Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 26 DE ABRIL DE 1909 EDICIÓN s. PAG. 8. A 1 tercero llamábase Peineio, y era negro, pequeño, escurrido de carnes y feo. Tomó cinco varas y mató dos bestias. r Jeroino y Lagartijilla parean pronto y bien, escuchando aplausos, y Gaona hace Sma faena muy valiente, que el público coírea con oles, y cuando cuadra Peineto entra bien, para dar un pinchazo en buen sitio. Más pases, y termina de una estocada corta un poco caída. (Palmas. Canito, que se lidió en cuarto; lugar, y era cárdeno y bien puesto de agujas, le dio Pastor unas verónicas que no gustaron. Tomó cinco puyazos, derribando tres veees á los picadores, y pasó á manos de Moienito y Pepín. -Estos pusieron tres pares de rehiletes excelentes, pero sobresaliendo el último de Morenito de Valencia. Fueron justamente aplaudidos. Vicente Pastor, tras breve muleteo, entra Sütty bien, dejando una estocada hasta los ¡dedos, que resultó atravesada; pero saca el estoque y junto al 4 entra otra vez Bpara dejar media, de laquejrodó el toro. (Palmas y pitos) El año pasado lo contrató el Ojitos eu la f n la enfermería. Como decimos más arriba, Lagartiji- euadrilla de Gaona, y con éste ha toread en las plazas mejicanas durante los últimos lla fue conducido á la enfermería; pero tanto por el movimiento convulsivo que en él meses. Al venir á España su maestro, manifestó se advirtió cuando se hallaba en el suelo como por la región donde fue herido, y, en Fernando deseos de acompañarle, pues quefin, por los signos hipocráticos que se ad- ría, según dijo, pasar una temporadita al lado de los suyos, y, en efecto, recientemenvirtió en su fisonomía antes de que lo sacaran de la plaza, todos los espectadores com- te permaneció quince días en Alcalá de los prendieron que la cogida tendría un des- Gazuies. enlace funesto é inmediato. Después se incorporó á su cuadrilla y tomó parte en las tres corridas que Gaona Desgraciadamente, así fue. I agartijilla fue colocado en la cama de ha toreado operaciones, donde procedió á reconocerle En la de ayer había banderilleado dos to el doctor D. Jerónimo Hurtado; pero apenas ros, siendo cogido por el último y cuando vio éste la tremenda herida, rogó al cape- acababa de poner el último par de la tarda llán que administrase la Unción al mori 1 a noticia á la madre. bundo. Poco después de expirar Fernando Rq Hízolo así el sacerdote, y sin pérdida de momento, el médico, ayudado por los alum- mero, el Ojitos púsole á la madre de aquél nos Sres. Martín Fernández y Talegón y los un telegrama concebido en estos términos: Fernando recibió cornada grave en el, clínicos Milano y Taboada, intentó reanicuello. Témese fatal desenlace. mar el cuerpo del desdichado aplicándoTres horas más tarde se transmitía á la le inyecciones de cafeína y suero; lavaron la herida y colocaron el vendaje; pero antes de familia la infausta noticia. Los hermanos vendrán á Madrid, aunque terminar estas tristes operaciones espiró. no tendrán ya ni el triste consuelo de ver el Eran las seis y treinta y cinco minutos de f aribello, negro listón y algo veleto, inos- la tarde, y en aquel momento terminaba cadáver de Fernando. tróse codicioso en varas, tomando cin- la corrida. Welando el cadáver. v t o y matando dos caballos. Rodolfo Gaona, tan pronto como llegó 1 a ansiedad del público. p Gallito Chico y Pinturas cuelgan rápidaá su casa, de regreso de la plaza, se despojó El público agolpábase en el patio de mente cuatro pares de banderillas, y Gallo caballos, pretendiendo entrar en la enfer- del traje de luces, púsose otro de paisano y, Íace una artística faena con el trapo rojo, y mería; pero las m reas hallábanse cerradas acompañado de todos los individuos de stt espués de tirar la montera, entra á matar y no se abrían para nadie. cuadrilla, volvió á la enfermería. idebídamsnte, pues Caribello le hizo un exEl cadáver de su infortunado compañero Vicente Pastor y el Ojitos golpearon las raño, q e el diestro pudo observar, dejando puertas durante largo rato, llamando inútil- había sido ya amortajado con un hábito una estocada caída y contraria. (Palmas y mente, pues los facultativos, á pesar de sa- franciscano y yacía en uu modesto ataúd de flitos. ber que se trataba del primer espada y de paño y terciopelo negro colocado en ei suel toro q e cerró plaza llamábase Merino otra persona allegada al herido, negáronse lo de la capilla y rodeado de cirios. La capucha del hábito permitía sólo ve y era negro y no muy grande. á franquearles el paso. Gaona le para los pies con unos lances Pastor insistió, sin embargo, y entonces una pequeña parte del vendaje que rodeaba vulgarísimos, y el bicho arremete á los piuno de los médicos le salió al encuentro, su cabeza y cuello. En la habitación inmediata se hallaban queros cinco veces, matando un caballo. rogándole que se retirara. El público pide á los matadores que pon- ¿Como está, cómo está ese