Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 16 DE MAYO DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 9. LOS ESTRENOS joven pintor de envidiable suerte. Pinta su primer cuadro de empeño, un bello desnudo de mujer; lo envía al Salón de los Independientes de París, y por seis votos de mayoría obtiene la primera medalla, I, as instantáneas caen sobre él; las revistas ilustradas empachan al público con retratos del laureado artista; por su estadio p- asa el todo París que se disputa el honor de poseerpa firma del victorioso pintor, y, por último, gana una respetable cantidad de miles de pesetas en la lotería, gracias á una participación que le había cedido un marchatfte de cuadros español. Si algo faltaba para su apoteosis, un iabricante de licores lanza al mercado el nuevo anís Bernier. En Francia, como en España, según dice un fraternal amigo mío, ya se sabe que la popularidad va siempre unida al estreno dé una marca de anisado. Pues bien; el empingorotado Bernier, que debe buena parte de su triunío á la belleza, á las airosas líneas de Molerte, su gentil modelo, es un hombi e insaciable, un ansioso y, por ende, persona de muy malita éntrala, por lo que se verá más adelante. Al principio, en pleno éxito de su actualidad, paga su victoria casándose con la modelo, una criatura angelical, candorosa, de liciosamente infantil y enamorada románticamente de su pintor. Pero á poco, Bernier se siente acometido por un delirio de grandezas, y encuentra á Molerte, á la buena y sufrida Loiette, indigna de compartir su cariño y su n ómbre. En tan críticos momentos, inoportunamente, una princesa de esas que en París tienen muy á menudo el alquila levantada, cae un Duen día por el estudio de Bernier y se enamora apasionadamente del artista, enmendase del artista, y no del hombre, qUe Isto nos lo encargó reiteradamente la princesa. ¿Pero cómo desdoblar estas dos personalidades? El problema es de una solución imposible, y, en vista de ello, la princesa se decide por adorar á Bernier en su propia salsa de moreno simpático y sugestivo. La pobre Loiette, aunque infeliz, no lo es tanto que no eoinprenda un día que su amado Pedro la engaña con S. A. y aunque es de muy mal tono llorar en sociedad, la buena Loiette se deshace en lágrimas en vez de decirle ala Princesa cuatro cosas bien diChas y de intentar por lo menos el asalto de su augusto moño. Pero no; Loiette es sufrida, callada, y depora en silencio su ilusión perdida. Porque Bernier se ha puesto intransitable, hasta el punto de obligar á la pobre muchacha á que consienta en el divorcio para poder casarse á gusto con la Princesa, que á su vez se divorcia del Príncipe, un hombre de mundo, un filósofo razonable, que cede sus derechos Conyugales por quinientos mil francos, pagaderos el día del traspaso. Bernier, en el fondo, quiere á la modelo; pero, por otra parte, le tira la princesa; en íin, que no sabe á qué carta quedarse, y codo por la picara ambición. Aunque para llegar adonde llegó, maldito si le hizo falta la princesa. ¡Qué desagradecido de hombre, La infeliz Loiette llora en un hospital su jpasado dichoso, su brutal desengaño, y á la cabecera de su cama- ¡á buena hora! -llegan la princesa y Pedro, arrepentidos del mal que la causaron. Pedro la promete no volverlo á hacer más y hasta la ofrece desistir de su matrimonio y pasar la convalecencia, por larga que sea, con su adorada Lolette; porque Pedro es así, tiene un pronto, pero luego se hace de él lo que se quiere. Pero Loiette que conoce su irremediable Maal, se niega al arbitraje. Y la pobre Lolette acabaría sus días en el hospital á no ser por la generosa invitación de Rouchart, D O N N A NUDA OMED 1 A LA Perico Bernier es un desde hace seis años sé viene consiruyeüíoT El señor ministro manifestó que, dada la escasez de recursos de que disponía para la reparación de templos, y teniendo en cuenta la magnitud de la obra de que se trata, muy poco podía hacer en obsequio de la nueva iglesia, ni tampoco podía ofrecer gran cosa á la distinguida y numerosa representación de senadores domiciliados en el tpopuloso barrio de Salamanca; sin embargo, prometió que en lo que de él dependiera haría todo lo posible por complacer á nuestro dignísimo prelado y á los senadores que tanto interés demostraban por tener cuanto antes levantado el nuevo templo parroquial. Con esto se hubiera dado por terminada aquella reunión de no haberse suscitado una cuestión que dio mucho que hablar á unos y otros de los que formaban la comisión citada Uno de los señores senadores hubo de manifestar á todos los allí reunidos que la nueva iglesia no se haría nunca por el sitio donde está emplazada, porque la mayoría de los vecinos del barrio no iría jamás á esa iglesia por lo distante que se encuentra del núcleo principal de la feligresía, proponiendo que el único medio de que se construya pronto el nuevo templo era prescindir por completo de la nueva iglesia, vendiendo el solar con los materiales allí existentes, y construirla en el sitio donde está ahora la parroquia, pues así lo reclamaba la mayor parte de los fieles, los cuales ya se