Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 11 DE ABRIL DE 1909. EDICIÓN i. AG. 7. O hay quien sostenga la acusación en regla, ó se declara que la denuncia carece de exactitud; pero una de las cosas con claridad meridiana, sin distingos, porque caería sobre la Cámara una nota infamante si creyendo un solo diputado que el Gobierno había prevaricado no se le acusaba cumpliendo el más elemental de los deberes. (Grandes y prolongados aplausos en la mayoría. El SK Nougués rectifica, y recogiendo una frase del Sr. Maura acerca de que el acto del Sr. Macías parece constituir una ofensa contra el Congreso al denunciarle un hecho que la Cámara debe saber, dice que suponer esto sería lo mismo que si se creyese que la justicia puede ofenderse cuando por el nii ¿nisterio fiscal se estimula su celo en cualquier asunto. Insiste en que el documento del Sr. Magas no debió pasar á la Comisión de Peticiones; por esta razón, lo que la Comisión ha hecho está mal, como está mal todo lo que se ha hecho en este asunto, empezando por no dar lectura del documento el primer día que lo solicitaron siete diputados. La Comisión ha hecho lo único que podía hacer: limitarse á quitarse de encima el mochuelo. Acepta el dilema coa que el Sr. Maura terminó su discurso; pero para ello es necesario, ante todo, que el país conozca tocios los documentos que contiene el expediente; que se dé cuenta de toda la correspondenc- iauiedíada entre el Gobierno y la casa Vickérs y que se expliquen determinados viajes, á Londres. Si esto no se hace, el país tendrá derecho á decir que vosotros y nosotros somos unos impostores. tros rectifica también para aclarar algunos conceptos y para insistir en que no es necesaria la enmienda que desea el Sr. Nougués desde el momento en que habrá tres turnos de discusión y podrá decirse en ellos cuanto se crea necesario. Defiende el dictamen de la Comisión que lia traído la denuncia del Sr. Macías con toda su argentina vibración, clara y rotunda. Este dictamen- -dice- -no podrá dejar de ser aprobado rnás que en el caso de que salga patente la acusación. Si esa acusación no se sobtienela denuncia del Sr. Macías papará á mis manos, y yo, en breves momentos, la pasaré al fiscal de S. M. (Grandes rumores en las minorías, El Sr. Alvarez (D. M. Entonces nosotros no votaremos el dictamen. El señor presidente del Consejo de Ministros: El seño) presidente del Consejo de Minis- El documento tiene que ser recogido por ferosotros si recogéis la acusación, ó el autor pe él ha de sufrir los rigores de la justicia. Más rumores. Todos vosocros tenéis el derecho de recoger cuantas palpitaciones de la opinión sean justas; el expediente está aquí; lo vejréis todo, excepto aquellos documentos que el señor ministro de Marina decía ayer que po pueden ser del dominio público por el r secreto que impone la defensa nacional y el ¡respeto á los concursantes. ¿Pero le queréis conocer íntegro? Hay dos medios. ¿Queréis míe hagamos de él depositario al presidente pe la Cámara para que le muestre privadamente á cuantos lo soliciten, siempre que ofrezcan guardar el secreto de todo aquello ue deba guardarse? ¿Queréis que se enseñe a. todos los diputados, con la condición de ue no se hable de ello en este salón ni en el Diario de Sesiones? Decidlo, y dentro de una hora estará aquí el expediente íntegro. Él Gobierno es el primero que tiene interés en que en este asunto no quede un rincón, un pliegue, que pueda arrojar la más pequeña sombra sobre la gestión de este Gobierno. El Si. Ui iáíz se levanta por ser el primero que tiene pedida la palabra, pero dice que ¿s í cedérsela aiSr. Moretpara conocer j su opinión como jefe del otro partido tur- ñor Macías, dice que ella corresponde á la jurisdicción de Marina. Es como si se me nante. El Sr. Moret hace signos negativos, y en preguntas? por qué el juez de guardia lia vista de ello el Sr. Urzáiz se decide á hablar decretado una detención ú ordenado un reél, y empieza preguntando al Sr. Maura si gistro domiciliario. lo que él pretende es que la Cámara declaEl Sr. Urzáiz insiste en que no puede rere que el obierao debe ó no debe ser acu- caer un acuerdo del Congreso sobre puntos sado. ¿Es esto lo que pretende el señor pre- á que el dictamen no se refiere. Votaríamos sidente del Consejo de ministros? un equívoco, y mañana se hablaría de la El señor presidente del Consejo de ministros: santidad de la cosa juzgada. El señor piesidenie del Consejo de ministros. Ya he hablado. El Gobierno no pretende abroquelarse con El Sr. Urzáiz insisiste en la pregusta. El señor presidente del Consejo de ministros: ningún acuerdo. Esas son cosas que supone su señoría. Ya lo explicaré. El dictamen de la Comisión no tiene por El Sr. Urzáiz: Conste, por lo pronto, que el señor presidente del Consejo de minis- qué ni para qué referirse á la acusación contros no puede contestar concretamente á tra el Gobierno, porq e ésa no ha sido jamás la misión de las Comisiones; pero mi pregunta. (Rumores en la mayoría. El Sr. Urzáiz prosigue su discurso, di- vosotros estáis en la obligación de recoger ciendo que, á su juicio, la denuncia del se- esa acusación y mantenerla ó rechazarla. ñor Macías debió quedar en el archivo y no Se