Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO y TELÉFONO W t DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO W IS Y TELEFONO MADRID. EL CONCURSO HÍPICO Fot. Goñi JINETES PREMIADOS EN LA PRUEBA. PR 1 MER ENSAYO. DE DERECHA A IZQUIERDA: D. FERNANDO ARROYO (PRIMER PREMIO) Y D. EUGENIO R. SOLANO (SEGUNDO PREMIO) DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C EN V 1 ENA pL MUSEO UNSER KAJSER Para perpelw t u a gl jj u Huleo imperial, los sesenta años de r reinado del emperador Francisco José, los víeneses lan. organizado un pequeño y original Museo. Se trata de una Exposición retrospectiva de objetos personales del Kaiser, en la que figuran sus retratos, sus iuguetes, sus libros dé estudio, sus cuadernos de apuntes y los cuadros que conmemoran fechas célebres de la vida del Emperador. Comienza la Exposición con una pequeña fotografía de bebé desnudo. Es el futuro Emperador y rey. Termina con un gran retrato en colores representando al Kaiser en traje de general de Caballería, la teresiana en la mano y el capote colgado sobre un liombro. Es su último retrato. Entre estos dos retratos hay ochenta años de historia de una gran nación, y los acontecimientos salientes de este lapso de tiempo han sido inmortalizados por el pincel, el buril y la máquina fotográfica. Contemplando estos cuadros de batallas, de ceremonias oficiales, de colocación de primeras piedras, de casamientos, bautizos, funerales, aperturíde Cámaras, etc. etc. nos damos exacta cuenta de las ocupaciones monótonas de un rey. Y como Francisco José fue educado oor su perial y en el momento en que, según se dice, exclamó: ¡Adiós mi juventud! y lúe go le vemos en otras láminas, en otros cuadros, en otras esculturas, recorrer la escala entera de la vida, casarse, tener hijos, ir á cazar, asistir á una procesión, lav r los pies á los pobres en Semana Santa, y poco á poco, envejecer, envejecer... Un cuadro enorme le pinta en el momento en que fue víctima de un atentado. El Emperador va en su coche acompañado del ayudante O Donnel, cuando un húngaro se abalanza sobre el Monarca, asestándole una puñalada en la nuca... La herida fue leve; pero el ayudante, sospechando que la hoja del puñal pudiera estar envenenada, aplica rápidamente sus labios para succionar la sangre, mientras el Emperador se dirige á la multitud, diciéndola lo que nos cuentan que todos los Monarcas dicen en el mismo caso... aunque no lo hayan dicho. Son las palabras sacramentales: ¡No es nada! ¡No es nada! Más lejos, otro cuadro nos hace asistir á la inauguración de la capilla votiva, construida en el interior de San Stefans para dar gracias á la Providencia por haber esi nmediatamente después comienza la cró- capado del tremendo peligro. Es interesantísima esta Exposición del nica fotográfica de esta vida extraordinariamente larga y extraordinariamente Museo Unser Kaiser, y no podéis figuraros rica en acontecimientos interesantes. Su con cuánta veneración los vieneses acude primer retrato es el que represéuta al Kai- á visitarla, permaneciendo largas horas de ser á los veinte años ciñetído la corona im- lante de los cuadros ó enterneciéndose a madre para ocupar un día el Trono, se comprende que todos sus juguetes estén ahora aquí intactos en este Museo... El futuro rey no tuvo tiempo, no ya para romperlos... ni siquiera para usarlos. No es extraño ver que cuando los domingos el público viene en masa á visitar el Museo de Franz, la Exposición Unser Kaiser, las mamas, dirigiéndose á sus retoños, los dicen, mientras los enseñan los juguetes del Emperador: -Mira... Aprende! ¡No rompía sus juguetes! A continuación figuran las vitrinas que encierran suSí cuadernos de apuntes y sus libros de estudio... He aquí el cuaderno donde escribía los temas del idioma francés, el cuaderno de italiano, el cuaderno de inglés, y todos los de los dialectos que estaba obligado á aprender, el húngaro, el checo, el polaco... ¡Vaya si hay que sudar para ser un día Emperador de Austria y Rey de Hungría, de Bohemia, del Lombardo- Véneto, de Dalmacia, de Croacia, de Slavonia, de Galitzia, de Lodomería, de Iliria y ahora de Bosnia y de Herzegovina!