Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES 5 DE MAYO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 9, píeme confesar que si salvé á míss Baker lo hice confundiéndola coa Raquel! Meadowes hizo un gesto de confusión. Comprendió luego todo, y replicó gravemente: -La confesión es honrosa por lo sincera, capitán. Yo no dudo por eso que, á saber de quien se trataba, hubiera usted obrado lo mismo exactamente. ¿Cómo no? -se limitó á exclamar Barris con naturalidad. -Entonces el hecho no varía en ninguno de sus detalles. Además, su nobleza resalta doblemente. No ha querido usted aceptar mi gratitud creyéndose indigno de ella. Está bien, Barris; sepa usted que mis obstáculos al matrimonio de Raquel se fundaban tau sólo en su falta de principios y de firmeza en sus convicciones. Respecto á eso, debo retractarme; reconozco que usted no carece de conciencia, aunque la tenga obscurecida por el influjo de ese frivolo mundo en que su vida se desenvuelve desde niño. Esta noche fatal me ha dado á conocer el temple de su alma, capitán. Vayamos más de prisa. Es Raquel quien espera. Y á fe que no nos faltarán asuntos trascendentes que tratar. Roberto pretendió dilatar unos momentos ja entrevista, alegando el estado de sus ropas, suci s y destrozadas. No era cortés el presentarse mal fachado ante señoras; pero Meadowes no quiso acceder. Era urgente el negocio. Bien pronto les vio Raquel. Como leyendo en la mirada de Meadowes, se arrojó enamorada en ¡os brazos de Barris. ¿No me desdeñarás ahora? -murmuró éste. ¿Sabes, Raquel? Tengo consentimiento de tu padre. ¡Convengamos en que ha sido preciso un ciclón para conseguirlo. OCTAVE THANET. Oegundo. Gotoso, negro zaino, gordo, bieti puesto de pitones y de tan preciosa lámina, que algunos entusiastas aplauden al ganadero. Vicente Segura saluda al bicho con unas verónicas, que no llegan á gustar. En cambio se aplaude á Gallito, que en un quite se adorna como él sabe, coloca la montera en el testuz y hace, en fia, algo de lo mucho que diceu reserva para ciertas ocasiones. ¿Lo ve usted? -dice un aficionado dirigiéndose á otro. ¡Si él quisiera! El toro toma cinco puyazos, dos buenos de Melones, y se cambia el tercio. Mojino cuelga pronto y bien un par de paUtroques; pero su compañero Pulga de Tnana pasa la negra para dejar uno ¡á la media vuelta! Repite Mojino con uno muy bueno que le vale palmas, y Vicente Segura, después de una faena de muleta en la que se mostró tranquilo y valiente, entró á matar, marchándose del mundo para dar, alargando el brazo y con todo género de ventajas, un sopapo, del que más vale no acordarse. El toro cayó, pero no hubo aplausos. Goloso y la misma faena que con el trapo realizó el mejicano exigían otro final. T ercero. Presumido, negro zaino, algo más escurrido de carnes que los anteriores. Relanipaguito le da unos lances con menos calma de la necesaria, y el Gallo se adorna de nuevo al hacer un quite. El de Santa Colonia aguanta cuatro picotazos por tres caídas y un penco difunto, v Pepín de Valencia deja un buen par de frente, y su paisano Morenito, que, dicho sea en honor á la verdad, es un banderillero de primera, cuelga otro superiorísitno. Repiten ambos ches con arte y prontitud, y los dos oyen palmas. ¡Bien por Valencia! Relampaguito vase al toro, y de cerca y derrochando coraje le da algunos pases de muleta que no tienen más defecto que el de la excesiva nerviosidad que revelan, y eficazmente ayudado por Gallito sigue toreando hasta conseguir que el toro cuadre, para entrar entonces con los terrenos cambiados, atizando una estocada buena que echó á ro- muy avisado qne achucha por el iado derécho, y lo pasa á distancia, sufriendo algunas coladas. Viñador cuadra, y el mejicano entra pof uvas, dando un pinchazo hondo sin soltar. Y tras cuatro ó cinco telonazos, Segura clava el estoque en el costillar, sin duda por habérsele escurrido el pincho. La cosa resultó fea, y se adelantaron los pitos que se oirán el día 15. zaino y Sexto. Tocador, negro abre defeo. Relampaguito se capa para dar unas verónicas que justifican su apodo. Algunos que pudieron verlas, no obstante su rapidez, aplaudieron. Otros le aconsejaron más calma en el toreen Tocador, sin gran codicia ni poder, tomó cuatro varas por un caballo para el arrastre, Perdigón de Madrid clavó un par caído, y Morenito de Valencia otro con igual defecto. Repitieron ambos, oyendo palmas Morenito, y Julio Gómez, después de trastear con guapeza, dio una estocada hasta el puño un poquitín tendida. A continuación Relampaguito descabella á pulso al segundo intento y oye