Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 2 DE MAYO DB J 909. EDICIÓN i. PAG. 8. cioBes. El Hipotecario vale 236,50; el Hispano- Americano, 150; el Español de Crédito, 129 50; el Río de la Plata, 495,50; las Azucareras preferentes, 106,75; a s ordinarias, 38,50; los Explosivos, 337, y los Altos Hornos, 293. El alza de las acciones de la Tabacalera se debe á que la Bolsa está convencida de que las modificaciones que se quiere introducir en el convenio entre el Estado y la Sociedad Arrendataria no tienen gran importancia. Se asegura que todo se reduce á rebajar al 4 por 100 el interés de 5 por 100 que recibe la Compañía por su capital empleado. Esto no disminuiría más que en medio millón de pesetas los ingresos de la Tabacalera. Los francos valen 11,70. El corro continúa muy desanimado. OS MERCADOS En Londres el dinero MONETARIOS á la vista vale tres cuartos por ciento, y el descuento extrabancario, á lo sumo, uno y un dieciseisavo por ciento; pero, á pesar de esos precios bajos, no se cree en la próxima reducción del tipo oficial del descuento, porque los cambios extranjeros son desfavorables al mercado inglés y porque contimian las expediciones de oro, no solamente á 2 a Argentina, sino también á París. En cambio, es probable que el Reichsbank reduzca pronto el tipo de su descuento en vista de la abundancia, cada vez mayor, de disponibilidades en el mercado alemán. El ffinero para préstamos al día vale en Berlín Se uno y medio á dos por ciento, mientras se descuenta el papel á tres meses al uno y siete octavos por ciento. En París el dinero á la vista se obtiene al uno y medio por 100 y el descuento extrabancario vale también uno y medio por 100. El dinero para préstamos al día ha subiáo en Nueva York al 2 por 100. DE SOCIEDAD Coa motivo de celebrar sus días, recibió ayer ¡muchas felicitaciones el duque de Montellano. Hoy se cumple el tercer aniversario de ía muerte de D. Luis Silvela y de Le Vielleuze, á cuya distinguida familia reiterarnos nuestro pésame. Hoy, á las nueve y cuarto, celebrará comunión general la Hermandad de la Virgen del Camino, en 3 a iglesia de la- s Calatravas. Cantará durante la fiesta un coro dirigido por el maestro Vivó y formado por las se ñoritas de Dato, Suárez Inclán, González Alvarez y Orueta y señora Barea, y la Salve, la señorita Osma, hija de los condes de Vistaflorida. El próximo día 10 se verificará la boda de la encantadora señorita doña María Bejarano, hija de la condesa de la Nava del Tajo, con el joven Sr. Saralegui. Mañana, á las siete, hará una excursión en el globo Reina Victoria el Sr. Lausser. SECCIÓN LITERARIA (VENTO POR OCTAM THANET Qarris emprendió su equino rMs paso y dio rienda suelta á su raDia y su desesperación. Indignado contra Raquel por su sencillo modo de olvidarle, se enfurecía contra sí mismo por su estúpido proceder al despedirse de manera tan brusca. Quiso fingirse alegre aminorando la im- V i- iaquelf- -interrogó Roberto con an- portancia del asunto, pero el recuerdo del gustia pasado y la- visión hermosa de Raquel vi- -En casa, allá abajo; mire, allá, capitán- I 1 A BOLSA DE PARÍS La Bolsa de París nieron á su mente y enturbiaron su vista contestó emocionada iniss Baker. r muéstrase optimis- con dos lágrimas. Anduvo mucho tiempo A través del espeso cortinaje de la lluvia, ta. La victoria de los jóvenes turcos ha sin dirección determinada. Cuando sus ner- ambos pudieron ver, á la luz de un nuevo causado excelente efecto, y aunque el nue- vios se calmaron, encontróse en el campo, relámpago, que la casa de Meadowes había vo Gobierno tropezara con grandes dificul- á no larga distancia de Grinnel! teniendo desaparecido. tades, el mercado confía en que las vencerá. frente á sí una sene de colinas cubiertas de Miss Baker, más animosa que Roberto, á La Renta turca sube 92 céntimos y queda sembrados. La noche se acercaba. De súbi- quien el terrible descubrimiento dejó por to, Roberto volvió sobre sus pasos á apro- completo anonadado, pretendió consolar sus á 93,57 Contribuyó al alza de los valores de Es- ximarse á la casa de Raquel. No entraría, inquietudes asegurando que tal vez los habitantes de la casa estarían refugiados en paña la respuesta de primas, que tuvo lugar por supuesto, pero... ¡tal vez... Al entrar en Grinnell llegaron á sus oídos las cuevas. el jueves y que se hizo á cambios altos. Los Con el alma oprimida, se dirigieron vendedores tuvieron que comprar firme ese voces alegres de mujer que charlaba con aquel sitio lentamente. La marcha por las alguien. día para cubrirse. -Observad qué cielo tan raro. ¡Es par- calles no era fácil; el suelo estaba cubierto La Renta francesa gana 45 céntimos; el por las ruinas y escombros hacinados. Un Exterior, 25 céntimos; el Ruso 5 por 100, ticular! ¡Curiosísimo! Roberto no pudo