Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 39 DE ABRIL DE Wem ISiTpágirias bellísimas é inspiradas, riQ S de expresión y muy diestramente instrumentadas. Igualmente la Serenata española, el Andante y él Primer tiempo de Sinfonía demuestran en sus autores aptitudes musicales nada comunes. I a orquesta del Conservatorio, bajo la dirección del maestro Bretón, ejecutó admirablemente las composiciones de los noveles autores. í Los compositores é intérpretes fueron. aplaudidísimos por el numeroso y selecto público que llenaba la sala del Conservatorio. i, PAG. 7. cuarto de su madre, y precipitadamente sa levantó y se dirigió allí. Al entrar en la habitación vio que su madre, empuñando una navaja, daba un golpe á su hermana en el 1 os hijos de Pelayo celebraron anoche con cuello; precipitóse sobre ella y logró suje 0 la clásica fabada el 28. aniversario de tarla, dando lugar á que su hermana se lela fundación de su Centro. vantase de la cama y huyera. Un centenar de asturianos se congregó en Cuando esto se realizó, soltó á su madre su domicilio social, y á los melancólicos so- y echó á correr con su hermana. nes de la gaita, que evocaba los gratos reLa Gregoria, al salir sus hijos de la habicuerdos del terruño, saboreó el exquisito tación, encerróse en ella, sin que las llamamenú, compuesto de platos coníeccionados das de sus hijos y de los vecinos que acual estilo del país. dieron lograran que abriera. Ocupaban los puestos de honor los señoCuando la Policía subió, y al ser llamad a, res Aguilera, que presidía; Balbín de ünque- negóse á abrir también. ro, Vicenti, Collar, Gascón, Olmaella, Prieto La Policía, en vista de esto, comunicó ai Pazos, García González y Solmear. Juzgado de guardia lo que ocurría, reciLa Prensa estuvo representada por los se- biendo orden del juez de que se echara la ñores Soldevilla y Roig Bataller, de La Co- puerta abajo. Así se hizo, y al forzar la puerANÉCDOTAS REGIAS Encabezado con rrespondencia; Cantín, de El Imparcial; Trom- ta encontráronse á Gregoria en el suelo y -los retratos del peta, de El Liberal; Acacio, de el Heraldo; arrojando gran cantidad de sangre por una Rey Alfonso, vestido de coronel prusiano, Pastor, de El País; Martínez, de el Diario herida que después de causar la de su hija Universal; Mora, de El Universo, y Soriano, se había producido ella con propósito de del Kaiser, con uniforme de coronel espajíol, y del rey Víctor Manuel, de general de A B O. suicidarse. Inició los brindis el vicepresidente del italiano, publica Le Journal llegado ayer á Madre hija fueron Centro, Sr. Vicenti, y en un elocue ntísimo á la Casaéde Socorro, llevadas acto seguido Madrid una curiosa información formada y reconocidas, fueron por dos anécdotas, en las que intervienen discurso, dedicado á cantar las glorias de asistidas, María, de un corte en el cuello, de Asturias, consagró un sentido recuerdo á la pronóstico reservado, y Gregoria, de una los tres Soberanos mencionados, pero de cuya exactitud no podemos nosotros, natu- memoria del general Suárez Inclán, presi- herida grave en el cuello, que, por la pérdidente que fue del Centro Asturiano. ralmente, nacernos responsables. sangre, El Sr. Prieto Pazos consagró su discurso da degrave. fue pronosticado su estado de Refiérese la una al rey de Italia y al Kaimuy ser. En una entrevista marítima con Gui- al aguador, tipo castizamente asturiano, La pobre loca fue llevada al hospital. llermo II, el rey Víctor Manuel penetró en que simboliza la fe, la constancia y el tra un salón del yate imperial Hohenzollern y bajo. El Sr. Prieto fue calurosamente aplauiijó su vista en un cuadro colgado en una f dido. íde las paredes. -Ved ahí- -dijo el Kaiser con tono amaNuestro compañero en la Prensa D. Ferble- -un precioso testimonio de la antigüe- nando Soldevilla, invitado por el Sr. AguiOE NUESTRO CORRESPONSAL ESPECIAL dad de las relaciones que media entre las lera, recogió con su peculiar elocuencia el tíos casas; es un duque de Sabpya que tiene saludo que el 3 r. Vicenti había dirigido á la I as fiestas de la beatificación de Juana de el estribo á Federico Barbarroja. Prensa é hizo un breve y habilísimo discur Arco revestirán el aspecto de un verda, Víctor Manuel es susceptible, como lo son so, que fue interrumpido frecuentemente por dero acontecimiento. muchos hombres pequeños de estatura, so- los aplausos de la concurrencia. En San Luis de los Franceses han consbre todo ante su gran aliado. Hizo también uso de la palabra el señor truido, en las capillas laterales, altares por t- -Vuestra Majestad debe estar equivoca- Balbín de Unquera, actual secretario del tátiles para que en ellos se celebren unas do- -contesta rápidamente- Hay un error Consejo de Estado y una de las más legíti- trescientas misas. sobre las