Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES ÍJ DE MAYO DB 1909. EDICIÓN a PAG. 8. Hay qnejnzgarla, pttés, con la benevoien cía que merece lo que supon ea relacióa con otras literaturas ya formadas y fuertesy un esfuerzo plausible y un honroso intento La dote es una comedia con andadores, una obra que no tiene otro mérito si no es LA REVISTA ILUSTRADA el de su ingenuidad y el de su sencillez En conjunto resulta inocente y fatigosa, y por eso el publicóse limitó á escucharln con atención cortés, aplaudiendo, con arreglo á las ordenanzas, al final de los actos, á cuenta de algunas escenas que encontró entreteni las. 15 CÉNTIMOS NÚMERO La dote va muy bien para el turno blancof EN TODA ESPAÑA y mejor todavía para archivarla. Tina di Lorenzo, en lo poco que tuvo que hacer, se mostró la insuperable artista de Si llegara á faltarte, todo lo perderías, y tu tiempre, que no hay papel, por insignificanprimo Lataste se llevaría la kerencia en su te que sea, que la celebrada actriz no hasca interesante. calidad de colateral. La señora Rossetti y el Sr. Grasi cotupu- -Lo sé- -respondió Lannefranque, enjugándose las últimas gotas de llanto con el sierou una pareja de suegros muy graciosa. Bien Carini y Falconi, y acreedores á mea. dorso de la mano. -Mi Mauricio no tiene buena salud; en esto se parece á su madre; ción honorífica Zopetti y Cassini, como de pero para eso hay farmacéuticos en Inx, y, costumbre bene trúcalo. ¡por vida mía! Lataste no heredará los ciento cincuenta mil francos. Y Lannefranque estrechó la mano del que ROMEA, BENEFICIO DE LA La simpa. así sabía consolarlo, y se dirigió á la cuna ca no; en que dormía el heredero de Cazaubon y le besó con sus labios torpes de campesino. mera actriz, que tan plausible campañap h Bertrán Lannefranque era un labrador de hecho durante la presente temporadaen, Ro veintiocho años, flacucho, pero con unas mea, la ha coronado con la celebración de su mandíbulas feroces de bulUog. Muchas ve- beneficio, en el que nada faltó para estas traces, cuando no tenía ni pan de maíz para sa- dicionales apoteosis de los artistas: aplautisfacer el hambre, había pensado en esa sos, llamadas á escena, flores, regalos y, lo herencia pingüe. Y sudando para labrar la que es mejor, la confianza de la corona, va- í tierra arcillosa de Cazordite, esa tierra in- mos al decir, de- la Empresa, que cuenta con grata en la que no podían penetrar las raí- esta distinguida actriz para la temporada, ces de los árboles, pensaba en la vejez tran- del año venidero. quila que le esperaba. Prometíase comprar La novedad del cartel la constituyó el es los bueyes más robustos de la región, el ca- treno de una comedia en dos cuadros, ori, rro más sólido y el arado más ligero; ten- ginal de Eduardo Zamacois. dría un coche de seis asientos para ir al Frío, que así se titula la nueva producción ¡mercado, y mandaría construir una casa en de este original novelista, tiene todo el mar cierta colina, con una terraza, en la que ju- chamo de su obra personal y galante. garía los domingos con sus camaradas, conOcurre en el medio frivolo y mundano d ¿templando las lejanas márgenes del Adour, l s Manon y de su corte de galanteadores? las montañas y el mar con sus palpitaciones con su eterno contraste de alegrías de jucerúleas. ventud y de nostálgicas pasiones. Frió es uti Pero para realizar esos sueños era nece- artístico contraste, una página más de dos sario que viviese Mauricio, el débil vastago corazones, que Zamacois ha llevado al teade trece meses que dormía en su cuna mien- tro con galana forma, en escenas amable tras se dispersaban por los campos los invi- de la vida, que tan bien conoce. tados al entierro. El éxito fue desde el primer ínomenW (Se continúala) propicio al autor de la comedia, que obtuve al final de la representación muchos y ira. gorosos aplausos. Ramona Valdivia, las señoritas Espejo, Ezquerra y Corona y los Sres. Castilla y, COMEDIA. LADOTE Sinceramente de Palacios interpretaron la nueva producé V COMbD, AENlKTs ción de Zamacois con tanto cariño come i ACTOS DE AKTU- O ni la menor idea, acierto. FtORIDOR. ni a u a ara ser ACEBEDO P virle; fórmula de ART 1 N Mañana celebrará su beaeficortesía que ya no puedo ofrecerle, porque- -ció el primer actor y directoí Acebedo, autor de la comedia estrenada anode este teatro. Luis Alcalá, con el siguiente che, ha muerto. Afortunadamente, vino en. auxilio mío un programa: Primera sección (doble) á las siete: Elpo joven brasilero que casi á diario asiste