Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES a 3 DE ABRIL DE t 9o9. EDICIÓN J. PÁG. 8. y todos los documentos necesarios y el tes- Uüá de las medidas adoptadas fue la de tigo. enarenar la carrera de San Jerónimo, la El Sr. Morel recuerda algunos precedentes Puerta del Sol y la calle del Arenal. En la en los cuales se nombró una Comisión aná- primera de dichas vías y en las inmediaciologa á la que él ha propuesto en su enmien- nes del Congreso hubo fuerzas desde las da, sin que nadie sospechase por ello que se primeras horas de la tarde. Conforme avanzó la hora, la animación violaba el reglamento. Yo someto de nuevo estas consideraciones al presidente del aumentó en las calles afluentes á la Cámara popular. Consejo y al presidente de la Cámara. Poco después de las siete salía de la PreEl señorpresidente del Consejo insiste en que estando el expediente en el Congreso no sidencia una sección de guardias del Cuer. hace falta Comisión, pues pueden enterarse po de Seguridad, que se situó en la Carrera de él no siete diputados, sino cuatrocientos. de San Jerónimo. Rumores en la mayoría. A última hora la animación en dicho luEl Sr. Alvarez (D. M. j: Pero eso va á ser gar era grande. l,o s guardias de Seguridad muy largo, porque dependerá de la negli- y agentes de Policía impedían que la gente se estacionase y formase grupos. gencia de cualquier diputado. noche, á las nueve y cuarto, ocurrió ea 1 la calle del Arenal una sensible desgracia. Marchaba á dicha hora por la citada vía un automóvil de la Real Casa con dirección á la Puerta del Sol, En el carruaje, que llevaba una velocidad moderada, iban la Reina doña María Cristina y su dama la marquesa de Santillana, que se dirigían al circo de Parish, donde estaban los Reyes. Hacia la mitad de la calle del Arenal, y en el momento que pasaba el automóvil, trató de cruzar la calle una mujer que había salido de la calle de Santa Catalina de los Donados. El señor presidente del Consejo de ministros: DETENIDOS AyertardesehizocarEl chauffeur intentó inútilmente evitar el No tengo esa idea de los señores diputados. go el juez de instruc- atropello frenando enérgicamente; pero no De todos modos, dada la hora, son las siete y cuarto, podía dejarse á la Mesa que de ción del distrito del Congreso, D. Ramiro consiguió su propósito por completo porque aquí á mañana estudiara el medio de llevar Cores, de las diligencias instruidas por el el carruaje había alcanzado y derribado á la de guardia con motivo de los sucesos del mujer. L. o que sí logró fue impedir que el adelante lo que yo he propuesto. coche pasase sobre su cuerpo, parándolo El señor presidente: Se suspende este de- miércoles. Después de ampliar la declaración de los casi instantáneamente. bate. En el acto casi, descendió del automóvil Y se levanta la sesión. Son las siete y diez detenidos, por disposición del juez pasaron á la Cárcel Modelo. la Reina doña Cristina, angustiadísima por media. el triste suceso. Bajó también del coche la LPRESIDENTE Terminada l a sesión Í 7 N LA CALLE Cuando terminó la sesión marquesa de Santillana. Sin perder momen. d el Congreso y empezaron to fue recogida la mujer atropellada. Era del Congreso conferen ciaron los Sres. Maura, Dató, L. a Cierva y á salir los diputados se notó alguna agita- una anciana de más de sesenta años, que Sánchez Guerra para tratar de la fórmula ción entre los curiosos que ocupaban la ca- vestía pobremente. que se empleará para que la Cámara pueda rrera de San Jerónimo. Dispuso S. M. que se colocase en el autoUn cordón d e guardias en cada extremo móvil á la herida, que había perdido el cooir al Sr. Macías. de la calle de Floridáblanca impedía que la nocimiento, y prodigándola con su dama El presidente del Consejo dijo luego á los gente afluyera á esta vía. cuidados y precauciones, dirigióse con ella periodistas: En la carrera no se permitía la formación en el auto á la Casa de Socorro más próxi Estudiaré, con el detenimiento que merece asunto tan importante, todas las opi- de grupos, invitando la fuerza á la gente á ma, la del distrito del Centro, situada en la niones, y probablemente mañana podré pro- que circulara, I as personas que se negaban calle Mayor. poner á la Cámara la fórmula de solución. á obedecer la orden eran detenidas. SÍÚ. el benéfico establecimiento se recono. I a carrera, la calle de Sevilla y la Puerta ció en seguida á la infeliz mujer, viéndose íESPUES DE LA SESIÓN Terminada la del Sol, habían sido previamente enarena- desde el primer momento que su estado era sesión, estu- das para que pudiera funcionar la caba- tan grave, que los, médicos encargaron que vieron animadísimos el salón de conferen- llería. se la administrase la Extremaunción. Al notar la fuerza que el público pretencias y los pasillos de la Cámara. L, os