Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 22 D E M A Y O D E 1909. E D I C I Ó N i. P A G 4. El reverendo PIgott ha quedado así expulsado de la Iglesia; pero las autoridades inglesas no creen que deben intervenir en el asunto, puesto que en el Refugio del Amor no se dan escándalos, y las devotas inquilinas viven muy á gasto. Pigott, como es natural, no ha querido asistir á la ceremonia, ni pretendido sincerarse de los cargos que se le hacen, y, seguro de que las autoridades no le molestan, permanece encerrado en su Refugio del Amor, viviendo plácidamente y convenciéndose poco á poco de que, en efecto, es el Mesías. Y para distraerse, de cuando en cuando tiace un niilagrito... GONZÁLEZ CLIFFORD Y- goj. Cerca de las diez comenzó la recepción, á la que asistió el infante D. Alfonso, seguido de todo el Cuerpo diplomático, el Ministerio en pleno, los oficiales españoles y lo principal de la alta sociedad lisbonense. El solemne acto terminó á la una y media de la madrugada, pocos minutos después de haberse retirado el Rey. MADRID AL DÍA S PORTUGAL celebrada el día del cumpleaños de S. M. el Rey D. Alfonso XIII en la Legación de España en Lisboa. A ella acudieron gran número de comisiones y personalidades distinguidas, entre las que figuraban los señores marqués de Alvite y D. Vasco de Cámara, en representación, respectivamente, del rey D. Manuel II y de su augusta madre la reina doña Amelia, y el ministro de Negocios Extranjeros, en nombre del Gobierno. Asistieron además á la recepción la colonia española, los oficiales de nuestro Ejército que nan ido á tomar parte en el Concurso hípico, una comisión de oficiales del regimiento de Infanntería núm. 16, del cual es coronel honorario nuestro Monarca; la Cámara de Comercio española, la Asociación La Fraternidad y la Junta organizadora del Centro Español. Por la noche hubo banquete en la Legación, con asistencia del propio jefe del Estado. Los salones del edificio estaban deslumbredores, tanta era la profusión de flores y de luces. Habíase convertido en comedor el salón de recepciones, en cuyo testero se veía un magnífico retrato de D. Alfonso XIII, de tamaño natural. Adornaba la mesa un riquísimo centro de oro y cristal. El Monarca lusitano, que ostentaba los collares del Toisón de Oro y de Carlos III, llegó á la Legación poco después de las siete y media, en un lando tirado por cuatro caballos y llevando como escolta un escuadrón de Lanceros. El orden de colocación de los comensales fue como sigue: Derecha de S. M. condesa de San Luis, presidente del Consejo, condesa de San Louren o y conde de Taronca. Izquierda: condesa de Sabugosa, ministro de Negocios Extranjeros, condesa de Güell y Bourbon y conde de San Lourenco. Frente al Rey tomo asiento el conde de San Luis, que tuvo á SH derecha á la marquesa de Fayal, conde de Sabugosa, general Craveiro Lopes y marqués de Alvito; y á su izquierda, á la condesa de Torouca, marqués de Fayal, conde de Figueiro y coronel Antonio Costa. A los extremos de la mesa se colocaron los Sres. López Roberto, primer secretario de la Legación, y el teniente coronel Antonio Waddington. Durante la comida un brillante sexteto interpretó escogidas piezas de concierto. En el momento de los brindis, el rey don Manuel, recordando los lazos de fraternal amistad existentes entre las dos naciones que forman la península, levantó su copa en honor de Alfonso XIII, al que dedicó sentidas frases, deseando prosperidades al pueblo español. El conde de San Luis contestó al regio brindis en parecidos términos. E 3 L CUMPLEAÑOS DE Brillantísima esD. ALFONSO X Ji tuvo la recepción in acabar de afirmarse el tiempo á gusto de la gente madrileña, devota de callejeo, tuvimos ayer un tiempo bastante aceotable. No debió opinar lo mismo el Ayuntamiento, que perdió tres horas mortales en derrochar elocuencia para discutir cosas bastan te feas sobre obras municipales, deficiencias de éstas, devolución de fianzas, en materia de alcantarillas; ¡más (fealdad no cabe! Luego se habló de las intromisiones del jefe de Policía en el asunto de los vendedores ambulantes. Se defendió la jurisdicción de los tenientes de alcalde, únicos que pueden meter en cintura á los citados vendedores. Bl alcalde recargó él puyazo. Pero ¡ay! resulta que no hay tales intromisiones, porque no hay disposición alguna del citado jefe. Lo único que positivamente hay es una intromisión de los industriales callejeros; lo que no hay es tenientes de alcalde, y si los hay, tanto peor, porque no tienen eelo para evitar las molestias que sufre el vecindario haciendo lo que se había atribuido al señor Alanis. I La política, tranquila ea el Congreso, donde toda la sesión fue una pura comunicación marítima. Menos tranquila en el Senado, no por la sesión, que fue casi toda para el régimen lqcal, sino por la reunión de senadores liberales que Moret presidió