Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 19 DE ABIL DE 1909. EDICIÓN 1.1 PAG. 9 ó ffla avillosamente la naturaleza risueña 1 r papelero, colorao, también veleto y más grande que el anterior. y grande r Regaterín se abrió de capa, dando tres y De la tercera parte, consagrada á Wagner, fueron repetidos El viaje deSigfredo por el verónicas que le valieron palmas. Ruin y la marcha fúnebre de El ocaso de los I S del castoreño consiguieron á fuerza dioses, y aplaudidísimo el preludio de Maes- de acosar á Papelero que tomara las varas de reglamento, y no fue poco, pues el bicho os cantores. í ué un concierto memorable, y un triun- mostró escasa bravura y ninguna codicia. Mejía y su compañero Bonifa colgaron ó magno para la Orquesta Sinfónica y para f cuatro pares de rehiletes, mejor los del pri- Arbós, su digno director. mero que los del ex joven Albazán, y Regaterín tomó los trastos de matar, sufriendo de primeras dos sustos mayúsculos. Cambió de mano la muleta, y ya con la derecha Siguió pasando tranquilo y confiado para entrar dando un pinchazo sin que el torc, que A cademia de Jurisprudencia. y Hoy, á las seis y media de la tarde, estaba convertido en un marmolillo, hiciera dará una conferencia en la Academia de Ju- nada por el diestro. risprudencia, según habíamos anunciado, el Más pases, otro pinchazo, media un poSabio profesor de la Universidad de Nápo- quito caída y una entera, entrando muy es signor Pasquale Fiore acerca del tema bien, acaban con el de Aleas. (División de I, GS nuevos horizontes en. el Derecho inter- opiniones. nacional El papel Regaterín sufre alguna baja. TÁ sociación de Agricultores. Esperemos al cierre. i -I a discusión sobre riegos, de que es ponente el Sr. Germán, que había de dar Vílamenco. Castaño ardinegro, escurrido de carnes y con un andar de setenta por principio hoy lunes, á las seis y media de la carde, en el local de la Real Academia de hora. I,o s matadores oyen palmas en quites, esJurisprudencia, se traslada para mañana, iía 20, á igual hoiay en el mismo citado pecialmente Algabeño, que estuvo oportuf nísimo en una caída al descubierto. ocal. El toro aguanta cinco puyazos sin producir bajas á Monje. Pulga de Triana y Chiquilín colocan tres pares excelentes, y Vicente Segura, luchanj MADRID do con el aire, da algunos pases buenos, r a segunda de abono. mostrándose en general tranquilo y vair- -Los nombres de Algabeño, Regaterín liente yi Vicente Segura, si no constituían una noPor desdicha, á la hora de matar no estuvedad en el cartel de nuestra plaza, pues es- vo á la misma altura, pues, desaprovechanpecialmente los dos primeros han toreado do las excelentes condiciones de Flamenco, en ella muchas veces, y el público puede entró mal, y alargando el brazo y volviendo decirse que se los sabe de memoria, no dejaban la cara dio un pinchazo en hueso. xle constituir un atractivo por el largo aparMás pases, perdiendo la serenidad el estamiento en que el diestro déla Algaba ha- pada, y otro pinchazo sin soltar el estoque. -Jbía estado de los toros, por las noticias que Nuevos telonazos, y Segura entró tercera se tenían respecto á los propósitos del tore- vez, dejando una trasera y tendida. r a madrileño, quien, á creer á los aficionaEl toro se echó al fin, y no hubo palmas. dos, venía con deseos de producir grandes j llamábase el cuarto y era colorao Alborotos en los circos taurinos, y porque algo análogo se aseguraba del espada me- y descarado de pitones. Codicioso, pero de escaso poder, tomó jicano. Pues bien; á pesar de esto, la entrada no seis puyazos, derribando dos veces á los pifue buena, pues sin duda la gente, esperan- queros y matando un jamelgo Ivos chicos de los palitroqites quedan en do pocas proezas de los tres citados matadores, prefirió pasear por el Retiro ó la este toio tan mal como en el primero, y Moncloa á presenciar la anunciada corrida. conste que no es por alabarlos. Algabeño, valiente y confiado, toreó de í No quiere esto decir que en los tendidos de sombra se vieran localidades vacías, pero cerca, dando algunos pases que fueron Si que la segunda de abono, á pesar de los aplaudidos, y, sin perder el tiempo, entró á precios, distaba mucho de la de inaugura- matar superiormente, dejando una estocada hasta las cintas, xin poco trasera. ron. A continuación intentó descabellar á pul? Duraron mis dichas so y no lo consiguió; pero Cuajadito se acostan sólo un momento, que dirá el empresario si reflexiona en ver- tó y Algabeño oyó muchas palmas. so acerca de la volubilidad de los aficio- T n, mbán, castaño, grande, gordo y bien