Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTESÜ 3 DE ABRIL DE igoy. EDICIÓN i. PAG. 7. 131 vagabundo, á pesar de estas explicaciones, fue condenado. 7 El hombre se entrega á la vagancia cuanjao tiene el vientre vacío. De nada le sirve inflársele con aire. JLa última detención fue porque en una casa de préstamos propuso la pignoración de su abdomen. rY, naturalmente, el dueño del establecimiento lo tomó muy á mal y le armó la gran trifulca. ciá por S. M. los mayordomos de semana Sres. Careaga y Villalba. A las dos y media se sentaba á almorzar el Monarca, y en cuanto terminó salió á pie del regio Alcázar con su ayudante el teniente coronel Águila, dirigiéc dose al palacio de los infantes doña María Teresa y don Fernando. Desde el palacio de los Infantes marchó el Rey, en unión de D. Fernando, al Hioódromo para jugar al polo. Mañana saldrán, en automóvil, con dirección á Salamanca, la infanta doña Paz, la princesa Pilar y el príncipe Adalberto. Acompañará á SS. AA. la marquesa de Squilache. El objeto de la excursión es visitar la basílica de Alba de Tormes, Desde Salamanca marchará á Munich el príncipe Adalberto. sesy pincha otra vez echándose fuera; otro pinchazo también cuarteando, media ídem, ídem otra media sin llegar lo debido y una hasta la gola, por fin, un poquito contraria, pero entrando mejor que las veces anteriores. Intenta el descabello, y el toro se echa, cuando acababan de dar un aviso al diestro. (N n hubo palmas. T T ercero. Romero, berrendo en negro, bo tinero y buen mozo. Salió buscando el callejón, parándole Gaona los pies con unos lances que no tuvieron nada de particular. El manso, porque también lo era, tomó cuatro puyazos, dos de ellos del veterano Agujetas, por tres porrazos y ninguna baja en la caballeriza. Cayetanito y Recalcao colocaron tres pares, uno bueno del segundo, y Gaona fue en busca de Romero, previo el correspondiente brindis. El mejicano toreó de cerca y tranquilo, j cuando cuadró el de Gama atizó media estocada entrando mal. Pocos pases más, y Gaona tiróse de nuevo, esta vez con mucho coraje, dejando una hasta las cintas. El toro cavó, y las opiniones se dividieron. f uarto. Contador, negro br gdJo, escuv- rrido de carnes y con. trazas de buey. Los del castoreño obstináronse inútilmente en que Contador tomara alguna vara, por lo que el presidente sacó el pañuelo rojo. Moreuito y Aranguito colgaron cuatro pares de las de fuego, á pesar de las protestas del público, que sin razón ninguna pe- día que el bicho fuera al corral. No teniendo más defecto que el de mansedumbre, ¿por qué retirarlo? Vicente Pastor, con un tsmor injustificado, pues el toro tomaba perfectamente la muleta, dio des ó tres pases y se tiró á matar no estando en suerte Contador. Pinchó en hueso, siendo enganchado, sin consecuencias, afortunadamente, y á continuación, tras nuevos pases, dio una baja de travesía y descabelló á pulso. (S i ncio. J udiencia en Palacio. Y El príncipe Morímaza Nashimoto y su esposa estuvieron en Palacio ayer mañana, á las doce. Entraron en el regio Alcázar por la plaza Ele Armas, tributándoseles honores de inmedia, fantes por la guardia exterior de Palacio. ráEstaeltarde, á las dos y solemnese verificaAlcázar la ceremonia Sus Altezas iban en un lando descubierto de en regioel Toisón de Oro al príncioe imponer- de la Real Casa con el general Boado y el Adalberto de Baviera. diplomático Sr. Vallín. En otros carruajes Presidirá el Capítulo de caballeros del Toiles seguían su séquito particular y el personal de la Legacióu del Japón en esta corte. són S. M. el Rey. k En la escalera recibieron á los Príncipes el general segundo jefe del Cuerpo de Alabarderos, Sr. Ezpeleta, y dos números á sus i aprimera deabo no. órdenes. Principió la corrida á las cuatro en punEl príncipe Nashimoto, que vestía uni- to, con seis toros de Gama y las cuadrillas forme de teniente coronel del ejército japo- de Vicente Pastor, Gallito y Gaona, nés, y su esposa, que llevaba traje á la euI, a entrada, tan buena aomo la del dominropea, de tonos claros, fueron recibidos por go. Hecho el despejo por las cuadrillas, se da Sus Majestades en el salón de audiencias y suelta al en presencia del primer introductor de em- primero. Playero de apodo, negro, rneano, bajadores, conde de Pie de Concha; la cama- gordo y bien puesto de agujas. rera mayor de Palacio, duquesa de San CarPor el tipo del toro escucha aplausos el los; los duques de Ciudad Real y Santo Mau- ganadero. ro, mayordomos mayores del Rey y de la ReiVicente Pastor se abre de capa, pero el bina, respectivamente; el grande de España cho no atiende, y resulta imposible el lucide guardia, D. Alfonso Pérez de Guztnan. miento del diestro. primogénito