Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO a 5 DE ABRÍ 17 P E i 909. fiscal cotñénzaráa á actuar los Tribunales ordinarios y el Sr. Macías tendrá ocasión de acumular las pruebas de sus asertos. ¿Es, esa, una estratagema? Yo admiro la frialdad de ánimo de S. S. si así lo piensa. Cuatrocientos sois. No sería honroso para el Congreso que siguierais ignorando nuestras prevaricaciones. Vuestra proposición tiene por objeto sustraer el asunto á la justicia para llevarlo á 21 diputados. ¿Quién os quita á vosotros de formular todas las acusaciones que queráis? Hoy me tenéis aquí maniatado; pero día llegará en que liquidaré todas las cuentas. (Aplausos. Y creo que para una recomendación Le sido bastante prolijos El Sr. ALVAREZ: Su señoría me ha tomado á mí como mingo para dirigirse. S. S. no se conoce ni se recuerda. A mí que siempre me han seducido los temperamentos viriles, recuerdo con entusiasmo que B. S. era el que tenía epítetos más valientes, ás fuertes, más implacables, cuando se ha ba en la oposición- para descargarlos so e las personas que se sentaban en ese banco. Y ahora veo á S. S. que se lamenta y que se queja. Esto es muy gracioso. El señor presidente del CONSEJO: Yo no me quejo. SI Sr. ALVAREZ retira su enmienda, después de insistir con razonamientos de índole jurídica en que los Tribunales ordinarios no pueden practicar la prueba en la demtncia del Sr. Macías. él señor presidente del CONSEJO insiste ambién, en. el mismo terreno, en que no hay ningún inconveniente en que para el fin ex ulpatorio de la calumnia actúen los TriCunales ordinarios. Se supoende el debate y se levanta la oesión. De Cartagena ha recibido el ministro una carta del comandante general del apostadero, aludiendo á un telegrama que no ha llegado á su destino, respecto de la cuestión del día. En dicha carta se condena la conducta del auditor denunciante. nuñciatníent ras tío se Imponga enllDertaá, E y no se le permita hablar ante todo el Congreso; después de leer esto- -repetimos, -se apodera de nosotros una indignación tal, que ya es preciso que hagamos un esfuerzo muy grande para no perder al teniente au- ditor, tan nial aconsejado- -por otros ó poi i A EXCEDENCIA El Diano Oficial dei su conciencia, -incluso los respetos que me! rece por hallarse recluido en prisiones. -Ministerio de Marina DEL SR. MACÍAS p u b i i c a d o l a si 11 N NUEVO JUEZ Además del Sr. Müllet guiente Real ordenjdirigida al asesor gene A- -s j nombrado otro ral, jefe de la jurisdicción é intendente ge- juez militar, que es elecapitán de navio seneral del ministerio: Excelentísimo señor: Su Majestad el ñor Chacón, para entender en un nuevo pro Rey (q. D. g. ha tenido á bien disponer ceso que se sigue al Sr. Macías. Macías ha Según hemos oído decir, el Sr. que pase á la situación gde excedencia foral Sr. Chacón haber prestado zosa, con residencia en esta corte, el tenien- recusadohasta hace poco porla secretaría del en te auditor de primera clase D. Juan Ma- servicio ministerio, cías y del Real. Se dice, ignoramos con qué fundamento, 1 NJUICIO La Correspondencia Militar que este nuevo procedimiento tiene por fin. dice anoche: averiguar si en el acto realizado 3o r el se En los primeros momentos fuimos dé los ñor Macías ha habido intervención directa que tomamos en serio al Sr. Macías é inclu- ó indirecta de otras perdonas. so tuvimos para él palabras de consideraPoco antes de las siete de la tarde se cousción y de respeto- -de las cuales nó nos arre- tituyó el Juzgado instructor militar en. P i pentimos- -que colocamos delante de juicios siones Militares para ampliar la declaración severos, muy severos, de los que tampoco del teniente auditor Sr. Macías. tenemos nada que rectificar. Iva diligencia fue de larga duración, pues Después del acta leída ayer en la Cáma- se prolongó hasta bien entrada la noche. ra popular, y según la cual sabemos que el Del resultado se ha guardado absoluta re Sr. Macías se niega á fundamentar su de- serva L o N EL SENADO He aquí L que sobre los tumultos se dijo ayer en la Alta Cámara: Hace uso de la palabra el Sr. RODRIGAÑEZ, protestando de que el Gobierno tenga aún incontestadas sus preguntas de la tarde anterior sobre las causas que han motivado la detención y encareelamiento de tantos ciudadanos pacíficos. Estima desconsideración incalificable que ni siquiera á estas horas hayan acudido al Senado el presidente del Consejo ó los ministros de Gobernación y Gracia y Justicia, ya que el de Instrucción pública declaró que no le competía saber palabra de estos asuntos. Empieza el Sr. RODRÍGUEZ SAN PEDRO su contestación excusando la ausencia de sus compañeros por tener que asistir al Congreso. Momentos después entra en el salón el