Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 26 DB ABRIL DE 1909. EDICIÓN i. PAG, i 4 Además, siendo la desinfección del cuarto del enfermo y de la habitación total conveniente, no bastarán, sin embargo, las. fumigaciones y lavados si se olvida que el enfermo puede ser el portador de la epidemia Por esta causa, además de efectuar una escrupulosa limpieza de las ropas, desinfec- tándolas completamente, importa bañar dos ó tres veces al niño 5 practicar la asepsia de las mucosas antes de ponerle en contacto con los sanos. Por desgracia, no siempre se tienen presentes estas advertencias, y suele ocurrir que los niños ya convalecientes ansian hacer la vida normal, vuelven á los colegios, y tas epidemias se prolongan con exceso. Las personas que cuidan al enfermo deben cambiar de ropa, pero sobre todo, lavarse con cepillos las manos en la forma. que indican los grabados que acompañan á este artículo. En los baños se jabonará y frotará cuidadosamente todo el cuerpo, practicándose los lavados de boca y nariz á diario. BIENHECHORES DE LA INFANCIA EL DR. BROCHARD p s t e ilustre médico fue uno de los más en tusiastas propagandistas de las ideas protectoras en Francia. Sus libros titulados Arte de criará los niños y el Uso de los baños de mar en los niños con- SANATORIO EN CHIP 1O NA PARA NIÑOS ESCROFULOSOS Y RAQUÍTICOS NUEVO PABELLÓN EN CONSTRUCCIÓN DICHOS Y HECHOS sota han comprobado que más de 2.000 niños de menos de diez y seis años fuman. Eu una sola escuela pública, 147 niños, de cuatro á catorce años, son fumadores; en otra escuela, un 70 por 100 de niños, entre diez y quince años, fumaban, y en otras se observaban las proporciones de 60 por 100 y 95 por 100. Con tal motivo se ha exigido una ley que prohiba la venta. de tabaco y cigarrillos á los menores de edad. Los inspectores declaran que las víctimas de esta mala costumbre son malos estudiantes, alborotadores, que no aman el estudio y abandonan la escuela para evitar la instrucción obligatoria y las leyes sobre el trabajo de los niños. 1 NSPECC 1O NMEDICA La comisión ingleEN LONDRES sa de enseñanza ha acordado el nombramiento de médicos oftalmólogos, auristas y dentistas para inspeccionar las escuelas de su nombre por tres años, teniendo opción á ascensos de grado superior, según los servicios. Tienen que ejercer la inspección tres tardes por semana. ¡OS JARDINES DE LA IN- Inspirados en FANC 1 A EN BÉLGICA l a y psicolóyLCIGARRILLO EN Los inspectores de LA ESCUELA escuelas de Minne- a la Infancia llegará á realizar ía creación del Instituto de Maternología y Puericultura proyectado, que constituirá un enorme progreso en España. BIBLIOGRAFÍA vila, con prólogo del doctor Pulido. La publicación de esta obra es muy interesante y necesaria, como indica el ilustre prologuista. Su autor, el distinguido profesor doctor Mitjavila, ha recopilado los- es- -tudios de su larga práctica, dando á conocer reforma de aparatos y dictando consejos clínicos de suma importancia. Acompañan al texto, varios grabados, sien do la edición muy elegante, como todas las que proceden de la acreditada casa Hijos de Baiíly Bailliére. IVA anual de Electroterapia, del doctor Mitia- MI ESTAPETA su carta necesitaba conocer las circunstancias personales de usted, pues lo que desea es muy difícil dada la organización de los establecimientos benéficos. Además, como comprenderá sin esfuerzo es imposible aconsejar nada concreto ignorando sus aptitudes y aficiones. Desde luego cuente con toda mi simpatía, agradeciéndole su confianza. No me molestó jamás el dolor ajeno, y mi leal consejo es que no se deje abatir por la tristeza, ni desespere, por muy críticas que sean sus circunstancias actuales. Animo y fe en la propia voluntad. Don F. C- -Por regla general, las obras de Medicina suelen confundir y perturbar á los padres en lugar de enseñarles. Dada su situación, lo mejor es que tenga el libro del doctor Ulecia Arte de criará los niños; la obrisocorros en los accidentes repentinos; pudiendo Gebel- el- ahmar. B ta. poder contestar á tribuyen en gran manera á evitar la mortalidad de la infancia y á crear los sanatorios marítimos que con tanta profusión se han fundado en la vecina República. Brochard fue como casi todos los que se dedican con entusiasmo y abnegación á estas empresas salvadoras: un hombre honrado y bueno. EL SANATORIO DE SANTA CLARA f amos las gracias á las personas que han atendido á nuestro ruego adquiriendo billetes para la rifa de la joya donada por ana caritativa señora en favor del Sanatorio. Para formarse idea de las obras que se están realizando publicamos una vista de uno de los pabellones en construcción. Cons ta de dos salas dormitorios, con departamento para la hermana y enfermera, tisanería, lavabo y comedor, pues cada departamento posee sus servicios propios. En la fachada prineipal habrá una terraza cubierta. La azotea, que ocupa todo el área del pabellón, será practicable. ¡Dios premie á tos bienhechores de la obra! gica de que la alegría es un tónico, tratan los belgas de multiplicar la creación de jardines de la infancia en su país, á fin de que en estos centros hallen los niños luz, enseñanza y cariño. 11 menaje es elegante y cómodo, y los niños no llaman señora ó señorita á la profesora, sino mamá ó tía, á fin de que se crean en el seno de familia. A CLÍNICA BAUDELOCQUE Con el fin de proteger á las madres embarazadas y cortar la mortalidad de los niños, fuaciona en París una clínica que está dedicada á las mujeres pobres que no pueden proporcionarse el necesario descanso. El doctor Pinard, que la dirige, ha comprobado que entre los niños que nacen en dicha clínica, que dirige tan eminente profesor, los más fuertes y sanos son aquellos cuyas madres han sido hospitalizadas en los refugios de obreras. Este es, pues, el medio más eficaz de favorecer la lactancia materna y salvar muchas vidas. Es de esperar que el Consejo Superior de Protección ta del doctor Esmarch titulada Los primeros serle de utilidad también otra de los doctores Variot y Roger: El médico de la infancia, para uso de las familias. Por último, le será conveniente el opúsculo de doña Matilde del Real La cocina de la madre de familia, así como la Higiene del embarazo y de la primera infancia, de la doctora Solís. Celebraré que estas indicaciones le sean útiles, agradeciéndole sus bondadosas frases.