Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES a 3 DB ABRIL DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 4: las naciones todas imiten el ejemplo ger- tero que los servios aborrecen á su dinastía mano y se ocupen de dar más importancia á y que prefieren vivir en amor y amistad con los cónsules y menos á los diplomáticos. Austria, dependiendo de ella, siendo una I,o s cónsules sirven para algo; los diplo- provincia más del imperio. Como si los pueblos, por degenerados ó salvajes que estén. máticos, para nada. Antes de que este conflicto de los Balka- renuncien de este modo á su independencia. nes adquiriera gravedad, figuraba en el ranPero la postal ha sido un éxito, y la gente go de las grandes potencias una nación que se agolpa á los escaparates para contemplarpor su extensión, por el número de sus ha- la y reírse, y no pasa un ciudadano que no bitantes, asusta... ¡Rusia! Pues Rusia, gra- la compre. cias á los manejos diplomáticos, ha dejado ¡Qué mal suenan estas risas con la desde ser gran potencia desde hace una sema- cripción que la Prensa hace de la entrega na, porque sometiéndose á las órdenes de solemne déla Nota de las potencias al GoAlemania, guardándose la humillación que bierno de Belgrado! El pueblo servio con Austria la impone obligándola á reconocer templaba en silencio el vistoso aparato de la primera la anexión de Bosnia y Herze- los diplomáticos en funciones; el presidente govina; Rusia, la gran Rusia, confiesa su del Gobierno del rey Pedro quería fingir debilidad y pasa á ocupar el primer lugar buen humor, el ministro ruso asistió á la entre las potencias de segunda clase. Su ceremonia temblando de rabia, impotente... opinión ya no pesará con el mismo prestigio Fue on día de duelo para el pueblo servio, en el equilibrio europeo... Francia comienza que asistió á los funerales de su indepená sospechar que los 16.000 millones de fran- dencia, enterrada por estos graves señores cos que han ido á veranear en la estepa tar- de la diplomacia, que parecían decir: Todarán largo tiempo en volver á los Bancos das las potencias europeas, con sus ejércide París. si vuelven. tos, con sus escuadras, con sus millones, no El triunfo de Austria es el triunfo de Ale- se atreven á ponerse en frente de Austria y mania, porque es la imposición del panger- Alemania, unidas, las cuales pueden á su manismo, y de hoy en adelante, á pesar de antojo dictar desde hoy leyes á Europa. Y en tanto, el generoso temperamento jutodas las ententes habidas y por haber, Europa tiene que reconocer que, sin contar con venil del príncipe George protestaba, aresta doble alianza de los dos imperios cen- queado con un gesto y una frase: trales, ninguna nación puede dar un solo i ¡No era esto lo que me habían prometipaso. A esta agradabilísima conclusión nos do hace seis meses en San Petersburgo! han llevado los señores diplomáticos. JOSÉ JUAN CADENAS El conflicto tan temido de la conflagrar- Viena- Abril. cifin europea no estallará ya... por ahora; per J si recapacitamos un poco observaremos que las consecuencias del arreglo concluido entre las potencias serán más graves ñ o r la mañana he dado tranquilamente uti que las de una guerra, porque todo queda paseo por el campo y á la tarde me he peor que estaba, y la tirantez de relaciones ido al Congreso. A las tres y media había entre unos y otros interesados se ha marca- ya muchos diputados y periodistas en los do más. Por lo pronto, Rusia sueña ya con pasillos. ¿Qué va á pasar aquí? he prela revancha y los ingleses se preguntan guntado. Seguirán los discursos me ha si no será mejor afrontar cuanto antes el contestado un amigo. Se ha abierto la seconflicto con Alemania, puesto que el cho- sión. Se ha comenzado á hablar de algo que no que es inevitable en plazo más ó, menos le- do era lo del día y todos hemos abandonael salón de jano, y todo el tiempo que se retarde sólo en los divanes sesiones. Nos hemos sentado ó nos servirá para que Alemania tenga prepara- eí pasillo central y hemos estacionado en hemos principiado á dos tintos Dreanought como Inglaterra... charlar otra vez. ustria pretende ahora otra satisfacción: Los pasillos de la Cámara popular son quiere derrocar del trono de Servia la muy distintos de lo que es el salón de sedinastía de los Karageorgewich. Y la Pren- siones. En el salón se dicen unas cosas; en sa, vienesa ha comenzado una campaña es- los pasillos se dicen otras. Un orador de la pantosa contra ese pobre Rey de los tristes oposición pronuncia un discurso terrible destinos porque se coronó á raíz de un do- contra un ministro; sale después á los pasible regicidio, ha alimentado las ansias de llos, se encuentra al ministro, se acerca á él independencia de su pueblo haciéndole con- sonriente y comienza á dirigirle festivas y fiar en una victoria contra el secular opre- amables cuchufletas. Ayer se charló mucho sor, ha esquilmado al país á fuerza de im- en los pasillos. Si los periódicos dieran un puestos para material de guerra y se ve al extracto, no de lo que se dice en el salón, final vencido sin haber llegado á entrar en sino de lo que en la intimidad hablan en los campaña. El rey Peter teme el atentado, la pasillos diputados y periodistas, ¡cuan granmuerte en las mismas condiciones que el de y profunda iba á ser la estupefacción