Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES CRÓNICA TELEFÓNICA 7 DE JUNIO DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 4. rato. Orden en casi todos ellos, y ios del Orden en alguno. LA CORTE EN LA GRANJA SAN ILDEFONSO O, ñ o r cuarta vez vienen los Reyes D. Alfon so y doña Victoria á La Granja de jornada veraniega. Lo de veraniega es más bien una ironía que una realidad, porque las noticias que desde aquí se han transmitido en días anteriores respecto á la temperatura no eran exageradas. Con decir que la próxima sierra del Guadarrama está cubierta de nieve como en el mes de Marzo, estaría dicho todo; pero añadiré un triste detalle, para dar idea del fresco que aquí hace. Anteayer, un pobre guardia civil, que con otro compañero suyo atravesaba, procedente de Buitrago, el puerto del Reventón, pereció víctima del frío. Indispúsose en el camino; su compañero se separó de él en busca de auxilio, y cuando volvió á su encuentro le halló muerto bajo la nieve. El día se presentó hoy triste y nublado desde por la mañana. A mediodía fue despejándose y á las cinco de la tarde lució el sol. A esta hora el vecindario, libre de sus trabajos habituales por la festividad del día, empezó á acudir á la Alameda para presenciar la llegada de la Reina y de sus augustos hijos. A la hora indicada se montó la guardia de Alabarderos en Palacio y cubrió la carrera desde la puerta de Segovia el batallón ie Wad- Rás queal mando de su coronel, don Gabino Aranda, está de guarnición en este Real Sitio. A las seis y veinte minutos, el ruidoso tintineo producido por las campanas de la Colegiata, echadas á vuelo, anunció la llegada de Ja comitiva regia. Entró primero un automóvil descubierto conduciendo al marqués de Viana, al duque de Santo Mauro, al general Del Río y al conde del Grove. Poco después, en otro automóvil cerrado, que escoliaba el coronel de Was- Rás, á caballo, llegó S. SI. la Reina con el príncipe heredero y el infantito D. Jaime. En el mismo coche venían la duquesa de San Carlos, la uarquesa de Salamanca y la condesa del Puerto. La banda del regimiento de WadRás tocó la marcha Real. En el portal de Palacio esperaban á la Reina los oficiales mayores de Alabarderos Sres. Calderón, Ceballos, Méndez Vigo y Liñán, el abate de la Colegiata, D. Víctor de la Vega, y una comisión del cabildo; el administrador del Real Patrimonio, Sr. Cabrera; el alcalde, señor Gaona; el juez municipal, Sr. Castro; los coroneles Sres. Elorriaga y Ripollés y el el jefe de Estado Mayor de esta plaza, señor Queipo del Llano. El pueblo aclamó á su paso á la Reina y á los infantitos. La distancia entre Segovia y La Granja la hicieron en pocos minutos los automóviles regios. La carretera, como todas las de esta provincia, está admirablemente con. servada; parece un salón, y ella evidencia el celo y la actividad del ingeniero jefe de Obras públicas, D. Alfredo Moreno y Osario. Poco después de la Reina negaron en otros carruajes el séquito palatino y los equipajes. Como el pueblo permaneciese estacionado ante Palacio, deseoso de ver una vez más á la Reina, asomóse S. M. á uno de los balcones de sus habitaciones particulares, y á su lado colocó, en una silla, en píe, al heredero de la Corona, que, por cierto, está robustísimo y muy guapo. Desfiló el batallón de Wad S. ás en columna de honor, y entonces el príncipe de Asturias, espontáneamen. te y con gracejo singular, saludó militarmente. Al observar este detalle, la multitud redobló sus pruebas de entusiasmo, que se repitieron varias veces, siempre q e el augusto niño, llevando sus manecitas á la frente, saludaba á la bandera ó contestaba al saludo que le hacían los militares. El cuadro, animado por los rayos del sol vivificador, que templaba la atmósfera, duró unos cuantos minutos, y resultó en extremo sugestivo é interesante. Al retirarse la Reina con el Príncipe saludó al pueblo con la mano cariñosamente. Mañana á mediodía vendrá el Rey en automóvil desde El Escorial, y pasado mañana llegarán en el rápido los infantes D. Fernando y doña María TeVesa con sus hijos, quienes pasarán aquí ocho ó diez días, invitados por el Rey. De animación y veraneantes no se hable una sola palabra, pues apenas si hay más forasteros que los que están aquí por obligación, entre los cuales nos encontramos los peri. odistas. Séale lícito al cronista, ó lo que sea, hacer constar dos bajas sensibles. Es una, por desgracia, definitiva: la del popnlar D. José Bron, verdadera institución en este pueblo, pues su bazar era desde hace muchos años el punto de cita en que se reunía la colonia á última hora de la tarde. Otra baja, ésta sólo temporal, es la del simpático Paco Barber, antiguo y querido compañero en estas tareas de relatar jornadas regias, que ahora dedica su actividad á otra clase de trabajos. Y esto es cuanto dio de sí el día en materia notíciable. Para mañana se anuncia la llegada de las jacas de polo para los partidos que han de jugarse estos días. Este será para los jugadores un medio de reaccionar; pero para los que no hemos de