suspende el debate, y se levanta la sepasar á ninguna Comisión, ya que el dicta- sión á las ocho menos cuarto. men se ha redactado sin consultar antecedentes y sinpedir un solo docamento. AS ENMIENDAS Antes d e empezar el Los Síes. Moray Abarca y conde de los Andebate fueron presendes la Comisión) No era necesario. Bas- tadas las siguientes proposiciones: taba para ello el reglamento. Los diputados que suscriben proponen á la Cámara la siguiente enmienda al dictat El Sr. urzáiz: Para mandar el documento á la Presidencia del Conseio de ministros, men de la Comisión de Peticiones, acerca no hace falta nada. del escrito- denuncia de D. Juan Macíast De todos modos, sea lo que fuere, un dic Que pase á una Comisión especial la detamen de la Comisión de Peticiones no pue- nuncia de D. Juan Macías, ya que no hay de de ninguna manera llevar envuelta la ninguna permanente encargada de dictamiaprobación ó la censura de la conducta del nar acerca de asuntos de dicha índole. Gobierno en asunto tan importante como el Pala cio del Congreso 21 de Abril de 1909. de la adjudicación de la escuadra. Nougués, Pérez Galdós, Azzatti, López BaEl señor presidente del Consejo de ministros: llesteros, Burell, Moróte, Melquíades AlNo, no es eso. Una cosa es que haya dipu- varez. tados que crean que el Gobierno ha admi El diputado que suscribe ruega al Connistrado bien ó mal en este asunto, y otra greso que, en uso del art. 158 del regíame tiquesiete diputados puedan recoger la acu- to de la Cámara, se sirva significar la consación de que el Gobierno ha prevaricado veniencia de suspender el debate sobre el dictando á sabiendas una providencia injus- dictamen acerca de la denuncia del Sr. Mata. Hay varios medios de prevaricación. cías hasta tanto que el Gobierno explique la Pero es que el Sr. Macías concreta la acu- causa de su prisión. saeión. Palacio del Congreso, etc. -Azzatti. Se extraña de que el Sr. Urzáiz opine que Los diputados que suscriben ruegan ai el documento haya debido pasar al archivo. Congreso se sirva declarar que en tiempo El ¿r. Urzáiz: Adonde vayan todas las oportuno se tenga en cuenta la petición de demás peticiones. D. Juan Macías, conforme al art. 194 del reEl señor presidente del Consejo de ministros: glamento del Congreso Pues- yo nunca pude suponer eso. Cuando Palacio del Congreso, etc. -Vilíanueva, un ciudadano español se atreve á hacer un Roinanones; arcía liornas, Fernández Laaserto de tal gravedad, nada menos que a nte torre, Alcalá Zamora, Benítez de Lugo. las Cortes, no puede confundirse con el fá Los diputados que, suscriben tienen el rrago de peticiones sin importancia que á honor de proponer al Congreso se sirva diario se reciben. acordar que una Comisión de su. seno, direc Y vosotros, en vista de la gravedad de ese tamente nombrada, después de oir al señor aserto, no tenéis- más remedio que acusar ó Macías cuanto tenga que manifestar, exque ayudar la acción de la justicia, porque ponga á la Comisión respectiva el resultado actos como ése no pueden quedar impunes. de su información. (Aprobación en la mayoría. Palacio del Congreso, etc. -Moret, VillaEl Sr. Urzáiz insiste en que el documento nueva, Pérez del Toro, Romanoues, Álvaraha debido pasar al archivo, porque mientras doJCaualejas, Celleruelo. siete diputados no hagan suya la denuncia no se puede hablar de este asunto aquí. N LA SALA DE SESIONES Escaños y Pregunta por qué motivos ha sido detetribunas nido el Sr. Macías. El Sr. Maura ha dicho estaban completamente llenos; en el salón que no ha sido por la denuncia. ¿Por qué de conferencias y en los pasillos la concuentonces? Es necesario que se expliquen rrencia de diputados y periodistas era esos motivos. enorme. Dos notas resaltaron principalmente del El señor presidente del Consejo de ministros insiste en que el Congreso tiene que decla- debate. La primera es la manifestación herar si hay delito ó no le hay, aunque sólo cha por el Sr. Maura de que el expediente sea para amparar el derecho del Sr. Macías, de la adjudicación de la construcción de la que, por ser un hombre, merece tanto pres- escuadra queda á disposición de los diputigio como pueda tener el Parlamento. Si el tados para que éstos lo estudien y lo conozSr. Macías tiene razón al acusar, vosotros can en toda su integridad, aunque no detenéis la obligación de ampararle y de de- biendo hacer uso, para los efectos de la disfenderle. Por eso yo me he adelantado á cusión, de aquella parte que se refiere á datos y documentos pertenecientes á los con ofreceros la totalidad del expediente. cursantes que no han obtenido la adjudicaEl Sr. Moret: Y nosotros lo aplaudimos. Jul señor presidente del Consejo de ministros: ción, documentos y datos que los propios Pues yo os ruego que no tengáis parado interesados desean conservar en reserva. Es mucho tiempo el expediente. El documento 1 a segunda nota la declaración de que este del Sr. Macías afirma categóricamente. Fá- asunto debe terminar, ó con la acusación, cil es, pues, comprobar la exactitud de esa sostenida por siete diputados, ó con el pase del escrito- denuncia del Sr. Macías á poder afirmación. Por lo que se refiera á la detención del se- del presidente del Consejo, quien lo remitirá E