ha visto, por las innumerables gestiones que viene haciendo el señor cura en unión de las Juntas, que no responden á su llamamiento precisamente por eso, por mirar con indiferencia, ya que no con aversión, el luLa segunda representación gar elegido para el nuevo templo. Dicho de La tajadera logró anoche señor manifestó también que si la iglesia se un completo y seguro éxito, que ha de con- hacía en el sitio que ahora tiene daba desde firmarla por mucho tiempo en el cartel de luego 10.000 pesetas, esperando que los demás le secundasen en esta iniciativa. la Zarzuela. A partir de este momento, ocurrió lo que Es lamentable lo que ocurre con frecuencia en noches de estrenos, en los que una sucede siempre en todos los asuntos puesexigua minoría de reventadores profesiona- tos á deliberación: diversos pareceres, diles trata de imponer con maneras poco co- versos criterios y distintos modos de juzgar rrectas su arbitrario criterio al resto del pú- las cosas; varios señores asintieron desde blico, que es el primero en censurar estas luego á la idea propuesta; á otros no les pareció tan faetible el proyecto, y algunos se poco cultas manifestaciones. Por fortuna, en el éxito de la obra no pre- opusieron á que la idea prosperara; de tovalece, como es natural, estas injustificadas dos modos, nosotros no hacemos más que protestas, y así pudo verse anoche en la se- publicar lo que allí ocurrió, para que los gunda representación de La tajadera, que vecinos de la parroquia de la Concepción obtuvo una unánime y calurosa manifesta- piensen en este asunto, que, por su índole, ción de aplauso, logrando sus autores una es delicadísimo; pero entendemos que antes de reanudar las obras debían los vecivictoria completa. nos de este barrio manifestar su conformidad ó disconformidad sobre la convenienJV lARTIN Con el título Los segadores, y cia y utilidad de hacer la iglesia donde está con éxito grande, se ha estre- ó donde se piensa construir. nado en el teatro Martín una zarzuela, letra del aplaudido autor Sr. González del Castillo, música del maestro Quislant. La obra, de acción interesantísima, contiene escenas cómicas y dramáticas que el POR TELÉFONO público premió con grandes aplausos. DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR Al terminar la representación, los autores VALENCIA, iS, 12 N. y principales intérpretes salieron muchas veces á escena. e l alcalde ha publicado una patriótica alo cución invitando al pueblo á recibir al Soberano. Han quedado solventadas algunas peque 1 A FUTURA IGLESIA DE ñas cuestiones de etiqueta que con motivp de la entrada del Rey surgieron, L A CONCEPCIÓN Se nota mucho entusiasmo; las autorida El pasado viernes se reunieron en la sec- des, con exquisito celo, ultiman los detalles ción segunda de la Alta Cámara varios se- para que el orden sea completo. Las habitaciones de la Capitanía que ocuñores senadores, vecinos todos del barrio de Salamanca, los cuales, en unión del señor pará D. Alfonso están- preparadas y arre obispo de Madrid y del cura de la parroquia, gladas con mucho gusto, así como las del expusieron al señor ministro de Gracia y Gobierno civil en las que se alojarán los seJusticia la necesidad de que atendiera á la ñores Maura y Ferrándiz. El capitán general ha lado las órdenes construceáón del nuevo templo parroquial, destinando alguna cantidad del presupues- Oportunas para la formación del día 18. A to de su departamento, con la cual se pu- las fuerzas de la guarnición se unirá el diera levantar cuanto antes la iglesia que Cuerpo de Veteranos de la Libertad. xrn pintor Donemio, que ís coaoclfl en stts días magnos y esplendorosos de juventud, y que como un hermano se la ofrece para llevarla á su estudio, para compartir con ella sus horas dé sol y de trabajo. La obra de Bataille fue muy discutida, aunque celebrándose sus bellezas de forma; encontró el público un tanto artificioso el proceso de la comedia, pues aparte de que los artistas caen generalmente en la vida del lado romántico, las princesas como la que conocemos en La donna nuda no son, digámoslo en su elogio, tan exigentes que obliguen al matrimonio á los hombres que la caprichosa actualidad coloca en su camino, porque entonces no tendrían fortuna bastante para pagar divorcios. ka crítica francesa hizo, sin embargo, de esta comedia supremos elogios; pero ya sabemos á qué atenernos acerca de este particular. Y la práctica lo ha demostrado con exceso. De lo que no cabe tasa ni medida es en punto á la admirable interpretación que Tina di Lorenzo dio á su personaje. Supo interesarnos y conmovernos con arte puro, poniendo tan simpática ternuf a, que nosotros, en el caso de Bernier, no hubiéramos vacilado jamás entre su amor y el de la princesa, y eso que la Sra. Rizoto ¡vaya si es para tomada en consideración, que bien lo merece su arrogante y espléndida figura! La señora Rosetti; Carini, acertadísimo en el pintor Bernier, y Falconi, que con gran expr sión supo caracterizar un caricaturista injerto fin pintor con una simpática bohemia de abandono, lograron igualmente justos y merecidos aplausos. FLOR 1 DOR. EL VIAJE REGIO