Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LA MODA CTn esta época, tina de las diversiones más gratas es visitar talleres y salones de modistos famosos. En ellos pueden aprenderse y apreciarse multitud de cosas. Lo primero que salta á la vista es la guerra; la guerra de guante blanco, pero no por eso menos encarnizada, que sostienen las grandes primeras figuras de ambos sexos. Cada cual hace sus trabajos de zapa con sagaz misterio y cautela pata que las novedades que piensa lanzar sean un verdadero secreto hasta que llegue el momento oportuno. Y todos miran y remiran sus creaciones; las xepasan, modifican tal cual pliegue, las retocan con mimoso cuidado y las contemplan con amorosa complacencia, corno suma y compendio de muchas ocultas esperanzas é ilusiones. Los célebres lailkurs presentan su estilo, siempre distinguido y elegante, con la seguridad de que seguirá reinando, digan lo que quieran los descontentos. Las modistas se esfuerzan en hacer una lucida competencia, y confeccionan verdaderos primores vaporosos en los estilos modernos. Todos ellos se quejan eü general y se acusan entre si de los derroteros de la Moda, llamándolos funestos y agregando que llegará muy pronto la bancarrota para todos, porque han hecho las modas imposibles y han logrado retraer en parte á la clientela. Escuchando tantas y tantas quejas, ao se sabe, en verdad, quién tiene razón y quién carece de ella. Pero bueno es hacer constar que siempre y en todo tiempo las novedades han levantado un coro más ó menos nutrido de protestas y censuras, y que, no obstante, las modas arraigaron, los ojos se habituaron á ver lo que consideraban exótico, y nadie dejó por eso de vestir poco ó sincho, según lo que sas necesidades ó medios de fortuna permitían. Ifi que ocurre actnalmeote es que el dinero tstá core; que 3 a vida se torna más costosa de día en día, y qae se tira de la cuerda. rompiéndose ésta, como es natural, por el sitio más fino; y como las toilettes pueden disminuirse algo en número y coste, mejor que otra necesidad de la existencia, he aquí el porqué se inicia cierta crisis modistil, de la que nacen las inculpaciones que se hacen sastres á modistas, y éstas á aquéllos. Por el engranaje social, merced al cual todo depende de todo, y cada cosa de las demás, si se abaratasen las subsistencias, las viviendas, las contribuciones, los impuestos, los talleres de sastres y modistas renacerían al deseado esplendor, fuesen como fuesen las modas en vigor. Perdónenme mis amables lectoras si me he extendido tanto en esta filosofía barata, quitando con ella tiempo y lugar para tratar de modas. En realidad hay tan poco que decir sobre lo que en otras cartas he dicho, que nada se pierde con aplazarlo hasta la próxima semana. VIZCONDESA B. DB NEU 1 LLY Una tertulia de vtejm. -Fricciones con un líquido compuesto de alcohol de romero, quina y nuez vómica. Deben VDVET JE 7i ClA. En esta seccUn se contestará llevarlas totalmente blancas ó azul marino. creo eso 4 las consultas que nuestras lecturas gusten dirigirnos, sea un inconveniente. Una bolsita de mallasNo plata, quo rode un siempre que la pregunta venga acompañada de StETB sario, un devocionario ó una sombrilla. Gracias. CUPONES COnREZATlVOS, OSEK DEL i JIL Xínloco. ¡Pero. Dios mío ¡Que cantidad de cnamorad i 7, de los que se publican diariamente en las páginas pasan por esta Correspondencia! Conformes, conformes en de anuncios ¿A B C todo, señor mío. las consultas habrán de firmarse ton un seudóni El cuerpo sm atmósfera no vível ¡Y el amor es la atmósfera del alma! mo ó con iniciales. Las que se firmen con nombres ó pero si ella no le ama á usted, ni hay medie humano de que apellidos, se contestarán con la inicial de tos mismos. por otro lado; la Dirección se