Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 24 DE ABRIL DE íe o9. EDICIÓN t. PAG. 7. No es el mejor procedimiento- -decía un jeto de acordar la presentacicm. de una prodiputados- para que podamos hacer nuestra posición pidiendo que si no hay siete dipula acusación el que quien puede guiarnos tados que hagan suya la denuncia del señor en el laberiata del expediente nos niegue Macías, se dé por terminado rápidamente su auxilio, y equivale á negarse hablar de el asunto y se emplee el tiempo en discutir bertadjjque nosotros no podemos conceder los proyectos que están á la orden del día. Si los jefes de las minorías acceden al deTerminada la sesión del Congreso hubo un cambio de impresiones entre los minis- seo de hacer un acto de protesta contra el tros. El de Instrucción dio cuenta del deba- Gobierno, según desean los diputados republicanos, la primera parte de la sesióu del te en el Senado. Asistió á la reunión el presidente del Congreso será movida. Luego, en el debate sobre el asunto MaCongreso. Para hoy está anunciada la reunión de cías, se discutirá, según anunció el señor la minoría carlista del Congreso, con ob- Dato, la proposición del Sr. Alvarez estáa en peligro los intereses nacionales, sino cuando temen por su seguridad personal. Concluye expresando su deseo üe que se restablézcala normalidad cuanto antes para discutir tranquilamente la responsabilidad del Gobierno en aquellos puntos que á la conciencia nacional se presentan con sombras! Una vez más rectifica elSr. L. KlGUiS 2 SAN PEDRO El Sr. DAVILA, que iba á rectificar, en vista de lo avanzado de la hora, se reserva la palabra para otro día. asunto El Sr. CANALEJAS anuncia una Ínter p N EL SENADO En la sesión de la Alta rededores del Congreso en un campamento. pelación sobre los sucesos desarrollados Cámara se trató ayer Y yo pregunto: ¿Por qué todo esto? ¿Quién estos días en las cercanías del Congreso. El ministro de la GOBERNACIÓN la de las detenciones verificadas en los días ha perturbado aguí el orden para este alarde de fuerza? La situación presente no la acepta en el acto. anteriores. Pregunta el Sr. RODRIGAÑEZ al go- han creado las circunstancias, sino el GoEl Sr. CANALEJAS comienza á explabierno las causas por las cuales se hicieron bierno, que no quiere ver los peligros de narla. ayer 81 detenciones, y protesta de los atro- apelar á la fuerza como única razón. Dice que en los graves momentos parla Cuando á mí, senador, me han atrope- rnentarios por que se atraviesa, cuando están pellos que han sufrido ciudadanos pacíficos que no hacían sino pasear por la carrera de llado yendo á mi casa, se puede juzgar lo pendientes debates en los que se trata de la San Jerónimo. Son 81 ciudadanos á quienes, que con cualquier simple ciudadano habrán conducta del obierno con los caudales púporque sí, se les ha conducido ai Jmzgado y hecho los dependientes de la autoridad, blicos, se deslizan sueltos y se toman actiConcluye el Sr. Dávila excitando al Go- tudes provocadoras y tendenciosas. luego ala cárcel atados codo con codo. Califica esta conducta de brutalidad, y espera bierno para que ponga término prudente á Kl Gobierno- -añade- -ha querido promoque el Gobierno la explique y vuelva por la presente situación, que es excepcional y ver estos días una jornada como la de San grave, en lo cual puede influir mucho el se- Daniel, y si no se han ensangrentado las los fueros del derecho. Contesta el Sr. RODRÍGUEZ SAN PE- ñor Rodríguez San Pedro, por el ascendien- calles de Madrid es por la prudencia del DRO que él no sabe nada de lo ocurrido, y te que ejerce con sus compañeros, su respe- pueblo de Madrid. (Bien. cree que se exagera; pero que el Gobierno tabilidad y sentido jurídico. ¿Y cuándo se suscita esto? Cuando. se esNuevamente rectifica el MINISTRO, in- tán preparando trapacerías en las próximas responderá de todo. Se extraña el Sr. RODRIGAÑEZ de que sistiendo en cuanto tiene manifestado, no elecciones municipales. al cabo de cuarenta y ocho horas haya un sin que varias veces le interrumpa el señor Con el alarde de fuerzas empleado- se consejero de la Corona que alegue ignoran- Dávila cohibe las deliberaciones de la Cámara. Y Declara el Sr. Rodríguez San Pedro que hay otras cosas nuevas y poco plausibles en cia de atropellos cometidos en las calles. ¡Insiste en su protesta y en sus censuras á el Gobierno no ha provocado la agitación la conducta de los ministros. A mí me han al echar arena en las calles; las medidas de dicho unas voces parleras chismosas que las autoridades. Rectifica el MINISTRO, diciendo que energía adoptadas responden á la manifes- un ministro se solazó ayer diciendo que las mientras no se depuren las causas de la de- tación hostil que la otra tarde se hizo al mi- manifestaciones de estos días las promovía tención no se pueden hacer cargos sólo por nistro de la Gobernación. Cuando se tiene un tal D. José ¿Qué es eso? Una de dos: en estas circunstancias las riendas del Po- una supina candidez, ó una falsa acusación referencias. de un delito. Supongo que en cierta augus (El Sr. Dávila y otros senadores protestan der. i 351 Sr. DAVILA: Es que SS. SS. no empu- ta mansión, no se contarían así las cosas. á voces. La campanilla presidencial se agita ñan las riendas, sino el látigo. E 1 ministro de la Gobernación, con sus de continuo. El MINISTRO: El Gobierno se atiene al palabras, ha faltado á la cortesía y á la conEl Sr. DAVILA: ¿También es referencia lo que me ocurrió á mí anoche? ¿Y el aspee- y cumplimiento de su deber y al imperio de sideración más elemental. ¿Es que el ministro de Gracia y Justicia to que presentan todas las tardes los alrede- la ley por todos los medios El Sr. DAVILA: Es que deseáis emular á sabe que algún diputado ha promovido dedores del Congreso? masías en las calles? Hacer lo que se ha heEl MINISTRO concluye diciendo que el Trepoff. El MINISTRO: No hacemos sino defen- cho es una prodigalidad de lenguaje y prueGobierno no puede ser responsable de lo ocurrido con motivo de una pequeña per- der el interés público que nos está encomen- ba de falta de capacidad para gobernar. turbación, porque el Gobierno ha procedido dado. Eu mi casa vivea subditos extranjeros Agradece el Sr. DAVILA al ministro los que han sido molestados, detenidos, por vicon tanta circunspección como energía. -Vuelve á hablar el Sr. RODRIGAÑEZ, consejos que le da, y que ni pide ni necesita. vir en mi casa. ¿Es esto tolerable? ¿Se ha es (Se promueve uu inciden se que toca en tablecido el estado de sitio en algunas ca diciendo que un suceso que da por resultado 81 piisiones debe ser suceso de tal gra- escándalo entre senadores ministeriales y lles de Madrid? ¿No hay requisitos para devedad que no puede haber nadie del Go- demócratas por la intervención de uti sena- tener á los ciudadanos? (Los Sres. Nougués vbierno que ignore las causas de los atrope- dor titulado que, de pronto, despertó de su y Moróte piden la palabra. sueño é interrumpió al orador. llos cometidos. A los extranjeros peijudicados les he Reproduce las preguntas que sobre las oído decir que pedirían sus documentes y Se excusa el ministro de INSTRUCCIÓN PUBLICA de entender en el asunto, menos causas de los rigores de fuerza empleados entablarían reclamaciones diplomáticas. aún para conocer detalles, porque esto com- había expuesto para deducir que éstos no A los ciudadanos españoles se les lía deestaban justificados por los hechos íp ele á los ministros de la Gobernación y tenido para que no voten en las eleccicnes Cree el orador que si se hubiese provoca- próximas, y de ello se han jactado los agen. G- acia y Justicia. Por lo demás, no declina el Gobierno do una revuelta y grupos imponentes pu- tes de Policía. diesen ejercer coacción sobre los legislado A los detenidos se les acusa de sedición. ningún género de responsabilidad. res se tuviesen despejados los alrededores Esas sediciones se inventan y promueven Interviene el Sr. DAVILA. Relata el ex ministro demócrata el atro- del Congreso. Pero ¿dónde estaba el motín desde el Gobierno, y la mejor prueba de ssto ni ía amenaza en tardes anteriores? ¿Es que digo es que hay listas previas de los pello de que fue objeto por parte de los agen íes de la autoridad en la esquina de la calle que se puede llamar- -dice- -alrededores de que han de ser sediciosos y detenidos Para combatir á las minorías se recurre de Fioridablanca al salir de la reunión ce- aquella Cámara la Puerta del Sol, las Cuahasta á campañas de difamación. Y yo pido lebrada en el Círculo Liberal y en el momen- tro Calles, etc. El ministro de Instrucción pública ha ex- al Gobierno que desmienta las especies nato que él con otros amigos se dirigía á su plicado también este alarde de fuerza y es- cidas en los centros oficiales y que reduncasa. El pueblo de Madrid está presenciando tas brutalidades de los agentes por la mani- dan en desprestigio del honor de los dipuhace tres días un espectáculo inusitado por festación hostil hecha al ministro de la Go- tados y senadores. Si el Gobierno sabe de alguien que haga las medidas arbitrarias del Gobierno. Nadie bernación. Pero ¿es- -dice- -que se ha inspuede alegar ignorancia de lo que ve, de tituido otra s e g u n d a persona sagrada é uso de la tribuna parlamentaria para móviles mezquinos, que lo diga con claridad y lo que todos los días se enarenan las calles inviolable? Arrecia el orador en sus censuras contra lleve á la picota. céntricas para que maaiobre la caballería policíaca; se ñau multiplicado los retenes de los ministros, y de ellos dice que, por lo que Si se sabe de algo concreto, que se acu la fuerza pública, y se ha convertido los al- se ve estos días, no adoptan energía cuando se, y si no, que no se ejerza sobre nosotros EN EL CONGRESO También en el Coagreso se habló del