Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 3 DE MAYO DE 1909. EDICIÓN, PAG. 5. LAS ELECCIONES MUNICIPALES En todos los colegios había larga cola de electores que ocupaban el local destinado á Se constituyeron las Me- la elección, las escaleras y la calle. UENAVISTA sas de todas las secciones En los cuatro colegios situados en la calle ala hora fijada por la ley, sin que ocurriera del Barco es donde mayor afluencia de elecel menor incidenle. tores había, sobre todo en los instalados en La innovación de la papeleta ó certifica- los números 32, 24 y 26. do que había de entregarse á cada elector La sección 22, instalada en la calle de Bar dificultó algo la emisión del sufragi. 0 en bieri, 8, estaba presidida por el subsecretamuchos colegios. rio de Hacienda, D. Rafael Andrade En las secciones 6. a y la 11 a, establecidas En dicho colegio se presentó á las once en la Casa de la Moneda, ocupaban, respec- de la mañana un elector que representaba tivamente, la presidencia el catedrático se- tener unos sesenta años, llamado D. Franñor Antón y el ex ministro liberai Sr. Al- cisco Ruiz varado. a Después de preguntado su nombre y proLa 12 era presidida por el senador confesión por el presidente de la Mesa, éste le servador señor marqués de Santa María de pidió la papeleta de votación, y el elector, Silvela. con gran ingenuidad, contestó que no tenía En la sección 5. a, establecida en la calle candidatura y que lo mismo le daba votar de Villamagna, mtentó votar el ex presiden- por uno ó por otro de los candidatos, pues te del Consejo D. José López Domínguez, lo único que quería era emitir su sufragio, y y después de largo y minucioso examen de para ello había venido de Albacete, donde las listas del censo tuvo que abandonar el residía, siendo ésta la primera vez que vota. local sin conseguir su propósito, por no haEn las secciones de la calle del Barco, Bellarse incluido en aquéllas 1 á pesar de habi- lén, Justiniano y en la instalada en el Hostar desde hace muchos años en el barrio de picio se hicieron varias detenciones de inSalamanca. dividuos que se presentaron á votar por Las secciones de la Guindalera y Prospe- electores difuntos. ridad se vieron también muy concurridas desde primera hora, llevando siempre ma- 1 ATINA. Fue, como de costumbre, uno yoría el candidato republicano. -de los distritos en los cuales Los candidatos, Sres. Alquézar, liberal; hubo mayor animación desde primera hora, Martínez Kleiser, del Centro de Defensa, y en donde la lucha fue más empeñada. A peVilariño, republicano, recorrieron los cole- sar de ello, en la mayoría de las secciones gios acompañados de varios amigos. la constitución de las Mesas se verificó sin El ílustie jefe del partido liberal, Sr. Mo- dificultades ni tropiezos. ret, votó á primera hora en la sección de la Únicamente en las 6. a, 18 a y 24. a hubo pecalle de Doña Blanca de Navarra, contigua queños incidentes, que se resolvieron felizá su domicilio, y después, acompañado de mente. En la primera, establecida en el núlos Sres. Aguilera, Rivas (D. Natalio) Qui- mero 6 de la Puerta de M iros, el presidente roga y varios otros, recorrió todos los cole- se negó á constituir la Mesa porque no se le gios electorales del distrito, procurando que había entregado la lista de los votantes enreinara el mayor orden y legalidad en la j fermos, y porque á uno de los adjuutoo le emisión del sufragio. %I faltaban determinados documentos. Para Le siguieron en la votación el presidente convencer al celoso presidente se personó del Supremo, Sr. Martínez del Campo; el el delegado del distrito, Sr. Marsal, y como duque de Tovar, D. Alejandro Pidal y el ex el presidente le recusara, acudió ¡el teniente ministro de Hacienda Sr. Osma. de alcalde, D. Pedro Diez, el cual, por fin, El marqués de Teverga recibió una ver- consiguió convencerle. dadera satisfacción, pues leyó con júbilo En la sección 18. a, calle de Toledo, númeque no tenía, según el Censo, más que trein- ro 141, al presentar los interventores el acta ta y seis años de edad. de la constitución de la Mesa al presidente La 3. a fue una de las más concurridas. Se para que la firmase, el buen señor declaró hallaba situada en el salón de sorteos de la ingenuamente que no sabía de leha. Casa de la Moneda, y el público formaba Se le substit- yó con un adjunto y se conslarga fila hasta el jardín. tituyó la Mesa. El Sr. Moróte estuvo más de hoia y media En la sección 24, cal e del General Ricaresperando, y cuando le tocó la vez se en- dos, núm. 4, hubo otra pequeña dificultad, contró con que no le correspondía votar en también por desconocimiento de la ley por aquel colegio y que había perdido el tiempo. parte del presidente. El presidente del Congreso, Sr. Dato, deA las once de la mañana se presentó á positó su voto en la sección 9. a, donde tuvo votar en la sección 2. a, situada ea la plaza que aguardar un buen rato en la fila. del Cordón, núm. 3, escuelas de niñas, el Votaron en la sección 6 a