resistir á la curiosidad, hombre, con la faz desencajada por el páni 1,30, y el Ruso cuatro y medio por 100, 1,65; quedan, respectivamente, á 97,65, 99,30, y miró á su vez. En efecto, la bóveda celes- co, se les aproximó, llevando una linterna te iba tomando un aspecto singular. Aun- cuya luz mortecina iluminaba el cuadro ho 104,50 y 95,65. El Brasileño vale 86,20. Las acciones del Norte de España coti- que el sol habíase ocultado ya en la lejanía, rrendo. El pobre anciano se abalanzó á los que llegaban y les interpeló: zan á 338; los Zaragozas, á 405, y los Anda- el horizonte brillaba con fulgor anormal. ¿Sabéis, por ventura, si está en Die to En el fondo del escenario gigantesco floluces, á 192. Hay poco negocio y pocas osdavía la isa de Tomas Reynoids taban nubéculas obscuras y siniestras. cilaciones en esos valores. Un silencio de muerte reinaba en la NatuLo mismo podemos decir de las acciones fConchthá. j del Lionés, que valen 1.219, y de las del raleza. No be oía el chirrido de un msect Banco de Méjico, que cierran á 1.048, aun- ni el gorjeo de un ave. La Naturaleza repoque en estas últimas se haya producido el saba. La calma era absoluta. Roberto sintió un terror interno, y á lo largo de sus espalsábado un alza bastante importante. rimer día. Las min is de oro están muy firmes: la das corrió un escalofrío. Prosiguió su camino, decidido á volver á Con una tarde espléndida y una concuGoldfields gana nueve francos, y se negocia á 141; la Rand Mines sube siete francos, la posada, donde escribiría unas líneas á rrencia numerosísima y distinguida, se inau- Raquel. En aquel instante observó una for- garó ayer tarde en el Hipódromo el Concury cotiza é. 221. La De Beers vale 335; ael Metropolitano, ma de mujer jue marchaba delante. A la so hípico del presente año. luz indeéisa del crepúsculo creyó reconoEn la prueba de caballos de silla obtuvo 503; el Riotinto, 1.849, y I Tharsis, 144. EJ cobre vale en Londres 18,25 libras la cerla. Era s uerpo grácil y su andar me- el primer premio el caballo Artiste, del contonelada. El mercado está a! go más firme, nudito. ¡Era su bello contineate, su figurilla de de Gondomar, oficial de la Escolta. Corrióse después la prueba llamada Pripero no hay síntomas de qme las industrias airosa, gentilmente cubierta con un chai. mer ensayo, para caballos que no hayan toque emplean ese metal salgan pronto de su Era Raquel, en fin. Sin vacilar, Roberto se lanzó tras la jo- mado parte en ningún Concurso, y en la letargo, y es difícil adivinar lo que nos reven, henchido de ilusiones su orazón. A lo que se distribuyeron ios siguientes premios: serva el porvenir. lejos, el resplandor siniestro comenzó á primero, 175 pesetas; segundo, 75; tercero, amortiguarse, mientras las negras nubes pa- 50, y dos lazos. MMF 5 EZA T CONSERVACIÓN T recían bajar sobre la tierra. Un aire violento El recorrido constaba cié seis obstáculos: Se aSíomtosiSs tapices? y coriiuas. -ICJBSM. AlftMjnibiñtas, Esparteros, 3, y Car- se desató. Las copas de los árboles, dóciles seto; muro de ladrillo, de 0,90 metros; barreá su soplo se inclinaron, De pronto, el hu- ra de campo, ua metro; rüuro de madera, nu j 3 y racán; como rompiendo un freno, levantóse con furia. Las capas atmobféricas se agitaron horriblemente de modo indescriptible, devastando, arrasando, sin encontrar obstáculo bastante á contener su furor espantoso de hecatombe. Un estruendo compuesto de mil distintos ruidos repercutió en los ámbitos de la extensa llanura Poco después el azote implacable de la Naturaleza había pasado, dejando tras de sí la muerte y el destrozo. La tierra era un caos. Los corpulentos árboles, tronchados como pajas, caía- n con estrépito. Los edificios entremezclaban sus escombros al derrumbarse hechos pedazos, que se dispersaban entre nubes de polvo. El tumulto confuso de los gritos de angustia y de demanáa de socorro crecía por instantes. Roberto vio á Raquel á pocos pasos de distancia. Rápido la cogió por el talle, y, arrastrándola tras de sí, consiguió guarecerse como pudo bajo un árbol enorme que yacía arrancado de raíz. Sintió pasar la ráfaga terrible que sembraba la muerte, y sus músculos se contrajeron con la emoción intensa del espanto. El ciclón aumentaba por momentos, arrebatando cuerpos y descuajando troncos, infundiendo el terror en los espíritus. El huracán cesó; pero al instante rompió á llover copiosamente, cou abundancia inusitada. La inmensa catarata arrojada por las nubes vino á aumentar el pánico. La obscuridad era completa. En esas circunstancias, iluminóse el cié lo con el cárdeno resplandor de un relámpago. El trueno retumbó formidable. En medio de su horror, Barris pudo notar que á su lado no estaba Raquel. La mujer á quien había salvado el capitán era iniss Baker. P irffitmiilWBir rciMnrailHiininrnn t