Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 24 DE MAYO DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 4. ESPAÑOLES ARREPENTIDOS LJ e leído en un periódico de provincias la carta de un emigrado, cuyo párrafo saliente dice así: Quiero volver á esa España que abandoné en un momento de locura; si alguien pudiera restituirme á la patria querida... Ahí tenemos á un hombre simbólico. En vano se le presenta el panorama del Nuevo Mundo como una cosa conquistable; en vano rueda ante sus ojos el oro de aquellos paí ses ubérrimos; ese nostálgico emigrado quiere volver á la patria, á la manera que las alondras buscan el brillo de los espejuelos. Es un hombre símbolo. Del mismo modo que él, por todo el mundo hay esparcidos muchos miles de españoles que sueñan, que quieren, que ansian volverla España. Acaso la fortuna les brinda sus favores; tal vez la vida muelle y regalada de la emigración les anvuelve en cien y mil halagos; ellos quieren volver á España, suman fon su r a í a n te España... ¿Qué profunda y paradójica nación es ésta eu donde nacimos? Vive la gente desesperada, hartándose de bilis y de mala sangre; se muere la gente de in ¿ignación, de asco ó de miseria; anda la gente destrozándose entre sí, mordiéndose y odiándose; la vida es áspera, la lucha fatigosa; e! peso de las cosas muertas pone barreras de obstáculos en todos los caminos, y las malas pasiones, junto con la prevaricación continua y ambiente, hace de la nación una verdadera jaula de fieras. La gente huye, la gente emigra, sacudiéndose las sandalias en el puerto, maldiciendo á la patria amarga. Sin embar, go de esto, los españoles llegan á las remotas playas, y al tender los ojos de la imaginación sobre la patria que ha quedado lejos, tina feroz nostalgia les carcome el corazón. Y entonces cambia todo, como por arte de encantamiento. Los colores se invierten, la retina tiene distinta percepción, la mente interpreta de un modo contrario los fenómenos de la patria. 1,0 que antes parecía negro, ahora se convierte en azul; los sucesos que antes indignaban, ahora entusiasman; las personas que se odiaban, después pasan á ser queridas: es como si una aurora primaveral tendiese su dorada luz sobre un paisaje que había arrasado la tormenta. La bocaque antes decía: ¡Este cochino país... pronuncia luego el nombre de España con un acento lleno de unción casi religiosa. Casi adquiere las proporciones de culto religioso el amor patrio de estos españoles emigrados. Su patriotismo es agudo, intransigente, despótico, absoluto, irritado y agresivo; no pueden oir hablar con vilipendio de la patria; consideran á su patria como la mayor fuerza que late en el mundo; creen que España es un pozo dormido y antiguo, en cuyo fondo se esconde una infinita energía. Y cuando la guerra famosa con los yanqais, aquellos españoles de allá abajo padecen una especie de epilepsia; se figuran que España ha de abrumar bajo su peso á la infame nación sajona... Y construyen buques para España, levantan hercios armados para defender á España. ¿Qué virtud endiablada y femenina posee esta antigua península hispánica? Tritura á sus hijos, ó los arroja en lejanos continentes; luego les inf ande un sagrado amor... Indudablemente que aquí dentro, en el fondo de esta enigmática península, se esconde alguna rara é incomprensible virtud. ¿Quién sería capaz de hacer surgir esta generosa y gran virtud que existe en el fondo? ¿Qué hombre ó qué agrupación de hombres podría levantar la tapa del tesoro oculto? ¿Cuándo será posible asistir á la aurora de ese día en que la enérgica virtud de la raza brote como un sol? 1l Tal vez pueda haber una solución. Podría lograrse que todos los desesperados y des contentos emigrasen á América; q. ue se armasen allí de dinero, de fuerza y de patriotismo, y cuando sumasen algunos millones, que los emigrados se lanzasen sobre España, la conquistasen, la volviesen del revés... y empezara desde entonces una nueva era. JOSÉ M. SALAVERRIA. MADRID AL DÍA 1 ndudablemente, el almanaque sufre un error de un mes fecha. Más que un 23 de Mayo pareció ayer un 23 de Junio. El sol, por lo menos, apretó como acaso no apriete el mes que viene. Con un tiempo así, y domingo por añadidura, Madrid se salió de madre. Hubo en todas partes extraordinaria animación y actos y fiestas para todos los gustos. En la Academia de Beuas Artes, recepción académica del Sr. Osma, con sus correspondientes é inevitables discursos En el Hipódromo, carreras de caballos, las primeras de la temporada, con poca aunque distinguida concurrencia, ningún accidente y un sol de justicia. En el Pardo, fiesta alemana, en la que los subditos del Kaiser dieron una vez más prueba de su gusto, de su cultura y de devoción por la cerveza, que corrió á metros cúbicos. En las plazas ae toros de Madrid, Carabanchel y Tetuán, las indispensables corridas de toros. En la primera, mansos, temeridades, sustos, gallos del Gallo y sosería general, En Carabanchel más mansos y más sosería. En Tetuán, ídem id. ¡Buena jornada para la