personas, ó este cuadro es apócri- mas glorias asturianas. Los trenes especiales de peregrinos lleíd; jamás un príncipe de Saboya se humilló Y cerró los brindis D. Alberto Aguilera, gan por medias docenas cada día, y se calcuante un extranjero. En todo caso, vuestra quien, como siempre, supo llegar al corazón la que de Francia vendrán 40.000 personas. familia está descastada, señor por no ser de sus oyentes con su sencilla y sincera Ya han llegado algunos obispos fra nceses Barbarroja un Hohenzollern. oratoria. y buen número de peregrinos aislados, que Desde entonces una muralla de hielo sepueden hacer el viaje sin escatimar dinero. para á los dos Soberanos, aunque oficialmenLos hoteles y las casas de huéspedes están te se aprecien mucho. llenos. Esas peregrinaciones, que tienen un caT a otra historieta se refiere al Rey de EsJ paña. Guillermo II no gasta bromas con orno recordarán nuestros lectores, hace rácter nacional, han sido organizadas por el ios príncipes latinos, varios días dimos cuenta de un suceso comendador Harmel. En San Pedro y en San Luis de los FranDon Alfonso estaba en Berlín y debía asis- ocurrido en la Notaría del Sr. López Arantir á una revista militar. da, y en el que fue protagonista una pobre ceses se trabaja con fiebre en el ornato de ambos templos, con el objeto de que todo El Rey penetró en el salón imperial con loca llamada Gregoria Inés González. uniforme blanco de Lanceros, de uno de cuPues bien, esta misma realizó ayer un he- esté listo para el día 18 del corriente. Las yos regimientos es coronel honorario. cho que sólo una persona que tiene sus fa- decoraciones son sobrias, pero ricas y de El Kaiser se adelanta con las manos ten- cultades mentales trastornadas puede reali- buen gusto. No imperará en ellas ni él estilo churrigueresco ni el exceso de colgaduras, didas para saludarle. De pronto se detiene. zarlo. Acababa de ver en el nítido uniforme, en el Gregoria vivía con dos nijos suyos en la que á veces convierten las capillas laterales en verdaderas alcobas lado izquierdo del pecho del Soberano, una calle de la Palma, 12, piso cuarto. El pintor Bartolini, que. es un verdaderc ¡ligera mancha, acaso una salpicadura de Ayer mañana, próximamente á las siete, maestro, ha pintado estandartes donde apacafé... ¿Qué hacer? llamó la atención délos vecinos el cir granTodo estaba dispuesto. La Emperatriz y des voces pidiendo socorro, que partían del recen los milagros que han dado motivo á la beatificación de Juana de Arco. Una gran los Príncipes esperaban. cuarto de Gregoria. -El Rey se inclina ante el Emperador, y Mientras unos acudían al cuarto de don- imagen, que se colocará en el fondo de la r dice: de las voces partían, otros fuéronse á dar Basílica vaticana y que se descubrirá en el momento de la beatificación está llamadla á V- -Señor, vuestro coronel está á sus órdenes. cuenta de lo que pasaba á la Policía. El Kaiser sonríe, y con tono medio en seAntes de llegar ésta yióse salir del piso á causar gran impresión. Otra, de menores jrio y medio en broma contesta: los dos hijos de Gregoria con el rostro des- proporciones, será colocada debajo del altar- ¡Mi coronel! ¡Hay suerte en ser Rey de compuesto, y la llamada María Cabrerizo mayor de San Luis de los Franceses. Este España, mi coronelí arrojando abundante sangre por una herida último cuadro es obra del pintor Noel, un francés que vive en Roma. -Claro es que tengo suerte en ser Rey de que tenía en el cuello. Monsieur Vermare, un artista laureado, ¡Jíspaña- -replica D. Alfonso; ¿por qué me Los pobres chicos, emocionadisimos, conha mpdelado la estatua de la bienaventura %o decís? taron lo sucedido, que, con poca variación, v da Juana para esa misma iglesia. Juana de- -Porque no- -agrega el Kaiser bajando es lo siguiente: i más la voz- -os mandaría arrestado... por esa Su madre Gregona y María dormían en Arco está en pie y en éxtasis. Ss puede su pequeña mancha de vuestro uniforme. la misma habitación. En otra contigua dor- poner que acaba de asistir á ía coronación de Carlos VII de Francia en Reims. Ha mía el chico. v El Rey se sonríe ligeramente y contesta en el mismo tono empleado por el Soberano Hace algún tiempo notaron en su mad e cumplido ya su misión; agarra su estandarítleinán: trastornos mentales; pero sin que éstos, has- te glorioso, que para ella representa la libe- -He aquí por qué no debí dejar mi ver- ta lo sucedido hace cuatro días, hubieran ración de su patria. Al estrecharlo contra su pecho levanta los ojos al cíelo en pruebe de dadero uniforme, que es el de general es- dado motivo alguno de temor. Ayer mañana, el chico oyó voces en el profundo agradecimiento, y el artista, coa pa- z ¿i EN EL CENTRO ASTURIANO k TRAVÉS DE LA FRONTERA LA BEATIFICACIÓN DE JUANA DE ARCO LAS HAZAÑAS DE UNA LOCA