Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 7 DE MAYO DE 1909. EDICIÓN PAG. 8. del 9 éívlcio. Así lo hemos entendido siempre en el Cuerpo Jurídico, y tal opinión ha sido expresada ea distintas ocasiones por los individuos que me han juzgado, quienes, al cambiar ahora de criterio, sin razón justificativa suficiente, y reunir el tribunal de honor antes de conocer el resultado de los procedimientos parlamentario y judicial, demuestran que han cedido á otra clase de influencias. Se me ha instado á que hable, á que concrete los puntos de injusticia á sabiendas que abarca mi denuncia; se me ha reprochado mi silencio por algunos de los que hoy tienen á su disposición el expediente y pueden estudiarlo, y al propio tiempo se ha buscado mi respuesta afirmativa de que yo conocía los documentos reservados del expediente, ó mi respuesta negativa, para en el primer caso convertirme en instrumento de venganzas, y en el segundo quitar valor á mi ¡enuncia, calificándola de fantasía, sin base firme de conocimiento. A estas instancias y á estos reproches contestaré que yo he cumplido con mis deberes al denunciar los delitos, y que otros deben cumplir con el suyo de estudiar el expediente y acusar si encuentran motivos para ello, ó no acusar si su conciencia se lo prohibe; pero exigirme que yo cooperase al estudio de tan complejo asunto, como quería el Sr. Dato, sin libertad de acción, sin elementos de auxilio material para el examen de papeles, planos, etcétera, abrumado por dos causas (ahora son tres) separado de las míos, rendido de cansancio, creo que, además de poco justo y caritativo, envolvía una inculpacióu disimulada de pereza para los señores que forman el Congreso de los Diputados, y contra ella tengo que protestar. No hay nada misterioso en el contenido de la denuncia. Ved en el expediente, los que debéis verlo, si el espíritu de la ley de 7 de Enero de 1908 está reflejado en la tramitación y resoluciones de aquél; ved si se han cumplido los preceptos legales; ved si en las cuestiones técnicas existen los elementos de juicio para asegurar el resultado eficaz de las construcciones, y si todo ello está bien, las resoluciones serán justas, yo me habré equivocado y el Gobierno de Su- Majestad tendrá razón. Pero si no fuese así, como yo creo, si todos los requisitos legales no concurren, si las cuestiones técnicas no aparecen planteadas y resueltas con la claridad necesaria, si se trata de llevar al país á una aventura que puede costarle muchos millones de pesetas y muchos cientos de vidas en caso de equivocación, las resoluciones serán injustas, é injustas á sabie ndas, porque en estos puntos no cabe alegar ignorancia. lyos móviles de que á sabiendas se hayan dictado resoluciones injustas habrán de buscarlos los que tienen el deber de hacerlo en las pasiones humanas, que ofuscan el entendimiento y la conciencia, y no será difícil, con buena voluntad, encontrar indicios interesantes cuando se conozca el resultado de la interpelación anunciada por el Sr. Urzáiz y se averigüe si algunas persolias sin destinos oficiales intervinieron en la confección y diversas correcciones del proyecto ministerial de base? del concurso sometido al Consejo de ministros antes de dictarse el Real decreto de 21 de Abril de 1908, y si posteriormente esas personas han intervenido oficiosamente en el asunto. Todos los datos para apreciar la injusticia á sabiendas de las resoluciones eu el expediente están, y si no se hubiera aterrado á algunos pusilánimes con el rigor empleado contra mí, es posible que fuera del expediente tampoco faltarían algunos elementos confirmativos. E s t o y firmemente convencido de que las obras no tendrán el resultado fecundo quesee espera, y si los señores diputados, después del estudio detenido del expediente, se deciden á acusar ante la Comisión que haya de emitir dictamen ea la forma reglamentaria para las proposiciones de ley, será ocasión de que acudan los que sean llamados y los que espontáneamente, como yo, se presenten si se abre información pública. D. Bernardo Martin, del partido conservador. IyO propio ocurrió con el distrito de Buenavista, siendo proclamados concejales loa Sres. Kleiser, de la Defensa Social, y el republicano Sr. Vilariño. A la del distrito del Hospicio presentó el Sr. Barranco una protesta fundada en qué I, a intervención del Sr. Moróte en este los alcaldes de barrio habían cometido el deasunto requiere algunas frases áe respues- lito áe coacción electoral al haberse hech ta de las que me dedic en la sesión del proclamar candidatos, objeto éste parapoáer Congreso, fecha 26 de Abril. Dice el señor entrar en los colegios y hacer con más faciMoróte, después de referirse á un documen- lidad amaños en la elección. to suscripto por un general de la Armaáa: Hecho el recuenta de votos, queáó pro ¿No veis así como pasar delante de vues- clamado concejal el Sr. Sáínz de los Terre tro ánimo una casa que se llama sugestión, ros, del partido de Defensa Social. y que puede dar lugar después á un docuA continuación, y antes de darse lectura mento como el que estamos discutiendo? del acta de secciones iel distrito áel ConRechazo esa reticencia; afirmo y sostengo greso, el Sr. Amírola formuló una protesta dei nuevo que