comenNi en la calle ni en la Casa de Socorro tarios fueron muchísimos. día, á las siete y media, aproximarse al pudo articular una sola palabra la herida. I a impresión general era la de que, de Congreso, rechazó á los manifestantes. No se la encontró papel alguno que revelaacuerdo los Sres. Maura y Moret en lo esen- Evolucionó la caballería, y los grupos se se su personalidad. cial sobre lo que debe haeerse como término corrieron hacia la parte baja de la carrera. Avisado el sacerdote de la parroquia, efecdel debate, la solución surgirá hoy. Así transcurrió una hora, hasta que á las tuóse la religiosa ceremonia á los pocos miY la de que sólo dos diputados, los repu- ocho y inedia, terminada la reunión del. nutos con toda solemnidad. blicanos Nougués y Azzati, se habían ma- Círcmlo Liberal, salió el Sr. Canalejas. InmeL ¿a Reina madre y las personas que la nifestado dispuestos á recoger la acusación, diatamente se vio rodeado por gran núme- acompañaban la presenciaron orando arroy eso como arma política, pues ambos repre- ro de personas que pretendían marchar en dilladas. sentantes confiesan que no han estudiado el su compañía. El Sr. Canalejas siguió por la Con S. M, estaban ya el conde del Grove asunto. calle de Santa Catalina, llegó á la del Prado y el jefe de la Escolta Real, vizconde de La intervención del Sr. Azzati fue califi- y penetró en el Ateneo. Eleta, que iban en otro automóvil detrás IvOS guardias dispersaron á los manifes- del de la Reina cada de deplorable, no por lo que expresase, pues cosas más enormes se han dicho, tantes, repartiéndose en aquel momento alSeguidamente los doctores D. Ángel Son sino por ser una imitación de las campañas gunos golpes. tullo y D. Juan San, Pedro procedieron á de Rodrigo Soriano, con la diferencia de que I, entamente fue restableciéndose la nor- curar con todo esmero y minuciosidad á la éste tiene ingenio y experiencia parlamen- malidad en las calles céntricas, en las cuales anciana. taria. se produjo alguna alarma durante la tarde. Esta presentaba heridas en la cara, en los También se decía que los defensores del brazos y en las manos y conmoción ceredenunciante le perjudicaban, en vez de fa- 1 AS DETENCIO- Anoche había deteni- bral. L, as heridas, según el dictamen faculvorecerle, con su pretensión de que para TVFS nF I Y F R d a s e n e l Q m c o n tativo, no eran de gran importancia; lo que NBS DE AYER g u a r d i a (CJuzgado S ede declarar ante los diputados sea puesto en livida de bertad, á fin de que no se sienta cohibido, cuencia de los alborotos ocurridos por la ponía en peligro la más aún la atropellada por su edad porque eso es suponerle con falta de con- tarde en los alrededores del Congreso, oo era la conmoción, aspecto de debilidad. por su vicción y de energía para mantener sus personas, 71 procedentes de la Comisaría avanzada y presenció 3 a cura la Reina doña También cargos. del Congreso y 9 de la del Centro. Cristina, que, afectadísima, encargó mucho Entre las más significadas figuraban los á los facultativos que atendiesen á la heriNo faltó tampoco quienes opinasen que si á consecuencia de estos sucesos se sus- señores D. L. uis Talavera, D. Ruperto Mara- da, rogándoles que cada media hora la copendiese la adjudicación definitiva de la es- ñón, D. Benito Cruz, D. Modesto Moyron y municasen noticias de su estado á Pacuadra, se frotarían las manos de gusto D. Juan Catena. L. os dos últimos se hallaban lacio. personas que ahora aparecen silenciosas y incomunicados. de aparentan resignación. En el Juzgado? e había dado órdenes se- la A los pocos minutos deá salir la Reinacon Casa de Socorro llegó ella el Rey Finalnunte, se comentó mucho un acrós- verísinias para impedir la entrada á todo el el general Del Río. tico que La Correspondencia ha publicado y mundo, incluso á los parientes de los deteDon Alfonso se interesó muchísimo por el que, según el colega, ha circulado en papel nidos y á los periodistas encargados de la estado de la atropellada y recomendó que botón de ancla, en el cual aparece formado información en aquel Centro. se le asistiera con escrupuloso celo é inteel nombre de Macías con una letra de cada rés, ofreciendo cuanto fuese necesario para uno de los nombres de María, Fuga, Caneas, la herida y su familia, si se sabía cuál era. Pío, Strañ, Spoitomo. El chauffeur que conducía el automóvil fue detenido por el comisario del distrito en el P R E C A U C I O N E S como ocurrió el niiéracto. -coles, las autoridades Sin embargo, él mismo dirigió el cairua- a iopt- iion grandes precauciones, en previje hasta la Casa de Socorro, y allí cambió LA MEJOR GAS 1 EN OlNfc EOdQXES sión e alborotos y desórdenes. a Villa ño S añs s ATÍMíI- 1, 67 lagjoira y la chaquetilla con las cifras de UNA DESGRACIA A E D ni liliI3 HIm