á las representaciones de la compañía italiana. Y bre Valbuetza y estreno en Madrid del bocet éste, nutriéndome sobre el particular, me lírico- dramático del inolvidable Pinedo dijo que Acebedo fue director y crítico muy Gonzalo Jover, música del maestro Oró, ti v estimable de un diario de Río Janeiro, per- tulado EltíoLeón. sona muy significada y con vistas á la euroSegunda sección (doble) á las diez: Es peización en todas sus manifestaciones de treno de la humorada cómico- lírica Vida, cultura. Ligado á la política, ocupó en su bohemia, original deJFosé Pérez López, taú? país elevados puestos, trabajando mucho en sica del maestro Fonrat, y la zarzuela dé pro de la instrucción pública, á la que dedi- gran éxito Los segadores. có preferente atención. Puede decirse- -á mi brasilero me atengo- -que puso la primera ó la segunda piedra- -no recuerdo- -en la crea- DARÁ LEER Se ha impreso y puesto á lá venta el libro de la zarzuela ción de un Teatro Nacional á la manera que los argentinos lo han realizado actual- Sol y alegría, letra de los Sres. Jover y Gonmente. zález del Castillo, música de Tomás Torre- De las comedias de Acebedo, La dote es la grosa, que con excelente éxito se estregó que mayor éxito ha obtenido en buena par- en el teatm Martín, de esta corte, el mes ¡a 4 te de América, donde se ha representado sado. LA SALUD EN MADRID I uevos casos. La portera de la casa ufan. 8 de la calle de la Ventosa se presentó ayer en la Comisaría del distrito de la Latina y manifestó que todos los vecinos de la finca se encontraban alarmadísimos y en muy grande apuro por la existencia en ella de numerosos atacados. En el piso primero, cuarto núm. 5, hay cinco enfermos. Otro en el cuarto núm. 4 del mismo piso, y otro en el núm. 3 del patio. Se asegura que todos han caído en cama víctimas del tifus. Se ha hecho constar oficialmente que en la calle de San Andrés, núm. 3, tercero, hay una señora enferma con fiebres infecciosas de carácter tíhco. El hecho consta en la Comisaría del distrito de la Universidad. SECCIÓN LITERARIA COMPRE USTED HOY JUEVES Y EL TEATRO LA ENCINA DESGAJAD V CUENTO CAMPESINO, POR JEAN RAMEAU I g u a n d o enterraron á Melita Lannefran que, en el antiguo cementerio de Cozordite, cuya tierra tiene estrías amarillas color de carne, el viudo, Bertrán Lannefranque, cubierto con el pesado manto de pastor, hecho de paño obscuro, llamado capa de luto, se puso á la cabeza del fúnebre cortejo y con él se dirigió á la Granja. Caminaba á su lado el primo dataste, campesino taciturno, cuya boca no se abría sino para masticar, beber y rezar. La ceremonia había sido larga; ya eran las doce, y todos los concurrentes bostezaban de hambre. Al llegar ala casa mortuoria, parientes y vecinos se sentaron en derredor de una gran mesa, y el viudo Lannefranque eomió pan y queso en medio de los suyos. Sirvió muchas veces vino blanco antes de recitar el De profundis, y los invitados declararon que jamás se habían tributado honores iguales á una muerta en todo el territorio del Municipio. Todos hablaban en voz baja de las viñas lozanas, de la siembra de maíz, perdida por! a falta de lluvias, y del trigo, cuya cosecha iba á ser escasa, luego se despidieron del viudo y le dieron el pésame de costumbre. Vamos, amigo mío, no te aflijas. Ya sabes que no somos de este mundo... -Adiós, Lannefranque, y no cargues el juicio. Con eso nada se remedia. -Valor, Bertrán; se faé tu mujer; pero te queda el niño. -No llores, hombre, Melita rogará por tí n el cielo. Después de oir algunas docenas de frases por el estilo, Lannefranque se puso á llorar como un chiquillo. Uno de los del cortejo se compadeció de él, y para consolarlo le dijo cariñosamente: -No sé por qué Horas, Lanaefranque; se te ha muerto tu mujer, y es de sentirse; pero ¡basta ya! No era muy útil en la granja. Ya hacía mucho tiempo que su salud Se había quebrantado y no podían emplearla en el cuidado de las ovejas y en la preparación de la comida. Una muchacha de quince años que gane cuarenta sueldos al mes puede hacer eso. Lo esencial para tí es el cuidado del niño y que se te logre, pues ese muchacho vale cien mil francos como uno. ¡Ciento cincuenta mil- -rectificó el viudo, que no dejaba de sollozar. -Es posible. En fin, por él has de ser rico, puesto que es el único heredero de su abuelo materno, del famoso Cazaubon, que ha hecho una fortuna en el comercio de caballos, lístá delicadillo el mucüacho, cuídalo. NOTAS TEATRALES rTiin ni ¡l ¡ll! i: r ¡i lllniímiiinniFi uní m u