Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 6 DEMAYO DE 1909. EDICIÓN a. 3 PAQ. 14. UN CAPRICHO DE LA MODA esfuerzos y sus más mimosos cuidados. Encantador puede llamarse al nuevo capricho parisiense: el abanico de flores. Merced á él, la mujer aparecerá el próximo verano engalanada con el adorno más preciado y poético que puede tener; y las niveas manos femeninas sostendrán constantemente un ramo de flores. Nuestros grabados dan idea de esta clase de abanicos. En el de rosas, las varillas, finas y esbeltas, pueden ser doradas, plateadas, nacarinas. ó sencillamente de pulida madera. Las rosas son en unos de un hermoso color purpurino; en otros, rosa pálida, y en muchos, de delicados tonos de flor de té. En cualquier caso debe llevar algunas hojas diseminadas. Dobles anillas doradas, combinadas con una cinta que forma lazo en una de las ABANICO UK KOSA guías, permite cerrar el abanico en forma de bouqueí. El perfume debe ser el mismo que tenga la flor de que se componga el abanico. Lindísimo es también el abanico de flores de muguet. Su aspecto, fino y delicado, y sus tonalidades, deliciosas. Está llamado á ser el mimado y favorito adorno femenil en el próximo verano. Las flores van artísticamente sujetas á una cinta de moaré, la cual forma un gracioso lazo á un lado y se prolonga hasta unir- se á las anillas que sirven para cerrar este nuevo capricho de la Moda, nacido, como todos, en nuestro París, centro v cuna de todas las elegancias. Cierto es que en muciias ocasiones el tejer y destejer de nuestra graciosa deidad tiene no poco de censurable; pero en el asunto que motiva estas líneas sólo plácemes merece, puesto que nada hay tan poético y armonioso como enguirnaldar á la dulce mitad del género humano con las mimadas hijas de la Naturaleza. Ved á una mujer ricamente adornada de joyas; podrá resultar deslumbradora y espléndida; pero vedla ornada de flores, y os parecerá más dulce y atrayente, más delicada y subyugadora. Y si hasta aquí ha podido lucir flores en el corpino y entre los cabellos, la suave viABANICO DE MUÜUtíT CERRADO su faina P aris merece bienella dedica de cuna de la Moda, pues á sus mayores ABANJCO DE ROSAS CERRADO sión de su belleza quedará de ahora en adelante más completa al ostentar el bouquet abanico con que la obsequia la fantasía de la Moda. Al agitar graciosamente el abanico de flores con el gracejo que toda mujer sabe imprimir á su movimiento, las perfumadas floreciilas parecerán besar las rosadas caritas, y el mover de los ojos, y el sonreír de los labios, y el carmín de las mejillas se mezclarán artísticamente á las guirnaldas movibles, semejando un aéreo jardín habitado por brillantes mariposas de variados colores. Una mezcla feliz de lo sublime con lo humano. Un tierno capricho, en fin, que merece el vasallaje que el sexo bello rinde á la Moda, así como el perdón de todos lofc que la censuran y vituperan. Ocioso es añadir que la Moda no se ha li mitado á crear los abanicos de rosas y muguet, sino que los hay también de violetas, nardos, miosotis, helíotropos, claveles, jacintos, crisantemos enanos y cuantas variaciones ofrece el reino de flores, pudiendo cada dama adoptar lá flor y el perfume de su predilección. ABANICO DE MUGUET ABIERTO VIZCONDESA B. DE NEU 1 LLY i MIBBI 11IIi niMHiBlinillBl ISimanirarimmIIBlllinBBMmMimiliiWB nrarnimnimii