Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO- 8 DE MAYO DE 1909. EDTClON i. PAG. 4. ducto üe aflicciones intestinales... La inteligencia alemana es ana indigestión. Y no parece sino que Nietzsche se dedicó á catar todas las cocinas, porque después de condenar la cocina alemana habla de la inglesa, tratándola peor todavía. La cocina inglesa es un salto atrás... Es la regresión al estado natural, esto es, al canibalismos Los roosfoaf echando sangre le dan náuseas. Gastrónomo difícil de contentar era el superhombre; pero, afortunadamente, encontró, por fin, una cocina de su gusto, la italiana. Die beste Küdie isi dieMemonts. Revelación inesperada que habrá sorprendido al mundo entero. Y una vez descubierta la cocina ideal, Nietzsche, como un doctor exigente, proclama el método que deben observar las generaciones venideras. No se ha de beber v. ao ni cerveza. Aconseja el menú abundante porque obliga al estómago á trabajar activamente. Como bebida, el ag. ua. Jamás café. Por la mañana, tin poco de té, pero enérgico. Permanecer sentado el menor tiempo posible y desconfiar de toda idea que no haya sido elaborada al aire libre y estando en movimiento. KTietvsche recomienda después el mayor cuidado en la elección de los medios de recreo y reposo. Para mí- -dice- -la lectura es un reposo. La lectura me libra de nú mismo y me lleva á vagar entre almas y ciencias ajenas, cosas todas que jamás tomo en serio. Pero cuando trabajo no quiero libros á mi lado, y no consiento que nadie me interrumpa con esta ó aquella lectura, porque el que trabaja con libros dejante pierde la capacidad de pensar. ¡Quien no tenga fuerza para sustraerse á las ideas ajenas, que no lea, que se defienda de los libros! Y desde luego prohibe que se lean libros alemanes... á excepción de los suyos, naturalmente. Quiere que los libros sean de sana, espiritual y juiciosa lectura. No hay en Europa- -exclama- -más que una cultura: ¡la francesa! Y recomienda á Pascal, á Montaigne, á Maupassant, á Bourget, á Loti, á Gyp, á Meilhac, á France y á Lemaitre. ¿Qué os parece la ensalada? Respecto de los periódicos, el superhombre los desprecia. No leía más que el Journal des Debáis. ¡Así andaba él de noticias! Zarathustr quiere explicarnos también Sus contradicciones al juzgar la obra de Wagner. En Wagner- -dice- -admiraba yo al principio la protesta contra todas las virtudes alemanas. Wagner no era alemán, mejor dicho, era el único alemán que merecía no haber nacido en Aleménia. ¿Por qué le odió más tarde? La razón es clara: porque Wagoer se había alemanizado los wagneristas se apoderaron de él y le falsificaron... No quedamos más que dos hombres en Alemania- -dijo por fin: -Heine y yo. Un día se dirá que Heine y yo hemos sido los primeros artistas de la lengua alemana. Qué he hecho yo? Dar á la Humanidad al superhombre. Con Zarathustra he hecho al mundo el mayor beneficio que de nadie jamás recibiera. Es el libro del aire libre, de la montaña altísima. Ni Gcethe ni Shakespeare podrían respirar un minuto á esta altura. Aire fuerte es el de mis escritos, y hace falta estar hecho para resistirle, porque sino se corre grave peligro... JSn efecto! Que se lo pregunten á aquel pobre caballo de Turín que recibió una maSana la declaración amorosa del filósofo... fjra muy peligroso vivir en las alturas en que Zarathustra se colocaba. yeinte años después de la muerte de Nietzsche vela luz este libro, que escribió veinte días antes de morir. Los editores lo han meditado mucho antes de publicarle, yi por último, xlecidieran. hacer. lo poniéndole un precio loco... Como el autor. ¿Se habrán vuelto locos los editores también? Yo creo que le han publicado con el exclusivo objeto de sacarme á mí veinticinco coronas... ¡Ah! ¡Mis pobres veinticinco coronas! na producido en toña la Cámara un largo y ruidoso ratirnmHt Después de- un rato e 3 Sr. Urzáiz ha podido comenzar á hablar. -Yo no entiendo á Urzáiz- -decía uno de los asistentes á otro. -He parece un hombre cuya lógica es distinta á la que usamos los osé JUAN CADENAS. demás mortales. Cuando le escucho, comViena, Abril. prendo todas sus palabras; alcanzo el significado de todos los vocablos; pero no descubro el sentido total del discurso, mi sé para primera hora se veían en los pasi- qué habla el orador ni adonde se encamina. líos de la Cámara muchos diputados; El presidente de la Cámara ha dado por bastantes de ellos habían llegado á Madrid terminada la discusión. Los diputados han por la mañana. El tema de todas las con- abandonado en tropel el salón de sesiones. versaciones era la sesión permanente. Han comenzado los comentarios en los pa- ¿Qué cree usted? -le he preguntado á sillos. Todos eran tranquilos y joviales. -Aquí lo de menos es la ley y el país; lo un parlamentario antiguo. ¿Pasará algo? -Sospecho- -me ha contestado- -que no que importa es la obstrucción al Gobierno- pasará nada. Yo no creo que haya motivo se decía en un corro. ninguno para que la sesión permanente- -Ha pasado el art. 1.0- -se decía en otro dure mucho. Ya lo veri usted: lo más, hasta grupo, -pero se hará obstrucción al segunlas diez de la noche. do. Romanones ya va por ahí diciendo que Se ha abierto la sesión cerca d e las cua- el artículo importante es el segundo. tro. Los escaños