Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 20 DE ABRIL DE J 9 O? EDICIÓN i. PA G. 9. EL SUCESO DE AYER C 1 n el piso primero de la casa núm. 22 de -la calle de los Abades vive en compañía de su mujer, Concepción Rollan, un barbero llamado José Muíjoz Ayllón. Desde hace varios días, José padece fieDres gástricas, dolencia un tanto exacerbada á causa de haber padecido aquél una enfermedad de índole especial. Ayer tarde, después de afeitar a un parroquiano, debió exacerbársele la fiebre, y tan sensible alteración sufrieron las facultades mentales del barbero, que, de improvisó, se arrojó sobre su mujer y trató de estrangularla. El instinto de conservación dio fuerzas á la atribulada esposa del enfermo, y desasiéndose de sus férreas manos huyó de su habitación, pidiendo socorro. José, al verse sólo, cerró ¡a puerta por dentro, y apoderándose de u n a de las navajas de su oficio, trató de suicidarse, dándose un tajo en el cuello que á punto estuvo de seccionarte la yugular. t o s vecinos de la casa, á quienes alarmaron los gritos de Concepción, avisaron á los guardias, presintiendo que algo grave iba á ocurrir. Llegó la pareja, llamó á la puerta y José contestó que no quería abrir. Al cabo de unos instantes abrióse la puerta, y en ella apareció José, pálido, desencajado, lleno de sangre y blandiendo en la diestra la navaja. Un instintivo movimiento de terror de todos los testigos de esta escena ante la actitud amenazadora del barbero le permitió lanzarse á la calle. l, a gente corría atemorizada, y al paso del herido se cerraban las tiendas v los portales. Emilio Gallardo, soldado del regimiento ue Covadonga, trató de detener á José; pero éste le hizo frente, no obstante que el soldado, previendo el peligro que pudiera correr, se aprestó á defenderse con el urachete. Cuando Gallardo estaba á punto de ap ocierarse de José, éste se dio un nuevo corte en el cuello, haciendo mayor y más importante la herida que se había causado. Por fin logró sujetarle el soldado dé Covadonga, y en unión de los guardias le condujo á la Casa de Socorro, desde donde después de curado de primera intención fue conducido al hospital Provincial. E n aquel establecimiento fue asistida Coacepción Rollan de erosiones en el cuello. El juez de guardia, D. Mariano I uján, se constituyó en la Casa, de Socorro, comenzando á instruir diligencias. En opinión de los médicos de aquel benélico establecimiento, José es un alcohólico y obró bajo la influencia de lá fiebre que le retenía en el lecho. El estado del paciente es gravísimo. ACADEMIA DE JUR 1 SPRUDEECIA nente profesor italiano, que tenía á su lado á los Sres. Maura, Rodríguez San Pedro, marqués de Figueroa, Dato, JIoret, Azcárate y Canalejas. Después de breves y elocuentes irases de presentación del Sr. Dato, empezó su discurso el Sr. Fiore. Sus primeras palabras fuerou üe cumplida salutación á los circunstantes, manifestando que se honraba en pertenecer á la Academia como socio, de mérito. Abarcó dos partes su notable conferencia, tendiendo á establecer la primera la esfera á que se extiende el Derecho internacional, y la segunda á fundamentar y razonar la necesidad de una sanción jurídica para las reglas ó estatutos emanados de ese mismo derecho. Después de hablar de los derecho s de la propiedad individual y del de la inviolabilidad individual, que deben ser universalmente acatados, 1 trató de la libertad de con ciencia y para ello tuyo necesidad de referirse á la Iglesia Católica Romana para determinar dentro de que orden jurídico debía ser comprendida. Romáu, Navarro Reverter, Rollaná, G. No cedal, Alvarado, Montejo, leíanos y Torriglia, Gómez de la Serna, Ubierna (D. J. A. Cubillo, Xarrié, Castro Casaléiz, García Martí, García Moreno, Bergamín, Coronas, Díaz Tendero, Moróte, üreña, Sosa, Marín Blázquez, Comenge, Castelaín, Cantos, Davara, Gómez Baquero, Esteve, Sarthbu ¿Armiñán, Mora y Atarea, Maluquer, Spottorno, Failde, Tabernilla, Zancada, Arimón y Ramírez Tomé. BATALLA ENTRE GITANOS POR l E L É G I U F O DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR BURGO DE OSJWA, í 6 1 PASQUALE FIORE CONFERENCIA DE F 1O RE Colemnísimo fue el acto que ayer celebró la Academia de Jurisprudencia para rendir homenaje de pleitesía y acatamiento á los méritos umversalmente reconocidos del abio italiano