Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES ai D E ABRIL D E 1909. EDICIÓN i. PAG. 9, A cadetuía de Jurisprudencia. Hoy miércoles, á las nueve y media de la noche, continuará en la- sección tercera de esta Academia la discusión de la Memoria del Sr. Sáez y lozana acerca del tema Bases para un proyecto de ley de fomento del crédito territorial y agrícola Tienen pedida la palabra los Sres. Gómez Sánchez y Rodríguez Pascual. onferentías. A invitación del Círculo de Unión Mercantil é Industrial de Madrid, D. Francisco de Asís Gutiérrez dará una conferencia en este Círculo con el tema de Cómo debe realizarse la reforma postal en España el sábado, 24 del actual, á las nueve y media de la noche. anana, á las once de la mañana, daiá una conferencia en el Instituto Rubio el doctor D. Pablo Lozano y Ponce de I eón sobre el tema Invaginación intestinal en los niños las nueve y media de esta noche dará una conferencia acerca de Tratamiento de las hemorragias en el parto el doctor karrú en la Asamblea de la Cruz Roja (plaza del Progreso, núm. 9) para los socios del Colegio de auxiliares de Medicina y Cirugía. CORRIDA DESASTROSA ACADEMIAS Y CENTROS Molina clava dos pares buenos. Roüas, en su turno, otro superior. Moreno (tabaco y oro) muletea con escaso reposo. Da un pinchazo y ynedia bien colocada, que basta para que el toro se eche. I levanta el puntillero. Moreno, encima materialmente de la res, intenta dos veces darle la puntilla. Por fin, el bicho, aburrido, se tumba. (El senado se divide. TTanibién negro, iistón v cornicorto es el tercero. Reservándose y mostrando poco poder, aguanta cuatro picotazos. Fenecen dos aleluyas. Posturas prende un par, y luego 0,50. Gonzalito, uno súperVázquez (verde y oro) muletea con movimiento. El aire le descubre, y sufre una colada. Entrando desde los Pirineos, yéndose escandalosamente al marcar la reunios, y por añadidura arqueando el brazo, pincha sin soítar. Más pases. Una estocada coita, dejando cojo al toro, y dobla éste. (Silba abundante y prolongada. uarto. Berrendo en castaño, bien pueoto. Moreno le obsequia con unas verónicas y un recorte. (Palmas) En quites también se luce. El toro ha tomado en junto seis varas con poder, y dejó para el arrastre cinco potros. Perdigón pone dos bueno s pares, y uno Bazán. de Moreno. Moreno brinda á una señora americana que se halla en el tendido. Muletea el diestro de cerca, y entrando con redaños larga un pinchazo, fíl espada no dio la suficiente salida al toro, y éste le engancha, campaneándole. Moreno se repone, y entrando con agallas mete una estocada atravesada, quedándose en la cara del toro. Este hace por el espada, le engancha, le lleva enfrontilado de un extremo á otro de la plaza y lo derriba, pisoteándole. El toro cae, y Moreno es llevado á la enfermería. Negro, gratide, fino de agujas. Quinto. aficionado, provisto de una muleUn ta, se arroja al ruedo y da un pase; al dar otro es enganchado y, el toro lo arroja á gran altura. Al caer al suelo permanece inmóvil. En brazos de los mo nos, pasa á la enfermería conmocionado. El Artillero cae al descubierto al poner una puya, y Vázquez le hace un buen quite. Con bravura y pujanza toma el bicho cinco varas, da cuatro caídas y mata dos pencos, Molina y Rangel regulares en banderillas. Vázquez muletea con movimiento, y fuera de la suerte larsca un pinchazo, saliendo achuchado. Sigue pasando, y cuando se prepara á entrar nuevamente se le viene el toro, propinándole un pinchazo aguantando. Después mete el pie y coloca otro pinchazo recibiendo. Por último, á volapié y entrando como mandan los cánones, agarró una magnífica estocada en todo lo alto, pero saliendo enganchado por las taleguilas y aguantando así varias tarascadas del toro. Este dobla, y el espada pscuchó una prolongada y justa ovación. Vázquez entra en la enfermería al parecer herido. Allí se encuentran todos los matadores, en vista de lo cual conferencia el oresidente con el gobernador. Reverte II pide permiso para salir al ruedo; pero la presidencia lo niega, sin duda porque el torero no es matador de alternativa. El público invita á Ricardo Torres á salir, pero éste se hace el desentendido. Bombita III se arroja al ruedo y solicita la venia de la autoridad para matar al sexta toro; pero fue retirado á empujones del anillo por su hermano Emilio, ex mata Sor, cuya nota fue siempre