nados. pitones. v Y vamos á relatar lo ocurudo en la fiesta, puesto de la caballciía Arremetió po rque algo hubo digno de mencionarse, vura y poder áocho puyazos. y tomó con bracomo verá el que leyere. -El público aplaudió á los ganaderos, que A las cuatro en punto, y estando, como e 3 ocupaban un palco, pues realmente el toro natural, las cuadrillas en el redondel, hizo era de o que no estamos acostumbrados el usía la señal y se dio suelta al primero á ver. de los bichos de D. Manuel y D. José Gar- ggQuedaron para el arrastre dos sardinas. eía, antes de Aleas, que se apodaba Regaterín, queriendo sacarse la espina, Qtrajiío y era castaño carinegro y veleto. tomó los palos y dejó tres pares buenos, es Tomó con voluntad y poder cinco pu- pecialmente el último, que fue de primera. yazo? propoicionó tres caídas y dejó tres (Palmas al madrileño. Jacos fuera de combate. A continuación cogió los avíos de matar, Algabeño adornóse en quites, haciéndose y se fue al bicho, realizando una superior aplaudir. faena de muleta, en la que hubo algunos- Bu cambio, Toierilo y Vaquerito fueron pases ayudados, otro alto y dos naturales, -protestados ruidosamente porque con los marca extra. x palos lo hieieron á cual peor. Cuadró, al fin, jtíu. iioon, y Antonio entró Y José García, después de brindar ante el muy derecho para dar un pinchazo en huepalco de la presidencia, fuese al toro, dio so. Nuevos pases, sufriendo un desarme, y cinco ó seis mantazos, y cuando tuvo cua- en tablas def 7, terreno muy difícil, porque drado á Grafito entró á matar, atizando una á la salida tenía el bicho la querencia de los estocada nn coquito caída. ÍPalnias. Chiqueros, tiróse á matar Regaterín con gran 9 coraje, atiVaudo nn soberbio volapié, (fuá hizo rodar ai de Aleas sin necesidad de puntilla. (Ovación, cigarros, y prendaste vestir. El papel Regaterín tuvo un alza tremenda. ViarquiUero, colorao y ojo de perdiz. Vicente Segura hízose aplaudir muy justamente al darle varios recortes capote al brazo, y adornándose en el primer q- uite. El bicho tomó cuatro varas por otras tantas caídas y dos arres muertos. Chiquilín y Mojino cumplieron con ios palos, y Segura, después de lucido trasteo, acabó de un bajonazo. -En resumen: la estocada de RegvU- erm al quinto toro. Fue la estocada de la tarde EN TETUAN T res cogidas. 1 El ganado, de Tabcmeio, que se lidio ayer en esta plaza resultó aceptable en general. laminaria, al echar un capote al quinto novillo, fue cogido, resultando con una herida dislacerante en la región anal, que le interesa el esfínter, y probablemente la región inferior del recto. Montes fue también cogido al entrar á mitar, resultando con una herida en la región inguinal derecha. t Paco el Gordo tuvo necesidad de m a r garse de la muerte de cinco toros, con motivo délas dos cogidas mencionadas. El quinto se lo echaron al con a! El tercer novillo derribó al banderillero Currito, el cual íesultó con una costilla fracturada. ACADEMIAS Y CENTROS eÓRRIDAS DE TOROS EN VISTA ALEGRE J na cogida. Iridiáronse seis bichos de Ai royo por Infante, Recajo y IYUÍS Santana. Infante despachó á sti pnnieio, que era manso de solemnidad, de una estocada trasera y atravesada, y á s u segundo, de u n a bastante caída, después de hacer una faena de valiente. F u e aplaudido. Al quinto, que t u v o que malar eu substitución de Recajo, lo trasteó de modo superior á lo que la mansedumbre del bicho reclamaba, y después de un pinchazo sin soltar cobró una estocada de verdad, I a- ovación al muchacho fue tan grande como merecida. Recajo, que es un completo ignorante, trasteó al quinto toro, que pudo matar, bailando de modo extraordinario, y entróJpor uvas tres veces, saliendo otras t a n t a s volteado é ileso milngtosamente. Por último, atizó u n a estocada hasta ei puño, siendo también arrojado á los airf s. Tuvo que retirarse á la enfermería. Santana, que era nuevo en ¡a plaza, luvo que habérselas en primer término eos u n ansurrón, al que pasó de muleta desde lejos y con desconfianza justificada, quitándoselo de en medio de u n a estocada delantera y un tanto caída. Al sexto, tras mantazos sin íiu, lo aespachó de media buena y un pinchazo malí simo. Ivo detmu no merece la pena de contarst p a r t e facultativo. Durante la lidia del tercer toio 1 a ingresado en la enfermería el espada Recajo con una herida contusa en la región fiontal y varias contusiones en la cabeza y región lumbar: lesiones que le impiden continuar la lidia. -Doctor Kodiiguez del Aloial N a e ilohe eoiupvar Joyas sin ver uites precios eii asta. c; ss; i. MOSTEKA, 31.