Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Dfc TODO EL MUNDO, POR CORREO CABLE. TELÉGRAFC Y TELÉFONO DE TODO BL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELEFONO PARÍS. EXPOSICIÓN DE ESCULTURA DE 1909 VISTA PARCIAL QUE COMPRENDE LAS MAS NOTABLES OBRAS EXPUESTAS DE NUESTRO CORRESPONSAL Fot Haríjngue v inglicana, el reverendo Ugo Smith Pigott, se proclamó hace algún tiempo desde el pulpito de su iglesia el verdadero Metías, hijo de Dios. En otro país que no fuera Inglaterra, al reverendo Pigott habrían le cogido cuidadosamente para encerrarle en una casa de salud. Pero en Inglaterra hay gente para todo, y en seguida se encontró rodeado el Sr. Pigott de un montón de creyentes de todas las categorías y de todas las clases sociales. El reverendo ideó la constitución de un Refugio, y con el dinero que recogió de sus fíelas- -conviene advertir que son mujeres todas las que creen que ha llegado el Mesías- -fundó el Aboda o Love, el Refugio del Amor, donde se instaló con todas ellas para no contaminarse con los malos ejemplos del picaro mundo. ¿Qué hacen Pigott y sus discípulas allí A B C EN LONDRES E L REFUGIO DEL AMOR Un sacerdote g adentro? Es un misterio. E ¡revereudo huye de la reclame- -cosa rara en Inglaterra, -y se ocupó primero de asegurar el capital para el sostenimiento de su obra con los donativos que le hicieron dos docenas de locas millonadas, convencidas de que hacían un gran favor al Mesías sacándole de apuros. Y Pigott se daba Huena vida en su Refugio del Amor, rodeado de la adoración de sus discípulas. Pero es el caso que, hace seis meses, en el interior del Refugio, una de las damas fue madre. Ahora se ha vuelto á repetir el caso con otra dama, y nos hemos enterado de que el Sr. Pigott lo que ha hecho en su Re fugio del Amor ha sido imitar al ex Sultán Abd- ul- Hamid. Claro que como las damas creen en la pretendida divinidad del reverendo pueden asegurar que se trata de milagros, pues si el Mesías anglicano no hace milagros, ¿quién los va á hacer? Esta es una prueba indudable de su poder... espiritual. La iglesia anglicana, que tiene la manga bastante ancha, había dejado en paz al señor Pigott, sin meterse con él ni con su Re- ugio; pero al tener noticia del Segundo milagroso nacimiento, el público ha comenzado á protestar, y la Iglesia se ha visto precisada á intervenir en el Refugio del Amor, llevanño á cabo una minuciosa investigación. ¡Y para que se fíe uno de milagros! Ha resultado que la mayor parte de s Jielas z disponen á enriquecer la brillante CO PC; ión de hijos espirituales del Sr. Pigott. l, a pudibunda Albión ha temblado indignada... Tan indignada, que hasta se asegura que el número de creyentes ha aumentado va. estos días, y que el reverendo Pigott recibe solicitudes de todas partes. Pero la iglesia anglicana teme que el nuevo Mesías la quite prosélitos, y ha decidido expulsar de 3 u seno al reverendo. Al efecto, en la catedral de Wells se ha celebrado una ceremonia solemnísima, presidida por el obispo, y á la Jque concurría gran número de eclesiásticos. El obispo ae Wells, antes de jsronunciar la sentencia contra Pigott, hizo un extenso discurso, diciend que aquel sacerdote indigno había llenado de fango y de vergüenza ala iglesia anglicana