Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 3 DE JUNIO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. che... Cuando se ha hecho esto unas cuantas veces, ya puede un señor salvar á la patria... proponiendo que se conceda sueldo á los diputados. ¡Hay que parisianizarse! I os diputados de París tienen quince mil francos anuales de dietas. ¿No es una vergüenza que no hayamos imitado ya en España el alto ejemplo que nos está dando la Francia republicana y democrática, la de las tres revoluciones, la del triunfo de los Derechos del hombre? Y ¿es que va á negar alguien que uno de los más sacrosantos derechos del hombre- -si es diputado- -debe ser toacederse á sí mismo un pingüe sueldos Mientras los políticos se ocupan de esta importantísima cuestión, veo que la Prensa española organiza etiquetes é informaciones para investigar las causas del decaimiento de nuestro comercio. Y los mismos comerciantes españoles se pierden en divagaciones y conjeturas y escriben artículos de copiosa lectura, achacando la misera rida de nuestra industria, unos, á la locura automóvil; otros, á la falta de protección, y todos, al atraso en que vivimos. Es posible que todos ellos tengan tazón; pero yo, que lie visto las cuentas anuales que una modista de la place Vendóme pasa á una dama madrileña, tengo mis particulares opiniones. Porque esta dama á que me refiero, que apenas figura, que no da fiestas ni reuniones, que aunque pertenece á la aristocracia ni deslumhra por su belleza ni epata por su elegancia, se gasta en su modista parisiense 60.000 francos al año... ¿Se fijan ustedes bien, señores comerciantes? ¡Sesenta, mil francos! Pongan ustedes luego 40.000 en accesorios de toilette, sombreros, encajes, bihdots, perfumería, etc. etc, y tendrán un total de 20.000 duros oro, que esta ¿eñora podría gastar en Madrid, dejando la utilidad al comercio de su patria, y que viene á entregar á París todos los años, como sí fuera una contribución. ¿Es que cr. een ustedes que esta dama es el único ejemplar protector que tenemos? Hay centenares de ellas en Madrid, en Barcelona, en Bilbao, en Sevilla, en todas las provincias españolas. Sumad y veréis el número de millones que emigran todos los años. Pero nos parisianizamos... En Madrid, os dirán, no hay modistas... I, as falta el corte, el gusto... jq é se yo! Y no es nada de esta. Es que cualquiera de nuestras damas paga con gusto tres mil francos por una toilette para poder decir á las amigas cuando la cumplimentan: ¿Os gusta de verdad este vestido? Me le tía hecho Paquin... ¡Pagan la etiqueta! JOSÉ JUAN CADENAS. París, Mayo. instantánea del apleck carlisja de Balaguer, obtenida durante el acto de entrega de las banderas correspondientes á los Centros del partido en Balaguer. Mollerusa. Pons y Mongay. Fueron entregadas dichas bandei J. S á los abanderados por otras tantas señoritas, que en su turno pronunciaron sendas alocuciones. CRÓNICA VERDADERA s lástima que en CUESTIÓN los últimos momentos de las sesiones parlamentarias, cuando todo se discute de prisa y corriendo, como cuando un viajero teme perder el tren, se haya tratado en el Congreso asunto de tanto interés eomo el de los foros en la región gallega, no tanto desde el punto de vista desde el cual lo inició un diputado catalán, el Sr. Rodés, sino como desde el que lo examinó más tarde un diputado gallego, el Sr. Pórtela. Y es lo más triste de todo lo ocurrido ayer que si de lo tratado se enteraron muchos diputados y hasta un público numeroso que ocupaba la tribuna, se debió no al interés ni á la curiosidad que despertaseis materia que iba á discutirse, sino á la casualidad de que, esperándose un debate político de ruido, surgió previamente el otro, y por fuerza hubo que escucharle mientras se esperaba, que por cierto fue una decepción más I, a impresión que los oyentes sacaron fue la de que existe en Galicia un problema hondo y grave, del que los sucesos de Betanzos, los atropellos de algunos campesinos y los rigores de las autoridades en la defensa del derecho jprivado no son más que una consecuencia inevitable y un síntoma alarmante de aquel mal. Del Sil para aeá sospechábase ya que en aquella tierra sufrida y trabajadora existe un caciquismo absorbente, demoledor. Decimos que se sospechaba porque hay que reconocerlo, por doloroso que sea: ni los políticos, que aquí tanto figuran, ni los perió dicos, que tanto escribimos, prestamos inte res por regla general á lo que del Manzanares allá sucede. Y llega un momento en que, por casualidad, como dejamos consignado, al ir en busca de emociones, de espectáculo parlamentario, nos damos cuenta de que hay provincias españolas que padecen males añejos que requieren una pronta, enérgica y eficaz acción de los Gobiernos y del Parlamento. Tal ocurre en Galicia con la cuestión de los foros, y es hora ya de que todos, grandes y chicos, gobernantes y gobernados, nos percatemos de que por ese camino no hay posible redención nacional. ffNA cuantos chistes como el de llamar Molestia Social á la Defensa Social, ¡y hasta los