palmas. TJara la u. aüre de Lagartijiíla, Habíase dicho que ayer pensaban los toreros hacer una colecta en la plaza para socorrer á la madre del desdichado banderillero Lagartijiíla; pero ignoramos por qué género de razones no se llevó á cabo. La suscripción sigue, sin embargo, abierta en la casa núm. 94 duplicado de la calle de Fuencarral, donde habita Saturnino Frutos (Ojitos) Nosotros hicimos anoche entrega á la hermana de éste de las diez pesetas que un caritativo y anónimo donante nos remitió por conducto del Continental Exprés con destino á la madre del torero muerto. CORRIDA DE TOROS EN MADRID I a cuarta de abono. La tarde, espléndida. La entrada, buena. El ganado de Santa Colonia, bueuo. Los diestros, buenos... Gracias. Y á pesar de tanta bondad, no se divirtió el público. cQué cómo pudo suceder esto? Véalo el lector por el siguiente resumen de la lidia. primero. Apodábanlo Malajeta; era negro listón, gordo y corto de púas. Gallito intentó inútilmente dos veces pararle los pies, dando cuando lo consiguió unos lances que se aplaudieron, aunque el muchacho no remató á gusto. El bicho entró inmediatamenre en pelea con los del castoreño, tomando con voluntad, pero con escaso poder, cinco puyazos por dos caídas sin más consecuencias que el porrazo. Blanquito, al tocar á banderillas, clava un par desigual y pasado, y Gallo menor otro muy bueno que le vale palmas. Repite el veterano Blanquito con otro superior, y toma Rafael Gómenlos trastos de matar. Previo el brindis á la presidencia y un saludo al palco regio, donde se encuentra el Rey con las infantas María Teresa é Isabel, dirígese el Gallo á Malajeta, que está visiblemente quedado. Rafael hace una faena brevísima con el trapo rojo, pues no llegan á cuatro los pases que da, y entrando derecho, pero sin gran decisión, da un pinchazo bien señalado. Dos pases más, y entra de nuevo para dar, alargando el brazo más de lo debido, i v j estocada delantera. (Silencio. EN TETUAN i os toros lidiados ayer tarde en la plaza de Tetuán resultaron de gema. Dos fueron fogueados. Negrete quedó mal con el pincha El Chico de Lavapiés demostró má valor que arte, y fue aplaudido. J dar á Presumido. Pimo, que debutaba, oyó también algunas Palmas á Relampaguito. palmas; pero demostró no total desconociR Coquito, negro zaino, corniapreta- miento del arte 1 que quiere dedicarse. do y con facha de vaca. Tomó cuatro varas por una costalada. v EN PROVINCIAS Pinturas dejó un par aceptable por el lado POR TELÉFONO Y TELÉGRAFO derecho; Gallo menor, otro bueno á toro paDE NUESTRO SERVJCJO PARTICULAR rado, y repitió Pinturas, alegrando al bicho BILBAO, 2, y 1 con la montera, porque Coquito estaba muy on un día espléndido y una entrada como quedado. para no perder, da principio la corrida. Gallito dio tres pases ayudados por bajo, dos naturales y dos altos, y se tiró á matar, dejando una estocada contraria, un poquito p l primer toro, que, como los restantes delantera. pertenecía á la ganadería de Taberne (Palmas un poco retrasadas porque sona- ro, resultó bravo y de poder. ron cuando ya estaba en la arena el En la primera puya se quedó clavada media vara, mermando al bicüo sus facultades. Viñador, negro, en quites. Quinto. muchas patas. listón, bragado y Bombita, muy aplaudidode banderillas, qu con Después de la suerte Vicente Segura le da algunos recortes ca- no ofreció nada de particular, Bombita brin pote al brazo que el público aplaude. dó ante la presidencia y fue á entendérselas Gallo oye también palmas en dos quites con su adversario, al que trasteó con habí- con adornos artísticos y tal. lidad y guaptza. El bicho tomó seis puyazos por dos caíDos pi ti chazos preceden á una buena, de das. En banderillas cumple Chiquilín, pero la que el toro dobla. se eterniza Pulga, dando esto lugar á que- i intervenga todo el peonaje, que á fuerza de 1 impio el ruedo de cadáveres, salió el se capotazos consigue que el toro aprenda lo gundo, que era excesivamente abierto que no sabía. de pitones. Parte del público comienza á El toro se hace pesadísimo por efecto del protestar, y el presidente, para evitar que la ¡pánico que se advierte en el ruedo. protesta se generalizase, ordena qae el toro ¡Al fin, Pulga, muy bien ayudado por fuese retirado al corral. Blanquito, que es el único que estuvo opor Así se hizo, y en substitución de aqué t tuno y en su sitio, deja un par á la media dióse suelta á un toro de Carreros, tan pe vuelta, y termina Chiquilín con otro igual. queño y tan escurrido de carnes, que el vú- Vicente Segnrn encuéntrase con un bicho bisco asmó ttu escíndele f i á k b i