Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 3o JD ABRlL DE 1909. EDICIÓN PAG- 8. ocurrió un E n la tarde de ayer el Congreso desgraciado accidente en á una señora que presenció la sesión en una de las tribunas. Al salir dicha señora, cuyo nombre es doña Dolores Catalán de Herrero, resbaló en la escalera y rodó algunos tramos. Conducida á la enfermería de la Cámara, íué reconocida por el Sr. Sastrón, y luego por el médico de guardia de la Casa de Socorro del distrito, que la hizo una cura provisional. Como la señora había sufrido fractura en brazo, tuvo que ser conducida á la Casa 1 de Socorro. última hora de la tarde sufrió también un accidente el taquígrafo Sr. Enterrías. En la enfermería fue asistido por el doctor Maestre y el médico de la Casa de Socorro. El presidente de la Cámara y el ministro de Fomento estuvieron en la enfermería, interesándose por el estado del paciente. ACCIDENTES EN EL CONGRESO casa y se pegó un tiro. ¡Oir á Eubelik, y después morirse! ¿No hubiera sido más práctico vivir para seguir diciendo que oir á Kubelik y después levantarse la tapa de los sesosí Salió de la sala ae conciertos. Fue 3. su mejorable. La juventud es morigerada en NOTAS DE ARTE JM ANEN Ésta noche, á las nueve y tne -dia, dará el eminente artista Manen su segundo y último concierto con arreglo al siguiente programa: Concierto de Mendelssohu; adagio, presto y fuga de la sonata en sol menor de Bach; Ipalpiti, de Paganini; Arabesque, de Debussy; Polonaise, ven; La abeja, de Schubert, y Danza española, de Sarasate. Dado el éxito extraordinario conquistado por Manen en su primer concierto y lo selecto del programa, el segundo y último concierto de Manen será un nuevo triunfo f ra nuestro compatriota. TEATROS La temporada lírica ha sido desastrosa para los grandes teatros italianos de ópera. La Scala, de Milán, cierra la temporada con un déficit de 250.000 liras; J, el Constanzi, de Roma, de 150.000; el San Carlos, de 120.000; el Massini, de Palermo, de 100.000; el Regio, de Turín; el Carlos Felipe, de Genova; el Regio, de Parma, y el Petruzzelli. de Bori, menores déficits, pero también con déficit. de Paredewsky (estas dos obras para piano sólo, por el Sr. Fuster) romanza de Beetho- A D EF 1 C 1 T DE DE PALACIO Ayer salieron en el rápido para París y Munich la infanta doña Paz y su hija la princesa Pilar. Toda la familia Real bajó á la estación á despedir á las augustas viajeras. En el andén se hallaban también el embajador de Alemania y la condesa de Tattenbach, las autoridades, altos funcionarios palatinos, personalidades de la aristocracia y mundo oficial y otras muchas personas. Muchas damas llevaron ramos de flores á SS. AA. que fueron objeto de una afectuosa despedida. El Rey pasó ayer la tarde en el tiro de pichón de la Casa de Campo con el conde de San Román. La familia Real asistió anoche á la función del Circo de Parish. La princesa Luisa de Orleáns se halla enferma de gripe. El Rey ha dirigido un telegrama al rey Femando de Bulgaria felicitándole por la independencia de aquel país. La marquesa viuda de Riscal y la marquesa de Torralba y su hermana cumplimentaron ayer á la Reina doña Victoria. SECCIÓN LITERARIA TERRIBLE CICLÓN CUENTO POR OCTAVE THANET la representando La firma del decreto de emancipación, y no muy lejos veíase también un viejo cromo descolorido, en el que aparecía el presidente Lincoln. Sobre la chimenea colgaba un gran retrato, que Roberto contemplaba cuando oyó aproximarse á Meadpwes seguido de sus hijos. La familia se componía de Raquel, sus dos hermanos y miss Baker, excelente mujer con quien Meadowes, al que pesaba la viudez, tenía proyectado contraer matrimonio muy en breve. Miss Baker tenía un parecido singular con Raquel, salvo las diferencias consiguientes á la edad. Roberto, fácil es suponerlo, dedicó sus atenciones preferentes al objeto de sus ilusiones; pero á fuer de cortés disimuló sus ansias, procurando simpatizar con los demás. Los hermanos de Raquel eran gemelos, y se llamaban Yared y Ossawato ¡extraño nombre! pensó Barris; huele á indio desde diez leguas) De menos edad que Raquel, eran ya, sin embargo, robustos mocetones, de la misma contextura que su padre. La conversación se mantuvo buen rato sobre varios asuntos sin interés. El coloquio languidecía cuando, por suerte, se recibió el aviso de que la mesa estaba dispuesta para la comida Durante ésta, Roberto habló del bienestar que se respiraba en la pequeña población. -Nuestra prosperidad