Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 18 DE ABRIL DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 7. SENADO SESiON DEl DÍA 17 DE ABRIL 0 E 1909. p s abierta por el general Azcárraga á las tres y media. En el banco azul, solamente el Sr. Gonsález Besada. I, eída por el señor ínaraués de Cubas el acta, es aprobada. El presidente de la CÁMARA manifiesta que, como prometió al Sr. Groizard y anunció al Senado, ha conferenciado con el del Congreso, y éste lia declarado que es inexacto que aquella Cámara se haya opuesto á admitir el dictamen á que se aludía. De ello se felicita el Sr. GROIZARD (don Alejandro) dando las gracias á la presidencia por su gestión, que deja á salvo los prestigios y preeminencias del Senado. El sesor ministro de HACIENDA contesta las preguntas y satisface los ruegos que er. las tardes anteriores le dirigiera el señor Calbetón; demuestra cómo está facultado por varias disposiciones vigentes para arrendar los servicios públicos, y ofrece cortar los abusos que los recaudadores de cédulas personales cometen en daño del público. Rectifica el Sr. CALBETON, requiriendo al Sr. Besada á declarar si al terminar los contratos de arrendamiento de determinados servicios piblicos los renovará. Contéstale el MINISTRO que, si bien él no es partidario de tales renovaciones ni de arrendamientos por el estilo, no podrá menos de asentir á aquellos contratos de arrendamiento que redunden en benefieio del Tesoro. Seguidamente se entra en el ORDEN DEL DÍA Y concluye analizando los obstáculos que ha de encontrar la municipalización, entre los cuales r. o ha de ser el menor el derivado del actual estado financiero de los Ayuntamientos. El Sr. MAURA, en su contestación á este verdadero turno en contra consumido, comienza diciendo que en la parte preliminar del discurso del Sr. Salvador, trazando á lo vivo el cuadro lastimoso de los servicios públicos, está él más cerca que parece del ex ministro liberal. A tal propósito recuerda el presidente del Consejo sus campañas y declaraciones repetidas acerca de la crudeza de los males. En lo que forzosamente hay divergencia es en que él no cree que, reconocido el mal enorme en la vida mnnicipal, no se le h. aya de aplicar inmediata y radicalmente el remedio. Aquí- -dice- -repito lo que prediqué desde la oposición. Mi frase de que habría que tancias lo demandaban, no tenía otro sentido y alcance que el de acometer una honda reforma de la vida local, para extirpar corrupciones y acabar con desconciertos y deficiencias. E 1 cuadro que el Sr. Salvador ha pintado esta tarde ya lo había trazado yo hace años. Y añade que por esto mismo el no ha vacilado en su resolución de acudir de verdad y sin demora al remedio. Renuncia á hacerse cargo de todos los aspectos y derivaciones en que el Sr. Salvador se ha extendido, y sólo recoge lo esencial de tal discurso. Asi, fíjase en los fundamentos en que se ha apoyado el ex ministro liberal para impugnar la municipalización de los servicios, defendiendo ésta con el estudio de su genuino sentido y trascendencia y en su raigambre española, frente á la ofuscación de un individualismo exagerado y en relación con lo que constitaye la medula de la vida comunal. Distingue cuándo la municipalización puede parar en monopolio y cuándo es necesidad indispensable á las Corporaciones populares para su desenvolvimiento adecuado. Procura desvanecer las dudas y temores que asaltaban al Sr. Salvador, y opone á los casos prácticos por él citados otros que dan fe de la raiz y beneficios de) colectivismo municipal que se combate. Recuerda que en otro lugar de la ley, ésta reconoce el derecho de los Ayuntamientos á requerir la cooperación vecinal. Declara que se puede municipalizar con gran provecho de los intereses de los pueblos, de su cultura y de aquella atención cristiana que ampara á las clases proletarias. Las últimas palabras con que cierra su discurso el presidente del Corsejo arrancan aplausos de la mayoría. Rectifica brevemente el Sr. SALVADOR, pidiendo un compás de espera para la municipalización, que, aunque el terreno de los Ayuntamientos estuviese en mejores condiciones que lo está, sería problema, grave y mmy para ser reflexionado, en evitación de apresuramientos funestos. El Sr. MAURA, en su rectificación, persiste en que la municipalización de los servicios arranca ae la propia constitución y naturaleza del típico Municipio español. Concluye declarando que lo qua no puede aceptar es, como pretendía el Sr. Salvador, poner tasa al desenvolvimiento de la vida municipal. Pronuncia cuatro palabras el conde de PEÑA RAMIRO, rebátelas el Sr. SALVADOR, y la enmienda de éste no es tomada en consideración por la Cámara. El Sr. ARIAS DE MIRANDA apoya otra al mismo artículo. Es desechada. Se sus- 1 pende el debate y se levanta la sesión á las hacer ¡a revolución desde arriba, si las. circuns- CONGRESO SESIÓN DEL DÍA 