la denuncia ha sido acto li- general, por entender que se han comprado bre, espontáneo, sin influencias sugestivas votos y ejercido coacciones. directas ni indirectas. El Sr. Santillán protestó de dichas pala A pesar del estado de perturbación que bras, promoviéndose con este motivo un, rae atribuyen, me queda la suficiente ener- vivo incidente entre ambos señares. gía espiritual para resistir las sugestiones El Sr. Amírola protesta nuevamente al de los que antes y después de la denun- darse lectura de las actas de la sección 2. cia pretendieron utilizarme para fines egoís- porque el colegio electoral no se abrió hasta tas. las cho y media, con el presidente y un adjunto, y respecto á la sección 3. a hizo cons Yo invito á los señores diputados que tar que se levantó acta notarial demostraquieran estudiar en serio el asunto á que, tiva de que á la una de la taráe tenía ya hedespués de hacerlo, emitan su opinión so- cho el escrutinio. bre la rapidez del examen practicado por el Protestó igualmente del acta de la seaSr. Moróte, sobre ese imponderable canard ción 4. a por haberla constituido su presiparlamentario que quiere hacer tragar al dente, Sr. Trasserra, á las ocho y media, país el infatigable repórter, quien ha conver- abandonando el colegio para recarrer el distido lo que debió ser estudio detallado y trito como candidato. minucioso en reseña apresurada de perioí, e contesta el Sr. Santillán, manifestando dista falto de tiempo, que aspira á conseguir que todo se hizo con arreglo á la ley. s un éxito de infoiMiación barajando cifras y Insistió el Sr. Amírola en lo contrario, y datos ante un auditorio que no ha estudiado pidió la lectura de los artículos 314 y 387 del todavía el asunto, que está, en su mayoría, Código penal. dispuesto á creer lo que conviene, á infla? Terminado este incidente, se dio seguida la noticia y á lanzarla como pondré aux mente lectura de las actas de las restantes yeux, aumentando su valor al encomiar la secciones, y al terminar pidió la palabra el filiación política y el carácter de imparcia- Sr. Santillán, solicitando éste se anulen tolidad de quien la expone. A nadie puede dos los votos del Sr. Amírola porque, coa asombrarle esa rapidez de estudio, tratán- arreglo á la ley, no puede ser candidato hadose de quien se trata. El que ha confesado biendo pertenecido el año anterior á la Co á tanto hombre en interviús célebres, lo- misión provincial. grando que ea unos minutos se le confíen Protestó de esto el Sr. Amírola, afirmanlos más recónditos y complicados pensa- do que no sólo protesta como candidato, mientos, no es extraño que haya conferen- sino como elector, pues es amante de la puciado unas cuantas horas con el expedien- reza del sufragio. (Risas. te, y éste, á escape, le haya permitido saReprodúcese el incidente entre los señober cuál es la substancia (palabras del dis- res Santilián y Amírola, tomando parte el curso) haciendo con el Sr. Moróte una dis- público. tinción que creo no repetirá con quienes El presidente agita inútilmente la campadeseen estudiarle en serio. nilla. En mi modesto juicio, habéis obrado Por fin cortó el incidente, y se dio lectura como suicida? señores de la Armada. Si los al resto de las actas, siendoproclamado conhechos llegan á confirmar mis temores, como cejal el Sr. Trasserra. desgraciadamente espero, con pena infinita, Terminada la discusión de este distrito, por el cariño que siento á España, ya veréis se pasó á continuación al del Hospital, sien- 1 cómo aquí no hay quien se atreva á votar do proclamados concejales, sin protesta al? un céntimo para construcciones navales, y guna, los republicanos Sres. Corona y Pérez esta última esperanza que tiene la Marina Guerra y el demócrata Sr. Uceda. para su reconstitución se habrá perdido, y Acto seguido se suspendió el aeto para con ella las ilusiones de los que amen su ca- reanudarlo á las tres de la tarde. rrera A las diez de la mañana de ayer, en el sa lón de actos del Ayuntamiento, se reunió la Junta Municipal del Censo con el fin de proceder al escrutinio general y á la proclamación de los concejales triunfantes. Presidió el Sr. D. Enrique Benito Chávarri; como vicepresidente figuraba el Sr. Diez Vicario, y como vocales, los Sres. Velasco, marqués de Casa Irujo, Villadongo, Rivera Urtiaga, Zapatero y Gil, y como secretario, el Sr. Errázquin. Empezó el escrutinio por el distrito del Centro, dan dose lectura de los votos, y sin protesta alguna fue proclamado concejal EL ESCRUTINIO GENERAL A las tres en punto de la tarde se reanude? el escrutinio general, precediéndose é la lectura de las actas de las secciones que componen el distrito de la Inclusa, faltando la de la sección 14, pero acompañaba certiS ficado de la misma j Allanado este pequeño incidente, se slA guió la lectura de las restantes actas, dan- dose lectura á una protesta que se fornralcV en la sección 22 por aparecer 12 papeletaá reseñadas. Sin incidente alguno fueron pro- j clamados concejales los republicanos seño- res Dorado, Pascual y Aguilera Arjóna, y el conservador Sr. García Rodríguez. Seguidamente, y después de la lectura da las actas de las 26 secciones que componen, el distrito de la I, atina, fueron proclamados concejales los republicanos Sres. Di