los Sres. Monto- señor obispo de Madrid Alcalá. jo y Cobián y el ministro de Hacienda, seComo algunos electores protestaran de ñor González Besada, y en la 7. a, el duque que los guardias de Oiden público permide Sexto. tiesen al obispo el paso al salón, el ilustre Próximamente á las once y media, y en prelado fue á ocupar su puesto en la larga a la sección 16. establecida en la calle de ñia de electores; pero el gobernador, marDon Ramón de la Cruz, votó el ex presiden- qués del Vadillo, pidió autorización uno te del Consejo de ministros Sr. Montero por uno á todos los electores que formaban Ríos. cola, para que el obispo votase antes. En la sección 14 figuraba como adjunto La mayoría accedió cortésmente, y úniel ex ministro Sr. Celleruelo; pero como á camente algunos protestaron, entre ellos la hora de constituirse la Mesa no se había uno de los interventores republicanos, que presentado, el presidente dispuso que ocu- dijo: para su puesto el adjunto suplente. Conste que si se accede á que el obispo Cuando el Sr. Celleruelo se presentó en el vote ahora, saltando por codos esos señores colegio, situado al final de la calle del Prín- que aguardan, es por el marqués del Vadicipe de Vergara, se halló con la contrarie- llo, de quien he sido discípulo. dad de 110 oder desempeñar su cargo. El marqués votaba poco después en la sección 1. a, calle Mayor, 95 El ministro de t- La votación se verificó en Gracia y fusticia votó ea ia 10, plaza de medio del mayor orden, aun- los Carros. que con alguna lentitud como consecuencia En las inmediaciones del colegio aúui. 13 óe la eatrega de certificados á los votantes. de la calle de las Taberaülas se promovió EN MADRID B un pequeño alboroto porque el comisario del distrito, Sr. Marsal, cacheó en la vía pública á un elector, y quiso detener á varios republicanos que se hallaban en las inmediaciones del referido colegio intentando coacciones. En la calle del General Ricardos fue disuelta una cuadrilla de falsos electores que trabajaban por la candidatura republicana. También fueron denunciados los dueños de las tabernas establecidas en la calle de Calatrava, 29, y San Bernabé, 6, por permitir que se formaran rondas volantes. DALACIO Constituyéronse las Mesas sin incidente alguno á la hora señalada, y puede decirse que durante la jornada la tranquilidad fue grande en todas las secciones. Para cubrir los cuatro puestos vacantes luchaban: dos candidatos conservadores, uno del Centro de Defensa Social, uno liberal y tres republicanos. Hubo, lo mismo que en los demás distritos, mucha animación durante todo el día. A las doce de la mañana había votado más de la tercera parte de los electores inscriptos en el censo, y á esa hora los candidatos de todos los partidos habían terminado su primera visita á las Mesas. Los Sres. Moret, Aguilera y García Prieto también recorrieron este distrito en automóvil, vigilando por el buen orden y por evitar las impurezas en la emisión del sufragio. Entre las personas distinguidas que presidieron las Mesas en varias secciones, figuraban el catedrático de la Uniyersidad don Baidomero Bonet, el diputado á Cortes señor Alcalá Zamora, el ingeniero de Minas D. Serafín Barajas, el senador, catedrático y académico de la Lengua D. Francisco Commelerán y el sacerdote D. Bonifacio Alonso. Los íacidentes curiosos escasearon en este distrito; alguna que otra suplantación de electores; pero todo terminó felizmente, después de las reclamaciones oportunas, y sin ninguna protes a. f ONGRESO Las modificaciones introdu cidas en la ley produjeron algún desbarajuste al constituirse las Mesas; pero una vez puestas las cosas en claro, la votación deslizóse como una seda. Para una vacante presentaban su candidatura un conservador, un republicano, un independiente y un católico independiente, A las once de la mañana raro era el colegio en el que no habían depositado sus sufragios de 150 á 200 electores, prueba ésta la más palpable de que la gente no se descuidaba por votar. Elevadas personalidades políticas dieron en este distrito ejemplo de cómo deben ser ejercitados los derechos del ciudadano. El Sr. Maura votó á primera hora en la sección establecida en la calle del Marqués de Cubas, y por cierto que antes de penetrar en el colegio, y por la mucha aglomeración de electores, tuvo pacientemente que formar en la cola. El ilustre hombre público D. Gumersindo Azcárate figuraba como adjunto en una de las secciones. En otra establecida en la palle de Núñez de Arce desempeñaba análogo cometido D. José Canalejas; el elocuente ex presidente del Congreso estaba presidido en su sección por el joven industrial D. Valentín Alameda, dueño de una tienda de comestibles del distrito. El Sr. Canalejas impúsose la tarea de comprobar la personalidad de los electores, trabajo que realizó con toda escrupulosidad, y á la hora del almuerzo el ex ministro demócrata obsequió con gran esplendidez á sus compañeros de Mesa. B, infante D. Alfonso de Borbón, hijo de