unque varios diputados carlistas negagris, y de vez en cuando unos pequeños ron que en la reunión que mañana ceaguaceros que todo lo echaron á perder. No hubo procesión, porque se retiró ape- lebrará la minoría tradicionalista se piense nas estuvo en la calle. No hubo, por consi- tratar nada que se relacione con la desigguiente, banda municipal. Contrariedades á nación del jefe de la minoría del Congreso, el Sr. L loréns ha manifestado ayer tarde pares. Claro es que el salir la procesión y reti- que no tendrán más remedio que abordar rarse apenas salida, las órdenes y contra- el asunto, porque así lo ha dispuesto y rogaórdenes, dieron pie para algún runrún, y do encarecidamente el Sr. Barrio y Mier, y aunque nada se traslució, y aunq ue la pro- es preciso acatar sus órdenes. Según el Sr. L, loréns, los diputados carliscesión llegó á salir, hubo quienes afirmatas congregados en el domicilio del Sr. Baban que por dentro andaba la procesión. El público taurino fue el que, abriendo de rrio y Mier acordarán la propuesta que han vez en cuando los paraguas, presenció su de dirigir á D. Carlos de Borbón, para que fiesta, que fue bastante regular, y que, ¡á éste designe después el nuevo jefe. Dios sean dadas gracias! terminó en paz, sin una cornada, en las que tan pródiga se CRONICAS MADRILENAS muestra la presente primavera. Por lo demás, el día no dejó de ofrecer LA EXPOSICIÓN temas á las obligadas murmuraciones. Cortóse un traje á la justicia, que anteanoche DE LA INFANCIA prendió á una pobre mujer acusada de robo Dueña es la gente menuda para atemoriy homicidio, arrancándola del hogar donde zarse por la lluvia! Chaparroncitos á dejaba seis criaturas enfermas, y ayer la ella! El agua de las nubes es fenómeno que deja en libertad, diciéndola que de lo dicho sólo preocupa á los mayores, los que forman no hay nada y que perdone por Dios, her- en la legión de catarrosos y reumáticos y mana. También se apañó un terno á un fun- los que son candidatos más ó menos próxicionario público que ha desaparecido de- mos á tales dolencias. Pero la chiquillería jando amargos recuerdos entre los que de- no comprende una encerrona por culpa del positaron en él su fe y sus intereses. aguacero, ni mucho menos la suspensión de En la calle de las Urosas, un duelo entre una fiesta. Si ayer se hubiese suspendido dos cocheros, y no á primera sangre, sino la de la Exposición- -con ser modesto el proCon tajazos y pinchazos; casi un picadillo. grama, -quién sabe si á estas horas habría En la de Alcalá, un estanco saqueado; en que lamentar graves trastornos del orden. la de Miguel Servet, una mercería saquea- ¡Menudo conflicto para D. Alberto Aguilera! da. ¡Buen día para Caco! Afortunadamente, D. Alberto es este año Un incendio consumado y un intento. algo así como una especie de dios lleno de mejor dicho, dos; porque hubo en la carre- bondad para la multitud infantil, un señor tera de la Coruña un accidente de automó- casi mitológico, con unas barbas muy granvil, en el que viajaban autoridades, resul- des, que asusta un poco á los pequemielos tando una de ellas lesionada. ¡Ni las autori- cuando habla recio, pero que luego se los dades se libran! lleva de calle, como si á su paso fueran broPor la mañana se verificó el entierro de tando los juguetes y las diversiones. MuAlfarerito, el diestro. muerto á consecuen- chas veces mediador afortunado en cuestio cía de las cornadas que le dio un toro en nes populares, Aguilera se ha oído vitorear Carabanchel el domingo pasado. Asistieron por las calles. Este verano las ovaciones al entierro los compañeros del finado. L, a que le esperan han de ser más clamorosas y ¡desgraciada viuda se quedaría rectificando más gratas á eu oído; le han de ovacionar al poeta y diciendo: millares de niños de Madrid, que merced á la noble iniciativa de D. Alberto tienen un ¡Dios mío, qué solos hermoso sitio donde hallarán esparcimiento, se quedan los vivos! Por la tarde, los socios sdel Club Sport y deleitándose- -como pedía el clásico, -Vasco jugaron un partido en Beti- Jai, re- aprenderán, de visu, buena suma de conocordándonos los buenos tiempos del pelo- cimientos en punto á manufacturas, á labo ¡tarisnio, cuando los profesionales jugaban res, á industria, etc. Decíamos, pues, que D. Alberto Aguilera, con la nobleza y