Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 2 DE MAYO DE J 909. EDICIÓN 1. PAG. 9. metro; cerca, un metro: barrera, ua metro. Estaban inscriptos para esta prueba 43 caballos. El Jurado caliíícó en la siguiente forma: Primer premio, á Abdicador, montado por D. Fernando Arroyo; segundo, á Muñeco, por D. Eugenio R. Solano, y tercero, Anteo, por D. Antonio Turino Benjumea. Se concedieron lazos á Nudipedo y Celador I, montados, respectivamente, por los señores Aparicio y Vera. Corrióse luego la prtreba Inauguración, para caballos que no han ganado premios desde i. de Enero de 1907 inferiores á 500 pesetas. Constituían el recorrido ocho obstáculos de un metro de altura: seto, muro de ladrillo, barrera de campo, muro de madera (íaquet) cerca, ría, doble barra (taquet) barra bre el Plan de reconstitución agraria en España pronunciará el Sr. D. Ignacio Girona. R n e l Ateneo de Madrid dará esta noche, á las diez, D. Gabriel Alomar una conferencia sobre el tema La ciudad UN DESTRONAMIENTO ESCENA DRAMÁTICA S o n interesantes los detalles que sobre el destronamiento de Abdul Hamid comu nican ¡os corresponsales en Constantinopla. Cuando los cañonazos anunciaban! a proclamación del nuevo sultán, MohamedV, las trepas habían ocupado el Palacio Real y arrestado á todo el personal. Dos oficiales del Ejército, dos senadores (taqueQ. Se inscribieron 71 caballos que se disputa- y dos diputados penetraron en la estancia ron el premio de S. A. R. el infante D. Car- donde se había refugiado el sultán destilos, consistente en i.ooo pesetas, distribui- tuido. Abdul Hamid, temblando de miedo, gritó: das en la siguiente forma: ¿Por qué queréis mi vida? Primer premio, 400 pesetas; segundo, 250; Los delegados callaron. tercero, 150; cuarto, 100, y quinto, 100, y El Soberano prosiguió con voz balbutres lazos. La prueba se suspendió cuaudo hubo co- ciente: -He reinado treinta años; no he hecho rrido el caballo inscripto con el número 45 nial á nadie... ¿por qué queréis mi vida? y seguirá hoy, á las diez de la mañana. Siguió el silencio de la comisión. En los que ayer corrieron, sólo ocho no- -Yo hice la guerra con Grecia y salí venhicieron falta ninguna. A continuación se verificó la presentación cedor. ¿Por qué me quitáis la vida? Ninguna respuesta de caballos enganchados. -He tratado bien á mi hermano Murad Obtuvo el primer premio, una medalla de vermeil, el duque de Andría, que presentó durante treinta años. Otro sultán acaso hairreprochablemente un buggy de capota, ti- bría ordenado su muerte. Y sin embargo, rado por un magnífico caballo negro de ¡queréis mi vida! Siguió una breve pausa. Abdul Hamid, gran alzada, llamado Magerty. El segundo, una medalla de plata, la ganó siempre convulso y suplicante, insistió: -Dejadme vivir, y yo haré cuanto queel conde de Locatelli, que presentó un guig muy bien enganchado, y el tercero, el mar- ráis. Silencio. Entonces el Sultán cae sobre un qués de Salinas, presentando un americano tirado por una yegua, Manon, ejemplar muy sillón. Gime de nuevo, y tras una pausa prolongada añade: notable. -Llevadme al Palacio del Ceragán con De trotantes, sólo se presentó D. Pablo Boch, que obtuvo un diploma por un bugs. y mi familia. ¡Allí nací, allí quiero morir! Y después, abrazando y poniendo á su enganchado á Marigold. Asistieron al espectáculo la reina doña hijo menor delante, como para que le sirVictoria, las infantas doña Isabel y doña viese de escudo, gritó: ¡Juradme que rae dejaréis vivo! Teresa y los príncipes D. Raniero y D. FeLos delegados, por toda contestación á lipe de Borbón. El Jurado estaba constituido por los se- estas súplicas, invitaron á Abdul Hamid á seguirles. ñores siguientes: Fue conducido, en efecto, al Palacio del Presidente, excelentísimo señor duque de las Torres; vicepresidentes, excelentísimo Ceragán. Su vida ha sido respetada. ¿De dónde parseñor duque de Gor y D. Francisco Jaquotot García; vocales, excelentísimos señores te ese temor á la muerte? ¿De su conciencia? La acusación del Fruan de los musulmamarqueses de Cabriñana del Monte y de Aguilafuente, D. Francisco de Ampudia Ló- nes es tremenda. Abdui- Hamid, según ella, pez, señor de la casa de Rubianes, señor ha quemado los libros sagrados, ha dilapiconde de Torre Arias, D. Francisco Muñoz dado y se ha apropiado los fondos públicos, Vázquez, D. Pedro Ceballos Aviles, señor ha muerto, encarcelado y desterrado injusvizconde de Uzqueta y señor marqués del tamente á subditos y. creyentes, ha cometido todo género de crueldades, ha violado sus Arenal. Se pudo observar que las nuevas gorras juramentos, ha fomentado una guerra civil de plato de los militares no tienen sujeción y provocado matanzas terribles. Con todos