17 DE ABUJL DE 1909 pl Sr. Dato declara abierta la sesión á las tres y cuarenta y cinco minutos, con regular concurrencia en escaños y tribunas y hallándose en el banco azul los ministros de Estado, Gracia y Justicia, Gobernación, Fomento é Instrucción pública. RUEGOS Y PREGUNTAS Es votado definitivamente el proyecto relativo á exención de pago de derechos á la Hacienda al Sr. Selles por su sucesión en el marquesado de Gerona. RÉGIMEN LOCAL Es aceptada sin discusión una enmienda del Sr. Santamaría de Paredes al art. 102. -Otra presentada al art. 103 da ocasión al Sr. SAL VADOR (D. Amos) para pronunciar un ameno y largo discurso, pintoresco á veces, por las observaciones que de los pueblos recoge y somete á la consideración del Senado, sobre la municipalización de los servicios. El examen del servicio de aguas, que es eminentemente municipal y puede ser considerado como servicio tipo, y en su distribución en los pueblos, proporciona al orador bastantes elementos de juicio para estimar gravísimo el problema que se plantea y no se resuelve en el articulado de la ley con pretender establecer el colectivismo municipal, cuando la mayoría de los pueblos, por su ambiente, costumbres y viciada organización, están incapacitados, tales como son, para extender y arraigar la municipalización de los servicios en bien de la colectividad. El Sr. Salvador ilustra sus consideracio nes con casos prácticos vividos y tomados de la realidad, en que la observación directa y el ejercicio de su profesión de ingeniero á través de los viajes descubre enormidades en el vivir de las poblaciones pequeñas y en la acción de los Ayuntamientos. Se concede al orador diez minutos de áescanso. Se fija principalmente en la mala administración de los Ayuntamientos, en la imposibilidad de que todos los ediles sean competentes en todos los servicios á que ha de alcanzar la municipalización, en las condiciones que ésta debiera tener para no ser perjudicial y en sus consecuencias, i Cree que desde el momento que el colectivismo municipal anula toda concurrencia, t los servicios correspondientes se convertíí 5 El Sr. AZZATI presenta documentos relacionados con la denuncia que formuló días pasados sobre el terrorismo en Barcelona, y pide que se meta en la cárcel al ex policía Memento si éste resultase un bribón y embaucador. (Risas. El miniscro de la GOBERNACIÓN ofrece trasladar los documentos á las autoridades judiciales. El Sr. BURELL renuncia á que se traigan, por ahora, los documentos sobre la construcción de la escuadra, para que este asunto pueda sel discutido en el Senado. El Sr. CELLERUELO solicita que antes de perfeccionarse el contrato sobre la adjudicación de la escuadra se traiga el expediente á la Cámara para ver si en él hay algo ilícito. El Sr. BURELL manifiesta que no pre tende que el debate no se verifique en el Congreso, sino que sea después del del Se nado. Abunda también en las manifestaciones del Sr. Celleruelo. El ministro de la GOBERNACIÓN declara que el Gobierno resolverá el expediente bajo su responsabilidad, reconociendo el derecho de critica de las minorías. La adjudicación no se detendrá, pues, ua solo momento, y se llegará en seguida al perfeccionamiento del contrato. El Sr. CELLERUELO opina que el contrato no se debe perfeccionar sin el consentimiento de las Cortes. El ministro de la GOBERNACIÓN insiste en que el Gobierno ne abandonará sus derechos de resolver los asuntos nacionales, quedando sujeto á la natural responsabilidad. El Sr. MORÓTE dice que conviene estudiar á la luz del día el expediente de la escuadra. Hay quien cree por ahí que el Gobierno, al conceder la escuadra á Vickers, comete un acto de prevaricación. El señor PRESIDENTE: Su señoría dice eso por su cuenta. El Sr. MORÓTE: No anticipo opinión. El señor PRESIDENTE: Porque su señoría sabe que el expediente está en el Congreso á la disposición de los diputados, y el Gobierno deseando que se discuta. El Sr. MORÓTE: Yo no me opongo á que se discuta antes en el Senado. El Sr. BURELL dice que conviene que el ministro de Marina escoja la Cámara en que se haya de tratar del asunto. El señor PRESIDENTE: Sus señorías decidirán. El expediente está aquí porque lo han pedido las oposiciones. El Sr. BURBLL: Pues lo estudiaremos. UN ERROR DE LA GACETA El Sr. BURELL pregunta al ministro de la Gobernación por qué se han publicado dos decretos sobre la elección parcial de Villanueva de los Infantes. El ministro de la GOBERNACIÓN dice que ha sido motivado á que en el primer decreto apareció un error de fecha que fue necesario subsanar. El Sr. BU RELL afirma que el motivo de la publicación del segundo decreto no es error alguno, sino que el candidato ministerial Sr. Yáñez no está libre de incapacidad hasta el i. de Mayo, y protesta de que se haya puesto á la firma del Rey un decreto que supone subsana un error material. Considera que el caso es tauto raás grave