reserva el derecho de no COT, testar á se la convenza... busque usted la atmóifera cuestión de Is En la determinadas consultas que exijan gran extensión en no puedo aconsejar á usted otra cosa. ejemplo, el decurJeque. indumentaria sí cabe mus consejo; por la respuestacon ese trajecito debe usted estar matador y que obrará Uaa morenaza. -Para so sólo es eficaz el masaje facial, dado por persona competente. Para el veulo, lo único radical es la electrólisis; en el lagar donde u: tcd reside no se hará seguramente. En Madrid hacen esi operación muy bien en ¡a Clínica del doctor Mateos, es He de Preciados, núnuro 18. 1 S. -Confórmeseustedcon que, como dijo Campoamor: Las hijas de las madres que amó tanto fe besen hoy como ss besa á un santo. H. de K- -La depilación por medio de la electricidad es la única verdaderamente radical: Sí, señora; pero me Instituto se ha cerrado por defunción de la directora. P uede usted acudir con absoluta confianza á la C tínica del doctor Mateos, calle de Preciados, aúm. zS, donde se practica perfectamente la electrólisis. Supongo pie dependerá de las sesiones que se empleen. No estoy segura, pero creo que cuesta 10 pesetas cada sesión. Diga i usted í su htrmanita que con machísimo gusto. Siempre ásus gratas órdenes. Uaa asturiana qae va á casarte. -Que sea erriorabuenn, y que la felicidad sea siempre su compañera. -Blanco. Crespón, mesalina ó gasa. Una botonadura ó un reloj. D e pende de! presupuesto qae tengan ustedes hecho, N o se preocupe usted por üo. Galantería, lisonja y mentira son tres hermanas huérfanas, que inven á expulsas de la vanidad. Se Jo agradezco á usted machísimo. Tres esiufiaota y no de Salamanca- Qaé me paree Pues. que el movimiento se demuestra andando El gemido, el lloro anuente, no prueban piedad sincera; la piedad que es verdadera es activa y diligente. las pueilerítua rituehas. -Parad objtio creo suficiente qua sea una toiltüt de tono claro, como peda, raasí Jas blanco rosado, etc, La forma. Princesa ó Imperio, y di adorno de encaje y cinta. tSon tan graciosas lores! A sos órdenes. Za que nuh piensa en usted. -Agradezco muer: o ef galante seudónimo y las frases amables que me dirige. Con fricciones de sublimado al 1 por 4.000. JLavados con agua de salvado. La Belleza Venus marca Err. il nat reúne las cualidades que usted desea: no dude en adquirirla. Clemencia, Ptrdé i Indulgencia. -He aquí un lindo seudónimo, si responde á las cualidades morales de la que Je ha escrito. Mire usted; la belleza de la mujer debe juzgarse, no por las proporciones de su cuerpo, sino por el efecto que producen, Blanco. Palo de rosa. Aun no se sabe. Flores. Gracias. Un licenciado en Derecho. -Puesto que es ustea leído y escribido, no debe ignorar que el hombre que quwre persuadir á su mujer de que es muy ingenioso debe intentarlo antes del matrimonio, porque después le será muy difícil. Una que dice que irá á Madrid sólo pe ver á la Secretaría. -Es usted excesivamente galante para juzgarme, y quedo profundamente reconocida. Confórmese, pues en todo caso es el único remedio que le queda Dios creó entre nuestras miserias los besos de los niños para las lágrimas de las madres, Al año. Ninguna. Manto. No hay de que. Tin artillero, un ingenien y un húsar. ¡Tres pies para un bancol Vayan ustedes á verlas, que es l; i única manera de que las convenzan. Cuando hay tierra de por meaio no satisface el querer; que el agua bebida á morro es como quita la sed. Una tertulia de rubias. -Cocimiento cíe hojas ds Ainé. Con efecto, una cabeza lindamente peinada es una casa muy atractiva. Puede usted hablar con Felipe Pérez, calle de Fernando VI, núm. 7. Ya lo creol Muy largas para vestir. Hágalo usted de guipure moderna Cuando usted guste. O. B. -No he recibido la carta á que usted