del duque de T Serclaes, y el El primero de Gama resulta un manso, ayudante Sr. Águila. que huye hasta de su sombra, y en vista de La entrevista de los Soberanos con los eUp, y sin tomar ningún puyazo, Pepín de Principes japoneses fue sumamente cordial, Valencia y Aranguito se disponen á foy cuando terminó, SS. AA. pasaron á cum- guearle. plimentar á la Reina doña Cristina en sus Pepín, después de una salí da de peligro, habitaciones. coloca un par de valiente. Aranguito deja Quinto. Saltador, berrendo en negro, granCon la augusta dama estaban la duquesa de y basto. de la Conquista, la marquesa de Navarras, otro que es aplaudido, pues aunque el toriComo sus compañeros, declaróse buey to es manso, demuestra malas intenciones. el marqués de Aguilar de Campoo, el ma- Pepín, eficazmente ayudado desde los primeros momentos, y el presidenyordomo de Semana marqués de la Fronte- y Gallito, coloca otro par depor Blanquito te ordenó el tuesten; pero los inteligentes cofrente. Aranra y el marqués de Casa Iruio, grande de guito clava otro á la media vuelta, y cierra menzaron á tirar almohadillas al redondel España á sus órdenes. en señal de protesta, pidiendo que el bicho otro al sesgo A la una menos veinte salieron de Pala- Pepín con Pastor pasa aceptable. fuese retirado, y lo consiguieron, sentando Vicente cio, con su séquito, los Príncipes japoneses, Playero, que no es una á entendérselas con un precedente contrario al reglamento, que pera en dulce, ni mutributándoseles los mismos honores que á cho menos, y tras de algunos pases dados si en lo sucesivo ha de tomarse en considela entrada. de cualquier modo, pues el animal no admi- ración acabará con el castigo que supone las banderillas de fuego. tras noticias. tía floreos, larga el diestro uu pinchazo. v Si éstas, en efecto, se reservan para los to La Reina doña Cristina salió poco desSigue muleteando, muy bien ayudado por pués de Palacio y fue á dejar tarjeta en el Gallito, y frente al 7 coloca media tendida. ros mansos, y el público consigue que sean hotel donde se hospedan los príncipes NasSacan los peones el estoque y entra Pas- retirados al corral por falta de bravura, ¿para himoto. tor por tercera vez, dejando media un poco qué aquel castigo? De este modo discurrían los que no enEstos irán hoy, por 1 a tarde, á visitar va- delantera, que Pepín ahonda, desde la bacontrando justificada la indecisión del prelios Museos de esta corte, y por la noche rrera, motivando generales protestas. asistirán al banquete en su honor en PaIntenta Vicente Pastor el descabello, y el sidente censuraban que hubiese cedido al lacio. toro se acuesta cuando daban al diestro el capricho de los que desconocen ó se olvidan de los preceptos reglamentarios á que Mañana será la comida en la Legación del primer aviso. la fiesta tiene necesariamente que ajus Japón y el dia t 6 marcharán de Madrid. Cegundo. Crucero, negro bragao, jirón, más tarse. pequeño que el anterior. Salió, pues, otro toro, que no era más bra El Gallo se abre de capa, ¡pero el toro no vo que los anteriores; pero tomó cuatro vaEl Rey, después de recibir ayer en au- acude, pues, por J s trazas, tiene también ras de refilón, y con esto quedó satisfecho el respetable público. diencia á los Príncipes japoneses, según de- poco de bravo. Acosándole toma cuatro varas, proporcioBlanquito y Pinturas quedaron bien con tallamos en otro lugar, fue cumplimentado por los generales Fuentes, Matta, que acaba na dos tumbos á los piqueras y deia un ca- los palitroques, especialmente el primero que colocó dos buenos de verdad, y Gallito, de posesionarse del cargo de consejero del ballo para el arrastre. Fernando Gómez deja un buen par de convencido de que poco ó nada podía haSupremo de uerra y Marina; Gómez, Men ¡doza, Casanova y Castro; por el coronel Jor- banderillas á toro parado, y Blanquito otro cer con aquel buey de carreta, toreó embadana, con una comisión de seis jefes de Es- superior, escuchando muchas palmas. Re- rullado, y sin esperar á que cuadrara largó tafo Mayor, y por los coroneles Cañizares, pite el hermano del Gallo con otro muy media pescuecera entrando mal. bueno, y sale Rafael Gómez provisto de los Siguió pasando de mala gana, y- entró Ciria y Gómez Vidal. otra vez de cualquier modo para dar media) También ofrecieron sus respetos al Mo- trastos de matar. Da algunos pases ayudados y uno en re- atravesada. narca varios comandantes, capitanes y tedondo de primera, y desde cerca y entrando j, Más pases, palmas de tango, y el bicho se áientes de distintas Armas. Finalmente, fueron recibidos ea audien Ihi suelta MU chazo en Srjieso: más pa- U t camnletan ute aburrido. (Pitos. i LOS PRINCIPES JAPONESES TOROS DE PALACIO