Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DS TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE, TELEGRAFO Y TELÉFONO ABC DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAFO W Y TELEFONO ffl- LAS F l E S T A á D E MURCIA LA REINA DE LOS JUEGOS FLORALES Y SU CORTE DE AMOR EN EL TEATRO ROMEA Fot. M- arines. que el príncipe Nicolás haga esta declaración, de ésas no se dice nada. Y el príncipe, que todavía no hace un mes recorría las aldeas recomendando á sus subditos que estuviesen preparados, porque JEADA AL MONTENEGRO D e s p u é s esta vez la guerra contra los austriacos era déla Nota inevitable, ha reunido en la plaza de Cetiservia, la que ahora envía el Principado de gne á los doce senadores que componen la Montenegro pone fin- -por el momento- -al Alta Cámara y á todo el pueblo monteneconflicto balcánico. Pero si la actitud de grino, y los ha hablado en los siguientes Servia pudo por espacio de seis mesas hacer términos: creer en la guerra, la actitud de Montene Ya no hay guerra. Si alguno de vosotros gro no asustó jamás á las Cancillerías. ¿Por dispara un tiro, si traspasa las fronteras y la escasez de medios de los tnontenegrinos? me desobedece, le quemo la casa, le degüeNo... Porque los guerreros habitantes de la llo á la mujer, le confisco los bienes y le enmontaña Negra son irreductibles, la Natu- cierro cargado de grillos por todo el resto raleza los defiende mejor que todos los ar- de su vida... mamentos, y hubieran hecho pagar eara su Como observaréis, la promulgación de conquista. Pero nadie ha creído en los pro- una ley en Montenegro es- cosa facilísima, pósitos belicosos del príncipe de Montene- y dan ganas de irse á vivir á ese paradisía gro, porque en las Cancillerías se sabe que co reino tan cómoda y sencillamente gobercuando Sel Montenegro se trata, todo se nado por el príncipe Nicolás. puede arreglar con algún dinero. Es cuesPorque su voluntad es inapelable, y los tión de precio. montenegrinos la respetan y acatan sin murDícese ahora que el Montenegro se allana murar, cosa verdaderamente maravillosa en á reconocer la anexión de la Bosnia y Her- un país donde no hay Ejército, pues el Ejérzegovina, á cambio de que se conceda al cito lo componen todos los habitantes, jóvepuerto de Antivari la libertad comercial. De nes y viejos, á excepción de los paralíticos los tres millones de coronas que han subido y los niños de pecho. Todos los monten egriá la cumbre de la montaña Negra antes de nos tienen su fusil y sus cartuchos, que no DE NUESTRO ENVIADO ESPBCJA 1 A B C EN ORIENTE O abandonan un instante, y viven pensando en la guerra, porque, estéril como es el país, sus. habitantes, hasta hace unos cuanto: años, no ejercían otra industria que la de salir á cortar cabezas de turcos infieles. Ahora emigran á las más apartadas regiones; pero su amor á la montaña que los vio nacer es tan grande, su temperamento guerréro tan fácilmente inflamable, que en estos últimos meses la mayor parte de los montenegrinos que vivían expatriados y repartidos por el mundoj apenas supieron que la guerra iba á estallar en los Balkanes, abandonáronlo todo para correr á la defensa de su roca. Y ha. habido hombre qtie ha hecho el viaje desde las minas de Alaska nada menos. Pero el peligro de la guerra se aleja; la voluntad del príncipe Nicolás prohibe á los montenegrinos que disparen un solo tiro, y, malhumorados y descontentos, estos hijos de la montaña se resignan á continuar luchando con sus rocas peladas para arrancarlas su miserable sustento. No hay más remedio que obedecer al Príncipe, porque si no, éste cumplirá sus amenazas de incendio y degüello. Y con el príncipe Nikita no se juega, porque en los calabozos de Cetigne están desde hace un año, cargados de cadenas y sin ver la luz del día, la friolera de