ministro de la Gobernación. Un secretario pregunta á la Cámara si se prorroga esta parte de la sesión por menos de dos horas. Los demócratas no tienen inconveniente en ello, siempre que no se amplíen las de sesión. En esto hace hincapié el Sr. GULLON (D. P. Al fin no se determina claramente el acuerdo de la Cámara. El ministro de la GOBERNACIÓN muéstrase dispuesto á dar las explicaciones qup precisen sobre los sucesos de actualidad El Sr. RODRIGAÑEZ sintetiza sus preguntas, y espera conocer por qué se han hecho tales prisiones y por qué el Sr. La Cierva ordenó que unos fuesen libertados y para otros no hubo clemencia, mejor dicho, verdadera justicia. El ministro de la GOBERNACIÓN relata desde su punto de vista los sucesos, porque estima que ha habido exageración é inexactitud en lo referido por la Prensa. El se atiene, cuanto á las detenciones, á los informes de las Comisarías. Declara que si se han extremado las me didas fue porque así lo reclamaba la manifestación que todas estas tardes se ha for- mado en los alrededores del Congreso para, ejercer coacción sobre las deliberaciones del Parlamento. I as extraliinitaciones y atropellos de los agentes de ia autoridad con personas cali- LAS CALLES ficadas y ciudadanos pacíficos, si por erroi los ha habido, él los condena. Para averiguar si efectivamente los hubo se ha abierto una información. Pero la mayoría de los detenidos y luego encarcelados la forman los fautores de la manifestación é inductores al desorden. n El público ha provocado. Alude después el ministro á la manifestación hostil de que él fue objeto. Dice que muchos detenidos han bido puestos en libertad. Concluye persistiendo en que lo único que ha hecho el Gobierno es cumplir con su deber y aplicar la ley. El Sr. RODRIGAÑEZ anuncia al ministro una interpelación. La acepta en el acto el Sr. LA CIERVA Y después de acordar el Senado la correspondiente prórroga, el Sr. RODRIGAÑE 2 concreta sus cargos contra el ministro v el Gobierno Dice que la concurrencia á la carrera de San Jerónimo en el primer día era de curiosos, como en casos análogos de expectacióa pública; que el alarde de fuerza, y el enarenar las ealles, y el impedir el tránsito y otros medios puestos en juego por el Gobierno han sido la mayor provocación y lo que ha aumentado las muchedumbres y enardecido los ánimos contra los abusos de la autoridad. Añade que con todo esto lo que se ha perseguido es evitar que la opinión se manifieste contra el Gobierno. Para probar que la excitación y provocación parte del Gobierno, fíjase en lo ocurrido delante del Senado al abrirse esta sesión: la plaza de los Ministerios ha estado invadida de Policía al mando de un teniente, mientras ningún grupo ni alboroto alguno requería su presencia. La conducta de las autoridades ha sido de tal índole en los dos primeros días, jue por la enormidad de las arbitrariedades perpetradas han tenido que rectificar sus pro, cedimientos wn tanto. Recuerda el orador el atropello del ex ministro Sr. Dávila, y cita el caso de dos jóvenes á quienes la Policía trató de llevar detenidos sólo porque saludó uno de ellos á varios senadores demócratas al pasar poi la OMENTARIOS El debate produjo ver -daderamente cansancio en la Cámara y en el público que le presenció. Ivos comentarios fueron para elogiar la Elocuencia de los Sres. Alvarez (D. Melquíades) y Maura, pero para lamentar tamüién el tiempo que se pierde. Ambos oradores discutieron puntos interesantes de Derecho. El Sr. Alvarez habló úe discusiones en la Cámara francesa acerba de asuntos de Marina, é incurrió en erroíes de bulto, según los que por gusto y por Obligación están al tanto de lo que ocurre en los parlamentos extranjeros. 8 OQUED 1 CEFERRAND 1 Z El ministro de Marina decíal o s ayer á los periodistas que á diario acostumbramos á visitar su despacho que no se atreve á criticar el acto que en relación con jel Sr. Macías ha realizado el Sr. Concas, ni omo senador, ni como general de la Armada, ni como ex ministro, que puede volver á ios Consejos de la Corona. 6 e refería al hecho de haberle visitado eu Prisiones Militares. V por lo que toca al giro que el asunto pueda tomar en las Cortes, el ministro nada vislumbra porque no tiene práctica parlamentaria y él no es ni político ni estadista, si bien estima que el caso es grave por el mal precedente que se sienta y porque no viniendo á corregir ningún mal dará origen muchos males. DHESIONESAL MINISTRO El dante general de Ja escuadra y el capitán general de El Ferrol han dirigido al general Perrándiz expresivos telegramas protestando por sí y eu nombre de todos sus subordinados, entre los cuales es general el disgusto, contra la denuncia del Sr. Macías. que ellos estiman injusta.