tomar parte en el citado sport y estamos empezando el veraneo con más ropa que la que en Madrid usamos en Diciembre, sólo el oir hablar de polo nos pone la carne de gallina. ción de diputado á Cortes para casar e CRÓNICA 1 OS ACTOS DE ANOCHE Cinco reunió nes república ñas hubo anoche en Madrid para protestar contra la conducta del Gobierno por el desprecio que ha hecho á los 45.000 firmantes del mensaje. Así rezaba la convocatoria, persistiendo en el error de pedir al Gobierno lo que sólo el Congreso puede acordar. Las reuniones fueron tranquilas y ordenadas, como no podía menos de suceder tratándose de ciudadanos que diferentes veces, y recientemente, han demostrado su cordura. Claro es que se abominó del Gobierno con calor tal, que apurando la lógica pudiera decirse que de los cargos resultó poco menos que patente la circunstancia eximente de raiedo insuperable y claro es que combatiendo la situación los oradores y aplaudiéndoles sus oyentes cumplían unos y otros su deber político, porque deber es en los adversarios de un Gabinete no darle gusto, sino todo el disgusto que puedan. Ahora que, descartado el hecho de que es el Congreso, ya cerrado, el que podía complacer á los firmantes, y no el Gobierno con un acto de su propia iniciativa, la mejor reputación de esa campaña sería haber atendido la demanda, pero haciéndola extensiva á todos los casos semejantes al de Madrid. La teoría que expuso el ministro de Hacienda en su último discurso hubiera sido en la práctica de un efecto abrumador. Declarada la vatante en la circunscripALFONSO R. SANTA MARÍA ción de Madrid, hubiera habido que deelarar. igualmente la de otras circunscripciones, y las hay. Acaso, ó sin acaso, triunfarían los republicanos en la de Madrid; pero lo lógiu izo un domingo á pedir de boca para la co y probable es que en los otros triunfasen gente dominguera: ni frío ni calor; ni los no republicanos, y he aquí cómo por sasol achicharrante, ni lluvia molesta. Los patisfacer un empeño parcial y proporcionarseos, concurridísimos; los teatros, llenos. Al- se un triunfo de localidad se habría dado la gunos, como el Circo, vendido casi todo él satisfacción de contar con nuevos adictos por los revendedores, que se ponen por mon- al Gobierno, á los partidos dinásticos. tera las disposiciones de Gobernación y los La pasión es común á todos los partidos, rigores de Méndez Alanis. y de los desaciertos que inspira muchas veLos toros, con bastante público. Cogida ces tampoco se libran los más alejados del de Pepete en la plaza grande. Hule en Ca- Poder. rabanchel. Aburrimiento en Tetuán. Desolación, por la noche, al tenerse noticia de LA REÍ Ni A que en Algeciras no sólo hay conferencias diplomáticas, sino cornadas. Bombita, su A LA GRANJA víctima ayer. La Reina y sus augustos hijos marcharon O egún se había anunciado, ayer, á las tres, á La Granja, donde, por cierto, el termóme salió de la estación del Norte el tren tro rectifica al calendario diciendo que Juespecial en que la Reina, el príncipe de Asnio es Enero. turias y el infante D. Jaime se trasladaron á Día de banquetes, le tuvieron los médicos Segovia, para desde allí marchar inmediaprofesores del Instituto Rubio y le celebra- tamente al Real Sitio de San Ildefonso. ron también en honor de Viniegra los amiEn la plaza de Oriente, calle de Bailen, gos y admiradores del ilustre artista. No cuesta de San Vicente é inmediaciones de faltaron, naturalmente, oradores. la estación del Norte se congregó numeroLos inquiliuos se constituyeron en Socie- so público para presenciar el paso de la codad de defensa; los abogados se reunieron mitiva regia. para votar diputados de su Colegio. Por la Fuerzas de Seguridad á pie y á caballo noche se repartieron en la Academia de Ju- cuidaban del orden en el trayecto. risprudencia los premios concedidos por la A las tres menos cuarto salió de Palacio Económica Matritense á la virtud. la comitiva del príncipe de Asturias y el inDe política, nada nuevo; porque lo de Mafante D. Jaime, precedida de batidores, con rruecos viene á ser ya un cuento de la buena correo y caballerizo y una sección de la Espipa. colta Real. Entre los sucesos del día hay que citar el Sus Altezas, que vestían de blanco, iban de un timo más. La víctima, un agraciado en coche abierto. La condesa de los Llanos provinciano, á quien sedujo el brillo de unas llevaba en brazos al príncipe de Asturias, y perlas, de las que era portador un america- la nurse al infante D. Jaime. no de las Peñuelas, gran conocedor de la El público acogió la presencia de los hidebilidad humana y de la de nuestra Po- jos de los Reyes con grandes demostraciolicía. nes de afecto. Por la noche, la mar de mítines republiPero donde hubo mayor entusiasmo fue canos para protestar porque en el programa á la entrada de la estación. El príncipe de de festejos de verano no se incluye una elecAsturias, al pasar entre la línea de Alabar- MADRID AL DÍA Mtii K I K n a m 1 aiimmilfHift n r m n a n a ir rin rnuninM -mmar 1 t íiitm nmnim- Mi u n a r n i m i í a n mii -mMn ji rn i