Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES a DE JUNIO DÉ 1 9 o 9 EDICIÓN i. PAG. i3. SECCIÓN LITERARIA EL TREN RÁPIDO CUENTO, POR JACQUES NORMANO I 1 a noticia del casamiento de Sancerre cayó cotno una bomba entre nosotros, sus íntimos amigos. -EL. ¡un célibe empedernido! ¡un parisién escéptico, refractario á todo proyecto matrimonial! Era chusco imaginarse á Valentín ingresando en el número de los mandos. ¿Qué habría ocurrido? Ninguno de nosotros, que le conoríamos á fondo, lo comprendía. Al poco tiempo tuve la suerte de encontrarme con Sancerre casualmente. Como es lógico, me apresuré á pedirle la debida explicación resuelto á no dejarle escapar mientras no me dijese la verdad. ¡Imposible! -me contestó, -no tengo tiempo. Estoy ocupadísimo. Vengo de la Alcaldía y me dirijo á encargar en una imprenta las participaciones. No obstante, hablaremos, si tienes á bien acompañarme- -Como quieras- -le respondí. Nos hallábamos ante la Magdalena. Cojmonos del brazo y enfilamos los bulevares. -Te advierto- -me dijo Valentín- -que la historia no tiene pizca de interés. Todo se reduce á una vulgar aventura en un deparlamento de ferrocarril. Pero si te empeñas? n conocerla... Escucha, pues. En el mes de Febrero salí con tuxcccion á Niza, donde me proponía presenciar los festejos de su famoso Carnaval. Como me son insoportables las noches en el tren, tomé billete para el rápido de las ocho y cincuenta, que debía dejarme en Marsella á las doce y minutos de la noche. Proponíame pasar allí todo el siguiente día, invitado por mis Dueños amigos los Romband, de la calle Saint- Ferreol, que me esperaban á comer, Al otro día pensaba continuar mi expedición hasta llegar á Niza aquella tarde. En la estación de I, yón hormigueaba una turbamulta de viajeros. Gracias á mi amistad coa el jefe, pude instalarme en un cupé, de espaldas á la locomotora. Estaba solo con otro caballero de serio aspecto, tipo de burócrata y condecoración en el ojal. Un cartapacio inmenso constituía todo su equipaje. Era seguro que con tan escasa impedímenta no podía ir muy lejos; y entonces yo, ¡oiij bello ideal del perfecto viajero! me quedaría solo por el resto del viaje. Todo el mundo se hallaba colocado ea su sitio correspondiente. El tren iba á partir dentro de breve tiempo. Un ruido de voces se oyó en aquel momento delante de la portezuela de mi coche. ¡No, señor, eso no puede ser de ningún modo- -decía una foz femenina y fresca con leve acento meridional; -yo tengo encargada mi berlina, y en ella he de salir de París! -Es ya tarde, señora. No queda ni una sola desocupada. Sí quiere la señora colocarse aquí... -Que agreguen un carruaje. -Imposible, señora. El tren lleva ya el número reglamentario de unidades. Y dése prisa, porque voy á dar la salida. -Pero ¿dónde voy á meterme? -Eso no es de mi cuenta. Mientras haya sitio en este departamento no tiene ustpd derecho á reclamación. una hermosa cabeza de mujer, ataviada elegantemente, apareció por mi ventanilla, retirándose al punto como espantada. ¡Hay dos viajeros! -Señora, ¿acaso cree usted que van á devorarla por el camino? -B 1 caso es que yo necesito marcharme en este tren, ¿Puede usted telegrafiar á la primera estación para que pongan la berM? seora. ¿L, o hará usted? ¡Que sí! A NUESTROS LECTORES Las noticias religiosas y del tiempo y las funciones de los teatros Jéanse en la sección de A N U N C I O S POR PALABRAS, inserta en la página i5. I, a portezuela se abrió, dando paso á la dueña de la cabeza. A toda prisa introdujeron en el cupé una serie interminable de equipajes y envoltorios. Un instante después sonó el silbato de la locomotora y el rápido se puso en movimiento. El serio burócrata se sentó junto á mí para dejar galantemente todo el otro diván á la viajera. Ella, entre tanto, sofocada por el enojo y la contrariedad, no se dignó mirarnos. Coa gran cuidado púsose á colocar en orde- n sus pertenencias: maleta, cabás, saco, cajas de sonibrero, dos cestas y la manta. Yo la miraba de reojo mientras iba Teahzando tan difícil distribución. Sentí gran alegría al darme cuenta de que mi nueva compañera de expedición era bonita y distinguida. Es agradable siempre, sin perjuicio de la pureza de intenciones, hacer un largo viaje en compañía de una mujer así. (Se continuará, chacha de diez y ocho años de edad, llamada Benita Martín. Esta desgracia, porque realmente lo fue, puesto que el arma se disparó al caerse el que la llevaba, ocurrió en el pueblo L, a Acebeda, de la provincia de Madrid. José Montoya íué procesado, y a 3 er sostuvo el fiscal que era autor de un homicidio por