el- entusiasmo que ayer ju garon estos jóvenes eultivadores del noble buen psicólogo de su público no pensó por un momento en que se cerrase ayer la sport. Por la noche, nuevas chaparraditas para verja. Y acertó, porque de mañana hubo bastante concurrencia, y por la tarde, los variar. Era ayer fecha 41 de Mayo; pero, nada, tranvías llegaban atestados, y por la calle de Alfonso XII afluían sin cesar grupos de todo hijo de vecino, sin soltar el sayo. niños, los cuales, como es sabido, tienen la entrada gratuita hasta los diez años, siempre que les acompañe con entrada una persona mayor, A las inco la música de San Bernardino acije eoaagjiM. iiji joyas, s i u vei si csi efsía ¡as MOiSf ffJiüKA, 3 1 ocupó el tablado; comenzaron á funcionar, cr. módico estipendio, los mecánicos, é inauguró sus paseos el precio- so coehecito tirado por dos borriquillos á tronco, lujosamente presentados. Próximamente á las seis comenzó la suelta de globos. Inútil advertir que la bulliciosa concurrencia no toleró que hubiese el menor titubeo respecto á la realización de este número. Así, pues, los aeróstatos, de variadas formas, algunas grotescas, fueron inflándose con aire caliente y subieron al espacio. Cuando una figura cómica ascendía gravemente, sin dar importancia al agua, se desbordaba la alegría infantil, contagiando 3 la gente grave. Bien gozaron ayer los niños. Y dulcemen- a te impresionaba su gozo, porque no era de privilegio, de carestía, sino para todos, ricos y pobres, esta fiesta de ayer. Pero para fiesta, la que D. Alberto prepara; la que se dará pasado mañana, domingo. ¡Vaya un programita, pequeños lectores de ABC! Casi nos sentimos tentados de anticipar algo, como, por ejemplo, el sorteo de una gran porción de juguetes délos buenos, de los caros. Claro que, tratándose de un sitio de tanta arboleda, no ha faltado pajarito que nos contase ese y otros detalles. Pero tememos, si los anunciamos, promover el enojo de D. Alberto. Y D. Alberto, amiguitos, es un señor que da mucho miedo cuando se enfada. A las cinco y media presentóse en la Ex posición la marquesa de Squilache. Su visita oficial, digámoslo así, era para la sección del Fomento de las Artes, de cuya Junta es presidenta honoraria. Pero dicho se está que visitó toda la Exposición. Y tratándose de esta insigne dama, tan sinceramente devota y protectora de la instrucción y de la beneficencia, es ocioso añadir que no se limitó á un rápido paseo, sino que se detuvo el resto de la tarde, examinando con atención todo la expuesto, haciendo incesantes preguntas, interesándose de verdad por la labor de todas las instituciones que allí dan prueba de su vida bienhechora. L, a instalación del Fomento, que es completísima, contiene tal variedad de labor, y tan acabada es ésta, que merece verse. Mucha gente de Madrid, que seguramente desconoce la amplitud y suficiencia de las enseñanzas de aquel Centro, quedará gratamente impresionada. Otro tanto acontece eon la sección de la Escuela- Asilo de Santa Cristina. Hay en ella de todo: desde el dibujo elemental y la manufactura, hasta productos agrícolas. El cuadro de huerta, que reproduce la del Asilo con todos sus cultivos, dice sencillamente cuan práctica y provechosa es la instrucción que reciben. los asilados y cuan legítima satisfacción puede tener D. Alberto por- el resultado de esta obra pía, en que durante años y años ha puesto sus entusiasmos y sus amores. Por cierto que la Escuela de Santa Cristina está preparando estos días un trabajo que muy pronto ha de conocer el público, y que producirá admiración. Se trata de un mapa de España, formado sobre el suelo, de 40 metros cuadrados. 1,0 notable de la reproducción no estriba sólo en la absoluta regularidad de la escala, sino también en que el relieve está hecho á cáleulo exacto, de suerte que la altura de montes y emplazamiento de poblaciones, etc. resultará proporcionalmente exacta. Además, como gran aliciente, tendrán curso los ríos y habrá mar... y habrá barcos en los apostaderos. Una preciosidad. Este mapa podrá ser, y seguramente será, el medio más gráfico y más plástico para que los niños graben en su memoria líneas y lugares y aprendan pronto y bien la Geografía de su patria. Instalaciones que bien merecen recordarse y examinarse con detenimiento son: la MADRID AL DÍA