hace referencia, y esto explica mi silencio. Puede usted repetir si gusta las consultas, que yo contestaré á usted con el misino interés y agrado con que contesto á todos los que me favorecen con sus preguntas. muy cuerdamente si le cambia por uno gris, más S menú claro T. ldel otro día. -Permita, permita, caballero burlón; na por enaltecerme tanto rebaje el sexo femenino, llegando i la peregrina conclusión de que no es posible que ya sea mujer. ¡Pluguiese el cielo que pudiera trasladarle las faldas q le por clasificación me correspondieron en el reparto de papeles! Del asunto amatorio le diré que está usted toquib) psrdfa si hace usted eso. Mire: Amar a! Ser Altísimo es orar. Amar á nuestros padres es cumplir. Amar nuestro prójimo es sembrar. Amar á las mujeres es mentir. Amar á una- mujer, ¡ese es aman Una murciana triste. -No siendo ni gruesa ni dclgaií n exageración, resultan preciosas. Estoy conforma con et parecer de usted. La Mixtura Emilmat es excelente, y com hay diez colores distintos, puede usted elegir el quemas la agrade. Es usted la bondad en persona. Gloria pura. -Bicarbonato unos días, marneeia oíros. Cocimiento de manzanilla. Su tercera consumía entra de lleit en el terreno de la mediana, y no me atrevo á aconsejar j Of temor á perjudicarla. Muchísimas gracias. Vn empleado... mal. -Son cualidades innatas; de nacié. como dicen los chulos. Los hombres estánsiemjM eestadiark do á las mujeres, sin llegar nunca á comprenderlas. Las mujeres no necesitan estudiar á los hombres, los adivinan. Un sombrilla un broche ó un dije. Es usted muy galante, y se lo agradezco. M. jL- -Me parece una locura que, sm elementos fweicse usted trocar eso por las amarguras de lo inseguro. Lis usted estos versos de Catarineu... y no salga de ahí. ¡Bosque, casita blanca y enredadera! El que ha aprendido á amaros, todo lo esquiva, jQuien en vuestro misterio vivir pudiera. Desde un trono se baja por la escalera! j Desde un nido se sale siempre hacia artibaí Desesperación. ¡Ave Mana Purísima! jPero 4 e n a piensa usted suicidarse? Mire usted que lo va á pasar pot allá muy mal, porque dicen que San Pedro su ufana de qit no se le ha entrado todavía por las puertas del Cielo ningún tonto. jDe manera que su desesperación no es por el olvido, sino por i frescura de la dama? Pues ya ha llovido d A que nació el disimulo femenino. Creo cpjx llenen 4 Q años los siguienies versos; Ayer la vi; pasó grave y altiva: me miró con desden, y a! chocar con la mía su pupila me estremecí y temblé. Al verla tan tranquila é indiferenn. de todo aquello que pasó dudé, ¿Serán sueños, me dije, mis recuerdos? ¿Nohabré yo conocido á esa mjjer? Dediqúese á la vecinita, que, al parecer, es buena y lí ama. ¡Ahí, los versos no son de Bécquer. Esmeraldas y brillantes. -Debe usted tomar nm tórtico nervioso, porque todo lo que la ocurre á usted s un desequilibrio, y la imaginación se la dispara; y mire usted, la imaginación de las mujeres requiere más riendas que espacias. s un niño indócil que debs llevarse coa andadores para que no de pasos en falso. Dediqúese á hacer obras caritativas, á trabajar, á hacer labores, si es usted aSdonacf á ellas, y si no, á confeccionar ropa para los pobres. jVera usted qué alegría siente en el alma y cómo se llena esa vida vacia, culpable de todos sus males. Por nw parte, muy reconocida Futuro ingeniero. -No estoy muy segura, pero ereoqiie á los veintitrés. Una gloriosa. -De tul de dibujo. No haciéndolos exagerados, no resultan del todo mal. Puede asied eser irie. Cuando usted guste. La Mixtura Emilmat es insubstituible para ei objeto. Ya ve usted, hay muchas señoras que rezan todos los días paira que viva muchos sigl s el Sr. Emilmat, á fin ds que no K acabe la Mixtura. ¡Si será buena! Muchas gracias.