se debe solamente á las severas ordenanzas prohibitivas- -respondió Meadowes. -Y á propósito, ¿usted beberá vino, Sr. Barris? Roberto enrojeció al verse obligado á confesarlo. -Mis hijos- -siguió el viejo- -no han probado jamás una bebida espirituosa. Y la mayoría de nuestros jóvenes está educada en ese laudable principio de abstención. Sí, señor; he aquí las ventajas del criterio prohibitivo. S estaco sanitario de Grinnell es inH III Llamóle la atención un grupo en escayo- sus costumbres, lo cual hace á las masas ser educables con facilidad. Por mi parte, aseguro que aunque se me ofreciese una morada suntuosa en Davenport, no saldría de aquí en el resto de mis días. El ideal en la materia sería conseguir la votación de una ley que suprimiera en absoluto la existencia de tabernas y cafés en el lowa. ¿No le parece á usted fácilmente realizable mi proposición? -No se ha intentado nunca, que yo sepa- -objetó Barris, por decir algo. -Si alguien me secundase no pasaría mucho tiempo sin llevarse á cabo el proyecto que apunto. ¿Acaso hay algo que nos obligue á perseverar eternamente en las costumbres censurables? En mis años de jqven combatí con tesón la esclavitud abominable; hoy combato el alcolio! Mts convicciones jamás ceden á nada ni ante nadie; soy inflexible como la línea recta, y mi opinión no admite torcimiento después de madurada. Barris sintió gran simpatía ante el etiérgico carácter del buen viejo, quien prosiguió: -Por cierto, señor Barris, que nos resta un asunto importantísimo que tocar. cTiene usted pensamiento político formado? -A ciencia cierta, no sabúa decir el partido en que milito. Soy tan demócrata como republicano. Últimamente me parece haber sido demócrata. ¡Famosa opinión! Eso parece dar á comprender que va usted navegando entre dos aguas. Meadowes no habló más hasta el fin de la comida, excelente gracias á los sobresalientes conocimientos culinarios de Raquel y de miss Baker. La joven se esmeró cuanto pudo, el servicio de mesa fue el de las grandes solemnidades. Raquel tuvo cuidado de adornar el mantel con profusión de recién cortadas flores, exclamando al hacerlo: ¡Asi verá Roberto que no ignoro ciertas cosas! (Se continúala, DE SOCIEDAD Ha dado á luz con toda felicidad un hermoso niño la distinguida esposa de nuestro querido amigo D. Lorenzo Martínez- Fres neda. El oficial de la Escolta Real Sr. Núñez de Prado, que ocupó hace poco tiempo en el eitado escuadrón regio la vacante del malogrado teniente D. José Felipe Arrear, ha tenido la desgracia de fracturarse una pierna á consecuencia de una caída del caballo. Se halla delicado de salud el conde de Pie de Concha. Deseamos su alivio. Ha fallecido en esta corte la distinguida señora doña Dolores de la Torre, viuda de Magaz, madre de los condes de Mayorga y hermana de los marqueses de Torrepando. Enviamos á su respetable familia nuestra sentido pésame. Por resolución del ministerio de Gracia y Justicia quedan suprimidos los títulos de conde de Casa- Trejo y conde de Cuádrelas En la parroquia de la Concepción se efectuó ayer tarde la boda del distinguido joven D. José alaría Ballester Asensio con la elegante y bella señorita Luisa Molina Tovía. Fueron padrinos doña Salud Tovía, madre de la novia, y el padre del novio, nuestro querido amigo el acaudalado propietario D. José María Ballester. Los recién casados salieron anocne en viaje de boda por el extranjero. Les deseamos larga y dichosa luna de miel. W -1 l. l A TRAVÉSTM DE LA FRONTERA p L DICHO Y EL HECHO Es s e n t e n c i a popular, repetida con frecuencia entre nosotros, la frase de Del dicho al hecho hay mucho treeho. En efecto, suele haberlo. Pero lo hay en todas partes. Los italianos, para ponderar las maravillas de NápoleS, suelen decir que ver Nápoles, y después morir como quien dice, que hay que ver la bella ciudad italiana para morirse de gusto. Claro es que mucha gente ve Ñapóles y no le pasa absolutamente nada, Pero toda regla tiene su excepción. Y esa excepción la vemos confirmada en un telegrama de Odessa que publica un periódico extranjero. Un estudiante raso, filarmófono empedernido, apasionado del violín, sentía grandes deseos de oir tocar á Kubelik, el joven virtuoso de renombre justo y universal. Oir á Kubelik- -decía, -y después morir. El domingo, al fin, le oyó en Odessa. Se extasió oyéndole y se entusiasmó aplaudiéndole. COBíSEKVACIOBí Y OMPIIS A de tapices, a íomln asy eorímasí, Bsíera japonesas. Esintríerofi, 3. y anneHj 20 y 84