Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 4 l DE r MAYO DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 5. MADRIGAL DÍA T odavía siguió ayer recontándose con los 1 dedos la votación de anteayer. Desde principios de año todo se vuelve dar vueltas á los números: la manifestación de Recoletos, la merienda ciudadana, las elecciones. Pero las cuentas no resultan, aunque por primera vez tratándose de una manifestación han aparecido las mismas cifras en los periódicos de Madrid. Algo es algo. Noticia nueva fue la de que ya tenemos ntfrvo comisario regio del Cana! Al señor Sánchez de Toca substituye el marqués de A uilar de Canipoo, que en la Alcaldía de Madrid lo hizo muy bien, y Dios auiera que as lo haga en el Canal. n el Congreso no hubo más que media ses ón, y eso que dicen que las elecciones del domingo han dado mucho que reflexiona? No hubo número; pero hubo un diputado bastante inquieto que se le antojó levantar la sesión, y, ¡perfectamente! como él dice al principio de todos los párrafos de sus discursos, levantamiento general en los pocos escaños ocupados, y á paseo todo el mundo. En el Senado, otro atracón de régimen local, y ¡de verano! Él Hipódromo, muy concurrido. El Concurso hípico sigue despertando interés y cu riosidad. Es verdad aue el tiempo le da su VG. tO. Jil Comité de fiestas para atracción de foras eros tuvo una reunión importante para cotlaar recursos á fin de que tanta belleza sea verdad. Se acordó en principio hacer un empréstito por acciones y solicitar del vecindario ta buena acción de suscribirse, que es lo menos que en estos casos se puede hacer, si tiene efectivamente ese cariñazo que dice tener á Madiid. Sucesos, varios. El romanticismo dio ayer buen contingente al cementerio. En El Escorial, un Romeo y una Julieta murieron en un estanque; en el cementerio de San Justo se dio un pistoletazo un caballero, y en sus respectivas casas buscaron fin á sus días, con productos químicos, un joven cesante y una infeliz mujer. Baco y Marte, en comandita, armaron la de Dios es Cristo en la calle de Fuencarral. Y nada más; calor durante el día, y por la noche, ningún desastre teatral. Al penetrar el Sr. Sol y Ortega en el salón de conferencias fue rodeado por diputados y periodistas, para oir su opinión sobre las elecciones del domingo. Mostróse el senador antisolidario satisfecho del resultado de las elecciones en general, pero especialmente en Madrid y sobre todo en Barcelona, con lo cual decía no hace otra cosa, que imitar al ministro de la Gobernación. Refiriéndose al desastre solidarlo, decía: De 28 concejales sólo ha sacado la Solidaridad cuatro, con lo que bien demostrado queda que Barcelona no quiere la ley de Administración local. fAespués de levantada la sesión se supo que el presidente del Consejo había llamado á los ministros á la Alta Cámara para celebrar Consejo, y la lo a fantasía hizo de las suyas. ¿Crisis? -dijo un liberal. ¿Por qué? -preguntó un republicano. ¡Hombre! El resultado de las elecciones... -Si es. por eso- -añadió el republicano, -no serán ustedes los encargados del Poder, que también han sido derrotados... Seremos nosotros. Y algunos políticos marcharon al Senado. c u el Senado entróse desde primera hora en el orden del día, reanudándose la discusión del proyecto de régimen local, al cual se le dio un gran impulso. Ivas minorías pidieron votación nominal sobre la discusión de unas enmiendas que la presidencia estimó presentadas fuera del plazo reglamentario. A última hora, el Sr. Gullón (D. Pío) solicitó del presidente del Consejo la suspensión del debate para dar lugar á presentarlas á varios artículos. E 1 Sr. Maura mostróse conforme con esta pretensión, y se suspendió por una hora este debate, quedando aprobado hasta el art. 134 inclusive. la sesión en la Alta Cámara, el señor Maura, que permaneció allí toda la tarde, avisó por teléfono á los ministros que se hallaban en el Congreso se trasladasen al Senado para celebrar Consejo. Este se reunió poco después de terminada la sesión, y reunidos estuvieron los ministros hasta las nueve menos cuart. Para la generalidad de los seuaclorcs y periodistas pasó inadvertido este Consejo; pero quienes de él tuvieron noticia 110 se explicaban la urgencia de la reunión. Su duración misma ponía á muchos en un mai de confusiones, porque la tarde política, y parlamentaria no. presentaba dificultad alguna seria que requiriese un inmediato cambio de impresiones de los ministros. Al fin se despejó la incógnita. De labios I del Sr. Maura oímos que el Consejo no había tenido más objeto que estudiar el expediente de indulto del reo de Sotodosas, condenado á pena capital por la Audiencia de Guadalajara, y ver si había medios hábiles EL D) A DE AYER de aconsejar á Su Majestad la gracia de iny a desanimación fue grande en el Congre- ¡dultc so, cuya sesión hubo de levantarse por En