para oírles y para levantar la reunión con la sacramental frase de vista para sentencia La lotería fue con nosotros; es decir, con los poseedores de los billetes agraciados con los premios primero y segundo, una tontería de miles de pesetas! En el Círculo Militar hubo una brillante velada en honor del general Suárez Inclán. Habló Moret. Los panaderos congresistas celebraron un fraternal banquete en La Huerta. Reinó el buen humor; pero no se pudo evitar los brindis, y se murmuró de todo un poco, hasta de la elaboración y el peso del pan. En los Tribunales, nada: San Desestero, fiesta de guardar. Por la noche, salida del Rey para Valencia. Concierto en el Círculo de Bellas Artes y entrega- solemne de una batuta al maestro Bretón Sucesos de importancia, pocos. El peor de todos, un caso de tifus en la calle de Sebastián Herrera, cuya víctima es una mujer que vivía rodeada de toda clase de animales, como Noé en el arca. res que usaron de la palabra, otro debe set, sin embargo, el alcance. Esa deducción que mencionamos la hará todo el que, sin ahondar mucho en materia política, y juzgando que en la vida de los partidos sólo sobre posibilidades puede discurrirse, piense que si posibilidad había de que, aprobados los proyectos de Administración local, de comunicaciones marítimas y de reforma de Correos y Telégrafos, la situación conservadora cediese el paso á una liberal, esa posibilidad desaparece desde el momento en que de grado ó por fuerza el Gobierno haya de aplazar hasta el otoño la aprobación total del primero de aquellos proyectos, y surge, en cambio, otra posibilidad: la de que esa aprobación y la de los presupuestos prolongue esta situación. En este sentido, el acto de ayer de los liberales es de un correctísimo ministerialismo. Pero no; esa deducción hay que completarla de otro moio: ese deseo de que hasta el otoño se aplacen los debates pendientes, con la inevitable consecuencia de que perdure este Gobierno, puede obedecer al noble afán de los liberales de reorganizarse, de acabar con esas pequeñas intrigas que palpitan á diario en sus conversaciones, de aparecer ante el país como partido fuerte, disciplinado, vigoroso, sin descontentos, sin aspiraciones parciales, con un jefe indiscutible é indiscutido y con un programa serio y meditado que sirva de garantía al país de que frente á los proyectos actuales de Hacienda y á los que ya se anuncian como extraordinarios de Fomento- y de Instrucción pública tienen otros más eficaces y más prácticos Y así vistas las cosas, la reunión de ayet es ua acto de gubernamentalismo plausible. INFORMACIÓN POLÍTICA LOS LIBERAL. ES r omo ya anunciamos, en la tarde de ayer se reunió en el Senado la minoría liberal de esta Cámara para definir la actitud que ha de seguir ante los deseos del Gobierno de aprobar todo el proyecto de Administración local en este período parlamentario. Presidió el Sr. Moret, empezando la reunión á las cuatro, y asistieron todos los ex ministros y senadores de la minoría que están en Madrid, excepto el Sr. Cortezo, que no recibió á tiempo el aviso. El Sr. Moret expuso el objeto de la reunión, y dio cuenta de la conferencia que días pasados celebró en el Congreso con los Sres. Maura y Dato, invitando á sus amigos á que expresasen su parecer. Habló en primer término el Sr. López Muñoz, que presentó dos soluciones. Tendió la primera á que el Gobierno desista de sus propósitos de aprobar la parte provincial del proyecto, á fin de que los liberales puedan realizar esta reforma cuas do sean llamados al Poder. Propuso más tarde, para el caso de que la POLÍTICA LIBERAL Maniéronse ayer primer solución no fuese aceptada, que se en la Alta Cámara, suspendiese la discusión de esta parte del presididos por el Sr. Moret, los ex ministros proyecto hasta pasadas las vacaciones del y los senadores liberales para cambiar im- verano, á semejanza de lo que ocurrió en ei presiones acerca de su actitud frente al pro- Congreso, mucho más cuando después de yecto de régimen local. A fuer de gente dis- haber dictaminado la Comisión del Senado ciplinada, depositaron su confianza en el acerca de dicha parte provincial han sido jefe del partido. Antes exteriorizaron su de- admitidas en la municipal algunas enmienseo de que no se discuta ahora la parte pro- das del Sr. Santa María da Paredes que modifican aquel dictamen. vincial de aquel proyecto. Tal tendencia es un testimonio innegable A continuación hablaron más brevemente de gubernamentalismo. Diríase que tiende los Sres. Salvador, Maestre, Santa María de á asegurar la vida del actual Gobierno un Paredes, Navarro Reverter, duque de Bivoaño por lo menos; y aunque ésta es para el na, Zorita y Groizard, inciinándose todos vulgo la deducción lógica de aquel deseo ellos á la segunda solución presentada pof tinánímemente manifestado por los orado- el Sr. López Muñoz. CRÓNICA imiülEnmnHinn i r a