se han quedado llenos de El epílogo á la jornada lo ponía el conde diputados. No había sino Tin espectador ó de Moral de Calatrava. dos en la tribuna de ex diputados; dos ó- -Yo había mandado traer á la cantina- -tres señoras, no más, eran las que asistían decía el conde- -caldo y fiambres. No los á la sesión en la tribuna de la Presidencia. hemos aprovechado. ¿Qué le vamos á haUn diputado republicano ha comenzado cer? Otro día será. AZORIN a hablar para defender una proposición. Nadie atendía. Todo el mundo charlaba á gritos. El orador se esforzaba y manoteaba. La concurrencia proseguía en sus charlas. Muchos diputados salían á fumar á los pa- p l diluvio desde que amaneció Dios hasta sillos. A pesar de la expectación y el interés que anocheció. Llovió redo y abunque parecía debía despertar la sesión per- dante, y á todo el mundo le pareció bien. manente, es lo cierto que no se advertía en Los contrariados por privarse del paseo, del la Cámara el ambiente de las tardes- solem- flirteo, etc. no son de este aunado. También llovió á jarros de agua fría en el nes. Eu los pasillos era general la idea de que la permanente no duraría sino unas Congreso. Se esperaba una sesión tremenda y permanente. Vientos bélicos soplaban por horas. -No se comprende- -decía un diputado- -la casa. Las fuerzas contendientes llegaban la oposición que se hace á esta ley. La opo- armadas ¿asta los dientes. Del cuidado de sición no está fundada sino en los intereses éstos se había encargado La Mallorquína de algunos consignatarios. Pero el pais preparando sus baterías... de cocina. Rugían quiere la ley, porque la ley beneficia real- los contendientes. Aquello iba áser el acamente al tráfico y á las industrias maríti- bóse parlamentario. La Cruz Roja estaba mas. Fíjese usted en la ausencia de Soriano sobre aviso. Olía á sangre. Comenzó la bay de Azzati. ¿Por q. ué? Porque Valencia es talla. A las dos lloras había terminado. La una de tantas ciudades que quieren la ley. permanente fue más breve que de costumllamaba á Ñongues está enfermo, según dicen. Si no bre. El público de tribunas se devolviese enlas lo estuviera, no vendría tampoco; porque gaño y casi pedía que se le oposicionistas localidades. Ministeriales Tarragona quiere también la ley. En la mis- protestaban indignados. Se y había desheles ma minoría liberal, Lavíña ha hablado re- cho la combinación. Muchos habían dicho petidas veces en favor. de la ley. Ha comenzado en el salón el debate so- en sus respectivas casas que tenían que sapasando bre comunicaciones marítimas. Se pronun- crificarse por la patriaaunque nola noche en sesión permanente... la pasasen, ciaban discursos para defender enmiendas. y aquéllo terminaba más pronto que nunca, El Sr. Moret ha subido al estrado presiden- cuando las familias podían enterarse por la cial y ha conferenciado con el presidente de Prensa de la noche que ya no tenían que la Cámara. Iba pasando el tiempo; los dipu- pernoctar fuera de casa... ¿Pues y los que tados salían á los pasillos; en los escaños se habían pronosticado que ardería Troya, y veía escasa concurrencia. El conde de Mo- no llegó á arder ni el carbón de los hornos ral de Calatraya iba de una parte á otra re- del hicffet? Se supone también que el fondiscomendando á los diputados ministeriales ta reclamará indemnización por daños, bifque no faltaran del salón. Acaso las oposi- tecs y perjuicios. Tal fue el chaparrón que eiones pedirían que se contara el número. deseargó ayer en el Congreso, aguando la Cuando á media tarde se ha levantado á fiesta con tanto tombo y platillo anunciada. hablar el Sr. Moret, todos los diputados que En el Senado hubo poca animación, porcharlaban en los pasillos han vuelto á los que muchos senadores se fueron al Conescaños. Breves han sido los discursos de greso como candidos palomos ó kcras, sedulos Sres. Moret, Canalejas y Maura. Pronto cidos por el cartel. se ha llegado á un acuerdo. Si toda la diEl Ayuntamiento celebró sesión por la ficultad- -ha dicho el Sr. Maura- -consiste en que se alargue el plazo ya concedido, yo mañana. ¡Fenómeno estupendo! fue corta. no tengo dificultad en acaeder á ello Ha Cosa más milagrosa: no hubo pelea. En los Tribunales empezó la vista de un hablado luego dos ó tres veces, y brevemente, el Sr. Villanueva. Conste- -ha dicho proceso seguido contra un infeliz á quien este diputado- -que yo no abdico de mis se acusaba fle homicidio, derivado de un opiniones, sino que me pliego á lo que dice hecho que tuvo por héroes á unos golfos de el jefe El Sr. Moret ha sonreído y ha hp- esos que dan testimonio de la cafrería viviente y triunfante en Madrid. El Jurado cho un ademán de gracias con la mano, ¿Todo se ha acabado ya? -me ha dicho echó á la calle al acusado, Noticia del día, la suspensión de emplee un compañero. -Creo que sí- -he contestado. -Vamonos y sueldo del doctor Saliílas, como director de la Cárcel Modelo, por haber asistido á á la calle. Casi todos los diputados se disponían á un acto republicano. De modo que lo que á levantarse para salir. Entonces hemos visto otros les cuesta ir á la cárcel le ha costado ponerse en pie oara. hablar al Sr. VixzáizJSe á él salir. ¡Anomalías de Ja vida! UNA DECEPCIÓN MADRID AL DÍA i iiTiT: iBr (Iionnriii: i iinrniíTiirs