del público! Al lector de provincias, y al de Marey Alejandro y la reina Draga. que no frecuente I, a Prensa vienesa le invita á dimitir por- drid les parecerá queel medio parlamentario, estos días andan que la abdicacióu no es suficiente, y como políticos de la oposición repitiendo en los las el Príncipe heredero ha renunciado á sus conversaciones particulares los apostrofes, derechos al Trono, adoptando vina postura anatemas y exclamaciones que para el púgallarda y haciendo imposible la vida en blico se fabrican; sin embargo, quien se dé Servia á ningún otro rey, quiere anular el una vuelta por la Cámara popular y vaya efecto de este gesto simpático, llenándole de un rato de grupo en grupo se convencerá de burlas. lo contrario. El espectáculo, el contraste, no Los telegramas de los periódicos ostentan puede ser más interesante. los mismos títulos cuando se trata del rey A media tarde ha comenzado ef debate Peter. Todavía no se ha marchado El Rey sequeda! Pero ¿cuándose marcha? -sobre el asunto que nos preocupa á todos. Y en los teatros se le ridiculiza, y cuando Se han poblado en pocos minutos los escaun cómico aparece en escena reproduciendo ños de los diputados. Han hablado, el presila figura del rey, el público le silba y le dente del Consejo, el Sr. Moret y algún otro orador. Ha terminado la sesión á las siete dice improperios. Hoy, un dibujante vienes ha lanzado una y media y hemos salido otra vez á lospasitarjeta postal que hace furor. El príncipe lios para marcharnos á la calle. -Yo no entiendo esto- -me ha dicho un George, según este artista del lápiz, no renuncia á la corona... Es el pueblo quien le amigo. ¿Quiere usted hacerme un resuexpulsa del territorio, arrojándole piedras, men de lo que ha pasado? Soy corresponsal verduras y gatos muertos. Porque el interés de un periódico y he de telegrafiar esta austríaco está en hacer creer al mundo en- noche. -Me pone usted- -le he replicado- -en ua compromiso. No he perdido palabra del t e bate, y, sin embarga no sé en qué hemos quedado. -Creo que Moret pedia que se nombrara una Comisión para que oyera á Hacías. -Macías dice que las pruebas de lo que él afirma están en el expediente. El Gobierno ha hecho traer á la Cámara el expediente integro. Si allí están las pruebas, como dice Macías, que las busquen los diputados. -Sin embargo, Moret cmiere que se oiga á Macías. -Y Maura también. Moret quiere que se nombre una Comisión para oírle; Maura quiere que le oigan todos los diputados, -A pesar de lo cual, no se muestran con- formes los liberales. -Más bien les produce contrariedad cada concesión que hace el Gobierno y cada facilidad que da para que se esclarezca el asunto. El mismo presidente del Consejo lo ha dicho: Veo que sentís contrariedad cada vez que me allano á lo que me pedís. -No entiendo este assnto- -ha concluido ni amigo. -Ni yo tampoco- -le he contestado en son de despedida. He salido á la calle y he visto grupos diseminados en los alrededores. No hay nada- -he pensado- -como el pueblo. El pueblo es sencillo, es ingenuo; tiene una fe que no se acaba nunca He entrado en mi casa, y he comenzado á escribir tranquilamente estas cuartillas. AZORJN ENIGMA A TTambién fue ayer política la nota domi nante. Ya lo presintió la gente desde primera hora al ver enarenar las calles, Claro es que nunca llueve á gusto de todos, llegado el caso, por ejemplo, el de ahora, las autoridades que velan por el orden mandan echar arena sobre los pavimentos de asfalto; las personas que velan por la gresca preferirían que en vez de arena se echase guijarros ú otra materia proyectil. Entre tanto, los anocheceres son de emoeión, de zozobra, y en la Casa de Canónigos no dan paz á la pluma á fuerza de actuar, ora contra los detenidos en esas turbaciones callejeras, ora contra los periódicos denunciados, cosa ésta muy sensible, porque nuestros estimados colegas que padecen persecución de la justicia podían formular sus cargos en letra de máquina de escribir, en vez de letra de imprenta; remitírselos es sobre cerrado al presidente del Congreso, y á los dos días estarían publicadas las cuartillas en el Diario de Sesiones, sin temor á las iras fiscales. Desde que se ha descubierto el procedimiento con motivo de la denuncia del señor Macías, anteayer leída en el Congreso y ayer impresa en el citado diario, y en todos los de. España y del extranjero, ¿quién se priva del gustazo de quitar el pellejo á un Go bierno con la mayor solemne publicidad y sin la más mínima molestia? Hubo, pues, anoche su miaja de jaleo coa sus correspondientes detenciones; pero la gente que presenció la sesión, que fue mucha y de élite, encontró menos que nunca justificado el barullo. No ocurrió nada en la sesión. Iyos tres diputados republicanos que hablaron, dicho sea en honor de la verdad, lo hicieron todo lo mal que pudieron. Ninguno es un Soriano ni cosa que se le parezca; así es que enlastribunas, cuyos antepechos estaban coronados por una guirnalda de bellas y elegantes cabezas femeninas, hubo constantes mohines de hastío. I uego, todo ello se redujo á una fórmula mauro- moretiana, con la cual el Sr. Dato condimentará el plato que habrá de servirse esta tarde. De mod o que no hubo de qué ni dentro ni fuera de la casa de los, leones. MADRID AL DÍA BIMÜJIi; iMB; irin; mi TM; iE ¡n n