firmantes que había en las tribunas lloraron de pena! Habían oído ya el equívoco aplicado ala Junta de Reformas Sociales. Total, que el debate duró siete minutos y siete segundos y que murió por consunción. Bu el Senado se aprobaron artículos 5 más artículos de la ley de Comunicaciones marítimas á verdadero paso de carga. Y á ese paso la vida parlamentaria 110 es un soplo, es un ciclón. De sucesos, dos intentos de suicidio, y eso que refrescó el tiempo, y la detención de dos ratas, uno de ellos, el Vidita, prodigio de. diez años, que, á falta de casas de corrección, se busca la vi dita así. Ds cosas municipales no hubo más que un bando de la Alcaldía para la rectificación del censo. Y lo que es por el vecindario, que le rectifiquen. Así como así, se va enamorando de ese art. 29 de la nueva ley, que proclama á los candidatos sin votarlos cuando aquéllos son los indispensables para cubrir las vacantes. Y si no hubiera ni los indispensables, mejor qué mejor. Hemos dicho que de cosas municipales no hubo más que un bando. Hubo un b Ando... y una banda. Por la noche, estreno de la banda municipal en el Español, delirio universal y triunfo de Villa y de la villa. La banda resultó sencillamente admirable, y hay que tributar una masónica triple salva de aplausos: á la banda, al Ayuntamiento y al iniciador de la idea, sea quien sea. Porque una banda no siguifica sólo una Corporación artística; es algo popular, algo que excita entusiasmos y funde sentimientos, algo, en fin, que encarna á un pueblo y que es objeto dé sus estímulos y de sus amores. Muy bien organizada, muy bien uniformada y muy bien ensayada, su primer concierto fue un triunfo. El maestro Viila, el simpático Villita, fue villa y corte dirigiendo á Tschaikonski, á Iyistz y á Weber; pero dirigiendo á Wagner en La Walkyria y en El ocaso de los dioses fue metrópoli universal. Madrid está de enhorabuena. Tiene una banda digna de un Madrid. INFORMACIÓN POLÍTICA EN LAS CÁMARAS NUESTROS RABADOS K 1 Concurso de belleza en Valencia. Como nuestros lectores saben, ha terminado el Concurso de belleza de Valencia con una fiesta animadísima en el. salón de baile del Gran Casino, en el cual se celebró el escrutinio de la votación para discernir los premios del Certamen. I a votación duró tres días, y los sufragios se repartieron en la siguiente forma: Señorita Rosa de la Figuera y de I, acerda, 1.258 votos; señorita Inés Sanchís Mas, 1.082; señorita Joaquina Saavedra y Fontes. 207; señorita Rosa Rodrigo, 130; señorita Angeles Soler, 84, y señorita Soledad Cristally, 21. Adjudicáronse, pues, por I orden indicado, los premios de 5.000, 3.000 y 2.000 pese tas, y los tres accésits de 1.000. El resultado del escrutinio, del cual dio lectura el marqués de Besucarlo, que lo pre sidía, fue acogido con grandes aplausos. Xplech carlista en Balaguer. Como complemento de. uno de nuestros telegramas de ayer, publicamos hoy una 1 a lluvia que cayó de madrugada refrescó bastante la temperatura, ofreciéndonos un día como para nosotros y para la atracción de forasteros quisiéramos para dos ó tres meses seguidos. L, a presencia del Rey en la partida de polo del Hipódromo acabó de desvanecer los rumores que se habían esparcido por ahí en alas de la fecunda é inquieta fantasía. En los Tribunales no hubo como interesante más que un juicio, en el que se acusaba de infiel y algo más á un portero á quien la inquilina de un piso encomendaba que le cuidara la casa. Y tanto interés se tomó por ella, que la miró como casa propia. 1I, as sesiones parlamentarias dieron popísimo juego. Aun había quienes esperalan emociones en el Congreso con eso del b; mensaje de las 45.000 firmas. ¡Sí, sí! ¡en buenas manos cayó el pandero... Pretendió un diputado avivar el fuego soplando unos MADRID AL DÍA KTo quedó ayer aprobado en el Senado. como se esperaba, el proyecto de comunicaciones marítimas; pero lo será este tarde en las primeras horas de sesión. I a extensión dada al debate de totalidad en sus dos turnos y en las alusiones que de ellos se derivaron hubo de impedirlo. Porque las únicas enmiendas que fueron apoyadas y retiradas al cabo no tuvieron á su devoción largos discursos; apenas respondieron á otra cosa que á marcar un punto de vista discrepante del proyecto. Y sus autores lo hicieron en pocas palabras. Esto no obstante, la noche se echó encima y la Cámara no pudo llegar en la rápida lectura y aprobación de artículos más que hasta el 17. Mejor dicho, en éste no se eutró porque ya se estaba fuera de las horas reglamentarias, no se habían prorrogado éstas y el Sr. Sol y Ortega tenía pedida la palabra para hacer unas declaraciones en relación con esta parte del proyecto, no de impugnación especial al mismo, sino ds acentuada definición de su actitud en orden á una Compañía naviera, p n tanto, senadores y periodistas mostrá banse intrigados por la presencia de los Sres. Canalejas y Moret en los pasillos, por las conferencias que éstos celebraron con el general lyópez Domínguez y con los senadores demócratas y liberales más significados. a