Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREÓ, CABLE TELÉGRAFO iY TELÉFONO ¿g DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, ABLE, TELÉGRAFO Y TELEFONO t MADRJD. IV CONGRESO DE PANADEROS DE ESPAÑA PRES) DENC 1 A DE LA SESIÓN CELEBRADA AYER TARDE EN EL TEARO ESPAÑOL JJE NUESTRO CORRESPONSAL Fot. Alfas A B C EN LISBOA OEGIMEN DE CRISIS LOS aspectos de la vida portuguesa son poco originales. Cuando no se repiEea, se esfuman. No se reflexiona ni se. trabaja en Portugal; se critica tal ó cual cosa eon las mismas ideas, á veces con las misaias palabras. Así, los casos políticos embargan con el único interés aquí posible las conversaciones de toda la gente, ya que todos saben hablar de política, siquiera nadie sepa lo que dice, puesto que para decir tonterías no es menester pensar. En el presente momento es indudable que ía política en esta tierra se presta á los más extraños epigramas. ¿Cómo no, si se advierte el curioso fenómeno de que nadie quiere ser ministro? No extraña, pues, que las crisis duren más que los ministerios. Antaño era ansiada y disputada con sin guiar empeño una cartera; esforzábanse los candidatos por escalar el poder, como Prometeo el cielo. Pero de pronto, esta foruiitiable ambición del poder se ha trocado en repugnancia y desdén. De aquí que Wenceslao Lima, luego de recibir el encargo de formar Gobierno, se haya visto y deseado para hallar persona que quisiera ponerse al frente de la Marina. Al nuevo presidente hubiérale sido mejor tirar la linterna de Drógenes y acudir á los periódicos con éste ó parecido anuncio: Se necesita un ministro que dé inform En puridad de verdad, este régimen de crisis es intolerable. Se presta desde luego á los más visibles comentarios, ya que en él prevalece lo cómico. Cuesta trabajo admitir que los partidos monárquicos representados en ambos Cuerpos Colegisladores no dispongan de gente capacitada y pronta en todo momento á hacer este sacrificio... de servir á la patria y al rey. Ellos debieran, al menos por levantado espíritu patriótico, sustraer á las miradas del público los medios que para llegar á sus fines ponen en juego. Mas, por el contrario, prefieren descubrir al país las habilidades que urden para derribar Ministerios. No se detienen ante los intereses generales cuando el pasar por cima de ellos puede beneficiar su ambición ó combinación de partido. Ello es triste, pero innegable. L, ejos de mí aun el intento de hacer política desde las columnas de ese culto y hospitalario periódico, que tanto me honra publicando las consideraciones y atisbos que los hechos me sugieren. Pero faltaría á un deber si disimulase la realidad de las cosas, de cómo ellas son en sí. No responden los hombres públicos y los partidos de la Monarquía en las actuales cione circunstancias á lo que de su sinceridad conciencia y lealtad de patriotas y servidores de un régimen y de un país deoiandau la nación y el trono, que ellos parecen empeñados en desmoronar, fuera de la responsabilidad y previsión de las leyes. De- temer es que el nuevo Gabinete no logre afirmarse en el Parlamento. De antemano la opinión lo juzga y condena. La polilla sigue corroyendo, los viejos partidos socavando el terreno, y no se desvauece la sombra de la crisis. La situación ¡a engendra inevitablemente. T RANSVAAl y Se sigue discutiendo el convenioluso- transvaaMOZAMBIQUE. liano. Créese que en las Cámaras se promoverá un vivo debate sobre este asunto, máxime cuando estos días se encuentra en Lisboa el negociador de dicho Tratado y podrá proporcionar al Parlamento amplios detalles de la gestión realizada. Respecto de las demás colonias del África del Sur, se dice que aceptan este Convenio tal como ha sido firmado. En el Parlamento inglés se ha hecho la declaración terminante de que no necesita ratificación el Tratado que ha suscripto lord Selborne, y que las colonias sudafricanas aceptan formalmente. También diversos periódicos parisienses