afición! Decididamente, hoy por hoy, sin Bombita y Machaquito, á morir los caballeros y las damas á rezar Las emociones se quedaron en Sevilla, donde hubo dos cogidas, una de mucha gravedad, para mayor amenidad de los anales taurinos. De política, nada. Los republicanos celebraron un almuerzo en la Bombi. Tampoco pudieron evitarse los discursos. Hubo cánticos. El próximo acto será cena, porque van ya meriendas y almuerzos. De sucesos, los más importantes tueron dos pedreas, con dos heridos, espectáculo que sigue dándose en Madrid como remedo de costumbres de nuestros buenos vecinos los jóvenes rífenos, y un naufragio en el proceloso estanque del Retiro, cuya víctima perdió el equilibrio y. una cartera con billetes. La cartera no cayó al agua, pero como si hubiera caído, porque sus valores resultaron papeles mojados. Por la noche, calma chicha hasta eu la atmósfera EL CONGRESO ALGODONERO L ESPÍRITU DE Las sesiones del ConLA. ASAMBLEA la sala f 0 1. Artes freso de Bellas de la víaPríncipeHumberto, de Milán, siendo unos trescientos el número de congresistas. Las naciones representadas y las que han mandado delegados son: Inglaterra, Alemania, Francia, España, Portugal, Italia, Suiza, Bélgica, Holanda, Austria- Hungría, Rusia, India Inglesa, Japón y Norte América. Él mayor número de delegados corresponde á Inglaterra y Francia. El objetivo que persiguen los hiladores es salirse de la dependencia en que se encuentra la industria algodonera europea res- pecto de los Estados Unidos de Norte América, por monopolizar éstos el algodón ea rama, primera materia que transforman las hilaturas de Europa. Para realizar este proyecto, la Federación Internacional, por iniciativa propia, por medio de suscripciones voluntarias y con auxilios que concedan distintos Gobiernos, se propone aumentar el área de cultivo del algodón, tomando por base de operaciones el centro, Sur y Oriente de África. Sus ensayos comenzaron en el año 1904, y sólo Inglaterra produce hoy cerca de 40.000 balas de algodón africano, valoradas en más de quince millones de francos. De otra parte, la Federación procura, por medio de actos de propaganda y de los Congresos, reforzar las asociaciones de los países que están federados, para poder ejercer una acción colectiva suficientemente fuerte para presentar batalla á las coaliciones de los plantadores americanos, á los tratos de los acaparadores y á la especulación. Todo consiste en organizar, unir y disciplinar los grupos de productores de cada país para hacer efectivos, en un momento dado, los acuerdos que sean convenientes á los intereses de la industria algodonera tomados en su conjunto. No todos los industriales de las distintas nacionalidades que constituyen la Federación Internacional están igualmente preparados para la acción colectiva. Inglaterra y Alemania, por ejemplo, tienen organizaciones patronales muy superiores á 1- as demás. Nosotros lps españoles, no hay que decirlo, vamos á la cola, tan á la cola y tan distanciados de los demás (de Portugal inclusive) que es muy de temer que si no reaccionamos prontamente y no ha cemos un esfuerzo para dominar nuestro carácter esencialmente anárquico, y amoldarnos á la corriente general del mundo, que requiere como cosa absolutamente indispensable la acción colectiva y la cooperación, corremos peligro inminente de quedar rezagados, desorbitados de la tendencia general, entrando, por consiguiente, en un período de deca- dencia irredimible por falta de adaptación de nuestro espíritu á las corrientes modernas. Basta traspasar la frontera para convencerse de la necesidad de la cooperación y la acción colectiva para 3 a vida económica moderna. Los negocios industriales ó comerciales no pueden comenzarse hoy sin un capital de algunos millones, y que, por consiguiente, hay que recogerlo entre muchos; los problemas de organización industrial y los mismos conflictos sociales no pueden resolverse más que dentro de asociaciones profesionales; la exportación en alguna escala no es posible más que por medio de una bien entendida organización comercial y con la eficaz cooperación de los Gobiernos, que la facilitan por medio de las líneas sub- vencionadas; para todo es indispensable el espíritu colectivo, para lo pequeño y para lo grande: el esfuerzo individual aislado, en el interior se esteriliza en luchas con los concurrentes, y en el exterior sucumbe ante las formidables organizaciones y armamentos de los extranjeros. Este espíritu de cooperación y solidaridad entre los productores de cada pueblo para constituir fue. es y disciplinadas huestes, un gran espíritu nacional y la federación de éstas para constituir un organismo superior que las defienda á todas en los puntos de interés general, que á todas afecta, he aki el sentido que mueve y anima á este Con- 1 greso de Milán, que es un acto más de propaganda realizado por la Federación para defender los intereses de la industria algodonera, salvándola del peligro norteamericano. J. AGUILERA Milán, 19 Mayo nmmni iH I I I i i- -iMimmtiitutn