su tavor cerca falta de número, después de contarse éste á del Gobierno el se habían interesadouentes Ayuntamiento petición de un diputado republicano, dis- y el Colegio de Abogados de lade Cif capicitada gustado por no haberse dado; dictamen ayer tal, y para hacer la propia gestión había vimismo sobre el acta de Molina de Aragón. sitado al jefe del Gobierno y ministro de Así se dijo. Gracia y Justicia una comisión de dicha provincia, al frente de la cual iban sus di ¿4 ntes de. la hora de la sesión llegaron al putados y senadores. Congreso los señores conde de RomaEl caso era urgente, porque el reo, segúa nones y Sol y Ortega con el fin de, en unión noticias, había entrado en capilla. de una comisión de Guadalajara, visitar al Los ministros manifestaron al salir que, á presidente del Consejo y solicitar se conce- pesar de su buen deseo, no era posible aconda el indulto del reo puesto hoy en eapilla sejar el ejercicio de la regia prerrogativa en en dicha capital. favor del infortunado reo de Sotodosas Desorganizadas las derechas extremas, con profundas y muy esenciales diferencias, que harían imposible su unión en la práctica; indisciplinadas las izquierdas extremas, sin jefes prestigiosos que sean una esperanza, á la vez que una garantía, para la opinión general, el conflicto se manifiesta claro y concreto para los partidos gobernantes. Hay que reconquistar la opinión. ¿Cómo? Con obras más que con palabras. Con serenidad y no con pasión. La política personal, la labor de partido, es cosa desacreditada. Hacer serenamente obra nacional será recoger las indicaciones que el voto ha insinuado. En Madrid no ha votado un 30 por 100 del censo electoral; un 5 por loo lo hizo en blanco. Con estas proporciones y con las q ue resultaron manifestándose intermedias, hay base sólida y extensa para reconstruir. A E 2 SJMINISTROS á ultima hora y aacet que terminase yer, INFORMACIÓN POLÍTICA SOBRE LAS ELECCIONES CRÓNICA tema de todas las VÍ conversacioues en los actuales momentos es el resultado de las elecciones. Que ha sorprendido éste á todo el mundo no hay para qué negarlo. Si refleía un estado de opinión, no cabe negar que preponderan las izquierdas y las derechas. L, o intermedio va para abajo. Madrid y las grandes capitales son un indicio de lo que decimos. Los conservadores han tenido escasa votación; los liberales, también. No se echen en cara unos á otros desaires de la opinión. Para ambos los ha habido en montón. Pue den los segundos considerarse heredero; forzosos de los primeros, pero en calidad de gobernantes, sin alegar exigeucias imperiosas del país. Pueden considerarse los primeros en aptitud para seguir mandando, pero en concepto también de gobernantes en cuyas manos está actualmente la imprescindible solución de problemas puestos sobre el táñete. Ambos, en fin, pueden alegar que los dos exíiemos á quienes sa manifiesta propicio el cuerpo electoral no están capacitados para el P der, porque por encima de todo está el bien, la paz, la tranquilidad del país, y el predominio de cualquieia de ellos engendrada el choque de tan opuestos elementos. COMENTARIOS EÍ A falta de otros asuntos, y negados por los ministros los rumores de crisis de que ayer se hacía eco algún periódico, continuó siendo ayer el asunto del día el relativo á las elecciones del pasado domingo. El Sr. La Cierva, con el que anoche conversamos acerca de esta cuestión, mostrábase más satisfecho, si cabe, que el día anterior, y no se explicaba cómo algunos habían entendido que el resultado de la lucha electoral, especialmente en las grandes poblaciones, pudiese entrañar una derrota para el Gobierno. Yo es. tiino todo lo contrario- -decía el ministro -pues de los datos recogidos hasta ahora, y salvo las variaciones que sólo hasta después de los escrutinios del jueves no se conocerán de un modo definitivo, resulta que los conservadores han obtenido en las capitales un considerable aumento en los puestos alcanzados en los Municipios. Añadió el Sr. La Cierva que se hallaba estudiando en todos sus aspectos la elección del domingo, por tratarse de un primer ensayo de una ley nueva, que viene á introducir grandes modificaciones en nuestras costumbres electorales y que da al traste con añejos procedimientos y artes censurables del antiguo rágimen. La nueva ley- -agregaba- -ha de dar aún mejores resultados cuando, al aprobarse el proyecto de régimen local, se constituyan los Ayuntamientos con arreglo á otras bases, y entonces se dignificará por completo el cargo de representante del pueblo. DATOS ELECTORALES circunscribiéndonos sólo á las capitdles de provincia, y como mero avance estadístico, que ha de sufrir ligerísimas modificaciones al verificarse el escrutinio general, podemos adelantar los siguientes datos: En las últimas elecciones han alcanzado los liberales 171 puestos; en las celebradas ea 1905 tuvieion 291.