el arrojo y la valentía. Y en medio de esta atmósfera caldeada sale el c exto. Grande de cuerpo y de cuerna. Toma cuatro varas por tres caídas y dos caballos muertos. En los quites se distinguen Alcantarilla y Pollo Posturas. Alcantarilla y Conejito cumplen el segundo tercio, y el presidente ordena que los mansos se lleven al corral al miureño. Unos espectadores aplauden y otros protestan. LOS HERIDOS P P te Según el parte facultativo, tiene un puntazo en el hipocondrio izquierdo, de cuatro centímetros de extensión por nueve de profundidad, y en dirección de abajo á arriba, no penetrante, al parecer. El cuerno del toro deshizo el tejido blando v la masa muscular. Pronóstico reservado. Pepete fue llevado en carruaje á su domicilio. -Moreno tieue una herida de diez centímetros en la ingle derecha, dejando al descubierto el paquete vásculo- nervioso. Su estado es grave. -Vázquez tiene una herida en el codo, -El aficionado qae se arrojó á la plaza e- n el quinto toro sufrió en el muslo una herida de ocho centímetros. Este individuo es conocido t or el apodo I,o s aficionados asistentes á la corrida comentan en forma poco favorable para los espadas k ocurrido hoy. El ganado fue hravo, noble y muy manejable, y sólo á la falta de habilidad y conocimiento del arte á que se dedican fue debido el desastre taurino, pues sólo de desastre puede calificarse la corrida de hoy. Esos toros, al ser lidiados por toreros hechos, maestros en el arte, hubieran dejado el pabellón de la ganadería á la altura á que es acreedora, y los diestros se apuntarían en su haber un tanto; pero entregados á matadores de segunda fila, valientes pero ignorantes, pesan más que una maldición, I,o s aficionados lamentan ahora más que nunca que para las célebres corridas de JECria no se ajusten á las primeras figuras de la tauromaquia. SEVILLA, 2 1 1 ¡W. ee CUATRCTCÓGIDAS POR TELÉGRAFO de el Colorao. DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR SEVILLA, 20, 6 T. l a tercera de feria. I os toros son hoy de Miura. I,o s espadas, Pepete, Moreno y Vázquez. I, a entrada, Inmejorable; corno, que se han agotado las localidades. p o m p e plaza un bicho negro lombardo. bien puesto. Un gran toro. (Un chicuelo se arroja desde el tendido al ruedo, y con una muleta da dos pases á la res. Los guardias lleyan al chico entre barreras, y luego detenido, y el público aplaude la valentía del mozo. Pepete intenta lucirse con el capote, pero al primer lance el toro se naja de la suerte. Apretando y con poder, el buró acepta seis varas. Hay tres caídas y queda inmóvil un arre. Recorte y Bazán meten los tres pares de ordenanza. I, a cosa ha estado mediaueja. pogida de Pepete. Pepete no hace con la muleta trabajo iucido. Quiere lucirse con el estoque, y entrando desde largo arrea una estocada eu la misma cruz, mojándose los dedos. El diestro deja muerta la muleta; el toro hace por él y antes de doblar engancha al espada y lo campanea. Ingresa Pepete en la enfermería, al parecer conmocionado y con un puntazo. C egundo, negro, bien puesto. Sale coa pies y pone en un aprieto á un peón al que persigue hasta las tablas. El toro es bravo. Con ganas llega siete veces á la gente montada, la derriba en cuatro ocasiones y despena dos jacos. Los matadores rivalizan en quites. El tercio ha sido animado. Tanto Vázquez como Moreno se han adornado con el capote. El primero remató un quite, poniendo al toro la montera entre los cuernos, y el segundo se arrodilló á cuatro dedos de la ñera. M palabras de Pepete. Mientras le hacían la cura ai diestro Pepete en la enfermería de la plaza, dijo á los que allí se encontraban que él creyó que el toro no haría por él, consintiéndose de- masiado al entrar á matar en su deseo de quedar bien. oreno de Alcalá. Cuando terminaba la cura de 5 Pepete el doctor Sánchez I ozano, entró en la enfermería, en brazos de las asistencias, Morej. no de Alcalá. El citado doctor empezó con gran solicitud á practicar la cura al valiente diestro, resistiendo éste la difícil y molesta operación con muchos ánimos. EnMua camilla fue trasladado á su domicilio. El aficionado herido, apodado el Colon fue trasladado al hospital. SEVILLA, a z TA r u r a n t e la noche. En las primeras horas de la noche se mostraba el diestro Moreno de Alcalá bastante tranquilo. Tomó café, conversando con los amigos y compañeros de profesión.