Pasquale Fiore, huésped nuestro accidentalmente. Penetró en el salón de sesionesaconipañado del ilustre presidente de la Corporación, Sr. Dato; del jefe del Gobierno y de los ministros de Instrucción pública y Gracia y Justicia. Su presencia fue acogida con una entusiasta ovación que le tributaron Jos académicos, puestos en pie, los que no tornaron á sus asientos hasta que- uo ocupó el suyo en el estrado presidencial el emi- Hizo para ello la distinción de si la Iglesia era considerada como asociación de catolieos ó como institución internacional fundada en la unidad de creencia de sus fieles; en el primer caso corresponde al Derecho interné; en el spgundo, al internacional, y así a sido onsiderada históricamente en Italia y en Francia. Al ocuparse de la necesidad de un organismo superior que fije la suprema sanción para los acuerdos del Derecho internacional, se refirió á la reunión de los Estados en Congresos, y recordó á este propósito la reciente Conferencia de La Haya. Afirmó que la ciencia debe también procurar el respeto á los acuerdos internacionales; y hablando de los arbitrajes, los estimó como apropiados para evitar la guerra, siempre que la política no se Inmiscuyera en la esfera del Derecho propiamente dicho. En, sus últimas palabras, que fueron de aliento y esperanza, y merecieron grandes aplausos, expresó su creencia de que se ha progresado enormemente en este assnto, entendiendo que ha de llegar el tiempo en que no sea la fuerza la que dirima las sontiendas de las naciones. Cuando ese día llegue- -dijo, -será la gran república de las repúblicas, que yo llamo magna civiias, la suprema reguladora, y entonces el Derecho ocupará su verdadera categoría de soberano del mundo. Recordamos entre los asistentes, y sus nombres pueden dar idea de la solemnidad del acto, á los Sres. Conde y Luque, García Prieto, Aguilera, Labra, Lastres, conde de Romanones, Santamaría de Paredes, maroneses de Vidart v de la Merced, Sánchez TTres muertos y cuatro heridos. En el barrio de Nevera, del pueblo de Osma, hubo ayer una ¿formidable batalla campal entre dos tribus de gitanos, -que estaban desde hace tiempo separadas por hondos resentimientos. Iva riña comenzó, como sucede casi siem pre en- estos casos, por una insignificancia. Dos gitanos, pertenecientes á cada uno dé loé dos bandos, se encontraron en una cantifia que hay establecida en el barrio. Enzarzáronse con insultos y frases mortificantes y salieron á la cali desafiados. Antes de que. los demás concurrentes á la cantina tuvieran tiempo para interponerse y evitar la riña, se oyó un disparo de revólver, y uno de los contendientes cayó al suelo muerto. Inmediatamente empezaron á salir gitano de todas partes, armados de todas armas, y á atacarse fumosamente á tiros y puV ñaladas. Cuando la Guardia civil, que, atraída por el ruido de las detonaciones, se persoñó en el lugar del suceso consiguió restablecer el orden, quedaban muertos en el campo tres gitanos: Benigno Borja, Pedro Díaz Borja y Crisóstomo Jiménez; otro, lla ínádo Manuel Borja, moribundo, con trece Heridas en el cuerpo, la mayoría de ellas graves, y otros dos hombres y una mujer, heridos levemente. ITa Guardia civil consiguió detener á cua renta y ocho individuos entre hombres y mujeres, que ingresaron en la Cárcel Modelo de este partido Tres de los principales autores de esta tragedia han conseguido huir; uno de ellos, según se dice, gravemente herido. CONFLICTOS EN ORIENTE POR TELÉGRAFO DE NUt TRO SERVICIO PARTICULAR suuto terminado. A s El Gobierno tiene ya en su poder la contestación de las potencias accediendo á que sea derogado el artículo 25 del Tratado de Berlín. Puede, pues, considerarse definitivamente solucionado el asunto de la ane xión de Bosnia y Herzegovina. VIENA, 1 I 1 N OTRO FILÁNTROPO PCR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR GIJOX, JC 6 T e l opulento capitalista D. Eustaquio Gar cía Sola, recientemente fallecido, ha legado toda su fortuna, que es enorme, aí cura párroco de la iglesia de San Pedro, don Ramón Piguero, para que la emplee en socorrer á los pobres. Entre las varias disposiciones del finado figura la creación de un orfelinato agrícola. La casa palacio que poseía en la calle de la Trinidad la ha cedido para que en ella se establezca una escuela asilo p a r a niños pobres.