desgracia- Gaona, Vicente Pastor, Ojitos, Agujetas, Al- geteño, Chanito, Aguilita, Pepín, Morenito gan banderillas, y. Gaona toma los palos, do? -preguntó con ansiedad Vicente. ofreciéndoselos al Gallo. Este no acepta la- -En la agonía- -contestó el interpelado. de Valencia, Salsoso, Agujetillas, Cantari tos, Copao, Rubio de Zaragoza y otros mucavitación, y el mejicano decídese entonces El diestro se retiró á la vez que Gaona y 3 obedecer á los aficionados; pero se obstina Gallito, reflejando todos en sus semblantes chos toreros y picadores. El banderillero Bianquito llegó á las die 2 fia cambiar, no obstante advertir que Merino la impresión penosa que les había produci de la noche, ofreciéndose en nombre de Ga jjazapeaba, y al clavar un par es cogido por do la cogida. llito para cuanto fuese necesario, ya que jiña pierna y volteado. p l parte facultativo. Rafael Gómez no pudo acudir á velar el ca El diestro, al caer al suelo, queda inmó Dice así: Fernando Romero I agarti- dáver por encontrarse enfermo. jtU por efecto de la conmoción, y el toro jilla) ha ingresado en esta enfermería á las Gaona, sus banderilleros, Ojitos y muchos uace por él, pero sin llegar á empitonarle. amigos permanecieron toda la noche en la W Cevantan al espada y éste se dirige por su seis y diez minutos de la tarde, en estado üe á la enfermería; pero al observar que no agónico, y al proceder á cohibir la abundan- capilla ardiente. te hemorragia que de la parte lateral iz- fcStá herido vuelve al redondel. e l entienu. quierda del cuello se producía por una he Se verificará hoy, á la- s cuatro y media MUERTE DE LAGART 1 J 1 LLA rida de asta de toro que interesaba el cuerde la tarde, desde la plaza de toros al Ce Aguilita pone un par aceptable, y Fernan- po de las vértebras cervicales, que estaban menterio de Nuestra Señora de la Almudo Romero (Lagartijilla) cierra con otro, es- fracturadas, teniendo destruida la medula dena. curriéndose y cayendo al suelo á la salida espinal cervical y la arteria vertebral izAl triste acto asistirán seguramente mufle la suerte. quierda y vena yugular interna del mismo El toro lo ve, y cuando el diestro íntenta- lado, falleció en el acto de curarle, á conse- chos amigos y compañeros del desdichado Lagartijilla, pues éste, por su honradez y 36 a incorporarse lo empitona por el cuello, cue ncia de las lesiones mencionadas. excelentes arrojándole á poca distancia. El facultativo de guardia, Doctor Jerónimo de grandes condiciones de carácter, gozaba simpatías J 31 pobre banderillero quédase rígido, y á Hurtado. los pocos instantes se estremeció de modo Q t r a s noticias. -Este parte le fue trasladado al presidente tal, que cuantos le contemplaban lanzaron de la corrida, Sr. Madrid Calahorra, quien, Antes de partir para América, Fernanun grito de horror. en unión de los Sres. Senra, Santilíán, Élan- do Romero tomó parte en varias novilladas ¡Lo ha matado! ¡lo na matado! oíase de- co y Casanueva, permaneció esperándolo en que toreó Agualimpia. cir en todas partes, á tiempo que el desdi- el palco del Ayuntamiento hasta cerca de En Madrid residía desde que vino de Alchado torero era conducido á la enfermería las siete. calá, donde, como hemos dicho, permaneció? p i brazos de las asistencias. En la enfermería se encontraban vanos unos días al lado de su anciana madre, en En efecto, Fernando Romero había reci- diputados, entre ellos el vicepresidente de la calle de la Aduana, núrn. 13. bido una espantosa herida en el cuello, y al la Comisión provincial, Sr. Rengifo, á cuya Hasee dos semanas habíase encargado Lallegar á la mesa de operaciones estaba ago- amabilidad debimos algunos datos para esta gartijUla un traje de luces, que se proponía üizaudo. información y el acceso al local. estrenar en una de las primeras corridas que v Muchos espectadores, aterrados, abandoGaona ha de torear naron la plaza; otros dirigiéronse á la enpernando Romero (I agartijilla) El infortunado torero contaba veintifermería para enterarse por sí mismos de la EN CARABANCHEL gravedad de la lesión; algunas mujeres llo- siete años de edad, era soltero y natural de Alcalá de los Gazuies (Cádiz) laban, y en todas partes se advertía la mis ogida de Infante. ma angustiosa impresión. Hace cinco años marchó á Méjico, ávido Los seis novillos de D. Pablo Torres Gaona, en un estado de ánimo poco iavo- de conquistar gloria y dinero, y allí consi- lidiados ayer tarde por las cuadrillas de rable, pasó de muleta como pudo, y termi- guió hacer algunos ahoíros, que envió á su Infante, Sarmiento y Recajo, fueron bueyes nó de snedia estocada en su sitio y un des- íamilia para que uno de sus hermanos comlos dos primeros, cumpliendo los cuatro resprara una lancha y pudiera vivir dedicado á tantes bien en todos los tercios de ia lidia. cabello á pulso. El público salió de la plaza apenadísimo. la pesca. Infante, que venía dispuesto ayer á man E íl I liiiMimmimmiín TM ¡MiiMra iEer n