estos antecedentes, se comprenalguna cuando los jinetes llevan gran velode que Abdul- Haruid se preocupase tanto cidad ó saltan algún obstáculo. En las pruebas en que hay más de veinte por su cabeza. ó treinta caballos inscriptos sería muy conveniente que se hicieran pruebas eliminatorias, porque si no, resulta el espectáculo 1 ARA. RAYO DE SOL Rayo de sol es Maun poco cansado. a- ruja, la sufrida y El desfile, lucido. callada niña, en aurorada de un gentil y bien LUCKY plantado galán, que se lo rifan todas las muchachas de la sierra de Córdoba. Pero Pepe Ramón, que así se llama el mozo feriado, no tiene ojos para ver cómo aquella mocita, rayito de sol que ilumina y alegra la vida, se perece por él, celando onferencias. El curso de conferencias y discusiones hasta sus palabras y su mirar con el temor que con oportunidad sigue anunciando la de sorprender un desencanto. Pepe Ramón ocupa sus pensamientos Asociación de Agricultores de España continuará el jueves, día 6 del corriente Mayo, y sus quereres en otra mujer, en Carola, en el local de la Academia de Jurispruden- sin advertir que muy cerquita, medianero cia, teniendo lugar en dicho día 6, á las seis con su corazón, le querrían más hondo y y media de la tarde, la conferencia que so tnás firme. Y he aquí que Maruja, alma pronta para todos los sacrificios, aquieta sus celos de mujer, acalla sus envidias, y conociendo que la felicidad de su Pepe Ramón está en otros amores, ella misma, generosa, le lleva á los brazos de la otra, en vez de disputárselo de corazón á corazón Esta es la gran obra de Maruja, que sólo sabe admirar y sentir, por conocerla, la confideots de sus ilusiones acabadas. Y así Maruja, el rayo de sol, cae en la penumbra de sus sueños de amor. Tal es, en substancia, el asunto de la ci media en dos actos de López Silva y Pellicer, aromada constantemente por la florida sierra cordobesa, y en la que la impresión de paisaje y de ambiente acreditan el colorismo de Pellicer y la fácil asimilación de López Silva, que transparente su personal temperamento en los cómicos incidentes de la comedia y en la composición de tipos, como elque de modo admirable tradujoLeocadia Alba y el francés andaluzado que. nos sirvió Romeíta. La falta de espacio, que la comedia electoral requiere hoy, me impide entiar ett otras consideraciones, y sólo añadiré, para cumplir mi misión de cronista, que los autores de Rayo de sol salieron varias veces al final de los dos actos; que el público halló un tanto confuso el proceso de la comedia, que por cierto ha sido exornada con escénico lujo- -disfrutando también del aplauso el escenógrafo Sr. Blancas- -y que me pareció observar que la obra se resentía de íalta de ensayos. Y firmo y plegó, alegrándome mucho del buen éxito obtenido por López Silva y Pellicer con su comedia Rayo de sol. FLORJDOR. ZARZUELA. ROSA- Dificultades ele últíRin GüfaRREKÜ m a a Qra- originadas RIO íiiFfiRFKn p o l k h a b e r n do á tiempo el equipaje de la celebrada artista, fueron causa de que su presentación tuviera que aplazarse un día. Anoche, y resuelto este pequeño contratiempo, hizo su aparición Rosario Gu en er uniendo á la atracción, siempre interesante, de su persona la novedad de una nueva pantomima, titulada La pesadilla, afortunada creación suya, que muy justamente le ha valido siempre el entusiasta aplauso de los públicos en cuantos teatros la interpretó. Trátase del caltivo sogno de una linda muchacha que encuentra ocasionalmente una lujosa toaleta de cupletista y brillantes y perlas á ulano en un mágico cofrecillo. La joven, seducida y sugestionada por la contemplación de las joyas, se engalana, con la innata coquetería de todas las mujeres, y alegre y dichosa danza números caprichosos, en los que Rosario Guerrero pone siempre gentileza y distinción. El público mostró de modo elocuente con sus incondicionales aplausos cómo nuestra bella compatriota supo cautivarle con su elegante gracia y con la fascinación de su arte mímico y expresivo, siempre de intensa fluidez en los ojos dominadores de Rosario. La cortina se levantó en su honor varias veces, saliendo el público muy satisfecho del espectáculo. El Sr. Reynot ha tenido una felicísima idea al contratar nuevamente á la Guerrero, que será otra vez admirada y proporcionará excelentes rendimientos á la Empresa de la Zarzuela. DE LA Hoy domingo, i aalas cuatro y m e d d e CIUDAOLINbAL 1 a tarde, serán puestas en escena en dicho teatro las aplaudidas obras Vivir pata ver, La capitana y En plena lima de miel, y en los intermedios se exhibí rán diferentes vistas cinematográficas. El domingo 9 del actual, alas cinco de la tardes se celebrará la función qtte organiza ACADEMIAS Y CENTROS