imprudencia; pero el Jurado, de acuerdo con lo sostenido en su informe por el letrado Sr. Edo, emitió un veredicto de inculpabilidad, y Montova fue absuelto por Tribunal. f 1 3 T A SUSPENDIDA to vista de la cau sa seguida contra I UcíaaCauchois, que, como dijimos, había. de celebrarse ayer mañana en la Sección tercera, fue suspendida por no haber suficiente número de jurados. UN PASANTE PARQUE C 1 NEFLUO de estos días terminarán ITnoque está realizando la nuevalas obras Empresa arrendataria del Parque de Recreo Cinefluo) situado en ia plaza de Cánovas, y tendrá Madrid un lugar de esparcimiento para verano que substituirá á los Jardines del Buen Retiro, de grata memoria. Entre las novedades figura el Musiorama espectáculo único en el mundo y de tal novedad y fantasía que encantó á cuantos le visitaron en la Exposición HispanoFrancesa de Zaragoza, donde se presentó por primera vez, siendo honrado con la asistencia de SS. MM. y A A. RR. Para este espectáculo está contratada la bellísima y sugestiva artista señorita I, uisa Vigné, que ha llamado notablemente la atención en el mundo entero. Volverá á funcionar también el vapor Lep lulo, con sus viajes marítimoB; y por el espETIRADADE ACUSACIÓN Alcelebrar- cenario del elegante teatrito, construido al jx se un juicio aire libre, pasarán sucesivamente las cuplede desahucio en el Juzgado municipal del tistas, bailarinas y mímicas más renombradistrito del Centro el día 20 de Julio de 1908, das en el extranjero. manifestó el demandante Vicente García Se establece además un cafe restaurant, en Alcalde, que requería á su inquilino Hipóli- el cual se hermanará la economía con el más to Benito por falta de pago de una mensua- esmerado servicio. lidad de la habitación que ocupaba en la I a inauguración se efectuará en breve. casa núm. 8 de la calle de Martín Izquierdo, y al efecto acompañó el contrato de inquilinato, en el cual habíase estipulado por arrenr e l reconocimiento practicado posteriordador y arrendatario que éste satisfaría la cantidaá de 10 pesetas al mes por alquiler. mente al general Benítez para aprePero es el caso que el demandado negó ciar la lesión sufrida al caerse del caballo el 0 que él hubiera firmado dicho documento y pasado domingo ha resultado que tiene do costillas fracturadas. asimismo que se comprometiera al pago de Su estado, afortunadamente, no inspira las referidas 10 pesetas, pues j: enía en su poder el duplicado de otro contrato, ea el c i u a d o e s t a n d o recibiendo constantes cual constaba únicamente la cantidad de pruebas del afecto que se le tiene en él Bjército. siete pesetas cincuenta céntimos. Vicente García Alcalde insistió en que lo probablemente hoy firmará el ministro laa convenido era lo por él alegado, y en vista propuestas de ascensos de Caballería, de esta contradicción púsose el hecho en Artillería y Administración Militar, y pasaconocimiento del Juzgado de primera insla de Infantería tancia, y fueron procesados Vicente Hipóli- doEn Caballería ascenderán: un teniente coto y una hija de aquél, llamada Concepción. ronel á coronel, tres comandantes á tenienTerminado el sumario y señalada la vista coroneles, cuatro comandandel proceso, ayer por la mañana compare- tes y cuatro primeroscapitanea áá capitanes. tenientes cieron las tres citadas personas en la Sec- tes Artillería ascenderán: mi teniente coEn ción primera de la Audiencia. comandante, dos capitanes y tre El fiscal, Sr. Pérez Martín, interrogó mi- ronel, untenientes. nuciosamente á los acusados, y áespués de primeros En Administración iMiiuar: un comisario oir sus declaraciones, las de los testigos y dos comisarios el informe de los peritos calígrafos señores de guerra de primera clase, oficiales primede guerra de segunda, dos Cuéllar y Cordero, retiró la acusación que ros y dos segundos mantenía. En Guardia civil: un I, a Sala, en vista de esto, sobreseyó libre- pitanes y dos primeros comandante, dos ca tenientes. mente. Defendían á los procesados los Sres. Ama- I a Junta directiva de la Asociación de ro y Moreno. Huérfanos militares de María Cristina IINA DESGRACIA En la Sección cuarta ha acordado que el dinero sobrante de la celebróse la vista de traslación de los restos del teniente Ruiz una eausa seguida contra José Montoya, á se imponga en papel del Estado, y las renquien el día 2 de Julio del año último se le tas de dicho capital, distribuirlas anualmendisparó una escopeta, cuyos proyectiles fue- te ea dos premios, uno para huérfanos y ron a herir, caos sáo la muerte, á una mu- otro para huérfanas, de los que más se ha- TRIBUNALES ECOS MILITARES